Dojo Apuntes: ¿Existieron los Samuráis de Okinawa?

Una pregunta que siempre queda en él debe, y la respuesta es sí… Ahora bien, quieren saber un poco más, aquí les dejo parte de la historia.

Imagen de Steve Crowhurst en Pixabay

Pēchin
Los pechin (親雲上 Pēchin) son el equivalente de los samuráis japoneses en Okinawa y Ryūkyū. En el Reino Ryūkyū (Okinawa), los guerreros de la clase pechin se llamaban a sí mismos samuráis, por lo que se emplean indistintamente los términos «pechin», «samurái de Ryūkyū» y «samurái de Okinawa».

Sistema de castas en Okinawa
Los pechin formaban parte de un complejo sistema de castas que se mantuvo durante siglos en Okinawa. Constituían la clase guerrera encargada de hacer cumplir la ley y proporcionar defensa militar a la nación, el reino de Okinawa o el de Ryūkyū. El color del sombrero denotaba el rango específico de un samurái de Okinawa.

Sistema de castas de Okinawa

Realeza / Familia Shō
Oji (王子 Ōji):
 Príncipe
Aji o Anji (按司 Aji): Descendiente del príncipe, rama cadete de la Casa Real

Shizoku / Clases privilegiadas
Uekata u Oyakata (親方 Uēkata): Señor
Pechin (親雲上 Pēchin): Pechin
Pekumi (親雲上 Pēkumī): Pechin Superior
Satunushi Pechin (里之子親雲上 Satunushi Pēchin): Pechin Medio
Chikudun Pechin (筑登之親雲上 Chikudun Pēchin): Pechin Inferior
Satunushi (里之子 Satunushi): Paje Superior
Chikudun (筑登之 Chikudun): Paje Inferior

Heimin / Gente común
La clase pechin también fue la responsable de desarrollar la técnica tradicional de combate, denominada Ti, Tuidi, (Te) conocido como: «la mano de Ryukyu» para desarrollarse en el Shuri Te, arte del que se deriva el arte marcial del karate. Los pechin liderados por el legendario Sokon Matsumura mantuvieron en secreto estas técnicas y sólo transmitieron los movimientos más letales, sólo a un miembro de sus familias por generación. Normalmente al primogénito. Esta clase guerrera formó parte del sistema de castas de Okinawa y como era considerada parte de la clase alta, los pechin solían viajar acompañados por un sirviente.

Historia. Prohibición del uso de armas
Dadas las sucesivas prohibiciones de armas, para los samuráis de Ryūkyū las técnicas de autodefensa chinas sin armas llegaron a cobrar una gran importancia. La primera vez que las armas del samurái de Okinawa fueron confiscadas fue durante el reinado del rey Shoshin (1477-1526), que unificó Okinawa para formar un Reino Ryūkyū. La segunda vez que los samuráis de Ryūkyū fueron desarmados fue tras la invasión por parte del Daimyo Satsuma en 1609, que les prohibió llevar armas.
Sin embargo, los samuráis de Ryūkyū no estaban completamente desarmados. Se han recuperado documentos que muestran que los Satsuma prohibieron la posesión y venta de armas de fuego en Okinawa. Sin embargo, los samuráis de Okinawa de la clase Pechin o Superior estaban autorizados para conservar sus armas tradicionales y de fuego que ya formaban parte de las posesiones familiares.

Toshihiro Oshiro, historiador de las artes marciales de Okinawa, expone: «Está documentado que, en 1613, el clan samurai Satsuma expidió permisos para que los nobles de Okinawa pudieran viajar llevando sus espadas personales (tachi y wakizashi) a los herreros y pulidores de Kagoshima (Japón) para tareas de mantenimiento y reparación. A partir de la expedición de dichos permisos, es lógico inferir que los samuráis de Okinawa tenían restricciones a la hora de llevar armas en público, pero también está claro que estas armas no estaban siendo confiscadas por los Satsuma.»

Los Pechin en el mundo moderno
Sin lugar a dudas, los samuráis de Ryūkyū de la clase Pechin fueron los más golpeados por los tiempos cambiantes, ya que eran la única clase que no tendría un lugar fijo en el mundo moderno. En 1872 el gobierno Meiji abolió el Reino Ryūkyū y creó el Han (clan feudal) de Ryūkyū, que a su vez fue abolido en 1879 para formar la actual Prefectura de Okinawa.

Proclamación pública del secretario en jefe Matsuda del Han de Ryūkyū: Como el Decreto Imperial emitido en el octavo año de la era Meiji (1875) no fue acatado, el Gobierno fue forzado a abolir el clan feudal. El antiguo señor feudal y sus familiares serán otorgados un trato principesco, y las personas de los ciudadanos, entre ellos los samuráis (samurái de Okinawa), sus estipendios hereditarios, propiedades e intereses comerciales, serán atendidos de una forma tan cercana como sea posible a las costumbres tradicionales. Cualquier acto de mala administración y cobro de impuestos y cuotas exorbitantes durante el régimen del gobierno anterior será probablemente reparado tras una cuidadosa consideración. No dejen que los rumores les induzcan a error. Se aconseja a todos proseguir sus respectivos oficios sin preocupaciones.

Los señores herederos del reino de Ryūkyū se oponían con fuerza a la anexión japonesa, pero el rey de Ryūkyū prohibió al samurái de Ryūkyū y a los aristócratas luchar contra la anexión. Ryūkyū se sometió a Japón y 300 señores, 2000 familias aristocráticas y el rey perdieron sus cargos de poder. Sin embargo, con el fin de evitar una revuelta de samuráis armados en Okinawa como había ocurrido en Japón, se realizaron ceremonias especiales para que los samuráis de Ryūkyū de la clase Pechin aceptasen la derrota con honor y se cortaran el pelo de forma ritual.
En Okinawa, la clase guerrera (samurái) perdió una importante fuente de ingresos en 1903, año en que las generalizadas protestas campesinas encendieron la mecha de la abolición de los impuestos a los campesinos que sostenían al samurái. Muchos samuráis de Okinawa revelaron sus técnicas de lucha sin armas a cambio de dinero y así conservar algo de su status anterior. Otros, tal vez los verdaderos, sostuvieron su honor y soportaron estoicos las consecuencias.

Autor: Sensei Gerardo Balves
7º Dan Kobayashi ryu Kyudokan
Coordinador del Grupo internacional de Dojos Kyudo Mugen Kyudokan
Foto: Pixabay

Este artículo fue publicado por el autor en la revista Mokuxo.

Gerardo Balves

Author: Gerardo Balves

Share This Post On

Submit a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Acepto las cookies que pueda usar esta web para su correcto funcionamiento.    Más información
Privacidad