Decía un psicoanalista:
Jun13

Decía un psicoanalista:

«Tu estas bien porque no le hemos puesto nombre a lo tuyo». Con esto quiero señalar que, en cuanto se le ponga un término a algo, nace una pequeña verdad. Porque, cierto es que las palabras deciden señalar un perspectiva de las cosas. Pero quien no se aferra a nada, lo posee todo; Porque la verdadera VERDAD, o sea, la realidad o el SER de cada asunto, tiene infinitas aristas y cuantos más puntos de vista se tengan de una cosa, más definida queda y más enriquece. Y es que, la infinitud de puntos de vista que tiene la realidad se va formando a través de pequeñas verdades que van claudicando. Sentado lo anterior, se deduce que las fronteras de nuestras vivencias radican en los límites de nuestro lenguaje. Y por eso digo que todo está en nuestro lenguaje. Tanto lo que es más verdad como lo que es menos o aspira a serlo. De hecho, la VERDAD de la vida, está formada por SUSTANTIVOS y VERBOS que no dejan de ser una ingenua descripción de los hechos, de cosas y acciones. Mientras que ¡cuidado con los calificativos que no hacen más que enjuiciar! Y es que, las post-verdades, que están a la altura del chismorreo, no son mas que ADJETIVOS que se fijan, por cierto, como una ideología que defiende una postura en detrimento de la contraria. Es decir, que no existe una opinión y no se decanta uno por ella, sino es en base a su contraria. En definitiva, que no existe un esto «es bueno» sino en relación «a malo». Ahora bien, cuando uno empieza a querer la vida, aunque se prefieren personas flexibles y candorosas en detrimento de las personas con fijeza ideológica, realmente se agradece la presencia actual o pretérita de todas las personas del historial de uno mismo. Y, no importa que los momentos hayan sido felices o menos felices. Se suprime la polaridad de acciones o comentarios, que dejan de ser buen@s o mal@s. Porque pasan a ser meras experiencias. Concluyendo, que cuando uno empieza a quererse, sobran juicios, creencias, certezas, cielos utópicos y conciencias llenas de importancias que son todas vanidades. Y, más bien…uno prefiere la sencillez de ser pequeño, acercarse a la tierra y pisar el barro; sentirse poco importante y escuchar el silencio de la...

Read More
La historia del taxista ultrajado
Jun02

La historia del taxista ultrajado

David J. Pollay, un periodista estadounidense experto en Psicología Positiva, cuenta que un día andaba con mucha prisa y el tren que normalmente tomaba tenía un retraso de media hora, así que no se lo pensó dos veces y tomó un taxi. Imagen de Petra Šolajová en Pixabay Cuando el taxi intentó abandonar el carril preferencial, otro coche salió de la nada y el taxista tuvo que frenar con fuerza. Después de algunos segundos, que a David le parecieron eternos, el taxi finalmente se detuvo y, por pocos centímetros, no ocurrió un accidente. Sin embargo, el asunto no terminó ahí. El conductor del coche, aunque no tenía razón, se bajó del vehículo dispuesto a discutir con el taxista. David no daba crédito a lo que sucedía: en vez de disculparse, el conductor le echaba la culpa al taxista y adoptaba una actitud agresiva. Aquello amenazaba con convertirse en una pelea en toda regla y no podría llegar a tiempo a su reunión. No obstante, el taxista cambió el rumbo de los acontecimientos. En vez de enfadarse, le sonrió al conductor iracundo, lo saludó y retomó la marcha, haciendo oídos sordos a sus palabras amenazantes. David estaba asombrado, se preguntó cómo aquel hombre había sido capaz de actuar con tanta ecuanimidad. Entonces el taxista le dio una lección que le serviría de inspiración para escribir su libro y postular la Ley del Camión de la Basura. El taxista le explicó que hay muchas personas que son como un camión de la basura porque van por el mundo llenos de “residuos emocionales” (entiéndase rabia, frustración, insatisfacción, pesimismo). Y mientras más basura acumulan, más necesidad sienten de encontrar un sitio donde descargarla pues no pueden soportar el peso de esas emociones. Por tanto, si se lo permitimos, descargarán esa basura encima de nosotros y nos arruinarán por completo el día. ¿Qué hacer cuando alguien intenta amargarte el día? Esta historia nos sugiere que cuando una persona intenta atacarnos o amargarnos el día sin ninguna razón aparente, es porque acarrea consigo un pesado fardo emocional del cual intenta deshacerse. La buena noticia es que podemos decidir si hacernos cargo de esas emociones negativas o pasar de ellas y seguir nuestro camino. De hecho, es probable que ahora mismo estés recordando a algunas personas que se comportan como auténticos “camiones de basura”. En realidad, ese es el primer paso para evitar que te arruinen el día: saber exactamente quiénes son. Una vez que has detectado a estas personas, podrás mantenerte atento a sus comportamientos y actitudes e impedir que descarguen sobre ti todos sus problemas e insatisfacciones. Ya sabemos que guerra avisada no mata...

Read More
El coleccionista de insultos
May08

El coleccionista de insultos

Cerca de Tokio vivía un gran samurái que se dedicaba a enseñar el budismo a los jóvenes. Aunque tenía una edad avanzada, corría la leyenda de que era capaz de vencer a cualquier adversario.  Imagen de WikiImages en Pixabay Un día, un guerrero conocido por su falta de escrúpulos pasó por la casa del anciano samurái. Era famoso por provocar a sus adversarios y, cuando estos perdían la paciencia y cometían un error, contraatacaba. El joven guerrero jamás había perdido una batalla.  Conocía la reputación del viejo samurai, por lo que quería derrotarlo y aumentar aún más su fama. Los discípulos del maestro se opusieron pero el anciano aceptó el desafío.  Todos se encaminaron a la plaza de la ciudad, donde el joven guerrero empezó a provocar al viejo samurái:  Le insultó y escupió en la cara. Durante varias horas hizo todo lo posible para que el samurái perdiera la compostura, pero el viejo permaneció impasible. Al final de la tarde, ya exhausto y humillado, el joven guerrero se retiró.  Decepcionados por el hecho de que su maestro aceptara tantos insultos y provocaciones sin responder, sus discípulos le preguntaron:  – ¿Cómo ha podido soportar tanta indignidad? ¿Por qué no usó su espada, aunque pudiera perder en vez de mostrarse como un cobarde ante todos nosotros?  El anciano les contestó:  – Si alguien se acerca a ti con un regalo y no lo aceptas, ¿a quién le pertenece el regalo?  – A quien intentó entregarlo, por supuesto – respondió uno de los discípulos.  – Pues lo mismo vale para la envidia, la rabia y los insultos – explicó el maestro – Cuando no los aceptas, siguen perteneciendo a quien los llevaba consigo.  Moraleja: Este cuento psicológico nos enseña que debemos medir nuestras reacciones ya que cuando nos enfadamos o frustramos con los demás, en realidad lo que estamos haciendo es cediéndoles el control. Muchas personas se comportan como camiones de basura, dispuestas a dejar sus frustraciones e ira donde se lo permitan.  Fuente:...

Read More
El sabor de la fresa (cuento Zen)
Mar17

El sabor de la fresa (cuento Zen)

Imagen de congerdesign en Pixabay  Un hombre que cruzaba un campo se encontró con un tigre. Huyó y el tigre corrió tras él. Al llegar a un precipicio cayó en él pero pudo agarrarse con las dos manos a una raíz y quedó colgando del borde. El tigre le olisqueaba desde arriba gruñendo. El hombre, tembloroso, bajó la vista y vio que muy abajo, al fondo del precipicio, otro tigre aguardaba para devorarle. Sólo la raíz lo sostenía. En ese momento dos ratones, uno blanco y otro negro, se pusieron a roer poco a poco la raíz. Al mismo tiempo el hombre vio una suculenta fresa silvestre cerca de él. Aferrándose a la raíz con una sola mano, arrancó la fresa con la otra y se la metió en la boca. ¡Qué sabor tan dulce...

Read More
El Samurái y la deuda
Ene10

El Samurái y la deuda

Durante la ocupación de Okinawa, un Samurái que le había prestado dinero a un pescador, hizo un viaje para cobrarlo a la provincia Itoman, donde vivía el pescador. No siéndole posible pagar, el pobre pescador huyó y trató de esconderse del Samurái, que era famoso por su mal genio. El Samurái fue a su hogar y al no encontrarlo ahí, lo buscó por todo el pueblo. A medida que se daba cuenta de que se estaba escondiendo se iba enfureciendo. Finalmente, al atardecer, lo encontró bajo un barranco que lo protegía de la vista. El Samurái en su enojo, desenvainó su espada y le gritó: ¿Qué tienes para decirme? El pescador replicó, «antes de que me mate, me gustaría decir algo. Humildemente le pido esa posibilidad». El Samurái dijo, «¡ingrato! Te presto dinero cuando lo necesitas y te doy un año para pagarme y me retribuyes de esta manera.  Habla antes de que cambie de parecer». «Lo siento», dijo el pescador. » Lo que quería decir era esto: Acabo de comenzar el aprendizaje del arte de «la mano vacía» y la primera cosa que he aprendido es el precepto:  “Si alzas tu mano, restringe tu temperamento; si tu temperamento se alza, restringe tu mano». El Samurái quedó anonadado al escuchar esto de los labios de un simple pescador.  Envainó su espada y dijo:  «Bueno, tienes razón. Pero acuérdate de esto, volveré en un año a partir de hoy, y será mejor que tengas el dinero.»  Y se fue. Había anochecido cuando el Samurái llegó a su casa y, como era costumbre, estaba a punto de anunciar su regreso, cuando se vio sorprendido por un haz de luz que provenía de su habitación, a través de la puerta entreabierta. Agudizó su vista y pudo ver a su esposa tendida durmiendo y el contorno impreciso de alguien que dormía a su lado. Muy sorprendido y explotando de ira se dio cuenta de que era un Samurái. Sacó su espada y sigilosamente se acercó a la puerta de la habitación.  Levantó su espada preparándose para atacar a través de la puerta, cuando se acordó de las palabras del pescador: «Si tu mano se alza, restringe tu temperamento; si tu temperamento se alza restringe tu mano». Volvió a la entrada y dijo en voz alta. «He vuelto». Su esposa se levantó, abriendo la puerta salió junto con la madre del Samurái para saludarlo.  La madre vestida con ropas de él. Se había puesto ropas de Samurái para ahuyentar intrusos durante su ausencia. El año pasó rápidamente y el día del cobro llegó. El Samurái hizo nuevamente el largo viaje. El pescador lo estaba...

Read More
«Tenemos siempre que intentar ser los mejores; pero nunca creernoslo»
Nov16

«Tenemos siempre que intentar ser los mejores; pero nunca creernoslo»

Porque, ser los mejores es tan irreal como el yuyu de las profundidades del mar. Lo real no es ni ser el mejor ni el peor, ni bueno ni malo, ni justo ni injusto. Si bien es cierto que influimos un poquitín con el coraje y la buena intención, pero más aún influye el azar del mundo. Y…las personas somos poco.  Nadie vale mucho. Empezando, por supuesto, por mi mismo (esto se llama KARA o vacío, de KARA-TE DO). Y sin embargo en ese ser muy poca cosa, somos las piezas que lo arman todo, porque todo descansa sobre nosotros y nuestra mejor expresión (eso se entiende como TE o mano, de KARA-TE DO. Viene de mano entendida como expresión. La mejor expresión de cada uno).  No siendo casi nada. Nada es más real que nuestra mejor expresión. Y esa mejor expresión es nuestra riqueza.  Somos ricos.  Pero no hablo de tener más dinero, sinó más educación.  Y con educación no quiero expresar conocimientos ni rendimiento a la hora de la realización práctica, sino de la educación en el sentido más estricto de la palabra. Educación en ese sentido significa que aunque podamos hurtar algo a alguien no lo hacemos. Educacion en ese sentido significa que cuando te cruzas con alguien en un paso estrecho lo dejas pasar y le dices: disculpa. Cuando alguien tiene esa educación que permite un respeto sin límites poñor los demás es rico. Rico porque tiene algo que puede repartir sin agotar; y además cosechará el efecto de la reciprocidad que viene de los demás. Y cuando en el arte marcial del karate sabemos esto, cada puño es expresión de bondad de crecimiento  y no de ira de destrucción (ese es el DO o camino de KARA-TE DO). Entonces, cada puño sale del...

Read More
Acepto las cookies que pueda usar esta web para su correcto funcionamiento.    Más información
Privacidad