El Karate del futuro, hoy.

Competición de katas

Introducción:

El hecho de haber trabajado por varios años en el Karatedo, primero como entrenador de alto rendimiento y luego como formador de maestros, me ha permitido interactuar con personal proveniente de diversos estilos. Ello, a su vez, me ha dado la oportunidad de identificar una serie de carencias y/o deficiencias inherentes al Karatedo de manera general, que trasciende los estilos tanto de índole de contenido como de forma; y que limitan por tanto los beneficios a recibir por sus practicantes, como al adecuado desarrollo y progreso de la actividad.  

Debido a que el kumite no difiere de manera significativa entre un estilo y otro, las carencias y/o deficiencias identificadas se constatan en los kata.  En ese caso, los aspectos que han demostrado que necesitan ser analizados, y perfeccionados, son fundamentalmente algunos patrones de movimientos que, desde el punto de vista psico- -fisiológico y biomecánico, no facilitan su ejecución, y consecuentemente limitan su efectividad ante una posible situación real; así como difieren de lo que acontece en el kumite (que constituye su reflejo). Los otros aspectos a perfeccionar, son las formas de enseñanza y evaluación. 

Desarrollo:

Entre los aspectos específicos a analizar, y perfeccionar, se encuentran fundamentalmente:

INICIO DEL KATA:

Los kata, luego del respetivo saludo, inician con una postura natural (Heisoku Dachi o Musubi Dachi fundamentalmente), de la cual se transita hacia otras posturas vinculadas con acciones “de combate” propiamente dichas. En ese caso valdría la pena preguntarse, si el kata es un reflejo del kumite, ¿eso es lo que en la práctica sucede? Realmente no. En la práctica el karateka, al percibir un estímulo hostil, ya sea en un torneo o en una situación de defensa personal, tiene un instinto de conservación que se concreta mediante la adopción de una postura de guardia, de la cual se deriva la correspondiente acción más pertinente según sea el caso. De acuerdo a esa lógica, luego del saludo, y antes de comenzar las acciones “de combate” propiamente dichas en los katas, debería adoptarse el Kamae Te. Dicho Kamae Te debería ser preferiblemente en Fudo Dachi, que es la postura más común en el kumite, y además debería ser de libre elección en relación con la lateralidad preferida por el ejecutante (como acontece en la realidad).

Sobre el mismo tema, y sin contradecir la esencia defensiva del Karatedo (que puede inculcarse a través de múltiples maneras, sin que ello implique limitar la reacción psico-fisiológica del ejecutante), debido a que las acciones de combate son diversas y dependen de la situación propia que se presenta en cada caso; la primera acción de los kata debería ser igualmente variada. En ese sentido pueden ser de ataque o defensa (en sus dimensiones de activa, pasiva, anticipación, reacción, etc.), desplazamiento u otra; y no siempre mediante una defensa pasiva, como habitualmente se acostumbra. Esa alternativa, además de ser más real (y más práctica) imprime una mayor variabilidad de ejecución, que favorece al ejecutante desde el punto de vista psico-fisiológico (y operativo); y favorece al Karatedo en su versatilidad y estética de expresión.

HIKITE:

En ese caso, lo habitual, es que la mano se encuentre cerrada, lo más atrás posible, y con rotación total (supinación), variando el ángulo de flexión del codo en dependencia de las particularidades específicas de cada estilo. Al respecto valdría la pena analizar si, en respuesta ante una situación real, esa es la postura de inicio en la ejecución de una técnica (cualquiera que sea) con ese segmento corporal. Lógicamente la respuesta es no. Como alternativa de perfeccionamiento a esa situación, se propone que la mano no se ubique tan atrás, sino al nivel del plexo solar. Esa alternativa permite no solo que la ejecución sea más parecida a lo que en la realidad del combate acontece, sino que también hace más rápido el movimiento, por el hecho de necesitar transitar una menor distancia desde su punto de partida hasta el punto de llegada (impacto). Por la misma razón evita contraer excesivamente los músculos del hombro y el brazo, lo cual también hace más rápido el movimiento; así como protege el plexo solar, que es la zona más vulnerable del tronco. En ese mismo sentido, esa variación aumenta la potencia de impacto, por cuanto los indicadores de masa se mantienen constantes (al involucrar el mismo segmento corporal y musculatura adyacente), pero la velocidad se incrementa, aumentando consecuentemente el producto de ambas.

En referencia a la misma acción, la mano debería ubicarse solo con medio giro, quedando perpendicular al piso y las palmas hacia adentro (y no con la palma hacia arriba como se acostumbra). Ello no solo permite una mayor congruencia con la lógica real del combate, sino que también hace más rápido el movimiento porque evita la contracción de la musculatura del brazo, e igual con medio giro es suficiente para estabilizar la trayectoria del movimiento al girar en torno a su eje de traslación (principio de la balística).

También con referencia al Hikite, la mano debería estar siempre semiabierta, y no cerrada como más habitualmente ocurre. Ello no solo permite una mayor congruencia con la lógica real del combate, sino que también permite ahorrar energía tanto física como mental, ya que de ese modo está la mano naturalmente. De la misma manera, eso evita delatar las intenciones de acción de la persona (que indica una ejecución técnica con la mano cerrada, lo cual limita el espectro de acciones a prever por el adversario); o, en su defecto, evita hacerle perder tiempo modificándola por otra (al tener que abrirlas si la técnica a ejecutar lo demanda).

ACCIONES SIMULTÁNEAS:

Muchos katas incluyen acciones simultáneas, ya sean de ataque (Yama Suki y Morote Suki entre otros) o bloqueos (Morote Uke, Morote Gedan Barai y otros). En ese caso valdría la pena preguntarse, si el kata es un reflejo del kumite ¿eso es lo que en la práctica sucede? Realmente no. En consecuencia, dichas acciones deberían eliminarse, partiendo de la realidad de que, aun cuando se perciba más de una zona desprotegida en el adversario, es extremadamente inusual que se aplique un doble ataque, ya que la dispersión de atención, de energía y de estructura de movimiento que ello presupone; limita su eficacia producto de una innecesaria acción extra. Por la misma razón antes planteada son innecesarios los bloqueos dobles, porque dado el inusual caso de recibir un doble ataque, no hay necesidad de bloquear ambos, porque en ese momento el adversario se encuentra doblemente desprotegido, y con bloquear uno es suficiente para contraatacar.

POSTURAS:

En los katas se utilizan diversas posturas para combinar con los ataques y defensas. En este caso se centra especial atención en una combinación muy utilizada: el Zenkutsu Dachi, acompañado de cualquier ataque que se realice con la mano atrasada. Esa postura, por el ángulo de rotación que aporta la cadera como consecuencia de que la pierna atrasada se encuentre extendida y el pie completamente apoyado en el piso, no aporta ni la mayor distancia de alcance en el ataque, ni tampoco la mayor potencia de impacto. Contrariamente, tanto para que la acción guarde más relación con su referencia al kumite, como para garantizar la mayor distancia de ataque y potencia de impacto posible, se cree conveniente adoptar la postura que en ese caso se utiliza en los ataques de Gyaku Suki en el kumite. Para ello, se recomienda incluir una nueva postura que constituye una variación del Iai Goshi Dashi pero más alargada y sin apoyar la rodilla en el piso, que hemos denominado Mae Zenkutusu Dachi.

FINAL DEL KATA:

Contrariamente a lo acostumbrado, éstas no deberían terminar en el mismo lugar en que se iniciaron, por cuanto en los combates nunca sucede de ese modo.

ENSEÑANZA DE LOS KATAS:

Sin que se pierda la esencia intrínseca de cada estilo, ni que dejen de enseñarse sus katas habituales, progresivamente debería evolucionarse al trabajo con katas que el propio practicante pueda construir; utilizando como recursos las técnicas aprendidas, sustentadas en la filosofía del Karatedo en general, y de su estilo en particular; así como distinguiéndolas sobre la base de sus particularidades, posibilidades y expectativas. Esa alternativa favorece la lógica interna del Karatedo, al propiciar una relación más directa entre sus modalidades (kata y kumite), así como le imprime un mayor nivel de versatilidad y estética, promoviéndolo como espectáculo público. En ese mismo sentido, en relación con los practicantes, potencia sus posibilidades de desarrollo físico y psicológico, por cuanto está demostrado que, al ejecutar acciones ya aprendidas, el funcionamiento tanto cerebral como muscular es mucho menor, lo cual limita significativamente su impacto en el organismo del practicante; lo cual no ocurre durante los períodos de aprendizaje (y de creación); que constantemente se están generando nuevas alternativas neuromotoras. De la misma manera, desde el punto de vista pedagógico, los postulados de la actualidad internacional abogan por un aprendizaje significativo, en el cual el alumno asume un rol protagónico y específico.

EVALUACIÓN DE LOS KATAS:

En congruencia con la forma de enseñanza anteriormente dicha, la evaluación debe ser mediante ejecuciones no reproductivas como se acostumbra, sino creativas; ya que lo que realmente debería importar no es lo que el alumno aprendió, sino qué puede hacer con lo aprendido.

Conclusiones:

Al analizar, tanto en contenido como en forma, los katas de los diversos estilos de Karatedo, se ha constatado una serie de deficiencias y/o carencias en su forma de realización, así como en su forma de enseñanza y evaluación; que precisan ser modificadas.

Dichas modificaciones deben incluirse en el Karatedo, por el beneficio directo que aporta a sus practicantes desde el punto de vista psicológico, sociológico, cognitivo, fisiológico, técnico y táctico entre otros.

De la misma manera, esas modificaciones favorecen al Karatedo en el mejoramiento de su lógica interna al integrar más armónicamente sus modalidades e incrementar su versatilidad y consecuentemente su nivel estético; además de que también estratégicamente permite cumplir con las exigencias de un público cada vez más inteligente, evitando así que disminuya el interés popular por la actividad, y que se reoriente hacia otras afines.

Recomendaciones:

Por todo lo antes planteado se recomienda a aquellas autoridades competentes, en cuyo campo de acción profesional se encuentre el poder de decisión para generar modificaciones al interior de los diferentes estilos de Karatedo; que tengan en cuenta estas propuestas, para beneficio tanto de sus practicantes como de la actividad en sí misma.

Necesarias palabras finales:

Por como evoluciona el mundo soy consciente de que, en algún momento, esas modificaciones se incluirán en el Karatedo. De lo que no soy consciente es de cuándo ello se hará, por cuanto los mismos años de trabajo que me permitieron tanto identificar esas carencias y/o deficiencias, así como sus posibilidades de perfeccionamiento; me enseñaron también que el contexto del Karatedo es eminentemente conservador, y lo difícil que resulta introducir modificaciones en el mismo, incluso cuando éstas cuentan con el adecuado sustento y demuestran ser eficaces para mejorar los conocimientos o procedimientos vigentes.  Es por ello que, para beneficiar al menos a un sector del público objetivo, una forma de trabajo muy similar a la descrita la he estado trabajando con mis alumnos de diversos países por ya casi 20 años, bajo la égida del estilo llamado Haramboure ryu. Producto de ello se han logrado beneficios significativamente superiores con respecto a los practicantes que realizan los kata de la manera habitual, no solo en los aspectos físicos y técnico-tácticos, sino también cognitivos; lo cual se ha presentado en diversas investigaciones y tesis de postgrado en ciencias de la educación y el deporte realizadas por los propios alumnos, y que hemos tenido la posibilidad de asesorar.

Principal bibliografía consultada:

  • Haramboure, R. G. El Karate do del futuro se hace presente una vez más. http://www.redmarcial.com.ar/el-karate-do-del-futuro-se-hace-presente-una-vez-ms.1325.html. Redmarcial, Diciembre 2008.
  • López, V. Sargatal, J. El aprendizaje de la acción táctica. Universidad de Girona. Cátedra de Deportes y Educación Física. Girona 2014.
  • Mac Ardle, W. Kartch, F. Katch, V. Fundamentos de fisiología del ejercicio. Segunda edición. Ed. Mac Graw Hill.
  • Repetto, A. Bases biomecánicas para el análisis del movimiento humano. Buenos Aires, Argentina, 2005.
  • Villat, V. Fisiología y metodología de entrenamiento. De la teoría a la práctica. Ed. Paidotribo, 2002.

Foto: Rafafotos

Roberto Gonzalez Harambouren

Author: Roberto Gonzalez Harambouren

Share This Post On

1 Comment

  1. Avatar

    El espano l Antonio Espinos, presidente de la Federacion Internacional de Karate, dijo hoy tras la inclusion de su deporte en el programa de los Juegos de Tokio 2020 que es «un paso muy trascendente» por el que han luchado «muchos anos» y que tendra «una influencia enorme en el futuro» de su federacion.

    Post a Reply

Responder a Юлия Cancelar la respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Acepto las cookies que pueda usar esta web para su correcto funcionamiento.    Más información
Privacidad