«Tenemos siempre que intentar ser los mejores; pero nunca creernoslo»
Nov16

«Tenemos siempre que intentar ser los mejores; pero nunca creernoslo»

Porque, ser los mejores es tan irreal como el yuyu de las profundidades del mar. Lo real no es ni ser el mejor ni el peor, ni bueno ni malo, ni justo ni injusto. Si bien es cierto que influimos un poquitín con el coraje y la buena intención, pero más aún influye el azar del mundo. Y…las personas somos poco.  Nadie vale mucho. Empezando, por supuesto, por mi mismo (esto se llama KARA o vacío, de KARA-TE DO). Y sin embargo en ese ser muy poca cosa, somos las piezas que lo arman todo, porque todo descansa sobre nosotros y nuestra mejor expresión (eso se entiende como TE o mano, de KARA-TE DO. Viene de mano entendida como expresión. La mejor expresión de cada uno).  No siendo casi nada. Nada es más real que nuestra mejor expresión. Y esa mejor expresión es nuestra riqueza.  Somos ricos.  Pero no hablo de tener más dinero, sinó más educación.  Y con educación no quiero expresar conocimientos ni rendimiento a la hora de la realización práctica, sino de la educación en el sentido más estricto de la palabra. Educación en ese sentido significa que aunque podamos hurtar algo a alguien no lo hacemos. Educacion en ese sentido significa que cuando te cruzas con alguien en un paso estrecho lo dejas pasar y le dices: disculpa. Cuando alguien tiene esa educación que permite un respeto sin límites poñor los demás es rico. Rico porque tiene algo que puede repartir sin agotar; y además cosechará el efecto de la reciprocidad que viene de los demás. Y cuando en el arte marcial del karate sabemos esto, cada puño es expresión de bondad de crecimiento  y no de ira de destrucción (ese es el DO o camino de KARA-TE DO). Entonces, cada puño sale del...

Read More
Tiempos buenos están por venir
Nov01

Tiempos buenos están por venir

Al igual que la principal causa de un divorcio es la boda; la principal causa de un desencuentro es el encuentro entre las personas. Imagen de JamesDeMers en Pixabay  Los encuentros, asociaciones, etc…generan intereses. Pero…¿podemos entendernos las personas cuando hay intereses en juego? Mi humilde opinión es que para avanzar en las empresas necesarias en nuestra colectividad, necesitamos recuperar “valores humanos” y de crecimiento solidario. Presumimos de tener valores que nos aporta la práctica del karate, y será cierto que los tenemos. Pero, ¿somos capaces de aplicarlos? Es obvio que, entender los valores del karate que evitan conflictos, no es nada fácil con nuestros ojos de occidentales. En parte porque hay que conocer lo que palpita en la mente y el corazón de un oriental. Yo conozco algunas pequeñas cosas sobre eso …y voy a intentar ilustrarlo, de momento, con uno de estos VALORES HUMANOS aunque solo sea una explicación para mi mismo, puesto que soy consciente de que, si bien es cierto que, a veces no me interesan ni mis opiniones, como para que a otro le interesen las mias. Ahí va un pequeño ejemplo. El experimento se  llama «TODO PARA MI, NADA PARA TI».  Dos maestros occidentales comprobaron una experiencia sorprendente en un colegio de una aldea japonesa. Se coloca una cesta llena de juguetes en lo más alto de una pila de mesas y sillas. Y se les dice: El primero que coja la cesta, todos los juguetes son para él. Pues bien, en vez de correr empujando a los demás, y pasar por encima de todos para ser cada uno de ellos el primero…la sorpresa fue que, a la voz de ¡¡¡GAMBATTE!!! todos avanzaron juntos y despacio, apoyándose cada uno en el hombro de los demás. En equipo, cogieron la cesta y se repartieron los juguetes. Los maestros indagaron qué fue lo que les motivó a una acción tan desconcertante. Y, uno de los niños explicó que nadie quería sentir la vergüenza de como uno lo gana todo mientras los demás sufren. GAMBATTE es hacer el mejor esfuerzo. Enfocarse en lo mejor. Y, esto se relaciona con todo resultado de nuestras acciones aunado al deseo humano de mejorar nuestras relaciones. Extrapolando este concepto ideal a nuestra situación práctica de la vida cotidiana, no significa que los hechos no tengan consecuencias. Es evidente que toda acción las genera. Buenas y malas. Aunque… También es cierto que debemos tener la INTELIGENCIA de construir puentes con los demás por donde algún día vamos a pasar. Y necesitaremos pasar. Hay quienes creen que nunca van a tener sed y rompen los vasos. Pero…lo que me parece a mí es que, debemos enseñar...

Read More
Lo que no puede verse con los ojos de la razón, se puede con los del corazón.
Oct18

Lo que no puede verse con los ojos de la razón, se puede con los del corazón.

Todos los animales son propensos a engañar.Para sobrevivir.Y, en especial nosotros. Los humanos. A través de la mentira.Y, esa capacidad humana de practicar la palabra que «juega sucio» para adquirir ventaja, es tan fundamental como nuestra necesidad de CONFIAR EN LOS DEMAS. Lo que nos hace pésimos para detectar mentiras.Y, si bien me parece disculpable una mentira piadosa o blanca cuando defendemos con ella una gran verdad; también lo es, que para sostener conexiones profundas con personas, sea necesario aprender el arte de DECIR LA VERDAD.Pero…es esto ajustado a la realidad? Se puede entender la verdad y la mentira desde un mismo nivel de opuestos?Pues, pensando más claro, creo que no.Fijo que no. Y…esto nos lleva a implicaciones mucho más misteriosas. A saber… LA MENTIRA no se refiere a «información» falsa o verdadera. Sinó a INTENCION. Quién miente, sabe la información verdadera pero ofrece una falsa, para engañar.Mientras que, la VERDAD O LA FALSEDAD se refieren solamente a si la información coincide con la realidad o no.Y, para referirnos al opuesto de MENTIR existe un termino: VERAZ.Ser veraz es QUERER decir la verdad. No solo decirla, sino QUERER.Y como el QUERER es algo INSONDABLE por pertenecer al «alma» de la persona; nunca podremos saber si alguien miente o no. Máxime cuando también existe el AUTOENGAÑO, que como sabemos, se basa en el principio de creer lo que queremos, incluso hasta el punto de no distinguir que lo que se piensa es justamente lo contrario de lo que se dice. Y ahora la herramienta… LA UNICA HERRAMIENTA POSIBLE para descubrir la MENTIRA. Algo que se da en los artes marciales como el karate.El KENSO.KEN: VerSHO: esencia. O sea, que en el estado de vacuidad mental (KARA) en el que se ve más con el corazón que con los ojos; la corazonada, la intuición toman relevancia. Quiero decir que, en ese estado de vacío mental que se propone en el KARATE, sobrevienen tanto lecturas de un oponente en combate, como corazonadas sobre los indicios que esgrime sin querer, quien miente. Indicios que ocultan los peligros que supone, a veces, ser veraz. Porque es cuando la verdad se siente peligrosa, el momento en que la mentira adquiere sentido, vistiendo ropajes que ocultan la verdad, pero que a su vez, nos dan pistas repentinas. Porque así como la verdad anda desnuda, la mentira se viste de muchas...

Read More
Herencias intempestivas tras la pérdida del Tegumi
Oct18

Herencias intempestivas tras la pérdida del Tegumi

UN PASEO POR LA HISTORIA ALTERNATIVA DEL KARATE.     Sexta parte. Herencias intempestivas tras la pérdida del Tegumi. Intempestivo quiere decir fuera del tiempo, pero no con eso se quiere decir “pasado de moda”, sino fuera de lugar. Sirva de ejemplo que preguntarse por si los centauros se comportan como caballos o como personas, está fuera de lugar para una persona actual, del S.XXI. Lo que no está fuera de lugar es lo que puede interesar. Y uno de los intereses actuales radica en, por ejemplo, en tener éxito. Voy a hablar de una tradición intempestiva. Pero antes y al hilo de lo exitoso… ¿de que consta el éxito de un maestro de karate en los tiempos que corren? Obviando la política, que nace y muere de los conflictos de intereses dentro y fuera del karate mismo, el secreto del éxito para un maestro actual está en el CONOCIMIENTO y la SABIDURIA. Quienes son capaces de SIMULAR eso, lo tienen todo. Ahora, la pregunta del millón es ¿Por qué extraña patología ha resultado imprescindible simular lo que se habría que tener? Por una pérdida irreversible. Tras la obliteración del sistema de combate original (TEGUMI) que posee en su interior las fórmulas de aplicación de los kata “KAISAI NO GENRI” (no exactamente el modernizado de goju-ryu), y haber dado la espalda a todos los fundamentos ocultos “OKUDEN” derivados de una práctica interna que proponía el karate inicial; lo que nos queda es el karate con el que nos han cebado y del que se ha hecho pasto…un karate con el pesebre vacío de contenido…en principio. Después ya se llenó. Siempre hay alguien dispuesto a llenar las cosas, aunque sea de estupideces. El almibarado karate que nos han legado en plena acción de llenado, fue el mal-denominado “TRADICIONAL”. Y como resulta difícil engañar sin mentir; el orientalismo despegó hacia Occidente estando en boga el recién fenómeno “new age”, lo que ha propiciado que nos hayan sabido dar exitosamente gato por liebre, vendiéndonos algo con las patas muy cortas, porque es MODERNO, pero…¡¡¡denominado “TRADICIONAL”!!! Como si fuese el “CLÁSICO” de toda la vida. De modo que, el karate “POST-MODERNO” que tenemos hoy en día (que reza a veces de ortodoxias irracionales y ridículas, mezcladas con un oscurantismo de términos orientales que se desconocen en la práctica, con el relativismo del “todo vale” con tal de dar sentido a lo que no lo tiene. A lo que hay que añadir el tan coherente como ingenioso kumite Occidental), es tributario del karate “TRADICIONAL” (moderno) que heredamos. Y la imagen de este karate «MODERNO» que se vende alegremente como “TRADICIONAL”, se apoya sobre tres pilares:...

Read More
Una Perspectiva gentil del Karate
Jun26

Una Perspectiva gentil del Karate

Nunca lo que menos importa debe supeditarse a lo que más importa. Nunca debería ser la configuración externa o continente el motivo de la práctica, sino los elementos quintaesenciales. A tal alusión, hay una perla de sabiduría Oriental que reza así: Si usas las “técnicas” saldrás derrotado. Esto quiere decir que no son las “técnicas” y su glamour lo que verdaderamente importa, y que por extensión, no es mejor la burbuja del judo porque tenga predilección por las proyecciones, o el deslumbrón visual del aikido porque presuma de más luxaciones. Eso nos colocaría de espaldas a lo que importa. Porque lo dicho; las técnicas, sólo son la guinda del pastel, el acabado final del “vaporoso misterio” que verdaderamente importa: El aire sutil de la manera de proceder. El filtro fino de la TECNICA por antonomasia (no las técnicas). Los fascinantes principios que nos enseñan a hacer más con menos. No el retorcido mundo de las “mañas” que tanto ruido hace. Y lo digo porque nos consta que, vivimos la rosada nebulosa era de las artes mixtas, y por extensión, el cameo de un karate mixto, en donde por doquier nos ufanamos en blanquear el karate falsamente, engañando sin mentir al incorporar anárquicamente técnicas de otros sistemas sin tener en cuenta la compatibilidad de los fundamentos integradores. Gustando de lo ajeno más por ajeno que por bueno. Y quien felizmente adolece de la patología de incorporar al KARATE técnicas de otros artes, como un circo de notoriedad apariencial en aras de la coherencia del sistema, es que tiene un conocimiento de los artes marciales, que brilla por su ausencia hasta extremos desoladores. El KARATE ya tiene en sus katas variedad de técnicas de todas las coloraciones, no sólo las de golpeo. Aunque hay que aprender a verlas todas. Dicho esto, conviene señalar que, lo que diferencia al genuino KARATE «CLASICO» (de antes de 1.898) de otros sistemas, y del prosaico KARATE “TRADICIONAL” que camina por las calles de hoy (impuesto con la restauración Meiji como telón de fondo) son sus valores angulares, no las técnicas. Fundamentos que nada tienen que ver con los impostores de tres al cuarto que abriga el “establishment”, tan acriticamente, en el manufacturado KARATE «TRADICIONAL”, y que actúan con la hecatombe de un igualitarismo inaudito, bajando el listón para que lo entiendan los tontos…como por ejemplo: Asociar “kime” con la grotesca rigidez muscular instantánea en el impacto, en vez del espléndido flujo de “ki”. Disfrazar las posiciones de equilibrio estático y postureo brutal que deja bastante que desear, en vez del equilibrio dinámico que corresponde. Pensar que el concepto “hikite”, es llevar el brazo contrario a...

Read More
Acepto las cookies que pueda usar esta web para su correcto funcionamiento.    Más información
Privacidad