Dinero
Oct02

Dinero

«Lo escuché una vez:Dos hombres caminaban por una calle del concurrido centro de negocios de una ciudad. De repente uno exclamó: ‘¿Escuchas el bello sonido del grillo?’. El otro hombre no podí­a oírlo. Imagen de (El Caminante) en Pixabay Le pregunta a su compañero: ‘¿Cómo es posible que oigas a un grillo en medio de semejante tumulto de gente y tráfico?’. El primer hombre se habí­a entrenado para escuchar las voces de la naturaleza, pero en lugar de explicar esto cogió una moneda de su bolsillo y la dejó caer en medio de la calle. De repente, ¡al menos una docena de personas se volvieron a mirarles! ‘Oimos’ dijo, ‘lo que queremos escuchar’. Hay personas que sólo pueden escuchar el sonido de una moneda cayendo al suelo; ésta es su única música. ¡Pobre gente! Piensan que son ricos, y no son más que gente pobre, cuya música consiste solamente en el sonido de una moneda al caer al suelo. Gente muy pobre…muertos de hambre. No saben en qué consiste la vida. No conocen la infinidad de posibilidades, desconocen la infinidad de melodías que te rodean, la riqueza multidimensional. Oyes solamente lo que quieres escuchar»....

Read More
WADŌ KAN KARATE CLUB
Sep16

WADŌ KAN KARATE CLUB

 LOS ANTECEDENTES  Alfredo Golpe Pérez nació en Santiago de Compostela, pero se crio en La Coruña, donde en la década de los 60 jugó en el club de fútbol Imperátor OAR y en el Club Maristas de balonmano, consiguiendo ser Campeón de España en este deporte. Posteriormente se trasladó a Huelva donde estudió la carrera de Ingeniería Industrial en el Instituto Politécnico de La Rábida. Allí conoció a su primer sensei, Mariano Crespo Blázquez, quien le impartió el estilo Shitō-Ryū. En 1975 se proclamaría Campeón de Andalucía de Karate en la modalidad de kumite, lo que le valió para disputar el Campeonato de España en su tierra, La Coruña. Posteriormente se trasladaría a Madrid por motivos laborales. Es en la capital donde conoció a su segundo sensei, el japonés Moriya Saito, alumno directo de Hironori Ōtsuka, fundador del estilo Wadō-Ryū.  1976, Madrid. Moriya Saito, Tatsuo Suzuki y Alfredo Golpe. Paralelamente un grupo de jóvenes moralos aficionados a las artes marciales iniciaron, de manera totalmente autodidacta, el difícil camino de aprendizaje del karate, sin más referencias que algunos libros, revistas y películas de ese género, y ni más gimnasios que las viejas dependencias del casi abandonado y destartalado Hospital Antipalúdico, actual edificio de los Juzgados de Navalmoral de la Mata. Estos incipientes karatekas comenzaron a recibir clases de alumnos de Domingo Martínez García y de Andrés Congregado Ciudad, quienes viajaban desde Cáceres y Talavera de la Reina, respectivamente, para impartirlas de forma remunerada.  Febrero de 1977, Navalmoral de la Mata. Desfile del Carnavalmoral.  En 1977, Alfredo Golpe es contratado para trabajar en la Central Nuclear de Almaraz, y en los carnavales de ese mismo año, los incipientes karatekas moralos deciden desfilar vestidos con los karateguis para promocionar el karate en su municipio. Es así, como Alfredo, quien se encontraba entre el público, les ofreció impartirles clases sin recibir nada a cambio. Los jóvenes aceptaron sin dudarlo. Durante algún tiempo estuvieron entrenando en las antiguas escuelas del barrio de Las Minas, y luego en el gimnasio del entonces “Instituto de Enseñanza Media”, actual I.E.S. Augustóbriga.  Mayo de 1977, Navalmoral de la Mata. Gimnasio del I.E.S. Augustóbriga Moriya Saito y Alfredo Golpe, rodeados de alumnos  Finalmente, en septiembre de 1977, alquilaron un local con entrada por la calle Benito Pérez Galdós. Alfredo y sus alumnos se encargaron de adecentarlo y adaptarlo con sus propias manos para la práctica de su deporte, hasta que estuvo en condiciones para ello; es así como se fundó Wadō Kan Karate Club en Navalmoral de la Mata.  EL MAESTRO   EL DŌJŌ  El Wadō Kan Karate Club inició su camino a finales de 1977, erigiéndose como el segundo dōjō...

Read More
Revista El Budoka 2.0, Nº 64 (Enero y Febrero 2022)
Sep04

Revista El Budoka 2.0, Nº 64 (Enero y Febrero 2022)

Os informo que ya está disponible la revista EL BUDOKA 2.0, Nº 68 (Septiembre-Octubre 2022) Podéis acceder a través de la web: http://www.elbudoka.es/ O bien descargarse la revista pinchando en este enlace.Para conocer los contenidos que incluye dicha revista, puede pinchar aquí. Por último, recordaos que todas las demás revistas aún siguen disponibles para ser descargadas:.Revistas anteriores —>aqui. Saludos cordiales,Editorial Alaswww.elbudoka.es Nº 68 (Sep-Oct 22) * Georges Hernaez. Un gigante a la sombra de otro gigante…[Por Miguel A. Ibáñez Espinosa].* La lealtad en las artes marciales[Por Ricardo Gress].* Los samurái y los juegos de estrategia[Por Luis Nogueira Serrano y Francisco J. Navarro Sala].* La importancia de las proteínas en el deporte[Por Oriol Masias].* Entrevista a Miguel VilanovaPionero de los Deportes de Contacto en Baleares[Por El Budoka 2.0].* Congreso internacional en la ciudad de Telde[Por María Victoria Muñoz].* Entrevista a Shihan Pascual GarridoLa maestría del Kyokushin dentro y fuera del tatami[Por Shihan Pedro Hidalgo].* Ying Shou Quan (Ying Zhao Fan Zi)[Por Martí Josep Furió Gilabert].* Las Formas del Haidong Gumdo[Por Andreu Martínez].* Kenpo-Kai. Entrevista a Shihan Pilar Martínez[Por Xabier Garmendia].* El elefante los ciegos y el Aikido[Por José Santos Nalda Albiac].* Paco Tejedor. Delegado WKL Andalucía[Por Rafa López].* The Aiki-Dojo: El camino para avanzar solo[Por Sensei Dr. David Ito].* Feng ShuiLa cocina: el corazón del hogar[Por Meritxell Interiors & Feng...

Read More
El coleccionista de insultos
May08

El coleccionista de insultos

Cerca de Tokio vivía un gran samurái que se dedicaba a enseñar el budismo a los jóvenes. Aunque tenía una edad avanzada, corría la leyenda de que era capaz de vencer a cualquier adversario.  Imagen de WikiImages en Pixabay Un día, un guerrero conocido por su falta de escrúpulos pasó por la casa del anciano samurái. Era famoso por provocar a sus adversarios y, cuando estos perdían la paciencia y cometían un error, contraatacaba. El joven guerrero jamás había perdido una batalla.  Conocía la reputación del viejo samurai, por lo que quería derrotarlo y aumentar aún más su fama. Los discípulos del maestro se opusieron pero el anciano aceptó el desafío.  Todos se encaminaron a la plaza de la ciudad, donde el joven guerrero empezó a provocar al viejo samurái:  Le insultó y escupió en la cara. Durante varias horas hizo todo lo posible para que el samurái perdiera la compostura, pero el viejo permaneció impasible. Al final de la tarde, ya exhausto y humillado, el joven guerrero se retiró.  Decepcionados por el hecho de que su maestro aceptara tantos insultos y provocaciones sin responder, sus discípulos le preguntaron:  – ¿Cómo ha podido soportar tanta indignidad? ¿Por qué no usó su espada, aunque pudiera perder en vez de mostrarse como un cobarde ante todos nosotros?  El anciano les contestó:  – Si alguien se acerca a ti con un regalo y no lo aceptas, ¿a quién le pertenece el regalo?  – A quien intentó entregarlo, por supuesto – respondió uno de los discípulos.  – Pues lo mismo vale para la envidia, la rabia y los insultos – explicó el maestro – Cuando no los aceptas, siguen perteneciendo a quien los llevaba consigo.  Moraleja: Este cuento psicológico nos enseña que debemos medir nuestras reacciones ya que cuando nos enfadamos o frustramos con los demás, en realidad lo que estamos haciendo es cediéndoles el control. Muchas personas se comportan como camiones de basura, dispuestas a dejar sus frustraciones e ira donde se lo permitan.  Fuente:...

Read More
El sabor de la fresa (cuento Zen)
Mar17

El sabor de la fresa (cuento Zen)

Imagen de congerdesign en Pixabay  Un hombre que cruzaba un campo se encontró con un tigre. Huyó y el tigre corrió tras él. Al llegar a un precipicio cayó en él pero pudo agarrarse con las dos manos a una raíz y quedó colgando del borde. El tigre le olisqueaba desde arriba gruñendo. El hombre, tembloroso, bajó la vista y vio que muy abajo, al fondo del precipicio, otro tigre aguardaba para devorarle. Sólo la raíz lo sostenía. En ese momento dos ratones, uno blanco y otro negro, se pusieron a roer poco a poco la raíz. Al mismo tiempo el hombre vio una suculenta fresa silvestre cerca de él. Aferrándose a la raíz con una sola mano, arrancó la fresa con la otra y se la metió en la boca. ¡Qué sabor tan dulce...

Read More
Acepto las cookies que pueda usar esta web para su correcto funcionamiento.    Más información
Privacidad