ON KO CHI SHIN: Volver a las raíces, una cuestión de identidad….

Se me hace imposible pensar en interpretar el Camino que sigo, si desconozco elementos que me ayuden a valorar lo que los grandes Maestros hicieron para dar vida a nuestro arte. Larga, pero a su vez esclarecedora lectura que pretende dar luz (a los que quieran iluminarse, claro), a un ya muy oscuro panorama. Como dice el refrán: ¨…el saber no ocupa lugar…¨

¿Qué es un Ryu?… (Alguna que otra vez ya lo comenté, pero siempre es bueno refrescar la memoria)

La respuesta fácil es aquella que consiste en traducirlo como «estilo», como una cierta manera de hacer algo.

Ciertamente, «estilo» es una buena definición de Ryu. Pero tras una mayor reflexión, Ryu adjunto a un sistema de artes marciales, abarca mucho más que un «estilo» o manera de hacer las cosas.

No todas las artes marciales eran semejantes, existen abundantes diferencias en todos los BUDO.

Esta es la maravilla de las artes de lucha asiáticas (especialmente japonesas). Hay muchísimas variaciones. Se podría pensar que puede haber muy pocos modos en que se puede usar el propio cuerpo como armas para derribar a un enemigo, teniendo en cuenta que nuestra fisiología humana es casi igual, pero las artes de lucha asiáticas se han desarrollado para aprovechar las sutiles variaciones estudiando conceptos básicos.

Es esta sutileza el sello distintivo de un Ryu o Ryuha, pero me estoy adelantando. En primer lugar, el término Ryu en japonés proviene de la pronunciación de caracteres chinos o nogare como una alternativa de lectura y que significa «fluir y/o fluyendo». En Japón, cuando Ryu se adjunta a una palabra como parte de una escuela de arte o como nuestro caso de artes marciales, significa un sistema particular de desarrollo del arte.

Por lo tanto, tenemos Shorin-Ryu karate, o el «sistema» del Joven Bosque de karate, el Kashima-ryu sintoísta, o «escuela» centrado en el santuario sintoísta de Kashima, el Sogetsu-ryu de ikebana, o sistema de arreglo de flores Sogetsu, y así un largo etc.

En muchas artes tradicionales japonesas que se iniciaron en lo que se puede correlacionar crudamente con lo que era la época medieval, el fundador del estilo experimentó lo que equivale a una revelación divina. Estos expertos ya habían desarrollado un amplio repertorio de conocimientos técnicos a través de un estudio de los métodos marciales y es a través de la experiencia real en el campo de batalla. Pero al haber agotado y llegado a los límites de sus conocimientos técnicos, conscientemente se sometieron al ¨shugyo¨, un riguroso entrenamiento que puso a prueba su mente, cuerpo y espíritu.

A menudo, promulgada en los confines de la tierra sagrada, como un santuario sintoísta o templo budista, o en un refugio religioso oculto, en el desierto o la cima de una montaña. Se entiende shugyo como la brecha a través de la capa superficial del mundo físico, que pone al desnudo los secretos del universo espiritual. Al igual que la intensidad del entrenamiento Zen, después de haber agotado los caminos habituales de la conciencia, el candidato en las artes marciales shugyo alcanza una nueva y esclarecedora visión.

Después de este período de intenso entrenamiento, oración, y algún tipo de ayuno y/o abstención, una visión se aparece al fundador, la cual le daría la clave de la verdadera maestría de su arte. A menudo, una simple frase o una muy rudimentaria técnica(s), es considerada la revelación que desbloqueará todos los métodos que posteriormente desarrollaría el fundador. Como tal, la revelación será el ¨tenshin shoden¨, o el conocimiento otorgado por los Cielos, o muso; los conocimientos adquiridos gracias a un sueño celestial. Cosa que definitivamente se ha desvirtuado completamente en nuestros días dando paso a un tema puramente comercial o marketinista lejano de aquellos místicos comienzos…

El conocimiento, por lo tanto, era puramente divino cuando pasó de los dioses a la primera generación. Si se quiere mantener como un sistema de inspiración divina, entonces siempre hay que volver a esta persona, el fundador. Por lo tanto, el término Ryu, o nogare, es un flujo que se remonta a las fuentes del estilo, que fue de inspiración divina.

Hay una diferencia en la conceptualización aquí, una que un hombre moderno (actual) debe entender. Gran parte del pensamiento intelectual moderno plantea que estamos avanzando hacia un cada vez mejor y más maravilloso futuro, a menos que se sea existencialista, nihilista, o simplemente deprimido. Como sociedad, es posible que no necesariamente creamos en el glorioso día del Juicio Final cristiano, sino que tendamos a pensar que el conocimiento y la historia son lineales. Pero para muchas culturas asiáticas, el tiempo puede no ser necesariamente lineal. Se puede repetir un círculo o un tipo de espiral, en los cuales los siglos se repiten sin fin, al igual que la forma en que las lluvias de los monzones caen cada año en los arrozales del sudeste de Asia. Algunos años las lluvias son abundantes, otros años son secos, pero el tiempo parece ser una repetición de espiral.

Este patrón espiral, fue cortado por Buda, que puso fin a la repetición de la cadena de la reencarnación con su iluminación. Desde su tiempo, sin embargo, la filosofía budista sostuvo que entramos en una era llamada mappo, o una época en que la sabiduría de los antiguos decaía. Así, el futuro, por lo tanto, no es necesariamente mejor que el pasado. En mappo, las recientes innovaciones no pueden ser mejores que las enseñanzas originales. Todo después de Buda es ligeramente inferior a Buda.

Para los japoneses, y hasta cierto punto, los chinos, sobre todo cuando estaban en medio de una guerra civil, el mundo parecía ciertamente que se dirigía a la destrucción.

El concepto de la decadencia y la entropía tiene una incidencia en lo que es un Ryu. A menos que se pueda alegar que se sigue una corriente pura desde la fuente, la transmisión directa (jikiden) de los métodos y conceptos del fundador, el cual recibió orientación divina, dirán que tus practicas marciales de hoy en día son una degeneración. Por lo tanto, la innovación en aras de la «modernización» o de la actualización del Ryu se considera como una degradación. 

Esa es la razón por la que un Ryu se esfuerza por mantener sus características definidas, tal y como fueron postuladas por su fundador. Por ejemplo, puedo poner a Higa Yuchoku Sensei como ejemplo por lo que me corresponde, quien habiendo recibido conocimientos del Naha te por un lado y por otro siendo alumno de Chibana Chosin (Kobayashi) del Shorin Ryu por otro, definía su escuela Kyudokan como continuadora del Ti de Matsumura sensei (probable fundador del Ryu), más aún que el de Itosu Sensei. Marcando de esta forma una vuelta a la interpretación original del Ti.

Esto no quiere decir que los Ryu de artes marciales clásicos sean inmutables, como una pieza de museo. Usando la analogía de un manantial alimentado con diversas corrientes, si las aguas del río se detienen, este se estanca y se convierte en un pozo. El río debe «fluir a través del tiempo. ¨Cada dirigente del Ryu, que supuestamente recibe la transmisión directa, posee la prerrogativa para redefinir las enseñanzas del Ryu, siempre y cuando siga siendo fiel a las bases filosóficas y técnicas inherentes¨.

Así, Shimizu Takaji, uno de los mayores exponentes del Shinto Muso-Ryu jo en el siglo XX, fue capaz de desarrollar técnicas de Kihon (ejercicios básicos) para mejorar la instrucción moderna de los estudiantes sin perder el personal arte inspirado por la visión de Muso Gonnosuke mientras meditaba en la cima del Monte Homan. Shimizu sistematizó diversos movimientos comunes a muchos katas y desarrollo una serie de técnicas básicas que ayudan al entrenamiento; con esto el no alteró los movimientos de los katas en sí mismos.

Vuelvo a poner de ejemplo la escuela a la que pertenezco para no caer en el intrínseco desconocimiento de lo absoluto y así poder expresar que esta, (Kyudokan Kobayashi) tiene en sí, el concepto de la circularidad y de la técnica definitiva que le diera ‘Bushi Matsumura” a su Ryu. Mientras que otras líneas que se desprenden del mismo Ryu tienen un sistema diferente de kata que se remonta a otros sistemas chinos que avanzaron en otras direcciones. Los katas originales permanecen relativamente sin cambios, pero a causa de los intercambios con otros Ryu y las revelaciones descubiertas en el curso ordinario del entrenamiento, proponen a los maestros y estudiantes de nivel superior a elaborar diversos Kihones para mejorar la formación de los futuros estudiantes. Esta superposición de las técnicas, en mi opinión, si se hace con claridad y por buenas razones, es un buen estímulo para mantener vivo el propósito del Ryu. No se está inventando nada, solo se le está dando una ampliación al criterio para un mejor aprendizaje.

Según sea la Escuela, se utilizan diferentes clasificaciones de tales complementos, un término es Gaiden (aprendizaje “foráneo», es decir, técnicas desarrolladas fuera de la visión del fundador en sí).

Puedes ver como, por lo tanto, un típico clásico Ryu es diferente de un “Do” moderno. Los katas oficiales fueron elaborados por comités de seres humanos, cuyos esfuerzos están en sintonía con la tendencia modernista de que las cosas siempre se pueden mejorar con tiempo y el ingenio humano. Incluso en el Karate-do como sistema moderno, se aprecia claramente que al mismo tiempo que mantiene las variaciones naturales del Ryu, intenta desarrollar una normalización de base con la implementación de nuevas formas creadas para este fin, como por ejemplo los katas Pinan (Heian).

Un Ryuha, es una facción de una facción, es decir, se trata de una variación de un Ryu creado por uno de sus discípulos destacados. El discípulo no ha roto completamente con las enseñanzas del Ryu, pero ha desarrollado una variante que es notablemente diferente de la línea original, pero que conserva las características básicas del Ryu. Este Ryuha entonces, se convierte en un linaje diferente a la línea original, un tributario, si se quiere. Esto puede considerarse al entendimiento popular como Escuela, sigue al Ryu original, pero tiene variantes anexadas.

ESTILO Y CAMINO (RYU Y DO)

A causa de las enormes diferencias entre sistemas recientemente desarrollados, el karate-do como arte moderno conserva dentro de si sus sistemas Ryu. Así, mientras una escuela como el Shito-ryu puede tener el kata Kushanku, este es diferente de un Kanku de Shotokan, que será diferente de un Kushanku del Shorin-Ryu.

El judo, como forma de “do” que no es ni más ni menos que un tipo «moderno» de arte marcial y que acentúa el desarrollo de la mente, el cuerpo y el espíritu sobre la defensa propia o métodos de combate, pero que es solamente judo. Puedes tener un estilo Kodokan de judo, un estilo de colegio japonés, un estilo Olímpico, pero porque todo esto está englobado, no hay ningún Ryu en el judo.

El judo es tan maleable en técnicas, y es tan razonable en su uso científico de los métodos de agarre orientados a la competición, que continúa creciendo e innovando en su complejidad técnica. De hecho, es realmente difícil innovar y crear algo «completamente nuevo bajo el sol». La mayor parte de los artistas marciales en este día y época simplemente no somos capaces de tal originalidad.

Lo mismo en kendo. Kendo es aún más antiguo que el judo como forma «moderna» organizada por un comité, resucitado por artistas modernos con objetivos deportivos y filosóficos. Mientras puede haber Ryu en kenjutsu, en kendo hay sólo kendo, y las particulares variaciones de los profesores.

Originalmente el aikido comenzó como una consolidación de técnicas compiladas por Ueshiba Morihei de varios Ryu, pero esta forma moderna desde entonces se ha fisurado y separado, y como se puede considerar, se ha “faccionalizado” en grupos legítimamente diferentes de pretendidos Ryu. Pero en general, uno todavía puede ver un tono similar que une a un practicante del estilo Tomiki, por ejemplo, a un practicante del estilo Yoshinkan, a un practicante del estilo Aikikai; todo lo cual es notablemente diferente de Daito-ryu, por ejemplo.

El Iaidō es un arte interesante; Zen Nihon Seitei Gata son las formas estandarizadas a las cuales se adhieren la mayor parte de los practicantes de Iaidō, y que están por encima a los distintos Ryu de iai existentes.

No sucede esto con la actual moda en artes marciales (denominada mix martial arts) establecidas en USA o Europa, que engloban la mezcla de técnicas, pensando que si ponen juntos todos los sistemas se obtendrán técnicas mejores debido a la suma de sus partes… Para un tradicionalista como yo, sin embargo, lo que veo es únicamente una mezcolanza que sin negar su efectividad no encuentra los principios de costo beneficio más allá del espectáculo que brinda al mejor ¨estilo¨ de circo romano. Cuestión de puntos de vista, ya que la riqueza de la técnica de un Ryu hace que posiblemente no nos alcance la vida para llegar a dominarla en su totalidad, con lo cual agregarle mas no lo complementa, sino lo distorsiona… Siempre recordando que la efectividad va a tener como elemento fundamental al individuo, este será definitivamente el factor desequilibrante y quien debería poder lograr el mejor resultado con el mínimo esfuerzo.

En el deporte, la innovación es buena. El Judo Olímpico, por ejemplo, es constantemente modificado por influencia de otras maneras de lucha cuerpo a cuerpo, que se incorporan dentro del marco de las reglas y regulaciones de competición del tipo “randori”. El Karate-do se ha beneficiado (aunque habrá quienes opinamos que también se ha sufrido) con el intercambio de métodos en los torneos abiertos entre exponentes marcadamente distintos; los practicantes de estilos Koreanos pueden aprender técnicas de mano de los practicantes de estilos Okinawenses, los practicantes de estilos japoneses pueden aprender técnicas de pateo de los practicantes de estilos koreanos, etc.

Cuando se hace apropiadamente, tal fertilización cruzada es buena para el crecimiento de las formas modernas. Es por lo general desastroso, sin embargo, cuando algunos iluminados con un conocimiento sólo superficial de las técnicas intentan mezclar y emparejar métodos diferentes para crear su propio e «innovador» el estilo, instantáneamente «clásico», que por lo general termina sobre la cubierta de alguna revista de artes marcial y luego se desvanece cuando la siguiente moda excita a la lectora audiencia.

Es un poco más complejo cuando esta innovación deviene desde dentro de un Ryu koryu o sistema marcial clásico y antiguo. Recuérdese que un Ryu es el flujo desde una fuente. Si innovas demasiado, se corta el vínculo del Ryu con sus orígenes. También puedes cambiarlo tanto que sea irreconocible como un estilo particular. Lamentablemente hoy eso se observa muy a menudo…

Podemos ver cada vez con mayor y triste frecuencia que los ¨Grandes Maestros¨ contemporáneos denigran los estilos clásicos pero sin embargo mantienen toda la parafernalia de las artes marciales asiáticas clásicas, incluyendo el cinturón negro, traje de entrenamiento, y (sobre todo) la redundancia de títulos y nominaciones de sonido e interpretación oriental. Algo marcadamente hipócrita si se mira bien.

Un Ryu clásico deja de serlo si la innovación lo hace totalmente irreconocible.

Aquellos con un enfoque más práctico pueden argumentar que el mantenimiento de las formas clásicas es irrelevante en estos días y época. Sostienen que el aprendizaje de la habilidad de luchar con las armas del kobudo clásico y que era el perfecto complemento del guerrero, no tiene sentido en este día y época, asegurando que su manera es mejor. Esto generalmente significa que están enseñando una combinación de elementos “útiles para la calle” pero con técnicas sin vínculo alguno, tal vez usando accesorios modernos, como cadenas de bicicleta, cuchillos de lucha, etc.

Claro que esto no es de mi gusto, en mi propia y elitista opinión, pienso que tales extraños pensamientos fuera de la lógica, atacan la verdadera razón por la que el «Ryu» ha sobrevivido en el tiempo. El hecho de haber sido teorizado y extraído de situaciones prácticas contemporáneas, no lo reemplaza. El «Ryu» clásico es atemporal, no puntual.

El Ryu apenas cambia, fluye, ya no desde el presente, sino desde el pasado hasta el presente, y hacia el futuro, sin importar lo que puede deparar este.

Esto, en una época en que la efímera fama se mide en minutos, si no en segundos, es un pensamiento alentador.

AHORA HAGAMOS UNA RESEÑA DE LOS RYU MÁS IMPORTANTE QUE HAY SIN ENTRAR ESPECIFICAMENTE EN LAS ESCUELAS, LO QUE LO HARIA INTERMINABLE:

Existen actualmente más de trescientos Ryu diferentes de Karate, la mayoría de ellos en Japón, lo que da idea de la complejidad de nombrarlos a todos, por lo tanto, sólo lo hare con los más conocidos o los que han dado lugar a otros Ryu o Ryu Ha.

Este gran número de formas de practicar el Karate se debe a las diferentes formas de interpretación de las técnicas o a la personalidad de los maestros fundadores.

En este caso los más conocidos son por ORDEN ALFABETICO:

CHITO-RYU

Estilo creado en Japón en 1946 por Tsuyoshi Chitose (1898-1984). Un alumno suyo es Masami Tsuroka que es el padre del Karate canadiense. Contiene elementos de Shuri te y Naha te. Chitose había entrenado con Miyagi y Mabuni. Miyagi fue el primero en introducir el Karate en Japón, al que seguiría Funakoshi.

CHOBU-SHORIN-RYU

Escuela del bosque de pinos del medio. Estilo okinawense fundado en 1947 por Zenryo Shimabukuro (1904-1969). Este estilo es llamado también Seibun Ryu. El actual representante es Katsuhide Kochi, en 1955 crea su propio dojo donde enseña un Kata creado por su padre, el ARAN-NO-KATA.

GOJU-RYU

Estilo okinawense fundado en 1930 por Chojun Miyagi (1888-1953). Es uno de los estilos más conocidos y extendidos del mundo. Actualmente hay tres ramas, la Okinawa Goju-Ryu, la Nihon Goju-kai y la rama americana de los U.S. Goju-kai. La rama okinawense da lugar al SHODOKAN de Seiko Higa, el MEIBUKAN de Meitoku Yagi, el JUNDOKAN creado por Eiichi Miyazato y el SHOREIKAN de Seikichi Toguchi. La rama japonesa está representada por Gogen Yamaguchi. Este maestro entró en la leyenda del Karate, donde escribió su nombre con letras de oro. Un alumno suyo muy celebre fue Masutatsu Oyama, fundador del Kyokushinkai. En el 1980 Masafumi Suzuki crea una nueva rama en el Goju-Ryu japonés, el SEIBUKAN (el sagrado templo marcial).

GENSEI-RYU

Creado en Okinawa por Seiken Sukumine. Es la escuela que busca encontrar la razón profunda del karate-do. Estilo Shurite.

ISSHIN-RYU

Escuela de un solo corazón. Estilo okinawense creado por Tatsuo Shimabuku en los años 50. Su hijo Kiichiro Shimabuko es el actual gran maestro. Tiene 8 katas a mano desnuda y 7 de Kobudo. Las de mano desnuda son: Chinto, Kushanku, Naihanchi, Sanchin, Seiunchin (Seienchin), Sesan, Unsu y Wanshu.

ISHIMINE-RYU

Estilo okinawense creado por Shinei Kaneshima. Alumno de un maestro llamado Ishimine. Tiene tres katas: Kamate-sanchin, Naihanchi y Passai.

KOBAYASHI-RYU

Fue creado en 1929 por Chosin Chibana, en la ciudad de Shuri (es el heredero de Itosu – Matsumura –Sakugawa). Este nombre en japones es Shorin ryu o pequeño bosque. Varias escuelas se desprenden del estilo, como: Kyudokan de Higa Yuchoku, Shidokan de Miyahira Katsuya, Shobukan de Nakama Chozo y Shorinkan de Shugoro Nakazato.

KUSHIN-RYU

Creado en 1937 por Kensei Kinjo (alumno de Chibana y el quinto graduado por este como noveno dan), en Osaka. Un discípulo suyo Shintaro Yoshizato introduce el estilo en Okinawa en 1960.

KOJO-RYU

Creado en Okinawa. Es una creación familiar, el fundador de la tradición fue Kojo-Uekata. Estudia en China diferentes formas de lucha, cuando vuelve a Okinawa continúa enseñando el Kenpo chino. Posee seis katas a manos desnudas: Haku-ryu (dragón blanco), Hakko (tigre blanco), Hako-Tsuro (garza blanca), Ten (cielo), Ku, Chi (tierra) y dos katas con armas.

KOEIKAN-RYU

Creado en 1952 por Eizo Onishi. Significa templo del honor. Las características son el respeto al honor, coraje, humildad, autodisciplina, etc. Los Kata son de Naha te y del Shuri te. Practica el combate al contacto pleno, pero con protecciones de seguridad.

KYOKUSHINKAI KAN

“Escuela de la última verdad”. Es uno de los estilos más duros del karate japonés. Creado en los años 50 por Matsutatsu Oyama, coreano de nacimiento, pero japonés de adopción. Innumerables son las ramas desprendidas de este tronco luego de la desaparición de Oyama Sensei…Se calcula que unas 70.

MATSUBAYASHI-RYU

Escuela del bosque de pinos. Creada en 1947 por Shoshin Nagamine. En este estilo se encuentran muchos katas en su forma original de Tomari-te. A la muerte del sucesor natural Takayoshi Nagamine hijo del fundador el estilo sufrió varias fracturas.

MUSHINDO-RYU

Creado por Ryusho Otomo en Okinawa en el año 1950. Estudia el Uechi-Ryu y el Pangai-Noon, el boxeo chino ancestro del Uechi-Ryu.

REMBUKAI

Asociación para el entrenamiento de las artes marciales. Fue fundado en 1940 en Tokio y primeramente se llamaba Kanbukan (lugar de entrenamiento de las artes marciales coreanas). El fundador fue un maestro de escuela coreano llamado Geka Yung. En el 1949 este maestro vuelve a Corea. Otro maestro fue Hiroyasu Tamae nacido en 1906. Este fue alumno de Shiroma Gukusuma. También entrena Kempo chino en Pekin, en Okinawa el Naha te y el Bo. Este maestro es el que más influencia ha tenido en el desarrollo del Rembukai. En 1945 dos jóvenes, Norio Nakamura 4º dan en Kempo y 2º dan de Judo, y Minuro Okamoto comenzaron a estudiar en el Kanbukan y se convirtieron en líderes del Rembukai.

RYU-KYU-SHORIN-RYU

Creado en Okinawa por Seijin Inamine, Ryusho Goya, Kojun Nakishi, Hiroshi Shinya y Soko Toguchi. Fueron alumnos del fundador del SHIMABUKU SHORIN RYU.

RYUEI-RYU

Creado en Okinawa por Nakaima Kenko (1911-1990). Enseña también el manejo de todas las armas tradicionales de Okinawa. Un discípulo de Nakaima es el famoso Sakumoto Tsuguo.

SHINDO-SHIZEN-RYU

Creado en 1934 en Japón por Yasuhiro Konishi. Discípulo de Funakoshi y de Choki Motobu.

SHIROMA SHITO-RYU

Creado en Okinawa por Shiroma Shinpan. Características de Naha-te y Shuri-te. Los katas del estilo son los 5 Pinan, 3 Naihanchi, Kushanku Dai y Sho, Sanchin y Chinto.

SHITO-RYU

Creado por Kenwa Mabuni en 1934. Recibe la enseñanza de Anko Itosu por Shuri te y de Kanryo Higaonna por el Naha te. Del Shuri te saca la rapidez, el shuto uke y el kakete, del Naha te la potencia, la fuerza del tanden, la musculación especifica. El kata Sanchin es muy representativo de esta escuela. Este estilo comprende tres aspectos: Shin, Gi, Tai (el corazón, la técnica, el cuerpo). Hay que buscar un justo equilibrio entre estos tres aspectos. La característica más importante del estilo es la fidelidad a las formas originales. Se trabaja con armas, se parte de la base de que, si se conoce el manejo, es más fácil defenderse de ellas. Este estilo se dividió en varios grupos, los más representativos son: Grupo Kenei Mabuni, grupo Eiji Ogasahara, grupo Tani (Tani-Ha-Shito-Ryu o Shukokai), grupo Tsuneyoshi Ogura (Genbukai), grupo Teruo Hayashi (Hayashi-Ha-Shito-Ryu) y el Seishin-kai (Motobu-Ha-Shito-Ryu).

SHUKOKAI-RYU

Creado en 1948 en Japón por Chojiro Tani. Discípulo de Kenwa Mabuni. También llamado Tani-Ha-Shito-Ryu.

SHOBAYASHI-RYU

Creado en Okinawa por Kyan Chotoku. Los principales alumnos de Chotoku fueron: Nakazato Joen fundador del Shorinji-Ryu, Shimabuku Tatsuo fundador del Isshin-Ryu, Nagamine Shoshin fundador del Matsubayashi Ryu y Shimabuku Eizo fundador del Shimabuku Shorin-Ryu.

SHORINJI-RYU KENKOKAN

Creado por Kori Hisataka en 1946. Crean el Koshiki karate, combaten con protecciones en el pecho y en la cabeza, las manos sin guantillas.

SHOTOKAI

Creado por Egami Shigeru Sensei al separarse del Shotokan. Él se considera el heredero del karate de Funakoshi. Dice que el karate de la JKA se aleja en dirección opuesta de las enseñanzas del maestro. No acepta la competición, dice que va en contradicción con el espíritu del karate-do. Su práctica genera un trabajo de fuerza y crispación contra lo que practicaba Funakoshi, que por ejemplo daba el tsuki en descontracción. El maestro Egami dice: «si el cuerpo es limitado, su espíritu puede ir más lejos». Las posturas son muy bajas, descontracción total, hay que actuar naturalmente. Los Kata son los mismos que en Shotokan, los encadenamientos fluidos, sin interrupción. El maestro muere en 1981.

SHOTOKAN

Shotokan es la designación del dojo de Funakoshi. Es el estilo más extendido. Fue popularizado por el hijo de Funakoshi, Yoshitaka. Grandes maestros han pasado por el Shotokan antes de crear sus propios estilos, Otsuka (Wado-Ryu), Egami (Shotokai), Oyama (Kyokushinkai). Un estilo con grandes conflictos internos, unos alumnos seguían a Funakoshi (Egami, Kamata, Obata) y otros a su hijo más partidario de la línea física y deportiva, esta línea es encabezada por Nakayama, considerado el padre del Shotokan. Actualmente la JKA tiene instructores en los cuatro rincones del mundo. La J.K.A. (Japan Karate Association) tiene numerosas escisiones, pero la más importante es la SKIF, dirigida por Hirokazu Kanazawa. Este maestro ha introducido el Tai-Chi en el Shotokan, ha vuelto a las fuentes del arte, se interesa por otros estilos como el Shorin-Ryu.

SHORIN-RYU 

Creado por Sokon “Bushi” Matsumura fue el primer estilo como tal de Tode o Karate Jutsu. Tiene tres ramas principales: Sakunai Hayashi-Ryu, Kobayashi-Ryu y Matsubayashi-Ryu.

SHORINJI-RYU

Fundado por Joen Nakazato en 1952.

MATSUMURA SEITO KARATE

Creado en Okinawa por Hohan Soken. Posteriormente dio origen a lo que hoy se conoce como Shorin Ryu Kenshinkan del Sensei Kise Fusei.

TOZAN-RYU

Fundado por Shinsuke Kaneshima.

UECHI-RYU

Creado por Kambun Uechi entre 1942 y 1945. Se inspira en el estilo chino Pan Gai Non (heredero natural Kanei Uechi) inspirado a su vez en el boxeo del tigre, la grulla y del dragón, nunca emplea la mano cerrada. Kambun Uechi solamente enseño tres katas: Sanchin, Seisan y Sanseiryu. Su hijo Kanei crea nuevos bunkai e introduce otros katas. Los katas actuales son: Sanchin, Kanshiwa, Kanshu, Sochin, Sesan, Seiryu, Kanchin y Sanseryu.

WADO-RYU

Fundado por Hironori Otsuka. Es creado a partir del Shotokan, al cual se le añadieron técnicas de Ju-Jitsu. Es la escuela de la vía de la paz. Su símbolo es la paloma, símbolo universal de la paz. Es un estilo fluido, estético, cuyos movimientos respetan las posibilidades naturales del cuerpo. Predomina la noción de la esquiva, lo que realiza de tres formas: Nagasu (aspirar como el agua), Inasu (dejar pasar) y Noru (enrollar). Para unos es un Ju-Jitsu con algo de Karate, para otros es una mezcla de los dos creando un arte marcial aparte. La verdad es que hoy es un estilo muy extendido, sobre todo en las universidades del Japón. El actual maestro es Jiro Otsuka.

Gerardo Balves

Author: Gerardo Balves

Share This Post On

Submit a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.