La transmisión del budo por los japoneses-2

Parte-2 (BUDO más allá de las barreras culturales)

Imagen Paazio

Empecemos por las dificultades o problemas que encuentran los maestros japoneses que buscan transmitir el budo a los extranjeros que quieren construir su práctica de budo.
¿Cuáles son los problemas explícitos e implícitos que enfrentan estos maestros japoneses de budo?

Para los maestros japoneses, una de las dificultades más importantes es la comunicación de las técnicas corporales del budo relacionadas con los aspectos espirituales. Porque, si realmente quieren ser entendidos, se ven obligados a relativizar un poco su concepción de la vida, lo que los lleva a un cierto cuestionamiento de su propia concepción del mundo. No es cosa fácil.

Para avanzar en la práctica del budo, todo el mundo sabe que se necesita concentración, voluntad, convicción, incluso un espíritu inmutable … para poder perseverar durante los años de entrenamiento. Para la mayoría de ellos, los maestros extraen la energía necesaria para nutrir la práctica del budo de la sensación de búsqueda de la perfección. Sin embargo, esta sensación, aun cuando no es muy consciente, procede de un acercamiento encaminado a acercarse al estado de perfección representado por el sincretismo de la imagen de Buda y la de los dioses sintoístas, valor presente en profundidad en la sociedad japonesa. Incluye una intuición que fusiona el mundo humano y el universo cósmico. Es por esto que los japoneses tienden a considerarlo como un valor universal y a asumir que está presente en aquellos a quienes se dirigen, aunque pertenezcan a otra cultura. Este es el problema.

Esta tendencia al universalismo se puede expresar con generosidad en una situación cómoda, pero cabe señalar que fue una de las justificaciones de la ideología de dominación mundial durante la Segunda Guerra Mundial. No es casualidad que durante las guerras, el budo se confundiera fácilmente con un nacionalismo que de hecho excluía cualquier valor de la vida que no fuera el del Japón imperial.

La constancia y la tensión del esfuerzo exigido por el budo tienden a reforzar la visión de la universalidad del valor de la vida llevada por el camino porque tener varias visiones puede llevar en el «mayoï» (la pérdida de rumbo a seguir). Budo desarrolla la fuerza para ir directamente a la meta, a veces incluso a expensas del pensamiento crítico.

Sin embargo, la posibilidad de practicar el budo con el objetivo de formar al hombre, con una difusión de sus disciplinas a escala planetaria, es un tema actual de discusión en Japón. Desde mi punto de vista, solo tiene sentido si encontramos otra forma de capturar lo esencial del budo, liberándolo de la cosmogonía japonesa. Es esta dimensión del budo japonés la que estoy tratando de definir. Solo esto permitiría comunicar en la cultura occidental lo que es esencial en el budo.

Para ir más allá, creo que no hay un solo budo, sino múltiples posibilidades en la práctica y la apreciación del budo. En esta situación, me atrevo a decir que la mayoría de los maestros japoneses, especialmente los ancianos, son poco conscientes de la pluralidad de visiones de la vida que enfrenta hoy el budo. Esto se debe principalmente a su educación y también a las barreras del idioma y la falta de experiencia en comunicarse con extranjeros …

Hay que reconocer que pocos profesores están dispuestos a comprender sistemas de pensamiento distintos a los japoneses, especialmente cuando se trata de la práctica del budo. Para la mayoría de los maestros mayores, el budo es único y, por lo tanto, la comunicación del budo solo puede ser unilateral: del maestro a los estudiantes y del japonés a los extranjeros.  Para ellos es impensable que el concepto de budo sea reexaminado y pueda ser modificado o aclarado por el contacto cultural con extraños.

Sin embargo, en la actualidad, encuentro el momento de reconsiderar y aclarar el concepto de budo, ya que la práctica del budo se ha convertido en una práctica global y esta situación me parece que se está fortaleciendo.
Los maestros japoneses suelen ser muy generosos con los extranjeros siempre que no se altere su punto de vista. Creo que este hecho se deriva principalmente de la ilusión de comprensión que mantiene la insuficiencia de la comunicación lingüística.

Cuando esto se disipa y se revela el malentendido, pueden parecer egocéntricos, incomprensibles, herméticos a sus estudiantes europeos. Creo que algunos devotos han tenido este tipo de experiencia.

Me atrevo a señalar estos aspectos positivos y negativos ya que me parecen reflejar problemas fundamentales que debemos superar para el budo del futuro.

Sin embargo, si los maestros japoneses no son capaces de guiar o comunicar correctamente el budo al mundo exterior, el budo fuera de Japón corre el riesgo de tomar un rostro irreconocible al perder lo que lo hace su cualidad específica.

Especialmente para el kendo, la responsabilidad de los maestros japoneses es tanto más pesada que en Japón, los maestros de alto nivel son incomparablemente más numerosos que en otros países. Su responsabilidad es múltiple y pesada ya que, en mi opinión, es la única disciplina del budo actual donde la idea del budo se conserva en todo su sentido a través de la práctica del combate.

Mientras que las otras disciplinas del budo para unos se fusionan con los deportes de combate o para otros se limitan a la práctica casi exclusiva del kata, que da, aunque erróneamente, la impresión de prácticas folclóricas. También hay que reconocer que hoy el valor del kendo está amenazado hasta el punto de hacer frágil su base.

En esta situación, la responsabilidad de los maestros y seguidores japoneses es primero preservar y desarrollar el patrimonio cultural, kendo y budo; segundo, comunicarlo y transmitirlo a otros. Para ello, es necesario tener una visión amplia del mundo del budo para poder analizar y comprender la situación actual en Japón y otros países, y desarrollar una teoría y un método de comunicación del budo que pueda responder plenamente a ella.

Por estas razones, creo que es necesaria una evolución y una progresión de los maestros e investigadores japoneses y que es decisiva para el futuro del budo.

Continuara….

Ir artículo anterior –(BUDO más allá de las barreras culturales)

Fuente: tokitsuryu.com

Kenji Tokitsu

Author: Kenji Tokitsu

Share This Post On

1 Comment

  1. Avatar

    Muy de acuerdo. Como siempre el maestro tokitsu nos deleita. Con sus sabias, valientes, flexibles y visionarias ideas. Felicitaciones.

    Post a Reply

Responder a Roberto González haramboure Cancelar la respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Acepto las cookies que pueda usar esta web para su correcto funcionamiento.    Más información
Privacidad