Si te pasas de listo, vuelves a ser tonto.

Me gusta escribir sobre vivencias.

Es muy educativo.

Así, mientras escribo, las asimilo mejor.

Lo que evoco a continuación es reciente. Y es a propósito de las idioteces que a veces hacemos las personas. Sobre lo que me pregunto si es porque venimos con esa propensión o nos construimos poco a poco. A ver, para decirlo claro: si los tontos nacen o se hacen.

Antes de nada y para entrar poco a poco en tema, dire que quién te quiere imponer el pensamiento que cree su beneficio, trata de adoctrinarte. Y si además, te habla mal de otro a sus espaldas hablará mal de ti a las tuyas. Comportamientos de quien se ha pasado de la raya, para dar la vuelta al mundo de listo a tonto.

¡¡¡Se supone que somos inteligentes!!!

Pero, la mayoría de la gente no sabe que la inteligencia esta muy desvirtuada en ese comportamiento y creo que tampoco sospecha que no lo sabe. Por eso voy a explicar lo que yo entiendo, desde cero.

La explicación palpita primero bajo la confusión entre erudición e inteligencia.

Quien acumula datos en su cabeza es un ERUDITO.

Pues bien, la capacidad de manejar esos datos se denomina INTELIGENCIA. 

Sentado lo anterior, he de seguir argumentando que, poco se habla y por algo será, sobre la SABIDURIA. Se denomina así al verdadero conocimiento que aporta la experiencia. El que  se fundamenta en desaprender tantos datos y quedarse con lo esencial, con la simplificación que aporta la experiencia. 

Es como el karateka que tras muchos años de aprender cientos de katas, se da cuenta del denominador común de todos y pasa a centrarse en lo que sirve, dejando de lado la acumulación de movimientos que no llevan a ningún lado. 

Pues bien, si la sabiduría, evoluciona a lo práctico… da en la PRUDENCIA. Término que se entiende vulgarmente de forma muy minimalista, en el sentido de ser discreto y calcular los riesgos. Pero su significado de pleno es sinónimo de «sabiduria práctica» y acostumbro a explicarlo con el ejemplo de un torneo de karate de ficción. Un torneo en el que al final del mismo regalaban a libre elección una medalla de oro y otra de plata. La medalla de oro era elegida por el niño mas inteligente del momento. Pero la de plata la recogía siempre el mismo.

Un sabio quiso conocer el porqué y le preguntó:- Porqué eliges siempre la medalla de plata pudiendo elegir la de oro que vale más? 

Y el niño le respondió:- Porque si elijo la de plata no me retirarán del juego al no ser peligroso por arramplar la de oro; y seguiré siempre en el mismo. Y así es como estoy llenando la casa de medallas de plata. 

Eso es la sabiduría práctica o PRUDENCIA.

En el espectro de la inteligencia, pero en las antípodas de la prudencia, se encuentra el LISTO. Cuya cualidad es la del inteligente que se enfoca a lo sagaz, lo rapido inmediato que le aporte beneficio. A dicho personaje, le hablas de cómo enfocar un asunto para su beneficio o el de otros y estará retrucando sobre comentarios adoctrinantes para sacar ventaja de ti o de otros…y simultáneamente mostrará las feas pezuñas de su ego por encima, para influenciarte más. Esta es una conducta que puede aportar a este personaje gratificación inmediata, pero es una gratificación de patas cortas, porque avanza siempre con pies de paloma hacia la incapacidad de sustraerse a entrar en un círculo vicioso, en el que la ventaja se saca de creer que los demás son cada vez más incompetentes. Así es como, en toda su brillantez, cuanto más astuto piensa que es, más imprudente se muestra. Tanto que pierde toda eficacia, toda credibilidad, así como la razón, que es secuestrada por sus inadecuadas emociones e intenciones.  Y así es como…cuando se pasa de listo, vuelve a ser tonto.

Como corolario, se desprende de este análisis sobre si «los tontos nacen o se hacen»;  que…los de este último género se hacen.

Felix Bargados Diaz

Author: Felix Bargados Diaz

Share This Post On

1 Comment

  1. Avatar

    Muy buenas, me gusta mucho aprender de este artículo, está muy bien dicho, pero me crea muchas dudas al respecto. Por ejemplo, no expresar lo que uno sabe por temor a caer en el sabelotodismo. Me pasa muy a menudo, cuando mi maestro sensei expresa imparte su clase y por respeto hacia él y mis compañeros de cinturones superiores, no expreso lo que yo pienso o lo que si sé. Suena a conflicto mental verdad? Supongo que habrá que encontrar el momento adecuado como dice el Dr Puig y no buscar certezas. Un saludo.

    Post a Reply

Submit a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Acepto las cookies que pueda usar esta web para su correcto funcionamiento.    Más información
Privacidad