WADŌ KAN KARATE CLUB

 LOS ANTECEDENTES 

Alfredo Golpe Pérez nació en Santiago de Compostela, pero se crio en La Coruña, donde en la década de los 60 jugó en el club de fútbol Imperátor OAR y en el Club Maristas de balonmano, consiguiendo ser Campeón de España en este deporte. Posteriormente se trasladó a Huelva donde estudió la carrera de Ingeniería Industrial en el Instituto Politécnico de La Rábida. Allí conoció a su primer sensei, Mariano Crespo Blázquez, quien le impartió el estilo Shitō-Ryū. En 1975 se proclamaría Campeón de Andalucía de Karate en la modalidad de kumite, lo que le valió para disputar el Campeonato de España en su tierra, La Coruña. Posteriormente se trasladaría a Madrid por motivos laborales. Es en la capital donde conoció a su segundo sensei, el japonés Moriya Saito, alumno directo de Hironori Ōtsuka, fundador del estilo Wadō-Ryū. 

1976, Madrid. Moriya Saito, Tatsuo Suzuki y Alfredo Golpe.

Paralelamente un grupo de jóvenes moralos aficionados a las artes marciales iniciaron, de manera totalmente autodidacta, el difícil camino de aprendizaje del karate, sin más referencias que algunos libros, revistas y películas de ese género, y ni más gimnasios que las viejas dependencias del casi abandonado y destartalado Hospital Antipalúdico, actual edificio de los Juzgados de Navalmoral de la Mata. Estos incipientes karatekas comenzaron a recibir clases de alumnos de Domingo Martínez García y de Andrés Congregado Ciudad, quienes viajaban desde Cáceres y Talavera de la Reina, respectivamente, para impartirlas de forma remunerada. 

En 1977, Alfredo Golpe es contratado para trabajar en la Central Nuclear de Almaraz, y en los carnavales de ese mismo año, los incipientes karatekas moralos deciden desfilar vestidos con los karateguis para promocionar el karate en su municipio. Es así, como Alfredo, quien se encontraba entre el público, les ofreció impartirles clases sin recibir nada a cambio. Los jóvenes aceptaron sin dudarlo. Durante algún tiempo estuvieron entrenando en las antiguas escuelas del barrio de Las Minas, y luego en el gimnasio del entonces “Instituto de Enseñanza Media”, actual I.E.S. Augustóbriga. 

Finalmente, en septiembre de 1977, alquilaron un local con entrada por la calle Benito Pérez Galdós. Alfredo y sus alumnos se encargaron de adecentarlo y adaptarlo con sus propias manos para la práctica de su deporte, hasta que estuvo en condiciones para ello; es así como se fundó Wadō Kan Karate Club en Navalmoral de la Mata. 

EL MAESTRO

 

EL DŌJŌ 

El Wadō Kan Karate Club inició su camino a finales de 1977, erigiéndose como el segundo dōjō de karate en abrir sus puertas en Extremadura, pues en 1975 se fundaría el Dōjō Shōtōkan “Ichi” en la Avenida Hernán Cortés de Cáceres, gracias a Domingo Martínez, pionero de este deporte en la región. Además, cabe destacar, que el Wadō Kan Karate Club de Navalmoral de la Mata fue el primer gimnasio extremeño donde se impartió el estilo Wadō-Ryū. 

El japonés Moriya Saito fue una pieza clave en el Wadō Kan Karate Club, ya que a pesar de ser residir en Madrid, siempre estuvo dispuesto a ofrecer sus conocimientos, no sólo de forma indirecta a través de su alumno Alfredo Golpe, sino también de primera mano en varios seminarios que impartió en el dōjō moralo. Su carácter agradable y risueño, encandilaba a los jóvenes karatekas dentro y fuera del tatami. 

Alfredo Golpe supo crear en el Wadō Kan Karate Club una atmósfera de marcialidad basada en el respeto a las tradiciones propias del Karate, lo que convertía cada una de sus clases en una experiencia que iba más allá de lo meramente deportivo. Durante los ocho años que Alfredo impartió clases en Navalmoral de la Mata, centenares de personas pasaron por su tatami, pero sólo siete alumnos consiguieron el Cinturón Negro Primer Dan: Juan Luis Sánchez Rincón, José Ángel Tejera Risco, Felipe Sánchez Rincón, Daniel Fernández Vaquero, Enrique Serradilla Corchero, Julián Muñoz Fernández y Francisco Javier Timón García. A pesar de ello, el mérito de Alfredo fue el de inculcar a cada uno de sus discípulos los valores inherentes al karate, lo que les serviría para cualquier ámbito de su vida. 

LA COMPETENCIÓN 

A finales de la década de los setenta, varios de sus alumnos más aventajados decidieron comenzar a competir en campeonatos locales y comarcales, que organizaba el propio club. Aprovechando las gradas instaladas para los festejos taurinos populares, celebraron varias competiciones ante la mirada de sus vecinos durante las fiestas de San Miguel. 

En los meses siguientes compitieron en un par de campeonatos de carácter amistoso celebrados en Mérida y Talavera de la Reina, con el fin de prepararse para su primer Campeonato de Extremadura, el cual tuvo lugar en Cáceres en 1978, quedando clasificado el club en segundo lugar. En las temporadas siguientes compitieron de nuevo en campeonatos regionales, los cuales se celebraron en las localidades de Jaraíz de la Vera y Plasencia. 

En 1981 fueron invitados a la primera edición del Trofeo Saito en Madrid, evento donde consiguieron varias medallas. Dos años después, en 1983, consiguieron quedar campeones de Extremadura en el campeonato regional que se celebró en el Polideportivo de Navalmoral de la Mata. 

Esa victoria les valió para disputar el Campeonato de España en Madrid, donde cayeron derrotados en la primera fase ante un club asturiano. Sin lugar a dudas, competir a nivel nacional para un club tan humilde fue todo un éxito, es así que decidieron aprovechar para realizar una exhibición ante sus paisanos para promocionar el karate en la comarca del Campo Arañuelo. Posteriormente seguirían compitiendo a nivel regional, consiguiendo disputar otro nacional en Valencia. 

LA DESCENDENCIA 

En 1985, Alfredo se mudaría al Barrio de los Remedios en Sevilla, ciudad donde fallecería en 2020. Tres años antes se reencontraría con sus antiguos alumnos en una cena que celebraron en su honor, y al año siguiente, en 2018, el Ayuntamiento de Navalmoral de la Mata le reconocería en la Gala del Deporte moralo, la excelente labor que hizo en este municipio y en Extremadura, pues fue el pionero del estilo Wadō-Ryū en esta región. 

Alfredo falleció, pero nunca murió su filosofía, puesto que cuatro de sus alumnos se convirtieron posteriormente en maestros. José Ángel Tejera Risco, actualmente Tercer Dan, le sucedió en el mismo Dōjō hasta 2007, año en que fundaría el Holiday Fitness, en el número 28 de la calle Antonio Concha de Navalmoral de la Mata, gimnasio que a día de hoy sigue activo. Fue el primer Director del Departamento de Goshin de la FEXK, así como su primer Juez de Tribunal y su primer Árbitro. Uno de sus mejores alumnos es Juan José Pérez, quien se proclamaría Campeón de España del estilo Wadō-Ryū. 

En 1985, Juan Luis Sánchez Rincón, actualmente Cuarto Dan, fundó, junto a su hermano Felipe, en la calle José María Pérez Lozano, el Dōjō JUN-FE, que cerraría sus puertas en 2008. Su mejor alumno fue su propio hijo, Juan Luis Sánchez Calderón, quien en 2002 quedaría Campeón de España Juvenil en la modalidad de kumite, consiguiendo de esta forma ser el primer karateka extremeño en colgarse una medalla de oro en un campeonato nacional. Más adelante ganaría la medalla de bronce en el Campeonato de Europa de Wadō-Ryū, celebrado en París en 2007. 

También fue alumno de Alfredo, Daniel Fernández Vaquero, actualmente Tercer Dan, quien lleva desde 1985 impartiendo clases en el Gimnasio Municipal Wadō-Ryū de Almaraz, desde 1994 en el Gimnasio Miguel Ángel de Navalmoral de la Mata y desde 1997 en la Escuela de Karate de Talayuela. Entre sus alumnos más destacados podemos nombrar a los almaraceños Miguel Ángel Trejo Canelada, su primer Cinturón Negro, quien se proclamó en 2011 Campeón del Mundo en la modalidad de Kata Creativa, en el campeonato celebrado en la ciudad italiana de Marina di Carrara; y a Lydia Curiel Mateo, que entre las medallas que se ha colgado en la modalidad de kata, destacan la de oro lograda en 2016 en el Open Internacional de Shitō-Ryū celebrado en Leganés y la de bronce conseguida en la 1ª Fase de la Liga Nacional de Karate de 2017 que tuvo lugar en Bilbao. 

Por último, otro de los discípulos de Alfredo, Marco Antonio Postigo Jiménez, actualmente Tercer Dan, fundó en Madrid el Club Karate Postigo, en el año 2014. Actualmente imparte clases en Aranjuez y Seseña, junto a su hija Laura Postigo Martín, quien en 2021 consiguió un magnífico cuarto puesto en la I Copa de España de Estilos de Karate, celebrada en Leganés. 

Avatar

Author: Rincondeldo

Share This Post On

Submit a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Acepto las cookies que pueda usar esta web para su correcto funcionamiento.    Más información
Privacidad