Ascenso… ¿Qué significa exactamente?

 Michael Clarke

Nunca me he preocupado mucho de subir de grado, los grados van y vienen; definitivamente, nunca he pedido uno, aunque sí que hablé del tema una vez con Higaonna Morio sensei cuando estaba entrenando con él en Tokyo en 1987. Habiendo cambiado de Shito-ryu a Goju-ryu  casi cuatro años antes, no tenía ninguna estatus en Goju-ryu  antes de mudarme a Australia, y él pensó que debería tenerlo.

En mi reciente visita a Okinawa, mi sensei de Kobudo, Hiroshi Akamine, sacó el tema por primera vez en los seis años que llevo visitando su dojo. El año pasado, Yasuda Tetsunosuke Sensei me invitó a examinarme para ascender en la escala de grados, tres veces, a decir verdad, pero todas ellas decliné, con respeto y mucho tacto. Pero no muchas veces puedes salirte con la tuya y no cumplir con los deseos de tu sensei (o senpai). Muy a menudo en el mundo del Karate y de Kobudo las sugerencias e invitaciones de tus superiores son cualquier cosa excepto eso.

Muchísima gente persigue el grado, como si un “dan” extra concediera algún tipo de conocimiento o capacidad; en realidad es al contrario, porque si tu capacidad (y lo que es más importante: tu carácter) no se ve reflejado en tu grado, entonces se hace evidente lo absurdo de tu situación. Aquellos que ascienden a otros tienen que tener mucho cuidado, porque el grado que otorgas dice tanto acerca de ti como acerca de la persona a quien se lo das.

Hace cuarenta años, era muy habitual suspender un examen de grado en Karate, pero eso ya no es así ahora… ¡Algo huele!

Michael_Clarke_con_alumnos

Cuando asciendes a un alumno, te estás retratando a ti mismo.

Fuente: Promotion…what does that mean exactly?

Traducción al castellano: El artículo ha sido extraído del blog “Shinseidokan Dojo en Español” de Víctor López Bondía [Con la autorización de Michael Clarke]
Michael Clarke

Author: Michael Clarke

Share This Post On

2 Comments

  1. Buenos días,

    Creo que se piensa demasiado en los grados, un grado es un reconocimiento por el que se paga y una motivación extra para seguir entrenando, digo extra por que como el que corre, nada o juega a la peonza o hace ganchillo, la motivación es pasártelo bien.

    Cumples tu tiempo federado, pagas, pasas una prueba, das el nivel, el cinturón es tuyo. Lo que no quiere decir que seas un iluminado sencillamente cumples el programa.

    Otra cuestión de la que se suele hablar es del cambio del carácter o personalidad del karateka, al llegar a cierto grado se es maestro, un iluminado.

    No hay ninguna prueba psicológica que forme parte en el examen en la que se valore la humildad, el respeto ni nada parecido, la prueba es técnica, conocimiento de aplicación y teoría, se es un maestro técnico, no hay que buscar nada más en un alto grado, creo que no hay que mitificar con el asunto de los danes.

    Un saludo.

    Post a Reply
    • Efectivamente Abrahan, estoy de acuerdo con tu apreciación, es la persona la que da valor al grado y no a la inversa. Tampoco hay que dramatizar con relación a la adquisición de grados, para unos tiene un valor estético, para otros de reconocimiento de méritos o premio a su esfuerzo, algunos porque se creen que son “más”.
      Los tribunales de grado solo pueden valorar como apuntas los conocimientos técnicos, físicos o la actitud, pero no pueden valorar el esfuerzo diario, tus limitaciones las horas de práctica, etc.
      Indudablemente cada uno tendrá una opinión con relación a los grados y seguirá siendo motivo de discusión.

      Un saludo

      Post a Reply

Submit a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *