La Grulla Agradecida. Cuento Japonés
Abr08

La Grulla Agradecida. Cuento Japonés

Erase una vez un joven que vivía solo en una casita al lado del bosque. De regreso a casa durante un día de invierno bastante nevioso, oyó un ruido extraño. Se puso a caminar hacia un campo lejano de donde venía el sonido, y allí descubrió una grulla tumbada sobre la nieve llorando de dolor. Una flecha incada en el ala tenía, pero el joven, muy cariñoso, se la quitó con mucho cuidado. El pájaro, ya libre, voló hacia el cielo y desapareció. El hombre volvió a casa. Su vida era muy pobre. Nadie le visitaba, pero esa noche a la puerta sonó un frap-frap-frap. “¿Quién será, a esta hora y en tanta nieve?” pensó él. ¡Qué sorpresa al abrir la puerta y ver a una mujer joven y bonita! Ella le dijo que no podía encontrar su camino por la nieve, y le pidió dejarla descansar en su casa, para lo cual él fue muy dispuesto. Se quedó hasta el amanecer, y también el día siguiente. Tan dulce y humilde era la mujer que el joven se enamoró y le pidió ser su esposa. Se casaron, y a pesar de su pobreza, se sentían alegres. Hasta los vecinos se alegraban de verlos tan contentos. Pero el tiempo vuela y pronto llegó otro invierno. Se quedaron sin dinero y comida, tan pobres como siempre. Un día, para poder ayudar un poco, la mujer joven decidió hacer un tejido y su marido le construyó un telar detrás de la casa. Antes de empezar su trabajo ella pidió a su marido que le prometiera que nunca entraría en el cuarto. El lo prometió. Tres días y tres noches trabajó ella sin parar y sin salir del cuarto. Casi muerta parecía cuando la mujer joven por fin salió, a su marido le presentó un tejido hermoso. El lo vendió y consiguió un buen precio. El dinero les duró bastante tiempo pero cuando se acabó todavía seguía el invierno. Otra vez se puso a tejer la mujer joven, y otra vez su marido le prometió que no entraría en el cuarto. Fueron no tres sino cuatro días cuando ella, viéndose peor que la vez siguiente, salió del cuarto y le dio a su marido un tejido de tan gran maravilla que, al venderlo en el pueblo, consiguieron dinero suficiente para dos inviernos duros. Más seguros para el futuro que nunca, desafortunadamente el hombre se hizo avaro. Atormentado, tanto por el deseo de ser rico como por los vecinos siempre preguntándole que cómo se podía tejer sin comprar hilo, el joven le pidió a su mujer hacer otro tejido. Ella pensaba que tenían bastante...

Read More
Diferencia entre el bien y mal
Mar06

Diferencia entre el bien y mal

El discípulo preguntó al maestro zen: -¿Cómo puedo distinguir el bien del mal? -Es una pregunta tonta. Reflexiona y respóndeme tú mismo. Después de reflexionar, dijo el discípulo: -Es muy sencillo. Todo aquello que puede destruir las cosas hechas con amor es el mal. -¿Has visto alguna vez un tigre? Cuando el tigre sale en busca de comida para sus hijos y encuentra en el bosque una hermosa cierva, fruto del amor entre sus padres, ¿acaso no la devora? -Sí -dijo el discípulo-. Me siento confundido. -Lo que va contra nuestra naturaleza es el mal -respondió el maestro-. Todo lo demás es el bien....

Read More
Al final, éstos son mis amigos
Ene25

Al final, éstos son mis amigos

-Este rey es poderoso porque tiene un pacto con el demonio -decía una beata en la calle-. El niño se quedó intrigado. Poco después, mientras viajaba a otra ciudad, el niño oyó comentar a un hombre que estaba a su lado: -Todas las tierras pertenecen al mismo dueño. ¡Esto es cosa del diablo! Al final de una tarde de verano, una bella mujer pasó al lado del niño. -¡Esa mujer está al servicio de Satanás! -gritó un predicador, indignado. A partir de entonces, el niño decidió buscar al demonio. -Se dice que usted hace a las personas poderosas, ricas y hermosas- le dijo el niño, en cuanto lo hubo encontrado. -No es así exactamente -respondió el demonio-. Tu sólo has oído la opinión de los que me quieren aupar.  ...

Read More
El mirlo y las otras aves
Ene13

El mirlo y las otras aves

Un viejo mirlo encontró una miga de pan y salió volando con ella. Al verlo, los pájaros más jóvenes corrieron a atacarlo. Frente al inminente combate, el mirlo tiró la miga de pan a la boca de una serpiente, pensando: “Cuando se es viejo, se ve la vida de otra forma: perdí mi alimento, es verdad, pero puedo encontrar otra miga de pan mañana. Sin embargo, si hubiera insistido en cargar con ella, habría desatado una guerra en el cielo; el vencedor despertaría envidia, los otros se armarían para combatirlo, el odio llenaría el corazón de los pájaros, y tal situación podría durar mucho tiempo. La sabiduría de la belleza consiste en saber cambiar las victorias inmediatas por las conquistas duraderas.”...

Read More
La serpiente asesina
Ene07

La serpiente asesina

En un pequeño pueblo, hace ya muchos años, habitaba una serpiente de enormes dimensiones que atemorizaba a sus habitantes. No podían salir de sus casas de noche, y tenían prohibido caminar por la zona montañosa donde la serpiente habitaba. Pero un día, un joven valiente y atrevido decidió gastar toda su fortuna e irse a aprender lejos, muy lejos, las técnicas para matar serpientes de manos de los más afamados adiestradores de serpientes del mundo. Tras una sentimental despedida se embarcó, ni corto ni perezoso, a su aventura. – ¡Practicaré sin descanso y os libraré de la serpiente! – Aseguró al marcharse. Los habitantes del pueblo le despedían moviendo sus pañuelos en señal de agradecimiento; las mujeres lloraban. Pasaron los meses, pasaron los años, y el joven se entrenaba sin descanso por todas las partes del mundo. Al fin, un día, apareció por el horizonte su figura y, deteniéndose en la plaza del pueblo, comenzó a gritar para que la serpiente apareciese y le atacase. Ya se consideraba preparado para enfrentarse a ella. Lo que más le extrañó es que nadie había salido a recibirle, pero pensaba que quizá estarían demasiado asustados como para hacerlo, o tal vez la serpiente tuviera descendencia y ahora se enfrentaban a más de una a la vez, lo que les hacía recluirse en sus casas más aún. Sin embargo, desde una casa, abriendo una ventana del piso alto, le gritó un hombre: – ¡Cállate ya! – ¡Vengo a libraros de la serpiente, soy yo! – Le habló el valeroso recién llegado, con una mueca de orgullo en su rostro. Pero el otro gritó: – ¡La serpiente se ha muerto hace mucho tiempo, y nos hemos comido su carne en una gran fiesta! ¡Tenías que haber estado para celebrarlo, y no perdiendo el tiempo por ahí! El joven se quedó boquiabierto. Dicen que se fue a vivir a una gruta y no regresó más al pueblo.  No pierdas el tiempo intentando lograr unos fines con recursos equivocados. Medita ante todo lo que necesites y si la tarea requiere lo que tú piensas o bien no es eso lo que se necesita. Tal vez sean tus propios deseos y necesidades, tu propio alter-ego o valor mal encauzado, quienes te llevan a ello. El fracaso no es solamente perder en la acción emprendida, sino equivocar el método para afrontarla, a veces, incluso mucho antes de enfrentarse a...

Read More
Sexto sentido
Dic09

Sexto sentido

Tajima no kami paseaba por su jardín una hermosa tarde de primavera. Parecía completamente absorto en la contemplación de los cerezos al sol. A algunos pasos detrás de él, un joven servidor le seguía llevando su sable. Una idea atravesó el espíritu del joven: “A pesar de toda la habilidad de mi Maestro en el manejo del sable, en este momento sería fácil atacarle por detrás, ahora que parece tan fascinado con las flores del cerezo”. En ese preciso instante, Tajima no kami se volvió y comenzó a buscar algo alrededor de sí, como si quisiera descubrir a alguien que se hubiera escondido. Inquieto, se puso a escudriñar todos los rincones del jardín. Al no encontrar a nadie, se retiró a su habitación muy preocupado. El servidor acabó por preguntarle si se encontraba bien y si deseaba algo. Tajima respondió: – Estoy profundamente turbado por un incidente extraño que no puedo explicarme. Gracias a mi larga práctica de las artes marciales, puedo presentir cualquier pensamiento agresivo contra mí. Justamente cuando estaba en el jardín me ha sucedido esto. Pero aparte de ti no había nadie, ni siquiera un perro. Estoy descontento conmigo mismo, ya que no puedo justificar mi percepción. El joven servidor, después de saber esto, se acercó al Maestro y le confesó la idea que había tenido, cuando se encontraba detrás de él. Humildemente le pidió perdón. Tajima no kami se sintió aliviado y satisfecho, y volvió al jardín....

Read More