Karate Superior: Karate Espiritual
Abr17

Karate Superior: Karate Espiritual

  El Budo japonés, el auténtico y verdadero, siempre se ha identificado un poco con la religión, con los dioses y así sus grandes maestros han alcanzado la categoría de “casi dioses” en el país del Sol Naciente. Pero cuando digo religión me refiero, por supuesto, a las religiones de Japón, patria del karate; es decir, al Budismo y al Shintoismo. en efecto, el enfoque y desarrollo del karate ha ido siempre paralelo a estas dos religiones. Sus motivos tiene y, como veremos también numerosos puntos en común que conforman ese paralelismo. El Budismo, creado por Buda, el “iluminado que fuera Sidarta Gantama”, y desarrollado en la India hacia el siglo VI antes de Cristo bajo dogmas marcados por el Brahmanismo, no tiene unas doctrinas fijas, sino que, más bien, puede adaptarse a cada ocasión según la inspiración, como proclamaba el Maestro de la Secta Zen, dentro del Budismo, Muso Kokushi. Así reza en algunos Monasterios Budistas: “Mil monjes, mil religiones”. El Budismo se basa en la meditación y su principal característica podría ser su especial culto a la muerte. En el siglo VI, en el año 538 concretamente, esta religión que ya había pasado a China algunos siglos antes, lo hace ahora al Japón, tras la enorme influencia de Bodhidarma (Daruma) creador del Budismo ZEN. En Japón ya existía otra religión autóctona, el Shintoismo, sin moral, sin filosofía y sin fundamentos. El Shintoismo o “Camino de los Dioses” da carácter divino y sagrado a cualquier rama, roca, insecto,… reverencia a los espíritus de los antepasados y de los mayores y su principal objetivo es la armonía con la Naturaleza. Por ello sus meditaciones, ritos purificantes,… tienen como base elementos de ésta, a los que otorgan el carácter de “Kami”; es decir, algo divino, aún sin importancia hasta ese momento. Más tarde, incluso edificarán, a veces, sus templos en remotos lugares en torno al “Kami”. !Ah!, el Shintoismo no quiere dar culto a la muerte, a la que margina por no tener vida. Por eso es muy frecuente en Japón que la gente recurra a las dos religiones, al Shintoismo para momentos alegres (bautizos, bodas,…) y al Budismo en el momento de la muerte. en resumen, el Shintoismo da culto a la Naturaleza y busca la armonía con ella. BUDISMO Y KARATE El karate, desde sus comienzos, muy lejanos, en la India y China, ha evolucionado de la mano del Budismo y de Bodhidarma Daruma. Juntos se empezaron a desarrollar en la India, pasaron a China y más tarde al Japón. Pero esa comunión no es casual. Los verdaderos objetivos del karate en ese momento inicial fueron espirituales y...

Read More
Los diez puntos para la práctica del TCC
Abr14

Los diez puntos para la práctica del TCC

Hoy inicio una serie de artículos sobre mi interpretación los diez principios para la práctica del TCC dictados por el maestro Yang Chenfu.   Pero antes de empezar con el primero, me gustaría hacer una (amarga) reflexión. Es tristemente común encontrar gente con bastante tiempo de práctica, que desconoce estos puntos. Pero más frecuente aun es encontrar quien los puede repetir de memoria pero es incapaz de entender su significado y lo que es peor, perpetúan esa ignorancia haciendo referencia a términos abstractos y difusos o que no admiten demostración ni uso práctico alguno.   Ver a un practicante, haciendo referencias a la “energía”, el “espíritu”, pero que es incapaz de percibir que sus hombros elevados y rígidos le impiden moverse, o que una postura “legionaria” con el “pecho fuera”, afecta negativamente a su capacidad para enraizar y moverse con fluidez…, son cosas que me superan, niveles de prepotencia acompañados de ignorancia, que producen vergüenza ajena y reducen al arte que practico a una absurda colección de tópicos y tonterías. Algunas comparaciones, pueden ser odiosas…               Estos puntos los dictó el maestro Yang Chenfu, famoso por su tremenda habilidad marcial. Pero eran un conocimiento reservado de la familia Yang. Principios que dirigían su entrenamiento y explican su habilidad marcial y que además, poco o nada tiene que ver con aspectos esotéricos. Eran las claves por las que se regían artistas marcial de primer nivel para obtener su excelente habilidad, y no un decálogo para chalados que en su vida se han planteado la posibilidad de usar de un modo práctico la habilidad que (y es mucho suponer) se les supone. Estos puntos, cada uno de ellos, requieren una larga reflexión para empezar a entender todo su significado y potencial (personalmente creo que estoy muy lejos de su dominio). En mi práctica, he dedicado periodos que van de los tres meses a los dos años al estudio de un único punto, que he dedicado en cada ocasión, a reflexionar y a relacionar cada punto en particular con cada elemento de la práctica, con cada movimiento, con cada aplicación, con las conclusiones obtenidas en el estudio del resto de puntos… Es además una práctica recurrente, de forma periódica vuelvo al repaso de un único punto, de nuevo durante unos meses. Este método de estudio genera nuevos “descubrimientos” sobre matices que antes podían estar presentes, pero no de forma consciente. Sin este estudio y reflexión, estos puntos se vuelven abstractos, rodeados de un esoterismo, que en general no tiene nada que ver con ellos y que eliminan cualquier posibilidad de uso práctico de los mismos. Hay que apuntar,...

Read More
7 consejos para educar a los niños en el respeto
Abr10

7 consejos para educar a los niños en el respeto

El respeto es uno de los valores más importantes que debemos enseñar a los niños, y no solo el respeto por los adultos y las figuras de autoridad sino también por el resto de los niños y hacia sí mismos. De hecho, la base de una buena convivencia radica en el respeto mutuo, además de ser el terreno donde florece una autoestima sólida. ¿Cómo enseñarles a los niños el valor del respeto? 1. Da el ejemplo Cuando los niños son pequeños aprenden, fundamentalmente, por imitación. Eso significa que, si ven que en casa los adultos se respetan entre sí, aprenderán a respetar a los demás. Es casi imposible evitar los desacuerdos y las discusiones, pero también es fundamental hablar desde una actitud de respeto mutuo. Un hogar donde imperan los gritos y cada quien campa por su respeto, se convertirá en el caldo de cultivo ideal para la intolerancia y la agresividad. 2. Sé amable con tu hijo Palabras como “por favor”, “gracias” y “lo siento” no te harán perder el respeto de tu hijo, todo lo contrario. Los niños son personitas pequeñas que también merecen ser tratadas con amabilidad. Por tanto, si te equivocas, pide disculpas, así le enseñarás a reconocer sus errores y ser humilde. Y si te ayuda, reconoce su esfuerzo y dale las gracias, así aprenderá a valorar el esfuerzo de los demás. 3. Pide su opinión y respeta sus decisiones Cuando tu hijo empiece a crecer, es importante que tengas en cuenta sus opiniones.Siempre que sea posible, pregúntale qué piensa sobre las decisiones que le atañen directamente. También es importante que tenga claro que, aunque en determinados momentos no compartas su decisión, siempre puede contar contigo.   4. Abraza la sinceridad Para respetar a alguien, es necesario confiar en esa persona. Por eso, si quieres que tu hijo te respete, es fundamental que confíe en ti. No le mientas ni le engañes porque se sentirá defraudado y traicionado. Si cree que no puede confiar en ti, no te respetará. Cuando las verdades sean difíciles, intenta buscar las mejores palabras para que tu hijo pueda comprenderlas, pero no se las escondas porque en tu intento de protegerle podrías perder su confianza. 5. Establece normas de convivencia claras En el hogar, es importante que todos los miembros se respeten y tengan su espacio personal, incluidos los niños y las mascotas. Tu hijo debe aprender que no debe molestar a la mascota mientras come y que debe respetar el espacio de su hermano, de la misma forma en que los demás deben respetar su espacio. Establecer normas básicas de convivencia garantiza el respeto común, además de permitir...

Read More
Guía Completa para Padres – Protege a tus Hijos en Internet
Abr07

Guía Completa para Padres – Protege a tus Hijos en Internet

Introducción Hoy en día vemos noticias diariamente sobre el impacto de la tecnología en nuestra vida diaria. Muchos hemos empezado a pensar cómo nos afecta la tecnología a nivel personal, pero… ¿Cuántos de nosotros nos hemos parado a pensar en cómo afecta ésta a nuestros niños? El 85% de las madres afirmó usar la tecnología para mantener ocupados a sus niños. Los niños reciben su primer dispositivo con acceso a internet cada vez a edad más temprana. El mismo estudió reveló que el 83% de los hogares estadounidenses tienen tablets, y el 77% tiene smartphones. Incluso en el colegio, la tecnología está por todas partes. Los profesores marcan tareas que requieren herramientas e investigar en la red, y usan aplicaciones para gestionar las tareas. La tecnología se está adaptando constantemente y está aquí para quedarse, pero muchos no se paran a pensar en el riesgo que implica ésta en cuanto a la ciberseguridad. Un estudio reciente reveló una cifra alarmante: el 68% de los padres nunca supervisa lo que hacen sus hijos en Internet – y la actividad en Internet aumenta año tras año. Para muchos niños, el mundo online es más real que el mundo real. Es vital para el bienestar de nuestros niños que comprendamos lo que ven en la red, tanto lo bueno como lo malo que hay en ella y el impacto que tiene en su bienestar físico y emocional. El problema, como admitiremos muchos de nosotros, es que sentimos que realmente no comprendemos el mundo online. Instagram, Snapchat y Twitter son bastante desconcertantes de por sí, por no hablar de 4chan o TOR. Además, no creemos tener la habilidad técnica necesaria para movernos por este entorno tan complejo. La buena noticia es que no es tan difícil establecer ciertos controles técnicos para proteger a tus niños en Internet. Aún más importante es lo siguiente: lo mejor que puedes hacer para proteger a tus niños es hablar con ellos. Establece límites claros sobre aquello a lo que pueden acceder en la red y cuándo, pero sin olvidar estar ahí para tus hijos cuando cometan un error o hayan ido demasiado lejos. ¿Acaso no es básicamente eso en lo que consiste ser padres? En esta guía completa hablamos de 8 áreas a las que debes prestar atención a medida que navegas por este complejo mundo online. Dependiendo de la edad de tus hijos, no todo será relevante para ti. Entiéndelas no como pautas sobre lo que debes hacer ahora, sino como cosas a las que debes prestar atención a medida que tus hijos crecen. 1.  Teléfonos móviles y apps De acuerdo con una investigación del consumidor de Influence Central, la media de edad a...

Read More
Budo no Riron
Abr03

Budo no Riron

  Los Occidentales tenemos una mentalidad completamente distinta de los Orientales. Es un hecho. Nuestra concepción de vida, nuestra forma de ser y de actuar son distintas y diferentes. Los Orientales ven al hombre como un todo: Cuerpo, mente, y espíritu unidos,como lo hace su Medicina. Y los Occidentales lo separamos todo en sus partes. En el Karate, los Occidentales que hemos heredado una Tradición, sea por lealtad con nuestros maestros, o por lealtad a la propia Tradición, o por el miedo a errar al pensar por nosotros mismos, muchas veces fundamentado en la convicción de no haber aprendido correctamente los fundamentos del Arte, nos hemos convertido en guardianes del inmovilismo. El Karate, tradicionalmente, ha seguido una determinada senda o Camino que se basa, o pasa, por un periodo de sometimiento total a la figura del Maestro, es la Vía de la imitación, sin demasiadas explicaciones, solo imitar los movimientos que se nos enseñan, intentar copiarlos lo mejor posible de la figura que todo lo domina, es decir, de nuestro Maestro, y repetir y repetir hasta perfeccionar lo aprendido. Cuando hemos aprendido de un Maestro japonés la primera barrera es la del idioma, el no entenderse bien, además de que en muchos casos nuestros maestros fueron jóvenes aventureros, que viajaron a un país extraño, con una cultura muy diferente, y al que intentaron adaptarse lo mejor que pudieron. También ellos se vieron sometidos a la tradición de la Enseñanza y muchos de ellos no habían superado, o apenas lo hicieron, el Estadio SHU,el de la Imitación, dentro de las Tres Etapas del Aprendizaje, que son SHU, HA, RI. Obvio es pensar que, en esa Etapa de su formación, ni estaban maduros como Karatekas ni como personas. Por ello pudimos encontrarnos con brillantes ejecutores de una técnica muy repetida y somatizada, muy física y espectacular, pero con pocos o ningún conocimiento de los fundamentos profundos que la guían, del Riron, de la Teoría y Fundamentos del Arte. Esta, y no otra, salvo contadas excepciones, ha sido nuestra realidad. El hecho de tener conmigo a un amigo y compañero de Camino, abierto para quien sabe hacer las preguntas correctas, y en el momento de madurez justo por mi parte, como Fujita Sensei, me ha dado una perspectiva diferente de todo el proceso. Yo he tenido la enorme suerte de tener un Maestro japonés como Yasunari Ishimi al que plantear numerosas preguntas, y que este me las contestara con sinceridad, y si no sabía la respuesta ya se encargaba de investigar y aprender de sus Maestros, o me proporcionaba libros de estudio e investigación. Jamás me oculto lo que sabía, ni tampoco...

Read More
El Ciclo de la ignorancia . . .
Mar20

El Ciclo de la ignorancia . . .

Recientemente he estado pensando en el bunkai. No es que no piense en bunkai a menudo, pero desde hace un tiempo he estado preguntándome de dónde viene este reciente interés en el bunkai (ciertamente entre la gente de Goju-Ryu)… Lo que es más, he estado preguntándome por qué tanta gente publica material suyo en YouTube, mostrándole sus métodos de lucha a cualquiera que se moleste en mirar… Desde el punto de vista de la autodefensa… ¡Eso es muy estúpido! Mi sensei me animó a descubrir mi propio bunkai, a desarrollar mi propia comprensión del kata que estaba practicando: hacer mío el Karate. Me pregunto… ¿Cómo vas a hacer descubrimientos si lo único que haces es esperar a que a otra persona se le ocurra un bunkai para después copiárselo? ¿Cómo llegas a desarrollar una comprensión personal profunda de tus katas si tu bunkai te lo ha dado otra persona? Cada década o así aparece algo “nuevo” en el mundo del Karate, y en el momento justo, el mundo se divide en dos: aquellos que lo venden, y aquellos que lo compran. Yo creo que el bunkai, por cierto una palabra que hace tan sólo diez años la mayoría de karatekas nunca habían escuchado, ha experimentado esa división. El mundo del Karate está ahora inundado de vendedores, perdón… “especialistas en bunkai”, muy dispuestos (a cambio de dinero) a pensarlo todo por ti y enseñarte todo lo que saben, lo cual normalmente equivale a una fracción de lo que necesitas saber. Los katas de Karate están ahí para ser explorados y personalizados, están ahí para ser estudiados y absorbidos, y para que sus principios cobren vida a través del descubrimiento y el esfuerzo personal. Si tu estudio de kata es auténtico, si tiene vida, entonces ¿de qué te sirve el bunkai de otras personas? Para todos aquellos que piensan que los katas de Karate surgieron a partir de las experiencias en el campo de batalla de los samurais okinawenses… ¡Creced un poco! Pues a diferencia de los katas que se encuentran en Kobudo, hoy hay pocos katas de Karate que tuvieran su origen en Okinawa. A medida que pasa el tiempo, y el ciclo de la ignorancia en el mundo del Karate sube y baja con cada generación, no está nada mal detenerse un instante, y reflexionar sobre tu comprensión del Karate y de dónde viene esa comprensión. Entrenando con mis senpais recientemente, uno de ellos comentó: “Si la gente no conoce bien el kata, no sirve de nada aprender el bunkai”. En el ajetreo por ser entretenidos por bunkais largos y, en mi opinión, demasiado complicados, muchísimas personas en el...

Read More