Tameshigiri, probando la espada samurai
Jul20

Tameshigiri, probando la espada samurai

El “Tameshigiri” era una prueba de calidad que se realizaba en el Japón feudal para probar el filo de las espadas (Katana), antes de entregarlas a sus respectivos dueños. Era una práctica muy común en el mundo de los samurais, y actualmente se realiza en las artes marciales japonesas.   Samurais probando espadas en un criminal convicto – Por: 平凡社 (Dominio público) vía Wikimedia commons Esta práctica tiene su origen en el periodo Edo, y consistía en probar el filo de las espadas recién fabricadas por los herreros, para asegurar que las mismas estaban aptas para usarse en combates. Lo que se hacía era crear manojos de gran tamaño hechos de materiales semirrígidos como rollos de tatami (Goza), paja de arroz (Wara) o cañas de bambú, entre otros, y para realizar la prueba se pedía a espadachines habilidosos que utilizaran las katanas en esos materiales simulando “cortar” a un adversario. De esta manera se podía confirmar si la espada era de buena calidad. Si la misma hacía un buen corte y su hoja se mantenía bien, entonces era una espada lista para utilizarse en la vida real. Sin embargo, en el Japón antiguo no solo usaban este tipo de materiales para llevar a cabo las pruebas, sino que aunque suene un poco impresionante, también se sabe que por mucho tiempo han hecho estas pruebas en cuerpos de criminales convictos. Estas pruebas eran avaladas por el gobierno, y en ellas participaban samurais con grandes habilidades para asegurar que las pericias eran confiables. Obviamente, con el pasar de los tiempos esta práctica de utilizar cuerpos de delincuentes para realizar el Tameshigiri fue abolida, y las pruebas se siguieron realizando pero solo en materiales como los que mencione al principio. Actualmente esta práctica se lleva a cabo en los distintos estilos de la esgrima japonesa, y se basa en probar las habilidades de los espadachines. También se suele hacer para practicar los cortes o bien para dar exhibiciones. ¿Que te ha parecido esta antigua práctica? Fuente: www.mirandohaciajapon.com Foto portada: Bobo...

Read More
¿Sabias que?
Jul17

¿Sabias que?

Gogen Yamaguchi: El Maestro de los largos cabellos y la mirada felina vivió a menudo en su vida momentos de gran tensión, en los que se vio involucrado en peleas y luchas, sobre todo durante la guerra. Así, en la década de los treinta, en Manchuria, por poner algunos ejemplos, fue capturado por unos individuos, tres, a los que golpeó rápida y repetidamente e hizo prisioneros. Pero Yamaguchi recordaba especialmente una ocasión en la que tuvo que hacer frente a numerosos bandidos comunistas que asaltaban una ciudad en la que Gogen estaba al frente de la seguridad. Gogen recordaba cómo disparó sus pistolas por las ventanas contra los bandidos. Veinte de ellos, armados con pistolas, entraron en la casa donde se encontraba. Gogen dejó a oscuras la habitación para evitar ser herido e hizo frente a los bandidos. Mawashi Geri, Hiji Ate, etc. son las técnicas que empleó. Los combates duraron 40 minutos y Gogen salió vivo.(*) El cerezo: Símbolo de artes marciales (Sakura): Ahora convertido en un símbolo de todas las artes marciales, fue adoptado por los samurai como un símbolo de pertenencia a su clase. En la iconografía de las obras clásicas del guerrero, el cerezo representa la belleza y la fugacidad de la vida: que, en la floración, muestra un encantador espectáculo en el que el samurai vio reflejada la grandeza de su figura envuelto en su armadura, pero basta tan sólo una repentina tormenta para que todas las flores caigan a tierra, al igual que al samurai le basta la herida creada por la espada del enemigo. El guerrero, acostumbrado a pensar en la muerte en la batalla no como algo negativo, sino como la única forma honorable de ir hacia el mas allá, encuentra en la flor del cerezo el reflejo de su filosofía. Un antiguo dicho que todavía se recuerda dice: “Hana wa Sakuragi, hito wa bushi”, que traducido significa “entre las flores el cerezo, entre los hombres el guerrero” – (Al igual que la flor del cerezo es la mejor entre las flores, el guerrero es el mejor entre los hombres) (*) “Karate -Mucho más que un deporte” de Salvador...

Read More
Que es lo que hacemos?
Jul10

Que es lo que hacemos?

Esta foto del gran Chomo Hanashiro debería hacernos reflexionar sobre lo que hacemos, y lo talibanes de una determinada ortodoxia inamovible en la que convertimos el Karate, que hemos sido. Si observamos otras de Mabuni o Funakoshi son similares. ¿Vejez, pérdida de condiciones por la edad? Nada de eso. Con los criterios del Tribunal Nacional de Grados de hace años, a los que pertenecí durante mucho tiempo, el Maestro Chomo Hanashiro, una de las figuras históricas del Karate, no hubiera aprobado su cinturón negro. Primero por la colocación de su Seiken, en la que los dos nudillos de los dedos índice y corazón (daikentos) deben estar alineados con el eje mecánico del brazo, que coincide con el eje mecánico del húmero, y la bisectriz del ángulo formado por los huesos cubito y radio. Por otro lado, su pelvis está colocada en retro – pulsión y el hueso sacro no está en línea con el Seichusen, que estaría formado por el eje imaginario que alinearía los puntos Baihui VG 20 y Huiyin VC1. Es decir, que según el estándar Shotokan, su pelvis no está empujando hacia adelante y su cadera no está rotada en la dirección del ataque, es decir en Jyun kaiten. Además del Seichusen. Suspendido por lo tanto. ¿Lo tenemos ahora claro?. Hay en esa foto dos factores esenciales. En primer lugar Hanashiro Sensei no golpea con sus daikentos, sino que, a la manera china, golpea con su nudillos medios, es decir en Hiraken. En segundo lugar no existe rotación de las caderas del tipo Jyun kaiten porque la fuerza no se genera de esa forma, sino por parte del Gamaku, y por la retro pulsión de la cadera en shime goshi. Es decir, que hay muchas más formas de llegar a Hakkei o Fajing que girar la cadera hacia adelante y hacia atrás. Es una vibración de todo el cuerpo que se produce gracias a la caída del centro de gravedad, el enraizamiento, y la retro pulsión, o antepulsión, de la cadera. Al respecto voy a pegar a continuación el comentario que hace el Maestro Sakamoto de Chito Ryu y el video en el que lo demuestra. Espero que así quede claro para todos. Ellos lo llaman hakama goshi por ser utilizada esta técnica también en otros Budos. “The technique is combined with shime-goshi and involves the tail bone and pelvic region dropping back and up (their natural position in shiko-dachi, for example). The hip action can add a lot of power to techniques but must be accompanied by a complete relaxation of body and sinking weight. To demonstrate the effectiveness of hakama-goshi, Sakamoto-Sensei showed us a...

Read More
Mis cuatro pilares básicos
Jul06

Mis cuatro pilares básicos

Creo que es importante hacerse una reflexión, ¿soy lo mejor que puedo ser?. Casi seguro que todos pensamos que podríamos ser un poco mejor, unos como goshindokas, otros como persona y otros en cualquier otra faceta de nuestra vida. Yo personalmente creo que puedo hacer muchas cosas mejor, que me puedo equivocar en ciertas cosas y acertar en otras, pero cada día intento ser mejor persona y profesor. Hay cuatro pilares que para mí son fundamentales para conseguir esto; el respeto, la humildad, el trabajo e intentar ser un ejemplo dentro y fuera del tatami. Quiero analizar estos cuatro puntos, uno por uno, para que podáis entender el significado que tienen cada uno de ellos en mi forma de entender la vida en general y las artes marciales en particular. Humildad Todos tenemos una serie de expectativas cuando empezamos algo, pensamos en la mayoría de los casos, sobre cuando llegaremos a conseguir ese preciado objetivo que me he marcado al empezar, pero la realidad y las expectativas muchas veces no van a la misma velocidad. Llevo 35 años practicando artes marciales y 27 años como profesor, durante este tiempo he tenido que compartir tatami, ya sea como alumno o como profesor, con “Egos” muy distintos. Personas a las que les cuesta enormemente no tener que demostrar a los demás continuamente el nivel que tienen, y que además, tienen la necesidad de que todos se enteren de ello. He dado clase a cientos de cinturones negros que venían de otras disciplinas y que se iban a iniciar en una nueva, y es asombroso ver las caras de una gran mayoría de ellos cuando les digo que se tienen que poner el cinturón blanco otra vez. Este hecho les provoca a algunos una cierta dificultad para asimilar que empiezan una nueva disciplina, pareciendo como si les desposeyera de ese cinturón negro que tanto esfuerzo les ha costado conseguir. Esto precisamente es una de las principales razones por las cuales muchos sienten la necesidad de demostrar a los demás que “realmente” no tienen ese nuevo grado que les ha sido impuesto, sino que son Cinturones negros y que no están a la misma altura que los demás. Todos compartimos tatami, unos saben más, otros tienen más aptitudes, unos lo viven de una manera y otros de distinta forma, unos están más implicados y otros menos, unos con un grado más alto y otros empezando, pero todos, ante todo somos compañeros. Nadie es más que nadie, y nadie puede hacer sentir a ningún compañero que es menos que otro. Todos somos indispensables para que el otro avance y debemos aceptar con humildad la...

Read More
Sensei
Jun30

Sensei

  La traducción más aproximada para sensei es instructor, literalmente “nacido antes”. Para ser sensei era ineludible tener mayor edad que el alumno, pues se daba por sentado que no es posible alcanzar mayor conocimiento que una persona que ha vivido más. En las artes marciales tradicionales cobraba una especial relevancia en tiempos de guerra, pues la vida del samurái estaba marcadamente acentuada por la disciplina militar. Sin embargo, fuera de ese ámbito, el valor del sensei no era tan encumbrado como la sociedad occidental entendió a finales del siglo pasado, cuando las artes marciales japonesas se extendieron por Europa y América. Fue entonces cuando se le rodeó de un halo de misticismo casi sobrenatural. En realidad, existe la denominación de sensei para cualquier oficio y por ejemplo en Okinawa, donde aún se mantiene el sistema antiguo de enseñanza del Karatedo, el sensei solo desempeña su rol durante el entrenamiento, convirtiéndose en un miembro más de la comunidad cuando abandona el...

Read More
Una Perspectiva gentil del Karate
Jun26

Una Perspectiva gentil del Karate

Nunca lo que menos importa debe supeditarse a lo que más importa. Nunca debería ser la configuración externa o continente el motivo de la práctica, sino los elementos quintaesenciales. A tal alusión, hay una perla de sabiduría Oriental que reza así: Si usas las “técnicas” saldrás derrotado. Esto quiere decir que no son las “técnicas” y su glamour lo que verdaderamente importa, y que por extensión, no es mejor la burbuja del judo porque tenga predilección por las proyecciones, o el deslumbrón visual del aikido porque presuma de más luxaciones. Eso nos colocaría de espaldas a lo que importa. Porque lo dicho; las técnicas, sólo son la guinda del pastel, el acabado final del “vaporoso misterio” que verdaderamente importa: El aire sutil de la manera de proceder. El filtro fino de la TECNICA por antonomasia (no las técnicas). Los fascinantes principios que nos enseñan a hacer más con menos. No el retorcido mundo de las “mañas” que tanto ruido hace. Y lo digo porque nos consta que, vivimos la rosada nebulosa era de las artes mixtas, y por extensión, el cameo de un karate mixto, en donde por doquier nos ufanamos en blanquear el karate falsamente, engañando sin mentir al incorporar anárquicamente técnicas de otros sistemas sin tener en cuenta la compatibilidad de los fundamentos integradores. Gustando de lo ajeno más por ajeno que por bueno. Y quien felizmente adolece de la patología de incorporar al KARATE técnicas de otros artes, como un circo de notoriedad apariencial en aras de la coherencia del sistema, es que tiene un conocimiento de los artes marciales, que brilla por su ausencia hasta extremos desoladores. El KARATE ya tiene en sus katas variedad de técnicas de todas las coloraciones, no sólo las de golpeo. Aunque hay que aprender a verlas todas. Dicho esto, conviene señalar que, lo que diferencia al genuino KARATE “CLASICO” (de antes de 1.898) de otros sistemas, y del prosaico KARATE “TRADICIONAL” que camina por las calles de hoy (impuesto con la restauración Meiji como telón de fondo) son sus valores angulares, no las técnicas. Fundamentos que nada tienen que ver con los impostores de tres al cuarto que abriga el “establishment”, tan acriticamente, en el manufacturado KARATE “TRADICIONAL”, y que actúan con la hecatombe de un igualitarismo inaudito, bajando el listón para que lo entiendan los tontos…como por ejemplo: Asociar “kime” con la grotesca rigidez muscular instantánea en el impacto, en vez del espléndido flujo de “ki”. Disfrazar las posiciones de equilibrio estático y postureo brutal que deja bastante que desear, en vez del equilibrio dinámico que corresponde. Pensar que el concepto “hikite”, es llevar el brazo contrario a...

Read More