Extravagancias
Jun09

Extravagancias

Por un lado era un respetado maestro, capaz de hablar con un fenomenal cordura, claridad y precisión, llegando, como nadie, al mismo núcleo de las cosas. Pero, de vez en cuando, ante la sorpresa de todos, se ponía a hacer desconcertantes extravagancias: reír sin motivo aparente, se quedaba herméticamente silencioso, se levantaba y dejaba plantados a los asistentes a su charla, se reía a carcajadas, se burlaba de alguno de los presentes, o aparecía medio desnudo y tantas otras extravagancias que despertaban la perplejidad y hasta la irritación de los más cercanos discípulos, porque ellos sí sabían bien que se trataba de un gran ser espiritual. Les molestaba que algunos pudieran pensar que era un estúpido o un insensato. Por ello un día fueron a reunirse con el maestro y le expusieron su parecer. El maestro sonrió sosegadamente y les dijo: – Lleváis conmigo mucho tiempo, ¿no es así? – Así es, querido maestro. – Y no comprendeís nada, absolutamente nada. – ¡Qué lástima! – Sois como el estudiante que al tener una esfera entre sus manos sólo ve la mitad de la misma y le quedaba oculta la otra mitad. Igualmente vosotros sólo veis un lado de mi realidad. – No lo entendemos – dijeron quejosos los discípulos. – Me muestro como un insensato o un extravagante cuando quiero causar intencionadamente esa impresión en algunos para que me dejan en paz. – Son gente insustancial y superficial y con este pequeño truco les espanto. – Los que son más profundos, los buscadores, no se dejan desorientar por mis extravagancias, porque saben ver el fruto detrás de la cáscara. Todos se sintieron avergonzados. Desde aquel día, empero, estuvieron encantados con las extravagancias del maestro, ya que mediante ellas apartaba a los falsos buscadores. Maestro: a menudo el ser humano, por falta de visión penetrativa, se estrella contra las apariencias de los fenómenos. Fuente: Cuentos espirituales del Tíbet – Ramiro A. Calle Foto: Ross...

Read More
El virus ha golpeado fuerte al Karate pero venceremos
May28

El virus ha golpeado fuerte al Karate pero venceremos

A pesar de que los clubes de toda España están al borde de la desesperación, cuando comience la actividad, el karate será uno de los deportes seguros dentro de la llamada “nueva normalidad” El 14 de marzo de 2020 se pararon las vidas de casi todos los españoles, confinamiento en casa, cierre de colegios, actividades, todos los trabajos salvo los servicios esenciales, alejamiento de nuestros seres queridos y aislamiento entre 4 paredes. Todo esto para vencer esta pandemia provocada por un enemigo invisible llamado COVID-19. Es cierto que es una situación nueva para el mundo entero pero las consecuencias que estamos viviendo van a ser en algunos casos insustituibles, como es la pérdida de seres humanos y en otros casos, los problemas económicos y personales serán difícilmente recuperables. Este último será el caso de muchas empresas que llevan más de dos meses cerradas, sin ingresos y haciéndose cargo de todos los gastos habituales. Tras estos meses, muchos tendrán que cerrar. Entre estas se encuentran los clubes deportivos. Los clubes de karate y sus disciplinas asociadas echaron el cierre el 14 de marzo y aún no han podido empezar a funcionar, en muchas comunidades ni siquiera han levantado el cierre y en otras, su actividad es tan limitada que pierden dinero cada día que levantan la persiana. Clubes de karate de toda España y en diferentes fases de desescalada nos han contado cómo es su situación y cómo ven el futuro de nuestro deporte. Las diferentes situaciones económicas y las circunstancias con los pagos provocan distintas actitudes ante esta pandemia. Todos coinciden en que es una situación muy complicada que durante mucho tiempo les ha hecho pensar en las dificultades que está conllevando aguantar esta brutal crisis y las que habrá que aguantar en los próximos meses. Hay una frase que la mayoría me han dejado clara y es: “tantos años trabajando para poder vivir haciendo lo que más me gusta y ahora, tengo la sensación de que todo se ha ido”. Es una frase que demuestra el estado emocional en el que la mayoría se encuentra. Todos los directores de los clubes con los que he hablado, sin excepción, me confiesan su miedo al futuro, cómo serán las nuevas normas, cómo responderán los alumnos por el miedo de los padres al inicio de la actividad o por la situación económica en la que han quedado las familias. No hay que olvidar que cuando alguien tiene que elegir entre comer o asistir al gimnasio, la elección es clara. No parece haber mucha diferencia entre comunidades autónomas a pesar de encontrarse en distintas fases, los miedos son los mismos y las...

Read More
Vuelta a los Clubes
May05

Vuelta a los Clubes

Todos estamos deseando volver a la actividad, el Gobierno a empezado la planificación de la desescalada, que es la que sigue: Tod@s nos vamos a ir preparándonos, la RFEK a difundido un Video con las principales propuestas presentadas, para facilitar la vuelta a los clubes, después del confinamiento por el...

Read More
Magín Novillo Toldos
Abr21

Magín Novillo Toldos

Fecha de Nacimiento: 29 de Abril de 1960 Lugar de nacimiento: La Puebla de Almoradiel (Toledo)Residencia: MadridEstilo: Shito-Ryu Profesión: Profesor de Karate Grado: 8º Dan Dojo: Getafe Yas Ryu Web: https://yasryukaratejutsu.ueniweb.com/ Contacto: infoyasryu@gmail.com MIS RECUERDOS…  …………Oí del Karate como muchos otros de mi edad a través de la televisión y el cine, ya en esa época la emisión de las famosas películas del Oeste Americano o de Romanos evoluciono a series de Artes Marciales, una de esas series fue “La Frontera Azul”  una historia de Emperadores Chinos donde se trataban temas como la lealtad, la clase social, la amistad, y el luchar por la libertad, los personajes daban paso a otros distintos al cabo de algunos capítulos y recreaban facetas distinta del ser humano o “Kung Fu” con el malogrado David Carrandine como actor protagonista pisando la cálida arena del desierto americano usando como únicas armas su destreza en artes marciales y la fuerza interior de su filosofía de vida. Su propósito era encontrar un su hermano y empezar una nueva vida en familia , pero sin duda la palma se la llevaba las películas de acción de Bruce Lee que hacían furor en los cines del barrio, por aquel entonces al igual que en muchas otras barriadas de España se proyectaban en el cine Zafiro, en la Ciudad de los Ángeles (Madrid) mi barrio, donde al salir de la sesión los chavales emulaban a su personaje levantando no más la pierna por encima de la rodilla, a veces por esos pantalones campana que estaban de moda y otras por la imposibilidad de hacerlo,  profiriendo gritos (que más parecían “lastimosos” que el gritito famoso) que puso de moda  Bruce Lee. Tiempos de gimnasios de barrio, de «nunchacos» montados de palo de escoba, los malotes del barrio se apuntaban a las clases de Karate (entraban 30 y al poco tiempo se marchaban otros tantos) hasta que veían que los palos se los daban igual y que no era fácil emular a los actores y recuerdo tiempos de visitas al videoclub para alquilar películas de “chinos” … Como dice un escrito que rula por las redes y que cierto es. Fuimos una generación de cambios y de pruebas, nos pasamos nuestra infancia y juventud esperando, teníamos que esperar “dos horas de digestión” para no morirnos en el agua, los que podían…, viajaban sin cinturones de seguridad y sin airbag, y se hacían viajes de 10-12 h. con cinco personas en el Seat 600 o en el Simca 1000 y no pasaba nada. Montábamos en bicicleta sin casco, no tuvimos puertas, armarios o frascos de medicinas con tapa a prueba de niños, los columpios eran de metal...

Read More
Esto también pasará
Abr01

Esto también pasará

Hubo una vez un rey que dijo a los sabios de la corte: – Me estoy fabricando un precioso anillo. He conseguido uno de los mejores diamantes posibles. Quiero guardar oculto dentro del anillo algún mensaje que pueda ayudarme en momentos de desesperación total, y que ayude a mis herederos, y a los herederos de mis herederos, para siempre. Tiene que ser un mensaje pequeño, de manera que quepa debajo del diamante del anillo. Todos quienes escucharon eran sabios, grandes eruditos; podrían haber escrito grandes tratados, pero darle un mensaje de no más de dos o tres palabras que le pudieran ayudar en momentos de desesperación total. Pensaron, buscaron en sus libros, pero no podían encontrar nada. El rey tenía un anciano sirviente que también había sido sirviente de su padre. La madre del rey murió pronto y este sirviente cuidó de él, por tanto, lo trataba como si fuera de la familia. El rey sentía un inmenso respeto por el anciano, de modo que también lo consultó. Y éste le dijo: – No soy un sabio, ni un erudito, ni un académico, pero conozco el mensaje. – Durante mi larga vida en palacio, me he encontrado con todo tipo de gente, y en una ocasión me encontré con un místico. Era invitado de tu padre y yo estuve a su servicio. Cuando se iba, como gesto de agradecimiento, me dio este mensaje (el anciano lo escribió en un diminuto papel, lo dobló y se lo dio al rey). – Pero no lo leas -le dijo- mantenlo escondido en el anillo. – Ábrelo sólo cuando todo lo demás haya fracasado, cuando no encuentres salida a la situación. Ese momento no tardó en llegar. El país fue invadido y el rey perdió el reino. Estaba huyendo en su caballo para salvar la vida y sus enemigos lo perseguían. Estaba solo y los perseguidores eran numerosos. Llegó a un lugar donde el camino se acababa, no había salida: enfrente había un precipicio y un profundo valle; caer por él sería el fin. Y no podía volver porque el enemigo le cerraba el camino. Ya podía escuchar el trotar de los caballos. No podía seguir hacia delante y no había ningún otro camino. De repente, se acordó del anillo. Lo abrió, sacó el papel y allí encontró un pequeño mensaje tremendamente valioso. Simplemente decía: – esto también pasará. Mientras leía estas palabras sintió que se cernía sobre él un gran silencio. Los enemigos que le perseguían debían haberse perdido en el bosque, o debían haberse equivocado de camino, pero lo cierto es que poco a poco dejó de escuchar el trote de...

Read More