Gimnasio Zen
Jul01

Gimnasio Zen

Historia y filosofía. El Gimnasio Zen inicio su camino en el año 1976. La filosofía que alimentó esta aventura quedó ilustrada con el propio nombre con que se bautizó al gimnasio: ZEN. En el cartel que figura en la entrada del Dojo se expresó desde el inicio claramente la finalidad de las actividades que se iban a realizar y que, actualmente, todavía se mantienen:  EL KARATE-DO COMO VEHICULO PARA MEJORAR LA SALUD FÍSICA Y MENTAL. Estudié la Licenciatura de Educación Física (INEF-68) y Filosofía Zen (EastWest Fundation, Boston-75.  Rama Macrobiótica). Como consecuencia, hice un sincretismo y de la unión de ambos conceptos nació la posibilidad de mantener el “cuerpo sano y la mente en paz”. La Educación Física cumplía con el primero y el Zen con el segundo. El concepto “ken zen ichi”, que se traduce por,  “el puño (karate) y el zen, son unidad”, cuadraba perfectamente con mi filosofía por lo que, desde entonces, ésta máxima es la que se ha mantenido en el Dojo Zen. Entrenamiento años 80Entr. finales años 70 Mawashi geriGrupo de alumnos con Sensei Gustavo Reque Estos principios filosóficos, son los que enseñaba el Maestro Gichin Funakoshi a sus alumnos y que, humildemente, hemos mantenido durante los últimos 44 años de existencia del Dojo Zen de Marbella. Por eso decimos que practicamos un “karate tradicional”. En el Gimnasio Zen, la practica se centra,  en el Karate-do. Seguimos la línea más tradicional posible dentro del estilo Shotokan Ryu con las formas JKA. No ha sido nunca la búsqueda de trofeos y méritos deportivos la filosofía del Zen, sino la búsqueda interior mantenida por una salud y movilidad en equilibrio. Por ello, las katas, consideradas como, “zen en movimiento”, son el vehículo perfecto para este fin. Sin embargo, si algún alumno quiere hacer competición, se le facilita los medios necesarios para que pueda extraer durante su juventud su potencial óptimo competitivo. Es mi, humilde caso, que, a los 73 años, sigo compitiendo en los Campeonatos Nacionales de Veteranos. ¿Quién dijo, envejecer? El kata se realiza dentro del Zen como, una serie de movimientos armónicos de cuya investigación individualizada, se obtienen emociones y sensaciones que, observadas, por medio de la meditación dinámica, se obtiene una gran información de uno mismo. Es decir; se enseña al alumno, mientras realiza una forma, a no ubicar la importancia en lo que opine un observador, sino en lo que TU OBSERVAS DE TI MISMO a través de la capacidad de; concentración, equilibrio, fuerza, coordinación, sensaciones (zanchin), seguridad, ego…,o todo lo contrario; incapacidad de concentración, falta de equilibrio, defectos en la fuerza, mala coordinación, ausencia de sensaciones, poca seguridad, exceso de ego,…El...

Read More
Escuela de Karate Hombu Dojo de Guadalajara
Jun19

Escuela de Karate Hombu Dojo de Guadalajara

Durante este año 2020 la Escuela de Karate Hombu Dojo de Guadalajara cumple 40 años de vida en los que ininterrumpidamente el Sensei Salvador Herraiz Embid, 8º dan de karate ha ejercido su labor como instructor. Con 47 años de estudio y práctica, la especial preocupación de Herráiz es que el karate se desarrolle, mucho más allá de un deporte, como un arte marcial parte de la ancestral cultura japonesa, con el principal objetivo del desarrollo de la personalidad del practicante y con base en el respeto, la cortesía, y otros valores en peligro de extinción. Los innumerables artículos escritos y publicados desde hace más de 35 años por Herráiz en revistas especializadas, una quincena de libros, entrevistas y recientemente una serie de espacios de radio en la cadena SER complementan la enseñanza práctica del karate.    Esta escuela de karate fue fundada en la guadalajareña calle Chorrón, en 1980, con el nombre de Wadokan, por los hermanos Faustino, José María y Salvador Herráiz Embid, que ya practicaban este arte desde el año 1974 bajo la batuta del maestro madrileño Carlos Alfaro. Fue abierta con una clase inaugural del Maestro Yasuharu Igarashi. Por entonces Salvador obtiene de la Federación Española de Karate su cinturón negro primer dan (siendo el primero de nuestra provincia). Meses después Salvador consigue en Madrid el título de profesor. Manteniéndose la instrucción ininterrumpida del Sensei Salvador Herráiz, y aunque localizada durante un tiempo en otro lugar de la ciudad, la escuela volvió a su sede original y fue reinaugurada en marzo de 1997 como el  Hombu Dojo  (lugar de entrenamiento) del club Wado Ryu Alcarria Karatedo por el entonces alcalde de la ciudad, José María Bris Gallego. Asistieron alumnos, familiares y amigos entre los que se encontraban los discípulos más antiguos del Maestro Igarashi.   El 6º dan de Salvador Herráiz En diciembre de 2000 se realiza en este lugar la ceremonia de entrega a Salvador Herráiz del título de 6º dan firmado por el presidente de World Karate Confederation, el alemán Fritz Wendland y el vicepresidente, el italiano Carlo Henke, en presencia de autoridades como el subdelegado del Gobierno, Jonás Picazo, representantes de otras disciplinas, un nutrido grupo de cinturones negros de karate y altos grados (6º, 7º y 8º dan). El Sensei Herráiz realizó una demostración con técnicas de Sonkei Gumite (hoy conocidas como Reiwa en honor a la actual era de Japón).  En el verano de 2009, tras 36 años de práctica, 28 de ellos ya como cinturón negro, 9 años como 6º dan y muchas actividades realizadas, Salvador obtiene el 7º dan tras la prueba de acceso realizada en Okinawa (Japón) ante el...

Read More
Karate Club Hirota
Jun11

Karate Club Hirota

HISTORIA DEL DOJO Karate Club Hirota abrió sus puertas el 1 de Febrero del año 1979. Los primeros alumnos eran de diferentes Clubs de Cataluña donde el Maestro Yoshiho Hirota impartió clases tales como el Centro Cultural de los ejércitos, el Club Cervantes, entre otros. Rápidamente el Club destacó en el terreno deportivo, llegando a acaparar los primeros puestos a nivel Regional, Nacional e Internacional, tanto en Kata como Kumite. Yoshiho Hirota Así como los cursos que se impartieron por diferentes Maestros, a destacar el hecho de que el Maestro Y. Hirota conoce a través de Y. Ishimi al Maestro Mabuni Kenei y empezamos hacer el sistema o método del maestro Mabuni hasta el fallecimiento del Maestro Y. Hirota. También destacaron muchas personas que no fueron competidores en los primeros años, tales como: Hermenegildo Camps, autor de diferentes libros relacionados con el karate y a mi juicio una de las mejore plumas del karate Español. Jose María Jimeno que fue Presidente de la Federación Catalana de karate. Eduardo Vendrell primer Presidente del Club, También a destacar la labor técnica que hicieron los alumnos y Maestros del Club a nivel Federativo en diferentes departamentos como: He de decir sin miedo a equivocarme, que Karate Club Hirota en un momento de sus 41 años de Historia fue llamada “La Catedral del Karate” y fue la inspiración de parte del conjunto del Karate Catalán y Español, así como el gran alumnado que dio,  que de ahí muchos alumnos cambiaron a otras escuelas e incluso a otras Artes Marciales, alcanzando grandes niveles. La labor del Maestro Y. Hirota fue reconocida por el Maestro Mabuni en un acontecimiento que marco una época otorgándole el reconocimiento del Shito-Ryu mundial. Y es que además el club siempre ha  sido  Club de Clubs o Hombu-Dojo. El acontecimiento desafortunado del fallecimiento del Maestro Hirota el 20 de junio del 2000 dio paso a una nueva etapa del club. Pasando a ser dirigido por deseo expreso del Maestro Hirota a su sucesor Santiago Cerezo. En esta etapa algunos alumnos y Profesores se separaron buscando su propio camino. Hoy el Club goza de una extraordinaria salud y actualmente cuenta con casi unos 300 alumnos, y todos juntos vamos recorriendo el Gran Camino del Karate-Do. Número de Cinturones Negros y Alumnos destacados. Durante estos 41 años que el club lleva abierto un gran número incontable de Cinturones Negros y muchos Profesores se han formado. Santiago Cerezo Arias Por el Club estuvieron otorgándonos sus conocimientos grandes  Maestros en clases y cursos diversos: Mabuni Kenei durante 20 años, del 1980 al 2000. Yasunari Ishimi. Genzo Iwata. Yuichi Negishi. Hidetoshi Nakahashi. Todos ellos de...

Read More
Dojos con tradición
Jun08

Dojos con tradición

Estrenamos una nueva sección, dedicada a nuestros Dojos. Unos Dojos donde nos hemos formado año tras año, experiencia tras experiencia, vivencia tras vivencia, unos Dojos que han llegado al fondo de nuestros corazones y nos han ayudado a encontrarnos con nosotros mismos. La finalidad es dar a conocer, no solo las imágenes de nuestros Dojos, los cuales tendrán un mínimo de 30 años de antigüedad, sino sobre todo la esencia de los mismos, su filosofía, su maestros o maestras, sus alumn@s, sus logros, su espíritu, creo en ese espíritu que nos guía en el camino. Algunos Dojos comenzaron en un lugar distinto al actual y hoy han cambiado su ubicación su forma pero no su espíritu que sigue impregnando a todos sus componentes. Decía el Maestro Funakoshi “Cualquier lugar puede ser un Dojo”. Dōjō de Sensei Higaonna en Okinawa (Japón) Como indica el Maestro M. Coquet, “Conocer teóricamente el Budo no compensará nunca su práctica y la verdadera enseñanza no puede hacerse más que en el Dojo. La aplicación de lo que se ha aprendido en el Dojo deber ser integrada a la vida diaria, sin lo cual el objeto de la búsqueda se pierde de vista y los resultados son mediocres”. No hay duda, el que busca entrenamiento tradicional en el Karate-Do, la palabra Dojo no es ajena a el. Es el espacio dedicado a la progresión en las artes marciales. Dojo es el término empleado en Japón para designar un espacio destinado a la práctica y enseñanza de la meditación y/o las artes marciales tradicionales modernas o gendai budo. En japonés, Dojo (道場) significa literalmente “lugar donde se practica la Vía” o “lugar del despertar” y se refiere a la búsqueda de la perfección física, moral, mental y espiritual. Tradicionalmente es dirigido por un maestro de la vía/del camino, el sensei. Dojo Shubukan del Sensei José Cifuentes Originalmente y como en la actualidad, la sala de meditación y oración de los acólitos budistas se conocía como un dojo.  Dada la influencia del Zen y de la filosofía budista en las Artes Marciales alrededor del siglo XV éstas adoptaron el nombre de Dojo para designar la sala de práctica donde se estudia un arte marcial. A ella acudían los samuráis no sólo para mejorar su técnica sino para forjar su carácter, meditar y alcanzar un mayor conocimiento de sí mismos. En aquella época muchos dojos se instalaban en templos budistas, incluso el maestro Kano empezó a enseñar Judo en un dojo de un templo budista de Tokyo. Dojo de meditación en Kyoto Era el lugar donde se iba a estudiar, practicar y aprender sobre la verdad y la...

Read More