Entre falsas verdades y la confusión

Deporte o arte marcial

En la actualidad, las artes marciales y los deportes de combate forman parte de un complejo entramado mediático y comercial, conteniendo aspectos deportivo-educativos tanto positivos como negativos. Y aquí comienzan los problemas ¿Cómo diferenciar estas prácticas de las “verdaderas artes marciales”? La práctica de las artes marciales está decorada con toda una serie de conceptos intelectuales y filosóficos, dando la impresión de “hacer” un arte marcial tradicional. Todo ello no es más que una ilusión, porque la práctica de las artes marciales hoy no conlleva a la autoformación del individuo y tal Arte es hoy practicado y enseñado como un deporte… no era lo mismo en la práctica y en la enseñanza ” tradicional” donde fueron elaborados en sistemas de comunicaciones cerradas. Hoy, su enseñanza está dominada por sistemas oficiales que buscan el mero espectáculo.

Los seres humanos somos extraños, muchos están inquietos, inseguros y sin confianza frente a una verdadera riqueza que les abre la puerta de la libertad y de las posibilidades más variadas. Sin embargo, prefieren permanecer tranquilos ante la pobreza y la mediocridad, porque la única razón que tienen son los adornos de la autoridad “OFICIAL”, que les respalda y que les evita reflexionar sobre otras posibilidades. Estas organizaciones representan la autoridad, que se apoya sobre una forma única de: los modelos de entrenamiento, de las reglas, de los grados, etc.… En el antiguo sistema de Karate, todos estos atractivos no existían, porque simplemente no le convenían al arte marcial. Hoy es lo que conviene a los deportes, pero no a las artes marciales dominadas por este medio.                                                                              

No os preocupes, no estoy tratando de desprestigiar el karate, yo sigo siendo profundamente karateka y esto es lo que me impulsa a escribir este artículo. Hace unos meses en  una encuesta que se hizo en Facebook Fr, sobre si el karate es deporte o arte marcial,  después de ser admitido en los deportes Olímpicos, el 81% de los votantes han contestado afirmativamente a la pregunta: Si, “El karate es un Pierre de Coubertinarte marcial” y de otra parte el 84% cree que el Karate tiene su lugar en el Olimpismo, ¡vaya contradicción!!   Aclaremos este punto: El Movimiento Olímpico moderno, es una manifestación DEPORTIVA creada por Pierre de Coubertin al final del siglo XIX. Coubertin comienza a soñar con unir en una extraordinaria competición a deportistas de todo el mundo, bajo el signo de la unión y la hermandad, la mujer no entraba en dicho evento en un principio, evento sin ánimo de lucro y sólo por el deseo de conseguir la gloria, competir por competir, “Lo importante no es vencer, sino participar”, el mundo deportivo actual y el karate (no es una excepción), representan bien esa idea o sueño de P. Coubertin.

El Movimiento Olímpico, que es dirigido por el Comité Olímpico Internacional y a su vez por la federación consecuente, bajo la premisa de que el “Objetivo Olímpico” es poner siempre el deporte al servicio del desarrollo armónico del hombre, con el fin de favorecer el establecimiento de una sociedad pacifica. EL Olimpismo se muestra plural y sin barreras de: raza, idioma, clases sociales, género, posición económica, etc… Su vocación es pacifista, y respetuosa respecto a los sistemas políticos del mundo, es ecologista, la institución perfecta y por eso el karate se quiere incorporar a ello, ¡¡Rotundamente falso!!

El karate actual es un deporte con base marcial, sin más, no se puede considerar un arte marcial y mucho menos Budo, por supuesto que existen excepciones. Actualmente, el mundo del karate solo tiene el punto de mira enfocado hacia los Juegos Olímpicos: Tokio 2020. Solo tenemos que mirar la información difundida, todos son trofeos, campeonatos o cursos, con la mira puesta en ese objetivo. Al decir esto, soy plenamente consciente de que muchos se sentirán aludidos, en el mejor de los casos, puede que no sigan leyendo… También tengo que decir, para dejar las cosas claras, que he sido un deportista dentro del mundo del karate, entrenador y seleccionador de unaSin título2,jpg región, hoy como practicante y profesor, observo que pasa desde la barrera, y expongo mis opiniones solo para enriquecer la práctica. Se trata estrictamente de mi opinión personal; por tanto no tengo que rendir cuentas a nadie. La falsedad de base, está en que no todos los enseñantes de karate son Maestros, son entrenadores (seguramente muy buenos entrenadores) y en su momento grandes deportistas, pero lo que se enseña es la noción y esencia del «deporte », y es diferente de la del «arte marcial», aunque pueden coincidir en técnicas y tácticas, son totalmente diferentes en su objetivo. En el deporte, son el  entrenador y el cuadro técnico  las personas encargadas de: la dirección, instrucción y entrenamiento de su deportista o deportistas .El término “entrenador” hace clara referencia al entrenamiento. En las artes marciales, es un Maestro, el que enseña, el que guía y entrega los valores de dicho arte. Las Artes Marciales requieren un estudio más extenso para lograr el resultado, el Arte Marcial es técnicamente complejo e incluye una serie de prácticas que no solo se atañen a lo físico.

Aclarado este punto podemos seguir… El karate actual se ha alejado del modo de práctica más eficaz y del método original, se limita al deporte y se olvida de la riqueza de la práctica marcial, física-energética y espiritual. Es en este punto que me muestro rotundo, las competencias actuales perjudican al karate como arte marcial, y sin duda, deseo, lo mejor para el karate en el olimpismo, pero son dos vías totalmente distintas. Es importante comprender el alcance total del karate, para poder seguir practicando a lo largo de la vida, las artes marciales tradicionales deben incluir en la práctica un código ético preciso, que tiene sus raíces en: el confucionismo chino, el sintoísmo japonés y la espiritualidad del budismo zen (y otros)… Además, las artes marciales, y en particular las artes marciales originadas en: ChinaJapón , van más allá de lo físico y técnico , incluyen conocimientos psicofísicos y otras áreas relacionadas con la sanación y el bienestar. Esto es una extensión natural del arte marcial, debido a que, a niveles avanzados la práctica saca provecho de una necesidad de conocimiento de la fisiología y funcionamiento energético, con objeto de incrementar la practica en todos los aspectos.

tokitsu

 Viendo a los más jóvenes participando en los Campeonatos de Europa y del mundo, campeonatos de tal magnitud y exigencias, en los que se busca el mérito y la admiración de todos, ¿qué es lo que diferencia al deportista de un practicante de la disciplina de Arte Marcial?…Cuando acaben su andadura deportiva, ¿cuántos seguirán practicando? Conozco la respuesta, por experiencia propia, no queda más alternativa que el abandono de la práctica, porque desaparece la motivación, y lo peor el físico, ya no acompaña debido a la edad. A los profesionales del sector se les ofrece unos años de gloria por una medalla, creo que esto se aleja bastante de la esencia del BUDO. Los propios estamentos (federaciones) vuelcan todo su potencial en el equipo de competición, aunque solo son un porcentaje muy pequeño, en relación a todos sus afiliados, lo importante es tener campeones, ¡perfecto señores!! Pero a esto se le llama deporte. Estos eventos que organizan, lo que crean es, aficionados y también un verdadero impulso de la afiliación. Mucha gente ve y practica el tenis desde la magia que ofrece Rafael Nadal y en el fondo el karate busca tener la misma repercusión mediática, en el sueño olímpico.  Lo que describo aquí, puede que para muchos se aleje del karate moderno y del espíritu que reina en los gimnasios, que no son dojos…El Karate actual se practica como un deporte, los competidores se inician cada vez a una edad más temprana, y otros paran una vez que su “carrera deportiva” termina. Se trata de una situación preocupante que está debilitando el karate como arte marcial, es mi opinión, repito, ¿Qué testigo vamos a pasar a las generaciones más jóvenes? Esta es una pregunta que lanzo… Uno no necesita una carrera competitiva exitosa, para convertirse en un gran karateka, este es mi enfoque del Karate do (aquí utilizo el término “do”) y me gustaría decir que es sólo una manera de ver una práctica con tesoros antiguos. A modo de conclusión: cuando uno está comprometido con la práctica y no se trata simplemente de “entrenar”, aparece la noción de la investigación, y este afán se convierte en un elemento clave, en la relación que uno tiene con el arte. Le obliga a salir de su burbuja y a explorar, descubrir y profundizar en la naturaleza y capacidad que yace bajo una práctica. Para ello hay que tener una visión clara y nítida de dicho método, con el fin de identificar los aspectos esenciales; de otro modo sería difícil enriquecer la práctica. Para mí, lo esencial no es que el karate sea un deporte o un arte marcial, solo es el camino que uno quiere tomar, ofreciendo una visión diferente a la práctica, pero mi sentir es que a las cosas hay que llamarlas por su nombre.

Breve reseña histórica del kárate moderno

Entendiendo por kárate moderno el conjunto de las corrientes y escuelas de kárate formadas y desarrolladas después de 1920 en Japón. Distingo cuatro períodos en la historia del kárate moderno.

1) El primer período (1921-1945).La introducción del kárate de Okinawa en la isla principal de Japón. Comienza en 1921 y continúa hasta el fin de la Segunda Guerra mundial. Es un período marcado por el intento de ligar el kárate de Okinawa con la tradición de las artes marciales japonesas.

2) El segundo período (1945-1970).Después de la Guerra hasta finales de los años 1960. Es una formación del kárate moderno que asocia el kárate del primer período con una cierta tendencia a la competición deportiva. Es el nacimiento de lo que se llama el “kárate tradicional”.

3) El tercer período (1970-1990).Después del primer campeonato del mundo de kárate en 1970 en Tokio, el kárate conoció un auge a escala mundial. Aprovechándose de la ola de las películas de Bruce Lee unos años más tarde, el kárate conoció una expansión real en el mundo hasta finales de los años 80.

4) El cuarto período (1990-hasta nuestros días).

A partir de los años 90, el kárate entra en un período de regresión. Al bajar el furor del período precedente, disminuye también el número de practicantes. Al mismo tiempo, las artes marciales chinas, entre otras el tai chi chuan, conocen una creciente apreciación pública.

Conclusión

En esta clasificación histórica del kárate moderno, nosotros nos situamos actualmente en el cuarto período.

En cierto modo, el kárate moderno es el producto de un dilema: formarse para el espectáculo consiguiendo mantener la sobriedad del arte marcial. El dilema se puede profundizar bien en la anécdota de la taza de té: ¿cómo podremos formar un espectáculo, con una gota de té en el fondo de una taza?

karate-do kanji

 

Foto portada:I’m Daleth

2 Comments

  1. Me parece muy acertada esta entrada. Hay algo significativo (si me equivoco que me corrijan), pues la Federación Española de Karate ni siquiera tiene el “DO” en su nombre oficial. Queda en evidencia la importancia que dan al BUDO en las instancias de karate deportivo.
    ¿Dónde queda la esencia del karate original? ¿Dónde la eficacia en la parte física, si se excluyen muchas técnicas que por peligrosas no se pueden hacer en competición?
    Desde mi punto de vista no se puede hacer BUDO si el practicante se enfrenta al kata buscando un premio, fijando su atención sólo en la forma y no poniendo la misma en este preciso momento, el de esta técnica que ahora mismo hago, sólo cuenta esta técnica y no hay más en mi realidad del momento.
    Se olvidan del karate fluido y continuo. En definitiva, en mi opinión, el karate deportivo es otra cosa diferente y respetable, pero supone quedarse con una pequeña parte del arte original y con una interpretación en lo físico sesgada y que pierde fluidez y eficacia.
    Gracias por este escrito, si hace pensar al menos a una persona ya merece la pena.

    Post a Reply

Submit a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.