Karate en el colegio. Esfuerzo por la calidad de vida.

Marcelo Fernandez Varas

I.      Introducción

 

En la vida contemporánea las desiguales condiciones alcanzadas por el desarrollo tecnológico entre las regiones rurales y el avance implacable de la urbanización en los grandes conglomerados humanos, imponen diferencias a las necesidades de oportunidades para la actividad física.

Desde una perspectiva natural y primaria, se puede afirmar que la influencia del desarrollo tecnológico, propicia la reducción progresiva de  la actividad física de los seres humanos y los conduce a estilos de vida cada vez menos saludables.

Por otra parte el crecimiento de la violencia, la drogadicción, el comercio sexual, así como otros males sociales generan particularmente a los niños y adolescentes como poblaciones  vulnerables restricciones en la utilización y disfrute de los espacios públicos.

El instinto agresivo es un fenómeno biológico innato del ser humano que en algunos casos puede llegar a grados extremos de violencia convirtiéndose en verdaderos flagelos y agentes nocivos para los individuos y la sociedad.

En el país y particularmente en la capital se producen hechos de éste tipo con relativa frecuencia, vinculados en un alto porcentaje a la drogadicción.

Las características y repercusiones del consumo de drogas, como fenómeno biológico, psicológico y social, han motivado que las sociedades de hoy consideren éstas como uno de sus principales problemas tanto desde el punto de vista sanitario como psicosocial, ocasionando entre otros daños dificultades en el aprendizaje y deterioro del pleno desarrollo educativo de las personas.

Las alternativas de promoción y fomento de propuestas novedosas que atraigan el interés de los educandos hacia actividades que le tributen beneficios el orden físico, y a la vez los doten de recursos éticos y morales que se tornen en factores protectores de su integridad, deben ser atendidas cada vez con mayor creatividad.

Vale destacar el crecimiento de la prevalencia en nuestro medio de enfermedades crónicas y de muertes relacionadas, entre otros factores de riesgo para la salud, con estilos de vida sedentarios.

Este proyecto tiene como propósito general desarrollar las habilidades motoras fundamentales, así como propiciar el conocimiento y entendimiento acerca de la importancia del cuidado del propio cuerpo. Se pretende acrecentar de este modo el arraigo de hábitos de vida activa y saludable, a través de la práctica del Karate-Do en un espectro amplio y atractivo de desempeños. Adicionalmente, promueve el desarrollo de habilidades y actitudes sociales.

La orientación del programa refuerza la formación de hábitos de vida saludable, más que de una preparación física entendida como medio para rendir y como recurso preparativo para aprender técnicas deportivas.

Se parte de una apreciación de la práctica del karate-Do asociada a la salud y calidad de vida, basada en el concepto central de “aptitud física” y no de “acondicionamiento físico”.

Respecto al ámbito de Deportes y actividades de expresión motriz, el programa de karate-do, reitera su compromiso de seguir aportando experiencias que conduzcan a los alumnos y alumnas a adquirir habilidades generales de este tipo.

II.      Antecedentes y justificación del Proyecto

La formación integral de los educandos en las escuelas es parte del quehacer docente contemporáneo.

Por esta razón es recomendable que los curriculum escolares a fin de dar respuesta a este propósito consideren en su estructuración una apertura cada vez mayor a oportunidades de favorecer dicha integralidad promoviendo la incorporación de actividades extra programáticas, transversales y opcionales como el karate-Do,que brinden soporte al desarrollo de una personalidad mas sana y de una mejor calidad de vida presente y futura, mediante la creación o fortalecimiento de hábitos y estilos de vida mas saludables.

La coherencia entre los objetivos de los programas escolares y los del Karate –Do debe ser armónica y la continuidad de las actividades garantizada, ya que acciones esporádicas difícilmente consigan alcanzar las metas que se planteen.

La institución escolar como centro forjador de hombres y mujeres de bien, debe tener una activa participación en fórmulas novedosa y atractivas para la niñez y adolescencia que contribuyan a la solución de las problemáticas sociales y de salud de su entorno, reforzando así su papel en la responsabilidad educativa de formar ciudadanos sanos y honorables.

La modificación o creación de hábitos es una actividad de complejidad reconocida en la que los educadores son expertos.

El karate –Do como parte del proceso docente-educativo integral de niños y adolescentes, es un vehículo adecuado para, a través de su agente instrumental operativo, el movimiento, favorecer el desarrollo de una personalidad más sana y una mejor calidad de vida.

El Deporte, como fenómeno social de promoción y difusión extraordinaria, engloba un amplio repertorio de valores y normas, que lo identifican y diferencian claramente de otras prácticas sociales.

Este concepto es premisa indispensable para admitir su importancia como herramienta pedagógica útil en el desarrollo integral de los alumnos.

No existen dudas de la potencialidad socializadora del deporte, lo cual apoya la idea de su inserción el seno de instituciones con tradición y experiencia en el orden educativo y formador de valores que engrandezcan al ser humano.

El marco de la escuela el deporte se plantea  metas más educativas y pedagógicas, apartado de la concepción competitiva para dirigirse hacia una visión global del proceso de enseñanza, permitiendo el desarrollo de  aptitudes motrices y procesos  afectivos, cognitivos y sociales de la personalidad.

En concordancia con esto se debe considerar  su adaptación a las posibilidades individuales y  desestimar el paradigma del atleta campeón como ideal, de tal modo que se materialice una real intencionalidad pedagógica, logrando que en cada sesión se promuevan y fortalezcan comportamientos sociales y personales positivos.

Los valores son definidos por  Kuluckhohn, (1951) como concepciones o criterios de lo deseable,  que proveen la base para seleccionar entre alternativas de pensamientos, sentimientos y acciones y que se expresan por normas de comportamientos específicos, los cuales incorporamos en determinados momentos del proceso de socialización y desarrollo. (R. Roche Olivar, 1997).

La influencia del deporte en los estilos de vida de una sociedad es ampliamente reconocida, de ahí que el contexto escolar sea un escenario propicio para la aceptación de valores morales y éticos a través del comportamiento aprendido como deportista

Se favorece también el establecimiento de formas de comunicación verbales y gestuales diferentes. (Massengale, 1979).

Las actividades que se llevan a cabo en el período de formación de una persona producen impacto educacional en ella, por lo que el Karate-Do introducido en estas edades puede convertirse en un modulador positivo de la conducta de los escolares.

M. Gutiérrez (1995), llevó a cabo estudios investigativos relacionados con el tema en los que encontró que los valores más propicios de alcanzar a través del Deporte son en el área de lo social aquellos que expresan sentimientos de responsabilidad social, convivencia, justicia, preocupación por los demás y cohesión de grupo.

En el campo de lo valores personales la habilidad, la creatividad, el  reto personal, la autodisciplina,   el autoconocimiento, el mantenimiento o mejora de la salud, la honestidad, el espíritu de sacrificio, la perseverancia, el autodominio, el reconocimiento, el respeto, la humildad, la obediencia, la autorrealización y la autoexpresión.

Es fundamental tener en cuenta que el Deporte, por sí mismo, no es generador de valores sociales y personales; pero sí un excelente terreno de promoción y desarrollo de tales valores.

Proponemos una forma de organización del proceso docente que ofrezca la oportunidad al alumno de participar activamente en la construcción de su propio conocimiento y que estimule su pensamiento creativo, utilizando el juego y la reflexión como vías operacionales.

El desarrollo de las habilidades motoras es un proceso largo y complicado que recorre un trayecto desde el nacimiento en que la capacidad estructural y funcional sólo permite movimientos rudimentarios y carece de patrones motores generales demostrables, hasta que por la influencia conjunta de maduración,  aprendizaje y otros agentes externos tienen lugar cambios observables en la conducta motora, que se expresan a través de las transformaciones en la eficacia de los movimientos y la sincronización con patrones evolutivos sucesivos del progreso hacia la adquisición de patrones maduros.

No es intención de este proyecto conseguir que los alumnos alcancen un  nivel de especialización motriz si no propiciar el mayor número de experiencias en este sentido a fin de dotarlos de un amplio bagaje motor, en esta fase de la vida en que el organismo se halla en  plena maduración.

El movimiento, es un bien existencial del ser humano, el estar quieto es una contingencia y la actividad física una constante. “El movimiento es la primera forma, y la más básica, de comunicación humana con el medio”. El karate es un deporte en el que el movimiento es aspecto medular”

El karate es una opción atractiva con gran componente motivacional  para los educandos, cuyo aprendizaje propicia el empleo de  modelos alternativos a la metodología tradicional de enseñanza en las habilidades de lucha (Párraga y Morago, 2000).

Cuando colocamos de un lado de la balanza la realidad en que vivimos donde están presentes condicionantes sociales adversas y problemas de morbimortalidad de la población derivados de modos de vivir que atentan contra la salud y disfrute de una vida con mayor grado de calidad y en el otro lado los atributos del karate como práctica que ejerce efectos beneficiosos para el cuerpo y la mente, para lo material y espiritual que hay en todo ser humano se justifica plenamente su adopción como complemento de un centro educacional que pretenda armonizar con las exigencias del momento y brindar a sus educandos una verdadera formación integral.

III.      Objetivos:

III. 1. Objetivos Generales:

1)   Practicar Karate-Do con el propósito de desarrollar aptitudes motrices y psicomotrices conforme a las potencialidades individuales así como identificar las relaciones mas significativas entre Karate-Do, salud y calidad de vida.

2) Valorar el sentido y significado que orienta al Karate-Do y adaptar las capacidades sensoriales y habilidades motoras específicas a los requerimientos decisionales y reglamentarios y a los objetivos centrales de esta disciplina.

3) Identificar y comprender las consecuencias de los malos hábitos dietéticos, posibles adicciones y sedentarismo sobre la salud y calidad de vida personal y apreciar los valores de solidaridad, cooperación, honestidad y juego limpio, a través de la vivencia del Karate-Do, actividades lúdicas, expresivo  motrices y recreativas.

III. 2. Objetivos Específicos:

1.                      Mejorar la aptitud física  personal asociada a la salud, mediante la práctica de ejercicios direccionados este sentido.

2.                    Desarrollar aptitudes físicas basándose en la  individualidad, continuidad, alternancia muscular y progresión.

3.                    Reforzar o formar hábitos sociales  y valoraciones asociadas a la práctica sistemática de la actividad física para mejorar la calidad de vida.

4.                    Alcanzar niveles óptimos en la práctica de variables físicas  asociadas a salud: resistencia cardiovascular y respiratoria, resistencia muscular, flexibilidad y composición corporal.

5.                    Ejecutar ejercicios que posibilitan el incremento de los diferentes atributos físicos vinculados con salud y calidad de vida, acercándolos a aquellos parámetros estimados normales para la edad.

6.                    Apreciar la contribución que la práctica regular y sistemática de un programa de ejercicios tiene sobre la salud física y psíquica.

7.                    Mantener o fomentar hábitos de higiénicos y dietéticos asociados a la salud.

IV. Metodología.

Es habitual la aplicación de técnicas de instrucción que utilizan el mando directo, para la enseñanza del karate, sustentando el proceso de enseñanza-aprendizaje en un método reproductivo donde el alumno reproduce sistemáticamente los conocimientos que el profesor le aporta.

En el proyecto que proponemos emplearemos un método de enseñanza basado en un modelo constructivista horizontal de transferencia, es decir, desde el análisis de las estructuras comunes de los principios tácticos  las habilidades de lucha, recogemos una parte general que pretende generar un aprendizaje de fundamentos y conductas tácticas básicas. (Contreras, De la Torre y Velázquez, 2001)

La intencionalidad del método que se propone persigue el desarrollo de las habilidades de lucha sin que se pretenda una minuciosa ejecución técnica, si no que centra su atención en el movimiento en sí, buscando una activa participación del educando en el proceso de aprendizaje, a través de la investigación de sus posibilidades individuales.

En las edades que son objeto de este proyecto, el componente psicológico no puede ni debe ser olvidado, por lo que se estimulará el desarrollo en los alumnos de actitudes que eleven su autoestima, confianza en sí mismos, concentración y relajación.
Siendo éste uno de los pilares fundamentales de la metodología del modelo de enseñanza que se planea.

El método se basará en:

1)     DIVERSIDAD DE MOVIMIENTOS

Se estimulara a los alumnos para que realicen la mayor cantidad posible de movimientos y desplazamientos, descubriendo sus propias potencialidades. Restringirse a una cantidad reducida y repetitiva, tan sólo dará como resultado una importante limitación en el desarrollo muscular y de la movilidad articular del practicante.

2)     DESARROLLO DE LAS CUALIDADES MOTRICES

Fuerza, resistencia, velocidad, elasticidad y flexibilidad, equilibrio, coordinación, etc. , son cualidades de igual importancia a la hora de asegurar un completo y correcto desarrollo del cuerpo humano. Se atenderá especialmente a esto en la práctica de las diferentes técnicas y ejercicios.

3)     SIMETRÍA EN LOS MOVIMIENTOS

Como requisito imprescindible, se ejercitará por igual brazos y piernas, derecha e izquierda, frente y espalda. La práctica asimétrica no sólo es insuficiente, sino que puede llegar a ser origen de lesiones y futuras deformaciones de difícil solución.

Si analizamos en un detenido recorrido mental las diversas ofertas deportivas, nos encontraremos con que algunas sólo pretenden cubrir una necesidad puramente lúdica y otras no merecen ni ser llamadas deporte. Una vez descartadas las carentes de las mínimas características elementales para considerarlas, nos encontramos con otras en las que son muy limitados o repetitivas o sus movimientos, que desatienden alguna de las cualidades motrices fundamentales o presentan una gran asimetría concentrando sus ejercicios especialmente en una u otra parte del cuerpo, por lo que la lista se torna reducida si pretendemos que cumplan con todos los puntos exige un desarrollo armónico.

El método se propone que el deporte no sólo desarrolle físicamente a los alumnos, sino que también pretende que enriquezca su personalidad y mejore el estado psíquico y anímico.

Para ello se trabajará además en las siguientes áreas:

1)     POTENCIAR EL RESPETO A LOS DEMÁS Y LA CORTESÍA.

El respeto a los demás es el primer paso para alcanzar el propio respeto. El desprecio, la burla, la humillación, los insultos, el “ventajismo”, son actitudes muy frecuentes en deportes de competición en los que llegan a ser tan habituales que pasan a formar parte de ellos. El respeto a los demás y la cortesía forman el pilar básico del que pretende la armonía social.

Las sesiones de prácticas se iniciarán y concluirán con una muestra de     respeto entre los karatekas  participantes.

No se limitará el proceso a lograr el aprendizaje de las técnicas    corporales si no que  exigirá la total participación del practicante en los ámbitos estructurales tanto físico como mental, técnico, de seguridad, ético y moral.

El profesor estimulará y motivará a sus alumnos en el espíritu de lucha por el bienestar, el amor, la paz, el respeto a los derechos más elementales del ser humano a través de una práctica seria, disciplinada y constante que promueva el fortalecimiento de valores como los sentimientos de comprensión, tolerancia, perdón, valor, armonía, ayuda mutua, generosidad, respeto y lealtad. La aceptación y encarnación de valores y opiniones se producen muchas veces al identificar los propios.

2) REPRIMIR LA VIOLENCIA.

Es bien sabido por todos que la violencia sólo engendra más violencia, que raramente soluciona el problema original y que es la alternativa de los impotentes, desequilibrados o pobres de espíritu. Tampoco parece ser una actitud que contribuya a nuestro bienestar, más bien al contrario, aunque sea utilizada hábilmente por algunos “poderes”, cual antiguo circo romano, para satisfacer a las masas ávidas de sangre, lo que pudiera llegar a provocar dependencia.

El Profesor de Karate trabajará con los alumnos y a través de su ejemplo y con actividades de reflexión y análisis conseguirá que interioricen que el Karate-Do es un deporte contra la violencia, no negará la presencia del instinto agresivo, pero promoverá en su los alumnos su control y transformación.

Los practicantes de karate serán permeados de esta visión y se laborará con ellos parra que en las  demostraciones y competencias no asuman posturas que  promuevan en el  público actitudes violentas y mucho menos que las estimulen, como ocurre en deportes aparentemente aceptados y reconocidos por la mayoría de la gente como “no violentos”.

3) CONCENTRACIÓN, CONTROL Y SEGURIDAD PERSONAL.

Se realizarán actividades encaminadas a aumentar a través de la práctica deportiva el poder de concentración, control y seguridad personal facilitándose así la superación de las constantes adversidades de la vida cotidiana. Tanto desde el ámbito personal, como del profesional o en los estudios, son cualidades imprescindibles para alcanzar el éxito.

El Karate aparece como una alternativa inmejorable ya que en su método de enseñanza aprendizaje se aglutina todo aquello que quisiéramos para nosotros mismos o para nuestros hijos. Su práctica garantiza un desarrollo físico completo.

En la metodología están consideras las  diferencias individuales y adaptación a las verdaderas posibilidades del practicante sea cual sea su edad o sexo.

Se basa en la ejecución de una infinita variedad de movimientos y desplazamientos que tienen sus raíces en una milenaria tradición oriental cuya incidencia beneficiosa sobre la salud está sobradamente demostrada.

Se enfatiza en enriquecer el bagaje motriz de los  alumnos  para mejorar las cualidades motrices de su cuerpo  y ejercita todas y cada una de sus partes, ya que nada de esto se desprecia para alcanzar un nivel óptimo y su misma dinámica lo garantiza.

El respeto a los demás y las normas de cortesía, así como el rechazo a la violencia, forman parte intrínseca del método de enseñanza del Karate, no pudiéndose concebir de otra manera si asistimos a las clases de una escuela seria y profesional.

Con la práctica constante del Karate se alcanza un creciente nivel de concentración, control y seguridad personal, pudiéndose comprobar este progreso en todos los terrenos de la vida.

V. Impacto esperado:

El impacto esperado, sin ser  ambiciosos en las intenciones, es que la introducción de un programa opcional o alternativo de práctica de Karate  en las escuelas primarias propicie el desarrollo de aptitudes motrices y psicomotrices así como actitudes sociales que favorezcan una mejor calidad de vida.

También que se creen y o  fortalezcan, hábitos y estilos de vida  saludables.

Otro impacto que se alcanzará es la identificación de la naturaleza del cuerpo, descubriendo sus potencialidades como fuente generadora de la propia salud, a través de su agente instrumental operativo, el movimiento, en concordancia con los principios que rigen el Universo.

La metodología aplicada facilitará así mismo la participación activa de los estudiantes, de modo que se estimulará su pensamiento creativo.

La prevención de daños a la salud y de problemas sociales como el consumo de drogas será otro beneficio esperado de la práctica del Karate en las escuelas.

Se sabe que el consumo de drogas dificulta el aprendizaje y deteriora el pleno desarrollo educativo de las personas por lo que también en este sentido se obtendrán beneficios, con la eliminación o reducción de los riesgos de consumo en niños o niñas que practiquen Karate.

El conocimiento de una técnica de auto defensa  hace menos vulnerables a los niños a los daños que le pueden ocasionar las agresiones callejeras, por lo que en el plano de la defensa personal dotará a los alumnos de una herramienta defensiva.


VI.      EVALUACIÓN:

 

Con  la finalidad de evaluar el cumplimiento de los objetivos propuestos se diseñó un sistema de indicadores de medida, construídos sobre la base de metas  de manera tal que sean tangibles los logros.

Se sabe que la medición del impacto de cualquier programa que pretenda cambios de actitud es extremadamente compleja pués estos suelen ser difíciles de alcanzar en plazos determinados y breves y de atribuir a un solo factor ya que dependen siempre en algo también  de otros factores individuales, familiares y sociales.

Pero cuando se realiza una intervención debe siempre evaluarse el alcance de los propósitos por lo que no obstante, las consideraciones efectuadas  se propone un modelo que permita aproximarse al conocimiento de los resultados obtenidos.

 

La evaluación se realizará al final del curso escolar y se apoyará en:

–    Aplicación de instrumentos elaborados al efecto:

–     Encuesta a padres o tutores

–     Entrevista a profesor de Educación Física

–     Encuesta a practicantes

–    Cumplimiento del programa de aprendizaje del Karate.

 

Se considerará que los objetivos generales han sido cumplidos sí:

-Para el objetivo uno, el 33 %, es decir la tercera parte o más de los practicantes ha logrado  desarrollar aptitudes motrices y psicomotrices conforme a las potencialidades individuales así como identificar las relaciones más significativas entre Karate-Do, salud y calidad de vida.

-Para el objetivo dos, el 50 % de los educandos es capaz de valorar el sentido y significado que orienta al Karate-Do y adaptar las capacidades sensoriales y habilidades motoras específicas a los requerimientos decisionales y reglamentarios y a los objetivos centrales de esta disciplina.

-Para el objetivo tres, el 70 % de los participantes identifica y comprende las consecuencias de los malos hábitos dietéticos, posibles adicciones y sedentarismo sobre la salud y calidad de vida personal y aprecia los valores de solidaridad, cooperación, honestidad y juego limpio, a través de la vivencia del Karate-Do, actividades lúdicas, expresivo  motrices y recreativas.

En cuanto a los objetivos específicos se considerarán cumplidos siempre que:

–       El 70 % de los alumnos haya logrado mejorar la aptitud física  personal en la Educación Física  y desarrollar ésta en base a la  individualidad, continuidad, alternancia muscular y progresión.

–       En el 50 % de los practicantes se haya  alcanzado reforzar o formar hábitos sociales  y valoraciones asociadas a la práctica sistemática de la actividad física para mejorar la calidad de vida.

–       El 70 % de los practicantes reduzca en alguna medida las frecuencias cardíaca y respiratoria respecto al inicio de la practica durante el ejercicio.

–       El 33 % de los alumnos sobrepeso y obesos alcanza alguna reducción del pesaje inicial.

–       Se aprecia al menos en el 50 % de los practicantes una mayor resistencia muscular y flexibilidad.

Se anexan los instrumentos evaluativos, que se aplicarán al 20 % del universo, es decir serán explorados el 20 % de los alumnos y se asumirá que la muestra es representativa del grupo.

En el caso del pesaje y la toma de frecuencia respiratoria y cardiaca se estudiará el universo objeto del proyecto.

El tamaño muestral se define basándose en criterio del autor de este proyecto en su calidad de experto.

VII. Recursos:

VII. 1. Recursos físicos:

Una de las grandes ventajas de karate versus otras actividades extraprogramáticas es la escasa infraestructura que se requiere para llevar a cabo su práctica.

El establecimiento solo necesita un espacio disponible que cumpla las exigencias de ser ventilado, iluminado y con la capacidad necesaria para el número de alumnos que participe, pudiendo ser utilizadas en casos de grupos pequeños las salas que se emplean para el aprendizaje de las diferentes asignaturas y  en la circunstancia de grupos mayores de alumnos se pueden realizar las actividades en la multicancha del establecimiento.

Los alumnos  sólo necesitarán de ropa cómoda que le permita realizar los movimientos y ejercicios.

Se requerirá de una pesa y un reloj, así como de encuestas impresas.

 

VII.2. Recursos Humanos:

 

a) Profesor: Especialista en la disciplina deportiva con conocimientos orientados al área de la educación física a fin de articulase coherentemente con el currículo de la escuela orientando las actividades al fortalecimiento de los objetivos fundamentales transversales.

b) Alumnos: Para la realización de las diferentes actividades es imprescindibles la presencia de los alumnos que se agruparan de acuerdo a edad, grado de compromiso y avances en las diferentes unidades temáticas.

b.1 Iniciación : Estará formado por un grupo de niños cuya       edad  oscile en el rango de los 10 y 13 años, ambos inclusive.

 

b.2 Intermedio: aquí se incluirán los niños con edades comprendidas entre los 14 y 16 años.

b.3 Avanzado: Estará integrado por niños de 17 y  18 años.

 

VII.3. Recursos económicos:

 

El origen de los recursos económicos para financiar el proyecto se plantea que sea mixto por financiamiento combinado del colegio y el alumno que realiza la actividad ya que ésto produce un grado mayor de compromiso por parte del alumno y su apoderado.

La pesa, el reloj y las encuestas impresas corren a cargo del profesor.

La cancelación de honorarios del profesor puede ser por cantidad de alumnos, lo que significa una cuota por cada uno o también adscribirse a la modalidad docente de cancelar por hora trabajada.

La definición deberá ser coordinada y acordada entre el administrador del colegio y el profesor.

Anexo 1.Encuesta a padre o tutor

 

Consentimiento para la encuesta personal y la del alumno: Si___ No___

Firma:_____________

Fecha:

Nombre del Encuestado:

Nombre del alumno:

Grupo de Práctica:

Grado de escolaridad:

Existen problemas psicosociales en su entorno:

 

La conducta en el hogar del alumno ha experimentado cambios:

 

Es más disciplinado___

Es más respetuoso___

Se comporta más capaz de controlar sus impulsos___

Se muestra más solidario con familiares y vecinos___

Acepta frutas y vegetales si se le ofertan o los solicita___

Ha dejado de consumir o reducido el consumo de cigarrillos, alcohol u otras drogas___ (se aplica en casos con antecedentes)

Ha iniciado el consumo de alguna de estos productos.

Es más responsable con sus deberes___

Adopta postura erguida al sentarse o en la posición de pié___

Se muestra más hábil en las actividades físicas___

Se ocupa mas de su aseo personal___

No ha apreciado cambios positivos___

Ha apreciado otros cambios positivos___

 

Anexo 2. Entrevista a profesor de Educación Física

 

 

 

Nombre del Profesor:

 

Nombre del alumno:

 

Grupo de Práctica:

 

El alumno ha logrado  desarrollar aptitudes motrices y psicomotrices conforme a las potencialidades individuales___

 

El practicante se muestra más solidario y cooperativo en clases___

 

El educando ha mejorado su disciplina___

 

El alumno adopta posturas correctas al sentarse y estar de pié___

 

Aprecia los siguientes cambios positivos en él.

 

Describir brevemente cambios físicos y conductuales.

 

 

 

 

 

 

 

Firma del profesor:________

 

Anexo 3. Encuesta a practicante

 

Consentimiento informado:___

 

Edad:         Sexo:         Escolaridad:         Grupo de Práctica:

 

Tiempo de incorporación al proyecto:

 

Marca con una cruz la posibilidad que a tu juicio sea más correcta:

 

–       El Karate es:

 

1-      Una práctica deportiva que favorece la salud.___

 

2-      Un deporte de lucha que favorece la salud y el comportamiento personal y social adecuados___

 

3-      Un deporte de lucha que favorece la salud y se practica para  agredir a otros con ventaja a causa de los recursos que le brinda.___

 

4-      Un deporte de lucha que favorece la salud y el comportamiento personal y social adecuados y que es útil en la autodefensa ___

 

 

 

–       Responde verdadero (V) o falso ( F) .

 

1-      Ingerir vegetales y frutas es saludable___

 

2-      Comer abundantes grasas especialmente de origen animal es recomendable para la salud___

 

3-      Los ejercicios solo mejoran la estética___

 

4-      El alcohol y el cigarro no son drogas___

 

5-      La adicción a las drogas es dañina para la salud___

 

6-      El que comienza a consumir drogas cree con razón que no tiene riesgo de hacerse adicto___

 

7-     Mantener una buena higiene no tiene que ver con la salud___

 

8-      Es importante tener una postura adecuada en todo momento___

 

9-      Las peleas siempre deben tratar de evitarse___

 

 

 

–       Completa las siguientes ideas:

 

1-      El respeto es ______________________________________

 

2-      Aprendiendo Karate puedo____________________________


Anexo 4. Cumplimiento del programa de aprendizaje del Karate.

 

 

 

 

 

1-      El Profesor de Karate evaluará los progresos individuales acorde a lo planificado, tanto en le orden de las capacidades motrices y de las habilidades de lucha, como en la conducta del practicante, haciendo especial énfasis en su capacidad de controlar impulsos agresivos, disciplina, espíritu de compañerismo, respeto a los semejantes y empeño en alcanzar sus metas.

 

2-      Pesará a todos los alumnos y tomará la frecuencia cardíaca y respiratoria antes y después de realizar una carrera y comparará los resultados con el obtenido en el momento de la incorporación al proyecto.

 

3-      Considerará la puntualidad y asistencia del practicante y su participación en las actividades de reflexión y debate.

 

 

 

 

 

 

 

Marcelo Fernández Varas

Marcelo Fernandez Varas

Author: Marcelo Fernandez Varas

Share This Post On

1 Comment

  1. Buen artículo desde el punto de vista pedagógico y valórico..pero, es necesario acotar que el Karate Do, NO ES UN DEPORTE..

    Post a Reply

Submit a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *