La energía en el kata

INTRODUCCIÓN

La traducción literal de la palabra «kata» en nuestro idioma es «forma». Ha sido en los katas donde todos los elementos fundamentales del karate han sido desarrollados y codificados durante años por los maestros del Karate-Do.

Los katas son realmente la esencia del Karate, puesto que en ellos están los principios básicos, las técnicas y la tradición de este Arte. Todo está incluido en las formas; a saber: posturas, posiciones, movimientos del cuerpo, desplazamientos, respiración, varios tipos de técnicas, timing, kiai, una actitud mental correcta etc.

                                                                       (Katas superiores. José Mª Fraguas)

Los katas de Karate son ejercicios reglamentarios de este arte marcial, que consisten en series de movimientos debidamente codificados y encadenados entre sí con los que el practicante describe una trayectoria denominada Embusen, en el transcurso de la cual efectúa desplazamientos, giros, bloqueos, ataques, derribos y esquivas, simulando un combate contra uno o varios presuntos atacantes..

(Estudio técnico comparado de los katas de karate. Hermenegildo Camps/ Santiago Cerezo)

Y así podríamos seguir buscando definiciones de la palabra «Kata» y en ninguna aparecería su relación con la energía interna o «Ki».

Aunque no entendamos mucho  sobre energía, nadie puede negar que su significado es: todo aquello que es capaz de producir un trabajo. Pues bien si nos atemos a las definiciones de «kata» , desplazamientos, ataques, posturas, etc., todo ese trabajo tiene que ser producido por algún tipo de energía.

El siguiente estudio habla sobre el kata y la energía que desarrolla, pero no a nivel de  la utilización química de los alimentos y su almacenamiento en ATP, sino a nivel más sutil, de cómo afecta la ejecución de un determinado kata en el  campo energético humano o aura.

El trabajo que expongo a continuación es completamente empírico y queda abierto a estudio e investigación. El resultado dependerá de los katas y el estilo, las personas y su nivel técnico, las emociones y estados de ánimo, así como otros factores que pueden influir en el campo energético humano.

He realizado un estudio sobre once personas, todas practicantes de karate, de distintos sexos y edades, de años de práctica y de nivel técnico, que van desde cinturón verde a 2º Dan.

Entiendo que el estudio de población no es lo suficientemente amplio para formular una hipótesis consistente, pero no pretendo sentar cátedra sino reflejar mi inquietud sobre un tema que considero importante dentro de la práctica del Karate-Do y que con el paso de los años y la experiencia todo profesional de este bello Arte Marcial debería conocer.

Los katas elegidos han sido los cinco Pinan, pues los katas superiores obligarían a que los individuos del estudio fueran todos cinturones negros.

EL KATA

El kata no se contempla desde el punto de vista técnico, ni de aplicación práctica al combate, ni desde su evolución histórica; se ejecuta desde el prisma que nos ofrece su parte de desarrollo interno, su influencia en nuestro campo energético. El kata como plataforma de trabajo superior, de ser capaz de sentir y activar los centros energéticos de nuestro cuerpo. Además asociando a cada uno de los Pinan un elemento que diferencia su ejecución y su influencia en la energía interna.

Cada individuo del estudio ha realizado tres veces el kata, una para cada capa de nuestro cuerpo. Una fuerte con el ritmo y máximo desarrollo de las cualidades del kata, para nuestro cuerpo físico. Otra a media intensidad para nuestro cuerpo emocional y otra suave y sin tensión para nuestro cuerpo mental. Cada una de estas capas de mayor vibración que la anterior. Esto quiere decir que el cuerpo físico es el más denso y de menor vibración y el mental el más sutil o de mayor vibración.

Tras la realización del kata se observa la influencia del mismo en el campo energético de la persona que lo ejecutó. Color y forma del aura de la persona, sensación espacial y percepciones que se perciben durante y a la finalización del kata.

Propongo el kata como medio de realización personal. El maestro Kenwa Mabuni decía que el kata era zen en movimiento. ¿Porqué parece que se ha perdido esa parte de los katas, ese zen en movimiento?. ¿Porqué los no entendidos en karate ven el kata como algo sin valor, sin utilidad…?. ¿Será por qué ven al kata como un ejercicio gimnástico sin otra utilidad?.

Hay que destacar que he encontrado similitudes en los resultado de la observación de las personas que tras la realizar el  mismo kata y coincidiendo en el elemento se producen en su campo energético.

La siguiente exposición es personal, puedo estar equivocado o no, pero es el resultado de mí propia experimentación en el campo de la energía humana.

PINAN SHODAN

Este kata está asociado al elemento agua. Actualmente está cambiado el orden de ejecución y el que llamamos Pinan Nidan en realidad es el Shodan.

Es un kata fluido, pasa de una posición a otra sin grandes cambios y agitación. Como el agua no ofrece resistencia a los obstáculos, sino que se adapta a su forma y los rodea.

Tras la ejecución de este kata se observa en la mayoría de los individuos una gran expansión del aura, aproximadamente un metro, su forma como una mancha que se extiende. El color predominante el morado, pero con tintes que pueden ir desde el azul al verde pasando por el amarillo, dependiendo del elemento asociado a la persona que realiza el kata.

La excepción a esto son las personas que pertenecen al elemento agua, que manifiestan un campo energético en forma de capas y de color predominantemente gris.

Al trabajar este kata se influye sobre el sistema nervioso y nuestro psiquismo, se activa el segundo chakra y asciende la energía hasta el séptimo.

PINAN NIDAN

Este Kata está asociado al elemento tierra. Es un kata compacto, con técnicas contundentes y cambios de altura como la tierra, con sus valles y montañas.

Tras la ejecución de este kata se observa en los individuos una expansión del aura más contenida que en el kata anterior, unos 60 cm y aparece en algunas de las personas del estudio estratificada en capas. Los colores son más claros, con predominio del amarillo, incluso una de las capas puede ser gris y la siguiente más clara casi blanca.

Al trabajar este kata se influye sobre los riñones y las glándulas suprarrenales, el estado de ánimo es como la calma antes de la tormenta. Se activa el primer chakra lo que favorece las actividades relacionadas con lo físico.

PINAN SANDAN

Este kata está asociado al elemento fuego. Es el kata del centro, como el elemento al que está asociado es un kata con movimientos contraídos y expandidos, vivaz.

Tras la ejecución de este kata se observa en los individuos una expansión del aura en forma de llama, más ancha en la parte inferior del cuerpo y más estrecha hacia la cabeza. Los colores se entremezclan,  matices claros con los oscuros.

Al trabajar este kata se influye sobre el cuerpo mental y sobre nuestra personalidad. Se activa el tercer chakra, lo que favorece todo lo relacionado con el pensamiento y la actividad mental. Los colores mezclados tienen relación con los pensamientos y su forma, lo que favorece la aparición de los distintos matices.

PINAN YONDAN

Este kata está asociado al elemento aire. Es un kata con técnicas aéreas de patadas, bloqueos altos y desplazamientos del cuerpo en las aplicaciones.

Tras la ejecución de este kata se observa en los individuos una expansión alargada del aura, que se extiende unos 30 cm a lo largo del cuerpo y que se eleva por encima de la  cabeza más de un metro. El color oscuro casi negro.

Al trabajar este kata se influye sobre el sistema circulatorio, el tejido óseo, la capacidad de concentración y el equilibrio. Se activan el cuarto y quinto chakra lo que favorece que la energía ascienda hacia la parte superior del cuerpo.

PINAN GODAN

Este kata está asociado al elemento vacio. Kata del vacio como el salto que se realiza en su ejecución, o el vacio que se encuentra un adversario cuando nos salimos de la linea de ataque.

Tras su ejecución se observa en los individuos una expansión del aura de unos 60 cm alrededor del cuerpo, así como una mayor concentración de la energía en la cabeza y una especie de rayos hacia arriba. El color morado con tintes grises.

Al trabajar este kata se influye sobre el cerebro, los ojos y la percepción espacial. Se activan el sexto y septimo chakra lo que nos facilita la conexión con la energía universal.

CONCLUSIONES

Vuelvo a reiterar que lo expuesto anteriormente es fruto de las observaciones que durante un periodo de cinco meses he realizado a un grupo de alumnos de distintas edades, sexos y grados.

Que este trabajo se fundamente en ensayo y error.

Que puedo estar equivocado y que personas distintas pueden llegar a conclusiones distintas o iguales.

Que hay muchas variables que pueden hacer que las lecturas del campo energético de una persona no sean correctas o que la interpretación del observador no sea la acertada.

Que he descubierto anomalías que más tarde han tenido que ser tratadas por un profesional médico y que no expongo aquí por no tratarse de ese tema.

Que la verdad absoluta no la posee nadie, y  que la verdadera forma, ritmo, aplicación, análisis, respiración etc. del kata solo la pudo saber el maestro que hizo  del kata un proceso creativo al que dedicó toda su vida.

Que hasta nosotros solo ha llegado una parte de ese proceso creativo, a veces alterado por el filtro de distintos maestros,  que han incorporado su propia experiencia.

Que si con este trabajo he conseguido acercarme un poco a ese proceso creativo y aportar un granito de arena, todo el esfuerzo y horas de visualización mereció la pena.

Que es un trabajo abierto a estudio en profundidad, tanto en el número de katas de trabajo como el de individuos a control.

Que el estudio de distintos katas y estilos desvelará lecturas y capacidades distintas para cada forma de ejecución.

Que puede que haya puntos de coincidencia entre el mismo kata de distintas escuelas. (Esto no lo puedo asegurar pues no he tenido la oportunidad de observar practicantes de escuelas distintas a la mía.)

Que los katas más allá de ser un mero ejercicio gimnástico, tienen un potencial físico- técnico, emocional y energético que activa distintos centros, trabaja sistemas y órganos distintos dependiendo del kata que ejecutemos.

Que sabiendo la función y sobre que sistemas o chakra trabaja un determinado kata se puede buscar un objetivo determinado en el entrenamiento del kata, y no solo la mejora técnica o la consecución de una medalla.

Que los antiguos maestros daban una importancia de primer orden al kata y el motivo era la capacidad del kata para influir en la determinación, es espíritu de sacrificio, en el campo energético y en el desarrollo marcial y espiritual del practicante.  Si esto no fuera así las artes marciales hace tiempo que habrían perdido un elemento que a priori y a ojos de un observador neófito es ineficaz desde el punto de vista del combate.

Que los katas sirven de filtro para ir haciendo una labor de selección natural. Todo aquel que no tiene paciencia o quiere un aprendizaje rápido, abandona la práctica del kata y del Karate.

Que este trabajo no sirva para crear polémica o sea menospreciado por quien no crea en la capacidad del ser humano para trabajar con la energía.

 Que sirva para dar una visión más profunda del kata, que los distintos maestros de karate trabajen en una dirección común y se devuelva al kata el lugar de preferencia que tuvo en su día.

Tesina realizada para el examen de 5º Dan.

Foto: h.koppdelaney

Raul Alonso de Benito

Author: Raul Alonso de Benito

Share This Post On

Submit a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.