Recuperando el habla

 

Alguien dijo que el kendo es un dialogo entre dos personas en la que existen preguntas y respuestas formando con ello una conversación. No dudo de la veracidad de estas palabras igual que no lo hago al confesar que hace tiempo que no converso. Está claro que haciendo un símil con lo anteriormente descrito no estoy sordo, es decir, si puedo escuchar lo que la otra persona pregunta con su shinai. Tampoco soy mudo, se hablar, responder y hacer mis propias preguntas. Está claro que entiendo el idioma, pero por alguna razón no puedo conversar. Es como si estuviese en diálogos que no me interesasen o estuviese distraído pensando en otras cosas. Como si mis respuestas fuesen las coletillas típicas para continuar con una conversación en la que tu interlocutor continúa hablando; sólo.

 

La verdad es que no sé muy bien cómo explicar esta sensación que me lleva invadiendo en el último año. No es que no me interese lo que me tiene que contar mi compañero, ni tampoco es que quiera hablar de mis cosas, es como si por alguna extraña razón hubiera perdido la capacidad de abrirme sinceramente y contestar de una forma honesta quitándome para ello la máscara tras la que de alguna manera me escondo, por lo que al final todo termina en monólogos en los que contesto o digo lo que se supone que tengo que contestar o decir.

 

No creo que este problema sea técnico, ni tampoco creo que tenga mucha relación con el kendo. Es posible que la mejor explicación es que al final, por mucho que nos esforcemos, siempre terminamos transmitiendo en nuestras conversaciones de kendo lo que somos y lo que nos aflige. De nada sirve engañarnos, pues no haremos más que engañarnos a nosotros mismos. Debemos aprovechar las herramientas que nos brinda este arte marcial para solucionar nuestros problemas externos y así, con la conciencia tranquila, poder charlar de corazón a corazón con los amigos y compañeros que nos acompañan en este camino.

Fuente: reflexionesdeunkendoka.blogspot.com.es

Author: Andres Sanchez

Share This Post On

Submit a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.