Samurai de Oriente, Caballero de Occidente

Chus García Díaz CN-7ºDan

Satori o Santo Grial, un mismo fin y un mismo estado espiritual.

Si tuviésemos que buscar algo que verdaderamente representara al pueblo Nipón aparecería ante nosotros sin duda alguna la figura del Samurai y el Sakura (flor del cerezo) que debido a su efímera existencia y belleza estaba muy presente en la vida de este caballero.

Estos dos estereotipos emblemáticos muy relacionados entre sí, uno de ellos el Samurai, dieron origen a la Caballería, manera de vivir de entonces y actualmente considerada anacrónica. Ambas permanecen en el herbario de nuestra historia por ser las más preciadas del país Japonés.

Ciertamente la caballería no reviste ya un aspecto importante de la sociedad Japonesa de hoy, pero a pesar de ello sigue perfumando su moral y embelesando con su belleza.

La caballería hija del feudalismo tuvo como patria cualquier nación de la antigüedad, bien oriente u occidente. Estos caballeros Samurai cargados de ideales, guerreros abnegados con un gran sentido del deber, fueron los que representaron al hombre de armas, al Bushi, personaje que influyó de una forma decisiva en el alma del Yamato.

Sería largo pero a su vez seductor hacer una disertación histórica comparativa sobre la caballería Japonesa y Europea pues existe muchas aspectos en común entre los guerreros de sus sociedades feudales, sus códigos morales, el idealismo, el amor por las artes de la guerra, fue todo este espíritu caballeresco lo que simbolizó a ambas naciones llevándoles a realizar grandes gestas, llegando sus andanzas a estar en los poemas y laudes de los artistas más importantes de la época.

Caballería de Oriente u Occidente, hombres de armas, guerreros de unas armas que van más allá de las convencionales, unas armas mucho más eficaces que la justicia, el humanismo y la filantropía.

Hombres regidos por el Bushido código de los principios morales que se enseñaba a los caballeros de la época obligados a mantenerlo presente en su vida diaria. Mas que un código escrito fue en principio una serie de máximas transmitidas oralmente por algún guerrero famoso o un célebre sabio, tampoco se hizo este compendio de normas éticas fundamentándose en algún cerebro eminente de la época ni sobre la vida de un solo personaje renombrado de entonces. Su creación se debe a las conductas militares de la época cuyo desenvolvimiento orgánico influyo de una manera fundamental en este breviario del guerrero.

Posiblemente el Bushido ocupa en la historia de la ética el mismo lugar que ocupa la constitución inglesa o la Carta Magna. Lo que no cabe ninguna duda es que el Bushido nace en una época determinada en el Feudalismo teniendo este compendio de mandamientos un gran protagonismo a pesar de su naturaleza compleja.

Ya en esta época la clase guerrera se sitúa en el primer plano de la sociedad llamando a estos valientes guerreros Hatamoto o Samuai cuyo significado literalmente es “guarda”. Esta casta privilegiada cuyos orígenes en principio fue de gente bastante ruda hicieron de la lucha su oficio por lo que vieron la necesidad de crear una serie de reglas de conducta debido a que cada vez se daban más conflictos y así poder estos hombres de honor cuando violaban la ética recurrir a través de este código deontológico guerrero a un fallo supremo contra sus infracciones.

Fue este Breviario Samurai la piedra angular para la formación de la moral Nipona evidentemente sorprendente para el occidental pues este pueblo guerrero durante siglos, si bien cabe muchas veces guerras defensivas pero no por ello menos condenables, pero como decía Lessing de esta manera “Sabemos de qué defectos nacen nuestras virtudes”.

Reflexionemos pues que hubiera sido del sistema militar de aquella época sin ese soporte moral que era el propio idealismo del guerrero desde luego lo que es seguro que hubiese decaído el espíritu de caballería.

En todas las naciones que tubo la presencia la caballería por ejemplo occidente influyo el pensamiento religioso sobre las ideas de estos caballeros “Religión, Honor y Gloria de las Gestas“ fueron los estandartes de los caballeros cristianos al igual que sucedió con los caballeros japoneses influenciados por el Bushido.

Todos vivieron con valentía su existencia entendiendo que aquel que vive su época muere con ella estos hombres muchas veces fueron olvidados por sus ideas heréticas siendo el paso del tiempo el que convertiría su pensamiento en materia dogmática de una sociedad claramente decadente.

Caballero andante o guerrero espiritual, Grial o Satori que mas da ambos se pertenecen conforman la unidad transcendental del Ser, caminantes de la búsqueda de sí mismos, hombres que depositaron su sentimiento de confianza a su Señor virtud prolongada de una forma serena ante el destino, la sangre fría, su estoicidad ante la desgracia, la sumisión ante lo inevitable, el desdén por la vida (cuando hay que morir, hay que morir) y el maritaje con la muerte. Todas estas influencias Budistas hicieron de ellos los guerreros más temidos de todos los tiempos.

El espíritu de caballería simboliza en el hombre de hoy un mundo idealista desvanecido surgido de la gran experiencia que es la vida y la muerte, la lucha contra el mal simbolizado por el dragón que sucumbe ante la espada de la virtud y vence el bien alcanzando la unidad así con el interior, un mismo estado espiritual que nos lleva a comprender que solo existe el “aquí y ahora” de una existencia sin tiempo.

Siempre en todas las épocas fueron los mismos, hombres forjados de fe y justicia, cortesía y lealtad, soñadores e incansables buscadores de su propia esencia muchas veces perseguidos por la oscura ignorancia del propio hombre.

Estas son las últimas palabras de Yoshida Shoin uno de los más brillantes pioneros del Japón:

Sabía muy bien que este camino me llevaría a la muerte es el espíritu del Yamato quien me ha empujado a atreverme contra lo que pudiera suceder”.

Este articulo lo dedico a mis alumnos ellos son como el dedo izquierdo del Samurai imprescindible en un guerrero.

Share This Post On

Submit a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *