Amplia tu corazón y estrecha tu conciencia.

MikeOliveri

Nago Uēkata Chūbun (1663-1734) fue un noble y famoso hombre de Estado del Antiguo Reino de las Ryukyu, también un famoso guerrero.

Leyendo un trabajo de Andreas Quast sobre los orígenes del Karate y la semántica de la palabra Ti, cuyo significado normal es el de mano, pero que, como explica Andreas, va mucho más allá, y que antiguamente se utilizaba como ahora lo hacemos con la palabra Karate, por lo que podemos decir que Ti y Karate son sinónimos, o que el Ti es el origen, o uno de los orígenes, del Karate. He meditado sobre el contenido expuesto de un poema escrito por Nago Uēkata Chūbun.

Dicho poema expresa un pensamiento que reproduzco a continuación :

“Por mucho que puedas distinguirte en las artes del Tī y la erudición, nada es más importante que tu corazón como asiento de la mente, como se demuestra en el comportamiento cotidiano.”

Antiguamente un guerrero debía practicar lo que se denominaba Bun Bu Ryodo, es decir, el conocimiento de las Artes Marciales unido al estudio y conocimiento de los Clásicos chinos.

Por decirlo coloquialmente : Se pretendía que un guerrero no sólo fuera un gran experto en la herramienta esencial de su trabajo, las Artes de la Guerra, también llamadas Bugei en japonés. Sino que también fuera un hombre cultivado intelectualmente.

Sokon Matsumura, uno de los más grandes guerreros de Okinawa, y también uno de nuestros Ancestros en el Karate, ya se lo dejo escrito a su sucesor Kuwae Ryosei, hablándole del Bun Bu Ryodo.

Es esa la razón por la cual Nago Uēkata Chūbun habla de las Artes del Ti y la erudición. Pero el mensaje va más allá y dice que, con ser importantes ambas facetas, es mucho más importante que corazón e intelecto estén unidos en nuestra cotidianidad, en nuestra rutina diaria de vida.

Cargo con una larga experiencia de vida, y al haberme visto involucrado con el Karate desde muy joven, he sido testigo de como se desdeñaba, y hacia de menos, a aquel que acumulaba conocimientos y experiencias, que además de practicar y entrenar estudiaba y se cultivaba en la línea del Bun Bu Ryodo, simplemente porque o no tenía interés, o no era bueno, en la Competición.

No voy a nombrarle, Luis Beamud sabe bien de que y de quien hablo, pero era así.

Algunos nos dimos cuenta de que esa persona estaba más cerca de la razón que los demás, y nos acercamos más a El, quien generosamente, tal y como dice el poema del Uēkata de Nago, utilizó su corazón y su mente de forma generosa con nosotros.

Pero, con ser ilustrativa la anécdota, no es el objetivo de estas líneas escritas.

Mi experiencia me dice que, cotidianamente, hemos de encontrar en nosotros mismos, unidos mente y corazón, las fuerzas necesarias para hacer lo debido, aún y cuando sea mucho más cómodo no hacerlo.

Las cosas, el progreso personal en todos los ámbitos, se producen cuando somos capaces de “domar” y de enfocar nuestra voluntad, en el día a día, en la rutina.

Hacer lo que todos esperan de nosotros, lo cómodo, no arriesgar nada, mantenerse en el fluir de la corriente, no oponerse a ella y dejarse llevar, puede ser placentero y seguro para nuestros intereses. Pero, si no hacemos lo correcto, lo que nuestra conciencia nos dicta, nunca seremos nosotros mismos.

Y, a estas alturas del partido, creo honestamente que ese, el ser nosotros mismos, el conocernos realmente, es uno de los fines más importantes del Karate.

Por eso, la frase que se me ha ocurrido para definirlo es : Amplia tu corazón y estrecha tu conciencia.

 

Foto: MikeOliveri

Ramon Fernandez-Cid

Author: Ramon Fernandez-Cid

Share This Post On

Submit a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *