Antonio Espinós (WKF): “El kárate debe ser olímpico por su universalidad”

Bajo el argumento de su “universalidad” y de su “atractivo social”, el presidente de la Federación Mundial de Kárate, Antonio Espinós, defiende a capa y espada la candidatura de esta disciplina a entrar en el programa olímpico del año 2020.
En una entrevista con Efe, Espinós se ha mostrado confiado en la “firme posibilidad” que elComite Olimpico Internacional (COI) se incline finalmente por el kárate entre los ochos deportes que aspirar por ser olímpicos.
“Sostenemos que tiene que ser un deporte olímpico porque es una disciplina universal, con una base social enorme, muy atractivo y que además cumple con todo los criterios”, asegura Espinós, quien explica que el kárate ya se ha quedado dos veces en la “puerta” de ser olímpico.
En febrero de 2013 la Ejecutiva del COI decidirá, de los 28 deportes del programa de 2016, los 25 que considera el “núcleo” del programa olímpico.
Otros dos, el golf y el rugby a siete, tienen ya garantizada la siguiente edición porque debutarán en Rio 2016
Entre los ochos aspirantes a ingresar en el programa -kárate, sóftbol, béisbol, patinaje sobre ruedas, squash, wakeboard (esquí náutico sobre tablas), wuzu y escalada-, en mayo la Ejecutiva propondrá uno para que la asamblea que se celebrará en septiembre en Buenos Aires vote si lo aprueba.
espinosEspinós subraya que la prueba de fuego para el kárate serán los campeonatos mundiales deParis, que se disputarán del 21 al 25 de noviembre, debido a que el COI evaluará los “avances” y el “progreso” a nivel organizativo.
Según explica, el kárate propone para los Juegos Olímpicos de 2020 una competición de kumite individual, con cinco pesos por sexo y doce karatecas por categorías.
“El 2012 termina con un balance muy positivo, creemos que en los Mundiales de París (a partir del día 21) vamos a batir todos los récords de participación y de números de espectadores”, sostiene Espinos, quien lleva 14 años al frente de la Federación Mundial.
En tal sentido, augura muchas posibilidades de medallas para España, que, a su juicio, estáentre los “cinco mejores países” del kárate mundial.
“España es una potencia, un país muy respetado que, pese a la crisis, ha acertado en la política de intentar mantener por todos los medios la alta competencia en todas las disciplinas deportivas”, apostilla.

Fuente: Karate-Do News

Author: Rincondeldo

Share This Post On

2 Comments

  1. Jajajajaja ^^

    Al final tooooodo se acaba resumiendo a lo mismo: dinero, dinero y más dinero. Deberían empezar a llamar las cosas por su nombre…

    En primer lugar, caballero, el verdadero interés que existe en que el karate se haga deporte olímpico no es, ni más ni menos, que el hecho de que esto fomentará un aumento del número de practicantes… ¿Y acaso esto no es algo bueno? Pues, en principio sí, lo que sucede es que el motivo de alegría para ustedes, la gente de las altas esferas (para los cuales el karate y lo que representa dista años luz), no es per se que se dé a conocer aún más esta vía sino el crecimiento de
    las “arcas” que esto conlleva… Aunque eso ustedes ya lo sabían, ¿no? Como he comenzado diciendo: dinero, dinero y más dinero.

    De todas formas, pensándolo mejor, quizá debería haber comenzado diciendo que es normal que no le den la categoría de deporte olímpico puesto que ni siquiera es deporte; camino (do) o arte marcial sí, pero ¿deporte? Caballero, para hacer deporte nado, corro, monto en bici, juego al tenis, al fútbol, etc., pero cuando practico karate hago “otra cosa” que está mucho más allá del deporte…

    Sólo espero que algún día, quizá antes de que logren que se extinga el “do”, se den cuenta de lo que están
    haciendo y de lo que significa su pérdida, muchísimo más valiosa que su “olimpismo”.

    Post a Reply
  2. … pero el miedo es un instinto natural que previene al individuo contra lo que puede pasar. Efectivamente es el DÔ lo que peligra, perdido este solo quedará luego una pincelada deportiva. En esta partida de ajedrez por el olimpismo se sacrifica la dama (la kata) para ganar una partida (el dinero) creyendo -o haciéndonos creer- que eso salvará el futuro del karate, pero puede ser precisamente al revés. Cuesta entender cómo entre quienes hemos amado al karate por encima de todo, alegrándonos de sus diferencias sustanciales con otras arte marciales, hayan surgido defensores a ultranza de su entrada en los Juegos Olímpicos, incluso amputando una de las dos piernas del karate, la kata.

    Post a Reply

Submit a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *