Así es la vida

 

– Que tal viene el algodón?

– “Aquí no se da”. Respondió quejoso.

– ¿Y que tal las frutillas?

– “Aquí no se dan”. ¡Es una lastima! – Agrego.

– ¿Y los tomates?

– “No, aquí no se dan”. Contesto en el mismo tono.

– ¿Qué extraño! Respondio sorprendido el interlocutor, porque del otro lado de la costa,  enfrente mismo de sus tierras, he visto abundantes plantaciones de algodón, frutillas y tomates.

– Ah, si… conozco el hecho. Explicó el hombre del campo, pero allá, es que los cultivan.

(anónimo)

Foto: mlcombs

Author: Rincondeldo

Share This Post On

Submit a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.