BOXEO SIAMES ¿La fuente original de Okinawa-te [Ti’gwa /手 小]?
Dic09

BOXEO SIAMES ¿La fuente original de Okinawa-te [Ti’gwa /手 小]?

De la mano del prestigioso maestro, investigador e historiador McCarthy Patrick Hanshi nos adentramos en una interesante teoría que no dejara a ningún lector indiferente BOXEO SIAMES ¿La fuente original de Okinawa-te [Ti’gwa /手 小]? Por Patrick McCarthy Sin documentación oficial, testimonio histórico confiable o evidencia concluyente para explicar los orígenes precisos y la evolución de las artes de combate de Okinawa, gran parte de su historia se basa en referencias anecdóticas no disputadas, como un hecho. Habiendo cuestionado varios aspectos de esta historia diversa [ Bubishi, Koryu Uchinadi Vol # 1 & # 2, My Art of Karate, y Tanpenshu, etc.], la presentación que se muestra ante ustedes representa una combinación de intuición personal y experiencia empírica, que espero podría desafiar las creencias aceptadas. Con la excepción del comercio histórico con el sudeste asiático, un pequeño testimonio informal de visitantes extranjeros durante la última parte del antiguo Periodo del Reino Ryukyu de Okinawa, y una breve mención en el libro de George Kerr: ¨Okinawa, An Island People; «… el boxeo (Karate) en el que se usan ambas manos y pies provino de Indo-China o Siam». p217] simplemente no hay mucha investigación publicada disponible sobre la relación entre Te [ 手] (Ti / Di, Ti’gwa / 手 小 y/o Okinawa- te / 沖 縄 手) y el boxeo siamés. * Los entusiastas del Karate deben tener en cuenta que Camboya, Laos, Birmania, Siam y Vietnam fueron, en diversos grados, influidos históricamente por China y la cultura india, antes de la época del colonialismo occidental; De ahí, el nombre, indo-china. * El idioma de Ryukyuan se caracteriza por la existencia de prefijos y sufijos para diminutivos; es decir, perteneciente o productivo de una forma que denota familiaridad y afecto … también trivialidad o pequeñez. El prefijo es «guma» y el sufijo es «gwa». Ambas funciones de guma y gwa crean palabras diminutas extraídas de la palabra base. Por ejemplo, en el caso de prácticas antiguas como Kata y Ti, el sufijo «gwa» se usaba comúnmente para denotar familiaridad y afecto en lugar de trivialidad o pequeñez. Me inclino a estar de acuerdo con la observación de Kerr y creo que Ti-gwa [ 手 小], definida como la parte llamativa del Karate de Okinawa, nos viene del boxeo siamés de la vieja escuela (Muay Boran) y no al kung fu (es decir, Quanfa / 拳法), el arte de lucha que he identificado anteriormente como la fuente china original de la que provino el kata /型. Pasión a la vocación. Entre finales de la década de 1970 y principios de la década de 1980, dediqué mucho tiempo y esfuerzo a leer todo...

Read More
Historias que cuentan la historia
Oct26

Historias que cuentan la historia

Hoy se sabe que los 5 novenos danes graduados por Chibana Choshin dai sensei fueron: Higa Yuchoku, Miyahira Katsuya, Nakama Chozo, Yugoro Nakazato y Kensei Kinjo…Pero de este ultimo es seguro que muy pocos de Uds. sabrán algo…Acá les dejo una interesantísima historia que pondrá en el tapete al menos conocido de los uchi deshi del gran Chibana. Kinjo Kensei y el entrenamiento del antiguo Karate.Por Kinjo Masanobu Nota del editor: Este artículo lo edito Ernie Estrada, conocido historiador de karate. Él ayudó a traducir este artículo que a su vez le fue dado. Osaka, Japón, 15 de junio de 1964: este escritor, antiguo practicante de judo y kendo, se encontró con una pequeña sala de entrenamiento que enseñaba un arte marcial formidable de la ascendencia de Okinawa. Como nunca había visto el boxeo de estilo karate, me fascinó, aún más que el profesor también se llamara Kinjo – Kinjo Kensei de la Prefectura de Okinawa. Enseña el «estilo de bosque pequeño» del boxeo de Okinawa y es uno de los principales discípulos de Chibana Choshin-dai-shihan, de la Prefectura de Okinawa. Kinjo-shihan, robusto, de gran poder y con mucho espíritu de lucha, demostró a este escritor su golpe «del cielo a la tierra». Este método único, que posee el poder más aterrador que he presenciado, es capaz de matar o desgarrar a un hombre medio. Continuó mostrando sus otros métodos de bloqueo o patada continuados y seguido de su golpe «cielo a tierra». Mirando más de cerca, sus manos eran suaves y flexibles, pero con cicatrices en los nudillos. ¡Su sorprendente patada en el estómago o a la pierna lo hacía con el dedo gordo del pie, que era similar a una barra de acero! En una demostración de combate hecha para este escritor, dos estudiantes bastante grandes intentaron controlar el pasivo Kinjo-shihan a través del ataque de tipo jiujitsu. En vano, Kinjo-shihan luchó contra ellos hasta que se rindieron por miedo … ¡un miedo que estaba claramente escrito en sus caras! Kinjo-shihan nunca los golpeó, pero usó métodos de jiujitsu al estilo de Okinawa para someterlos. Más tarde declaró que no tenía necesidad de golpearlos o patearlos porque, aunque sus métodos de lucha son letales, sus técnicas con las manos vacías lo son aún más. ¡Este escritor no tiene dudas de esa verdad! Aunque el boxeo de karate es común en la prefectura de Okinawa, no ha alcanzado la popularidad de la lucha de judo y la lucha con espadas de kendo en Japón. He sido testigo del boxeo de karate en las manifestaciones contra el judo, pero esto fue muy parecido al estilo profesional de lucha occidental,...

Read More
Historias de la Historia. El legado de Yasuhiro Konishi
Sep16

Historias de la Historia. El legado de Yasuhiro Konishi

Por Howard High Yasuhiro Konishi nació en 1893 en Takamatsu, Kagawa, Japón. Konishi Sensei comenzó su entrenamiento en artes marciales a los 6 años en Muso Ryu Jujitsu. Cuando ingresó al equivalente de una escuela secundaria occidental, comenzó a entrenar en Takenouchi Ryu jujitsu. Este estilo particular de jujitsu es conocido por sus fuertes patadas y golpes, muy similares al karate. A los 13 años, Konishi Sensei también comenzó a estudiar kendo. En 1915, comenzó sus estudios en la Universidad de Keio en Tokio. Mientras que el promedio de permanencia en una universidad es de cuatro años, Konishi Sensei permaneció en la Universidad de Keio durante ocho años debido a su amor por el kendo y el jujitsu. Fue el capitán del equipo de kendo de la Universidad de Keio y continuó como entrenador del club de kendo de la universidad después de su graduación. La primera observación de Konishi Sensei del «Te» (que más tarde se convirtió en karate) fue a través de un compañero de clase en la Universidad de Keio, Tsuneshige Arakaki de Okinawa. Konishi Sensei encontró las técnicas del «Te» (a las que hace referencia Arakaki) muy similares a las del Takeuchi Ryu jujitsu. Aunque Arakaki no era de ninguna manera un maestro de «Te», Konishi Sensei encontró que el sistema era muy interesante. Después de graduarse de la Universidad, empezó a trabajar; sin embargo, no estaba completamente satisfecho con su ocupación. Con el apoyo de su esposa, dejó su trabajo y abrió su propio centro de artes marciales en 1923 y lo llamó Ryobu-Kan («La Casa de la Excelencia en las Artes Marciales»). Aquí enseñó principalmente kendo y jujitsu. Konishi y Funakoshi En septiembre de 1924, Hironishi Ohtsuka, fundador del estilo de karate Wado-Ryu, y Gichin Funakoshi, fundador del karate Shotokan, llegaron a la sala de entrenamiento de kendo en la Universidad de Keio. Se acercaron a Konishi Sensei (quien había terminado de dar su clase), con una carta de presentación del profesor Kasuya de la Universidad de Keio. El Sr. Funakoshi preguntó si sería posible usar la sala de entrenamiento para practicar Ryukyu Kempo To-te jutsu. Por esos tiempos, era inaudito que una escuela de artes marciales permitiera a un maestro de artes marciales de otro sistema enseñar en su dojo. Dicha solicitud se consideraría un «desafío» para el dojo. Konishi Sensei, sin embargo, era un visionario en el sentido de que veía valor en el entrenamiento cruzado. Recordó el kata demostrado por Arakaki durante sus días universitarios y aceptó la solicitud de Funakoshi Sensei. Con la ayuda de Konishi Sensei, Funakoshi estableció un club de práctica de To-te en la Universidad de...

Read More
Azato Ankoh: Mi Maestro Por Gichin Funakoshi
Jul09

Azato Ankoh: Mi Maestro Por Gichin Funakoshi

Traducido y editado por Patrick & Yuriko McCarthy Nota: este artículo pertenece a un nuevo libro, «Karatedo Tanpenshu», colección de una nueva traducción al inglés de los primeros escritos de Funakoshi, fotos históricas y otros materiales compilados y traducidos por Patrick y Yuriko McCarthy. Los artículos originales de Funakoshi fueron escritos en 1934 para el Keio Gijuku Taiiku-kia Karate Bu Kaiho. Días de colegio Mi profesor, Azato Ankoh, tenía un rango honorable no muy diferente al de un Daimyo inferior en la sociedad japonesa. A pesar de que su primer nombre es Ankoh, usa el seudónimo «Rinkakusai» cuando firmaba las composiciones literarias que escribia. Desde su juventud, Azato ha sido referido como un «niño prodigio» porque se destacó tanto en las tradiciones de lucha como en los estudios literarios. En el momento en que se abolió el Reino de Ryukyu, Azato se había convertido en un político bien conocido que ocupaba un cargo de Ministro de Estado. Contemporáneo de Itosu Ankoh, Azato era algo más que su estimado colega; También eran amigos muy cercanos. Responsable de encabezar el movimiento, que introdujo la tradición defensiva en el sistema escolar público. Itosu tuvo un impacto tan enorme en el crecimiento y la dirección del karate que incluso los niños locales conocieron su reputación. De hecho, tanto Azato como Itosu fueron considerados como los hermanos Bushi y respetados como tales. Juntos, Azato e Itosu habían estudiado diligentemente las artes marciales bajo la estricta tutela de Matsumura Sokon. Un defensor de los caminos chinos, la instrucción bajo este maestro siempre se realizaba temprano en la mañana antes del amanecer hasta que saliera el sol, sin cambios ni observación durante las vacaciones. En estos tiempos, Azato Sensei también estudiaba en la escuela nacional, donde no tenía pares. Particularmente, en el estudio de los clásicos chinos, Azato era un estudiante de honor y recibió una beca financiera que ascendía a más de su matrícula. Siendo yo muy cercano en edad a su primer hijo, lo consideraba como un segundo padre. Además, siempre fue muy franco conmigo. Recuerdo que una vez me dijo lo difícil que era enseñar a su propio hijo. Citando un proverbio confuciano, describiendo las dificultades asociadas con un padre que entrena a su propio hijo, Sensei sostenía que enseñar a otros niños permitía una mayor objetividad. «Ahora, te enseñaré», me dijo, «en el futuro, imparte ese aprendizaje a tu amigo, mi hijo». Así fui honrado y humildemente he cumplido. Las artes marciales de Azato Durante la juventud de mi maestro, pocos entusiastas de las artes marciales podrían pagar el equipo de entrenamiento suplementario, que comúnmente se asocia con la práctica en estos días....

Read More
SHIN GI TAI: o el Arte de vivir el Arte
May22

SHIN GI TAI: o el Arte de vivir el Arte

Yo soy un convencido confeso de que en las artes marciales y en especial el karate, no hay misterios. Por lo cual me considera un pragmático practicante. No obstante con el paso de los años me voy dando cuenta dentro de mi propia perspectiva que si hay una vivencia mística que es imposible de trasladar a nadie y que responde a un estado que es la sumatoria de práctica, tiempo y edad. No existe ni un antes ni un después, solo el ahora y el acá. Tal apreciación no es un acto de iluminación fortuito que se alcanza cuando se han completado tantas horas, o se sepan tantas técnicas…para nada. Es una experiencia a la cual quizás algunos lleguen si no han cortado el camino.. Sin dar una respuesta que por supuesto y de acuerdo a lo expresado desconozco cómo se produce, es posible que algo se puede divisar por intermedio de lo que continua. Hay factores que son comunes en todas las artes marciales, y una de ellas son los tres principios fundamentales, el Shin Gi Tai. Traducido literalmente como Shin = espíritu, Gi = técnica y Tai = cuerpo, se trata de realizar un recorrido a través del entrenamiento (Do = camino), para llegar a fortalecer y mantener puro el propio espíritu, aprender e interiorizar la técnica y entrenar y preparar el cuerpo, todo en conjunto. El nivel más alto que puede obtener un artista marcial es el conseguir armonizar estos tres principios como uno solo, lo que un Sensei denominaría como Shin Gi Tai Ichi. Y ese mismo Sensei tal vez te diria esto: Puede ser también que de igual el tiempo que lleves de entrenamiento, hay artistas que puede que necesiten de toda su vida y aun así no llegan… Otros en cambio pueden ser capaces de encontrarlo en cualquier momento. La diferencia estriba en no buscar, siempre ha estado ahí, tu cuerpo lleva contigo toda tu vida, pero quizás no supiste escuchar cual era el entrenamiento más adecuado que le convenía… las técnicas existían desde hace mucho tiempo, pero tal vez no era el momento que llegarán a ti… tu espíritu rige tu camino, pero a veces no le entendemos… Cualquier artista marcial medianamente instruido sabe de la importancia que hay de que los tres principios funcionen como uno solo para poder sobrevivir, para poder salir victorioso en el campo de batalla y lo más importante, para nosotros mismos para poder vivir plenamente el dia a dia. De nada servirá entrenarlos por separado, tan solo conseguirás un cuerpo fuerte por las horas de entrenamiento físico, una gran concentración por el estudio de la meditación...

Read More