Los títulos profesionales en las artes marciales
Sep14

Los títulos profesionales en las artes marciales

Los títulos marciales constituyen un aspecto que genera interés en el personal de ese contexto profesional en la actualidad internacional. No obstante, el hecho que no en todos los lugares se apliquen, y que en los que se aplique no se haga de la misma manera; ha generado un nivel de incertidumbre que atenta contra la noble y justa intención con la cual fueron concebidos. Para solventar esa situación, en esta oportunidad compartimos un breve resumen de la información que al respecto hemos podido recopilar por más de 25 años que incluye una revisión bibliográfica de más de 300 textos, la cual forma parte del libro que próximamente pondremos a disposición de todos los interesados. Al primer punto a tratar es la diferenciación de los títulos según su campo de acción, ya que muchas veces se tratan como similares y ello está alejado de la realidad. En ese caso se observan dos grupos; los administrativos y los docentes El primer grupo de títulos pertenecen al campo de acción administrativo, no guardando necesariamente relaciona con las habilidades o grados de la persona, entre los que se encuentran fundamentalmente:SOKE: Título adjudicado al fundador de la institución marcial (estilo, federación, asociación, liga, etc,)KAICHO: Título adjudicado director de la institución marcial (cuando la dirige alguien que no es el SOKE)KANCHO: Título adjudicado al dueño de la infraestructura en al cual funciona la institución marcial El segundo grupo pertenece al campo de acción docente, y está determinado por el nivel de dominio del quehacer pedagógico de las personas. El mismo, a su vez, se divide en dos grupos que a continuación se explican. Títulos docentes genéricos: Representados por aquellos que no determinan una jerarquía docente específica, pero igualmente cumplen un rol dentro del proceso de enseñanza en la institución marcial. Entre ellos se encuentran:SENPAI (instructor auxiliar): Título adjudicado genéricamente a aquella persona que, aun cuando no posee todos los requisitos para desempeñarse de manera independiente en la enseñanza del arte marcial, cuenta con conocimientos, habilidades o metodologías que pueden ser útiles como apoyo a la enseñanza. En este caso, debido a la diversidad de aspectos que pueden ser útiles como apoyo a la enseñanza, no necesariamente se deben hacer corresponder con un grado técnico. Esta categoría es genérica, por cuando varía en dependencia del contexto. O sea, el Senpai de una institución marcial, cuando asiste a una clase en otra institución, deja de serlo (por cuanto en dicha institución existe otro), y viceversa, lo cual imprime a la categoría un carácter relativo. SENSEI (instructor): Título adjudicado genéricamente a toda persona que posee todos los requisitos y se dedica a enseñar artes marciales de manera...

Read More
Análisis y perfeccionamiento de los «Programas de Grado» utilizados por las instituciones de Karatedo en la actualidad internacional.
Ago12

Análisis y perfeccionamiento de los «Programas de Grado» utilizados por las instituciones de Karatedo en la actualidad internacional.

INTRODUCCIÓN. El Karatedo, al igual que muchas otras artes marciales, independientemente que se encuentren insertadas en el contexto deportivo, se siguen asumiendo como una actividad que contribuye a la formación integral de sus practicantes. Es por ello que, de inicio, todo pensamiento y acción debe partir de la educación, entendida ésta como el: “Proceso dinámico y complejo de actividades sistemáticas, mediante el cual se interrelaciona la acción de los educadores y educandos y está encaminado a la formación y desarrollo del colectivo, así como de cada uno de sus miembros individualmente.” C.E.P.E.S. (1995) En ese mismo sentido, para concretar las intenciones educativas en lo referido a la formación y educación de los participantes, es imprescindible basarse en los postulados pedagógicos, particularmente en lo referido al curriculum, definido según Pansza, M. (1996) como una: “serie estructurada de conocimientos y experiencias de aprendizaje, que de forma intencional se articulan con la finalidad de producir aprendizajes que se traduzcan en formas de pensar y actuar frente a los problemas concretos que plantea la vida social y la incorporación al trabajo”. El desarrollo curricular atraviesa por diversas fases como el diseño (planificación), aplicación y evaluación. Mediante el presente material se analizan los documentos curriculares pertenecientes a un grupo de instituciones de Karatedo, así como su contrastación con su utilización. Para ello se toma como referencia los postulados antes mencionados, con vistas a su perfeccionamiento, para beneficio no solo de los maestros; sino de los alumnos que reciben el impacto de su trabajo, de la sociedad que recibe el impacto de los alumnos, y finalmente del karatedo en sí mismo, al contar con procesos que optimicen el tiempo y esfuerzo en la obtención de mayores beneficios. DESARROLLO. Al revisar los documentos de las diversas instituciones consultados, se está en presencia del curriculum formal (o pensado): “utilizado para designar el producto de la previsión a un nivel teórico de la formación del estudiante. Este tipo de currículum se concreta en los documentos normativos que rigen la formación profesional (perfiles, planes, programas)”. En ese caso se observó lo siguiente: En primer lugar que resalta es su denominación, ya que la predominante es “programa de examen (o de grado)”. Ese es un aspecto que valdría la pena reconsiderar, ya que de acuerdo a su denominación se deriva su orientación; y el propósito de esos documentos es regir el proceso de formación (enseñanza, entrenamiento, educación), mas no la evaluación (que constituye el punto final del proceso, donde se comprueba el logro de los objetivos establecidos a cumplir en el proceso) En segundo lugar resultó significativa la estructura más común de los documentos. En ese caso, desde el punto...

Read More
¿Debe ser el Suki la primera técnica a enseñar en el Karate-do?
Jul20

¿Debe ser el Suki la primera técnica a enseñar en el Karate-do?

El Suki constituye la técnica de ataque de brazos por excelencia en el karatedo, y eso resulta indudable. Lo que sí resulta muy dudable es que, mayormente, sea el Suki la primera técnica de ataque que se enseñe a los practicantes. Al preguntar a múltiples maestros de diversas partes del mundo acerca del porqué de ese orden de enseñanza, hemos recibido cuatro respuestas fundamentales: primero, porque es la más importante; segundo, porque así lo aprendieron; tercero, porque así lo hace todo el mundo; y cuarto, porque es la más simple. Al analizar esas respuestas, y contrastarlas con la realidad, se pudo concluir que, en primer lugar, no por el hecho de ser la más importante tiene que ser necesariamente la primera en enseñarse, siempre y cuando se enseñe bien; en segundo lugar, no por el hecho que lo haya aprendido así tiene que enseñarlo igual, ya que las metodologías mejoran con el tiempo; en tercer lugar, no por el hecho que todos lo hagan es necesariamente correcto, debido a que la mayoría puede estar equivocada cuando el nuevo conocimiento aún no se ha masificado; y en cuarto lugar, que sea la más simple….¡Veamos! Para analizar la “simpleza” del Suki, nos basamos en dos puntos de vista fundamentales: el neurofisiológico, y el biomecánico. Desde el punto de vista neurofisiológico, la ejecución del Suki demanda la realización de diversas acciones complejas como la flexo-extensión y la rotación de los brazos, y el armado del puño. A eso se suma que todas esas acciones deben realizarse en simultáneo, además de combinar la psicomotricidad gruesa (flexo-extensión y rotación) con psicomotricidad fina (armado del puño (flexion de los dedos). Por lo anteriormente explicado, para un principiante esa es una de las técnicas más difíciles de todas, por cuanto presupone que tenga que pensar, y ejecutar, diversas acciones complejas al mismo tiempo. Desde el punto de vista biomecánico se observa que, para realizar suki (en este caso el Seiken que es el clásico) primero, y con carácter obligatorio aunque sea de manera inconsciente e involuntaria, durante su trayectoria de ejecución se realizan otras cuatro técnicas (que incomprensiblemente en casi todos los programas de grado se enseñan a grados superiores, debido a la supuesta complejidad que se les adjudica). En ese caso, antes de realizar el Suki, primero hay que realizar Ushiro empi – Ushiro hiji ate (cuando se lleva la mano al Hikite); segundo, durante la primera fase del movimiento hacia adelante, aparece el Gyaku ken – Ura suki; tercero, cuando se completa la extension del brazo (pero sin rotación), aparece el Shita suki; cuarto, cuando se realiza la media rotación del brazo, se concreta...

Read More
El RI, Costo y valor.
Jun23

El RI, Costo y valor.

Las artes marciales cuentan con un sistema de grados que estructura el desarrollo evolutivo integral de sus practicantes, hasta que éstos se convierten en maestros, y algunos hasta maestros de maestros. Dicho desarrollo, en el caso de las artes japonesas (aunque sus homólogas chinas, coreanas y otras cuentan con postulados relativamente similares); se sustenta en el eje transversal del milenario postulado del SHU (aprender la reglas – obedecer), HA (romper las reglas – rebelarse) y finalmente RI (hacer las reglas – separarse). Partiendo de la lógica interna del referido postulado, en la formación de los artistas marciales debería promoverse que la mayoría llegue al nivel RI. Eso garantizaría que, cual retroalimentación, ellos mediante sus aportes puedan beneficiar tanto a los practicantes como al arte en sí misma. No obstante, debido a la concepción estática con que mayormente se asume al arte marcial (fundamentalmente basada en la premisa de mantener la tradición), y contradiciendo en pensamiento y acción a su propio postulado, se presenta mayormente una realidad completamente opuesta. Esa realidad de la comunidad marcial induce a que, tanto el costo como el valor del RI, se afecten exponencialmente, como a continuación se explica. EL COSTO.La situación más común en una clase de artes marciales es que se promueva la formación de personas que, si bien es cierto que alcanzan un alto desarrollo integral, tiene como “techo” filosófico el SHU, y derivado de ese techo se limita el conocimiento y experiencia a trasmitir (y permitir). Esa situación obliga a aquellas personas que deseen saber más (como para transgredir el nivel SHU), a que busquen información y experiencia en fuentes ajenas al dojo (donde habitualmente no pueden recibirlas). Ello induce inevitablemente a que la persona dedique una considerable parte de su tiempo, esfuerzo y recursos, para poder satisfacer sus expectativas. Esa situación se agrava cuando la información necesaria pertenece a ciencias ajenas al arte marcial, y consecuentemente no está enfocadas en ellas, por lo cual la persona debe aprenderla lo suficiente como para poder abstraerse, y encontrar el adecuado vínculo entre ambas ramas del saber, para posteriormente poder darle un adecuado uso. En ese caso, además de las ansias de saber infinito, resulta de vital importancia el pensamiento estratégico, la creatividad, la paciencia, el desprendimiento, y los valores morales entre otras cualidades psicosociales de la persona; que no solo se preocupa por acceder a un más amplio y profundo conocimiento que permita perfeccionar los paradigmas vigentes, sino a darle un adecuado uso, poniéndolo al servicio de todos. Como puede apreciarse, el esfuerzo por comprender a plenitud todo lo directa o indirectamente relacionado con el arte marcial, así como de darle el...

Read More
Karate-Do: La escuela
Abr29

Karate-Do: La escuela

Un aspecto que divide a los maestros y practicantes de karate (al igual que del resto de las artes marciales) del mundo, es que algunos lo asumen como arte un marcial tradicional, reconociéndose como de la “vieja escuela”; y otros un como deporte de combate moderno, identificándose como de la “nueva escuela”. Al analizar cada una de esas “escuelas” se observa que, como toda obra humana, ambas cuentan con sus respectivos aciertos y errores. En el caso de la “vieja escuela”, desde el punto de vista de los aciertos, se constata (de manera general) un marcado énfasis en la educación en valores y desarrollo de la personalidad de sus practicantes, así como una mayor orientación hacia los aspectos internos de su vida como ser social. Desde otro punto de vista, relacionado con los errores, se constatan deficiencias teórico-metodológicas en la selección y dosificación de las cargas de trabajo, que además de limitar los beneficios esperados en ese sentido, pueden llegar a ser perjudiciales para la salud psico-fisiológica de los practicantes. En el caso de la “nueva escuela”, desde el punto de vista de sus aciertos, se constata que (de manera general) existe un mayor bagaje de conocimientos teórico-metodológicos que propician una adecuada selección y dosificación de las cargas de trabajo a aplicar, y consecuentemente aportan un mayor beneficio en ese sentido, así como una mayor garantía a los efectos de la salud; pero, en lo referido a sus errores, muchas veces se eliminan (o minimizan) diversos aspectos dentro de la preparación. Sin embargo, al analizar las concepciones de la preparación del karate emitida por múltiples autores pertenecientes a diversas partes del mundo, y comprendiendo un intervalo de tiempo desde 1836 hasta 2009, se pudo constatar que, de un modo u otro, todos los autores consultados coincidían en plantear que el entrenamiento se compone de la dimensión física, técnica, táctica y teórico-psicológica (shutai undo). En el caso de la preparación teórico-psicológica, a su vez, se incluye el trabajo educativo, orientado a fomentar una personalidad adecuada de los practicantes, tanto dentro como fuera del ámbito competitivo. Asimismo, dentro de los factores complementarios del entrenamiento (hojo undo) se incluye los procedimientos para promover la salud y potenciar el funcionamiento del organismo. Sobre la base del análisis anterior puede concluirse que los aciertos (o aspectos positivos-fortalezas) de cada una de esas “escuelas”, existen por coincidir con parte de los postulados que determinan el proceso de preparación de los karatekas. En el caso de los errores (o aspectos negativos-debilidades) de cada una de esas “escuelas”, existen porque discrepan con parte de los postulados que determinan el proceso de preparación de los karatekas, lo cual...

Read More