Consejos para una exitosa clase de artes marciales

Roberto A. Gonzalez Haramboure, PhD. Hanshi.
 

En el contexto de las artes marciales coexisten dos hemisferios en una eterna lucha por la supremacía: tradición y desarrollo. En ese mismo sentido hemos referido en incontables oportunidades que, siempre que se conozca la esencia de cada una de esas categorias, las mismas pueden trabajarse de manera paralela y complementarse una a la otra.

No obstante muchos maestros no piensan del mismo modo y, aún con la mejor intención de mantener la tradicionalidad del arte marcial, hacen caso omiso a una serie de aspectos vitales para el adecuado proceso de aprendizaje, desarrollo y educación. Esa decisión deriva en errores que traen consigo no solo el hecho de un mayor y más complejo trabajo a realizar, sino incluso en la formación de sus alumnos.

Es por ello que en el presente trabajo nos dedicaremos a abordar los principales aspectos generales que, basados en diversas ciencias, aseguran el funcionamiento exitoso de una clase de artes marciales. Del mismo modo ello permitirá superar algunas de las limitaciones que hemos apreciado en diversos paises, cuyo origen es consecuencia de algunos pardigmas existentes.

ASPECTOS GENERALES

Un aspecto desafortunadamente muy habitual en las artes marciales es la improvización de la enseñanza. Razón por la cual el primer elemento a tener en cuenta para lograr un adecuado proceso es la planificación previa. Ello permitirá no solo lograr mejor los objetivos trazados, sino optimizar el tiempo y recursos a utilizar.

Otro elemento constatado con gran nivel de generalización en las clases de artes marciales es la repetición de actividades, lo cual provoca desmotivación y estancamiento en el desarrollo. En ese sentido, recordar que en toda clase debe haber siempre algo nuevo.

Igualmente con respecto a los métodos de trabajo, fundamentalmente se utilizan las repeticiones. Por el contrario los juegos (incluso para los adultos) han demostrado un importante papel motivador y dinamizador de las acciones.

ASPECTOS ESPECIFICOS

En ese caso, debe tenerse en cuenta que la clase se divide en tres partes:

PARTE INICIAL

Para esta parte de la clase, el tiempo debe ser entre un 10 y un 20 % del tiempo total.

Como primer paso, antes de comenzar la clase, debe explicarse a los alumnos los objetivos a lograr y las formas de trabajo a realizar. Eso es para garantizar un mejor entendimiento previo.

Para que la influencia de la clase sea integral, deben tenerse en cuenta los siguientes objetivos:
– Físico (biológico): relacionado con el desarrollo de capacidades y funcionamiento orgánico.
– Instructivo (Técnica y táctica): relacionado con el aprendizaje o perfeccionamiento de acciones.
– Educativo (psicológico): relacionado con las formas de pensar o actuar.
Al comenzar las actividades propias de esa parte de la clase, deben cumplirse las siguientes tareas:

PARTES CONTENIDOS BENEFICIOS
Lubricación Estiramientos leves sin empuje, movimientos circulares lentos y amplios. Facilitar la movilidad por  concepto de favorecer la liberación del líquido sinovial en las articulaciones
Actividades preparatorias generales Carreras cortas y lentas, flexiones, extensiones, torsiones leves y otros. Crear un estado óptimo de excitación del Sistema Nervioso Central y el aparato motor, así como el incremento del metabolismo y la temperatura corporal, facilitando además la actividad de los sistemas cardiovascular y respiratorio.
Actividades preparatorias especiales Relacionados con el trabajo específico de cada clase Incrementar la capacidad de trabajo física a nivel de sistema motriz para favorecer el desarrollo de la actividad muscular que se desarrollará.

Los errores metodológicos más comunes que se observan con respecto a los ejercicios preparatorios son:

Omitir alguna de sus partes.
Como se mostró en al tabla anterior, cada parte de los ejercicios preparatorios cumple una función específica, integradas de modo tal que cada una de paso a la otra. Por ese motivo resulta improcedente obviar alguna ellas, por cuanto se estarían saltando etapas en la preparación psico – fisiológica que garantice un adecuado y saludable desempeño en la parte principal de la clase.

Trabajar en exceso de alguna de sus partes.
Está demostrado por diversas investigaciones de índole neurofisiológica, que para este tipo de actividades no se precisa mucho tiempo. En caso de alargar el trabajo con una de ellas, cualquiera que sea, luego de pasar su intervalo útil se seguirá trabajando sin recibir beneficio alguno; y además en caso de prolongase en demasía podría derivar en agotamiento o lesiones.

Utilización de ejercicios inadecuados.
Como se mostró en al tabla anterior, cada parte de los ejercicios preparatorios cuenta con sus contenidos específicos, que tributan al logro de la función determinada. Ocasionalmente se ha constatado que, erróneamente, dentro de los ejercicios preparatorios se utilizan contenidos propios para el desarrollo de capacidades (como saltos, carreras intensas, lanzamientos bruscos, técnicas complejas, sentadillas, planchas y otros) Estos contenidos son propios de la parte principal de la sesión en la cual sí se trabaja para el desarrollo y no para la parte inicial donde lo que se busca es la preparación integral. De incurrir en las situaciones antes mencionadas, además de no lograr el cumplimiento de los objetivos ni de la parte preparatoria ni de la principal ya que un trabajo anularía el otro, se pueden provocar agresiones psíquicas o fisiológicas (o ambas)

No prestar atención al descanso.
Esto trae consigo que se acumule un agotamiento innecesario (e impropio de esa parte), lo cual trae consigo que los atletas pasen a la parte principal de la clase o sesión con desventajas psíquicas o fisiológicas (o ambas)

Las principales causas de esos errores pueden ser:

Desconocimiento.
Cuando el profesor de artes marciales no ha recibido la información anteriormente referida, u otra sobre el mismo tema, no tiene la posibilidad de planificar y aplicar este tipo de ejercicios de una manera pertinente.

Deficiente interpretación de los fundamentos bio-psico-metodológicos.
Cuando el profesor de artes marciales recibe la información pero no de manera pertinente, ya sea por un curso deficientemente impartido o por otras vías autodidactas como es el caso de videos o textos (muy recurrido en esta esfera) existen grandes probabilidades de que la interpretación de la información no sea lo suficientemente clara o completa, lo cual se traduce igualmente en deficiencias de planificación y aplicación de las actividades a realizar.

Rutina.
Esta es una situación muy peculiar, ya que no es raro que muchos profesores de artes marciales acostumbren a aplicar unos ejercicios preparatorios ya estandarizados, que los alumnos llegan a realizar de manera automática. Con respecto a esta deficiencia, es de suponer que no en todas las clases o sesiones de entrenamiento  se realizan las mismas actividades ni de la misma forma, ¿entonces cómo se entiende que se haga la misma preparación para diferentes actividades? En ese caso, los ejercicios preparatorios no podrían cumplir a cabalidad su función.

En el mismo sentido, las principales consecuencias de esos errores son:
– No se alcanzan los objetivos físicos en toda su extensión
– Disminución del rendimiento, y consecuentemente los resultados.
– Pueden propiciarse lesiones
– Se dificulta el proceso de aprendizaje y perfeccionamiento de los movimientos técnicos.


PARTE PRINCIPAL

– Para la parte principal de la clase: dura entre un 60 y un 80 % del tiempo total.

Tecnico – tactica

Para el ordenamiento de la enseñanza de los movimientos, recordar que el cerebro controla el resto del cuerpo. Del mismo parte el impulso nervioso y a través de la médula espinal y los nervios se irradia a todo el cuerpo en dirección céfalo caudal (de la arriba hacia abajo) y proximal distal (de adentro hacia afuera). Es por ello que se recomienda:

– Primero enseñar a trabajar con los brazos y luego con las piernas.

– Para los brazos comenzar por el codo, luego antebrazo y al final la mano. Recordar que antes de realizar el seiken o shoku suki, hay que hacer otoshi empi (hiji ate), gyaku ken, shita suki, tate suki y finalmente seiken o choku suki. Lo mismo antes de uraken o tetsui, primero hay que hacer yoko empi (hiji ate)

– Primero enseñar a trabajar con la mano primero abierta y despues cerrada. Ello obedece a que la mano en su estado natural siempre está abierta y se necesita energía física y mental para cerrarla, por lo cual es más complejo.

Para el trabajo con las piernas, primero enseñar a utilizar la rodilla y finalmente pie. Recordar que antes de todos los pateos, primero hay que hacer hiza geri.

Ubicación del profesor para las demostraciones y ejecuciones.

Casi toda clase de arte marciales se desarrolla con le maestro frente a los alumnos realizando todos el mismo movimiento, y mayormente la dirección de los movimientos es opuesta ya que cada uno lo hace hacia el mismo lado.

Recordar que el cerebro funciona de manera cruzada, donde el hemisferio derecho controla el lado izquierdo y viceversa. Este proceso es inconsciente, pero si el alumno observa al maestro que realiza un movimiento frente a  él y debe hacerlo en sentido contrario, entonces debe de manera consciente volver a cruzar la información para asimilarla y reproducirla. Para evitar ese error, el docente debe hacer la función de espejo para trabajar del mismo modo que los alumnos, y si indica trabajar a la derecha es para los alumnos y el lo hace a la izquierda. Asi toda la acción e información fluye en el mismo sentido y favorece el  aprendizaje y perfeccionameinto.

En ese mismo aspecto, para garantizar una mayor recepción de la información visual, debe tenerse en cuenta que:

Las acciones a realizar de frente o espalda, se demuestran de lado.
Las acciones a realizar de lado, se demuestran de frente o espalda.

Otro aspecto muy importante es que los errores nunca se demuestran o explican porque inconscientemente se fijan. Por esa misma causa, debe explicarse o demostrarse solo lo que se debe hacer.

Física

Este trabajo se hace luego de la parte técnica, porque de lo contrario un organismo cansado no podrá aprender ni perfeccionar de manera adecuada los movimientos.

El organismo humano puede funcionar gracias a los sistemas de obtención de energía. Estos son anaerobios y aerobios. Entre los sistema anaerobios se encuentran los siguientes:

Alactácido o Fosfágenos, que se caracteriza por acciones de una intensidad entre 150 y 169 pulsaciones cardiacas por minuto, y una duración solo hasta 20 segundos. Este sistema garantiza el desarrollo de capacidades como la fuerza rapida, reacción y velocidad.

Lactácido o Glicolítico, que se caracteriza por acciones de una intensidad entre 170 y 189 pulsaciones cardiacas por minuto, y una duracion de (20 y 30 segundos). Garantiza el desarrollo de la resistencia a la fuerza y resistencia a la rapidez.

Por su parte el sistema aerobio trabaja a unas pulsaciones no mayores de 149 por minuto, y puede mantenerse hasta una hora. Garantiza el desarrollo de la resistencia aerobia, la flexibilidad, equilibrio, ritmo y otras capacidades.

En este caso es muy importante respetar esa dosificación, porque de lo contrario pueden correrse los siguientes riesgos:

– Pensar que se esta desarrollando una capacidad y desarrollar otra menos deseada.
– No estar desarrollando ninguna capacidad.
– Estar provocando alguna lesion.

PARTE FINAL

– Para la parte final de la clase: dura entre un 10 y 20 un % del tiempo total.
La clase nunca debe terminar con ejercicios propiamente dichos o técnicas, es imprescindible realizar otras actividades como estiramientos y caminatas, que permiten la recuperación del organismo.

Preguntas de control, para afianzar el aprendizaje; y anunciar los próximos objetivos, para garantizar un mejor entendimiento posterior.

Cumpliendo con estos aspectos, como inicialmente se ha explicado, se garantiza el cumplimiento de todos los objetivos trazados con el menor tiempo, esfuerzo y recursos; y en lo absoluto se contrapone con la tradicionalidad de las artes marciales.

Roberto Gonzalez Harambouren

Author: Roberto Gonzalez Harambouren

Share This Post On

6 Comments

  1. muy buen trabajo me gusto mucho,me podrias dar el correo electronico del HANSHI:ROBERTO A. GONZALEZ HARAMBOURE,me interesaria poder comentar sobre su investigacion gracias.SALUDOS

    Post a Reply
    • Naturalmente, el estará encantado de recibir tus comentarios.
      Contacto:rayharamboure@yahoo.com
      Teléfono: (51-1) 993420804
      De todas formas en la sección de colaboradores tienes más datos.

      Post a Reply
  2. muy bueno me ha ayudado bastante a entender ciertas cosas que tenia en mente de ser posible me gustaria me ayuden con mas informacion.Muchas gracias.
    EDGAR GARCIA

    Post a Reply
  3. Estoy muy de acuerdo con que las actividades lúdicas, se introduzcan alternativamente con la técnica del kárate. Se obtienen mejores resultados, se lo pasan bien, y abandonan menos. Hay que ir con los tiempos. Y los niños de hoy, no saben jugar, nada más que a la consola, y están consumidos por el televisor.
    Enhorabuena por este magnífico trabajo. Oss. 😀

    Post a Reply
    • Gracias Ana estamos de acuerdo, las actividades lúdicas en todas las edades son una valiosa herramienta para nuestras clases. Un saludo.

      Post a Reply

Submit a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>