Contextualización científica del aspecto marcial del karate-do

Roberto González Aramboure PHd. Hanshi

En la mayoría de los casos, cuando le comunicamos a alguien que estamos practicando karate-do, a nuestro profano interlocutor le asalta la siguiente duda: ¿lo haces como deporte o como arte marcial? El punto es… ¿acaso son contradictorios? Como este carácter excluyente se basa en conceptos empíricos, lo abordaremos desde un enfoque científico.

Al definir un sistema de pelea como un arte marcial, comúnmente se caracteriza por la disciplina, el respeto, la organización y la perfección en las ejecuciones entre otros aspectos. Lo erróneo de esta caracterización estriba en que, si bien es cierto que en las llamadas artes marciales todos estos aspectos están ponderados, por su parte absolutamente todos los deportes, en mayor o menor medida, tienen presentes estos aspectos, y en ninguno de los casos se definen como artes marciales. La solución, pues, hay que buscarla en otra dirección.

Bien sabido es que, las artes marciales devenidas deportes de combate, han precisado una serie de aproximaciones sucesivas donde se ha delimitado tanto las técnicas a realizar como las zonas de ataque permisibles, así como la reglamentación espacio-temporal de las ejecuciones entre otros aspectos. Pero dichas variaciones no dan al traste, al menos no totalmente, con el aspecto marcial y tradicional del karate-do.

En los tiempos modernos, de manera general, el practicante de karate-do en busca de un trofeo o cinturón de mejor color, trata de ser más rápido, fuerte, resistente y flexible; así como dominar un mayor número de técnicas y aplicarlas lo mejor posible. Eso, sin duda alguna, con buenos resultados, lo cataloga como un destacado deportista. Pero…¿cómo karateka también? Valoremos.

Las artes marciales tuvieron su origen en el continente asiático en tiempos remotos, y en todos los casos han estado permeadas de un aspecto interno relacionado con diversos indicadores mentales como la visualización, respiración, concentración y energización entre otros, muy comúnmente tergiversados en la actualidad como místicos. Al comparar sobre esta base, al karate-do y el resto de las artes marciales, con los otros deportes, vemos que aquí sí estriba la diferencia erróneamente identificada con anterioridad.

Al respecto hemos podido constatar que la mayoría de los sensei de karate-do insisten en mantener vivo el aspecto marcial del karate-do, pero esto no siempre es posible debido a la dificultad de articularlo en el contexto científico del entrenamiento deportivo moderno, escenario donde se materializa fundamentalmente el karate-do en la actualidad.

En artículos nuestros anteriormente publicados en esta propia revista hemos hecho alusión a la necesidad de utilización de estos aspectos marciales en el proceso de preparación del karate-do, basados en autores considerados clásicos tanto en la metodología del entrenamiento deportivo moderno, como particularmente en el karate-do. En este trabajo, a manera de un paso más en esta línea de investigación, y partiendo desde los conceptos de las principales ciencias afines al entrenamiento deportivo, nos hemos dado a la tarea de describir la conformación de este aspecto marcial, así como su influencia. En el primero de los casos nos basamos en un profundo y prolongado estudio bibliográfico multifacético; y en el segundo de los casos, en la experiencia práctica constatada mediante los resultados obtenidos a consecuencia de la utilización de este aspecto en el entrenamiento deportivo de mis atletas.

En la última versión del reglamento competitivo emitido por la Federación Mundial de Karate-do, se prevé en varios de sus artículos la utilización de aspectos que lo caracterizan como un arte marcial, debido a su importancia para considerarse competente en cada una de las modalidades competitivas. Uno de los aspectos referidos es el KIME, con el implícitamente incluido KI, razón por la cual los hemos seleccionado para este trabajo.

Con el objeto de propiciar una mejor comprensión práctica, en lugar de extendernos en teorizaciones, optamos por mostrar la información de manera gráfica. Esperamos que esto pueda contribuir a concretar la contextualización del aspecto marcial del karate-do en la metodología del entrenamiento deportivo moderno, y consecuentemente favorecer la generalización de su utilización. Así, y solo así, se habrá cumplimentado nuestro objetivo.

Factores que conforman el nivel de preparación mental de las artes marciales (KI)

context-karate-1

Factores que conforman el KIME

context-k-2

Ubicación de la influencia del KIME dentro de los niveles de maestría deportiva

context-k3

Principal bibliografía consultada

  • Federación Mundial de Karate-do. Reglamento competitivo. 2001.
  • González Haramboure Roberto (Ray Haramboure)., “Propuesta de un programa de preparación integral, basado en contenidos de la Cultura Física Oriental, para el entrenamiento de karatekas juveniles.” Tesis en opción al grado de Doctor en Ciencias de la Cultura Física. Instituto Superior de Cultura Física “Manuel Fajardo”. Ciudad de La Habana, Cuba, 2001.
  • González Haramboure Roberto (Ray Haramboure)., “KIDO, el camino del espíritu.” Ciudad de La Habana 1999.
  • González Haramboure Roberto (Ray Haramboure)., “El zen, de shaolin al olimpismo.” Ciudad de La Habana 2000.
  • Matvéev L P., “Fundamentos del entrenamiento deportivo” Ed. Raduga 1983.
  • Nicol C. W. “Zen en movimiento”. Ed Diana 1978.
  • Ozolin N G ., “Sistema contemporáneo de entrenamiento deportivo.” Ed. Progreso1970
  • Ruiz Ariel., “Metodología de la Educación Física.”. 1985.

Fuente:efdeportes.com

Foto Portada: Jonesing

Roberto Gonzalez Harambouren

Author: Roberto Gonzalez Harambouren

Share This Post On

32 Comments

  1. Interesante artículo.
    Lamentablemente no logro ver en qué radica la contextualización científica a la que se alude en el texto.
    A que se refiere cuando dice contextualizar científicamente?
    Se hace uso de un paradigma que corresponda con observaciones empíricas replicables?
    Los factores marciales a los que se alude son extremadamente limitados y altamente discutibles. Que parametros han sido utilizados para su calificación como factores relevantes a la marcialidad?
    La misma interrogativa es aplicable a los factores elegidos referentes al KI y el KIME.
    Otro tema que llama mi atención, es que se parte del supuesto que los parámetros por los cuales el reglamento del shiai kumite de la WKF regula el combate deportivo (y por tanto el entrenamiento de sus participantes) tiene relevancia desde un punto de vista técnico y táctico en un contexto marcial…
    No entiendo el porqué se intenta darle un tinte científico a una argumentación que claramente no respeta una metodología científica. Tampoco entiendo el porqué intentar darle relevancia marcial a algo que claramente no la tiene.
    Es extraño que se hable de marcialidad, cuando en ninguno de los parámetros expuestos se habla, por ejemplo, de efecto, decepción, o evación.
    O que se hable de parámetros tácticos de un contexto de portivo, como si las tacticas aplicables para lograr un ippon en shiagumite, fueran las mismas aplicables en un combate real…
    Pienso que lo mejor que se puede hacer por el Karate Do, es mantener lass dos disciplinas extrictamente aisladas. Son dos disciplinas claramente diferentes, con metodologías de entrenamiento totalmente diferentes. Los atletas de la WKF son deportistas altamente especializados y buenísimos en lo que hacen. Pero su actividad tiene tanta relevancia marcial como el deportista que tira javalinas en los estadios de atletismo…

    Post a Reply
    • Estimado Jorge:
      no creo que lo mejor sea no mezclar. Grandes ideas de hoy en día, lo son, por mezclar cosas que nadie se esperaba, como por ejemplo, un móvil con una cámara.
      Tal vez sea ésta, la antesala de algo mayor, algo que podemos valorar, y trabajar.
      Podemos criticar mucho, pero ¿Quién se anima realmente a comprobarlo? Al menos aquí hay un intento de explicarlo, y eso es admirable.
      No son disciplinas diferentes, ya que por ejemplo, cuando compito, lo hago como si fuera un combate real, si no, no tiene significado.
      Competir es tan real como la vida misma. De tal modo que, si pierdes en la esgrima, o en kárate, es como si te hubieran matado. Pero eso no es malo, pues puedes sobreponerte a la decepción de haber perdido, aprender, ver en qué has fallado, disfrutar del combate, de conocer gente, que es lo que dota a estos deportes de significado. Porque hoy en día, no se puede matar realmente, si lo haces, eres un asesino.
      Así que, de alguna manera, esas ganas de “pelear” con alguien, se convierten en algo controlado, que te ayuda a su vez, a controlar, y a decir “no” a todo tipo de provocaciones, de tal manera que esgrima y kárate, sirven para “no tener que pelear”.
      En cuanto al kárate, es igual, si ves competiciones de kumité, pasa lo mismo. Y es tan real… Hay senseis que con un pequeño puñetazo podrían matar… Y sin embargo, es precisamente eso, lo que les hace grandes, que podrían hacerlo y no.,,
      Así que, aquí de lo que se trata es, de buscar el lado positivo al asunto, mostrando lo positivo del deporte, y teorizar desde la construcción.
      Marcial sí, sin duda, pero… El objetivo ahora es otro, práctica, disfrute, y superación.
      Oss. 😉

      Post a Reply
  2. Estimados señores licenciados de INEF; por favor, a nivel personal les pido: dejen de escribir sobre karate intentando meter conceptos de las artes marciales japonesas en conceptos deportivos usando un calzador bien gordo. Es que no van a entrar. Creen si quieren un discurso del karate basado en esos conceptos deportivos pero no anden buscando equivalencias ni encajes porque el resultado es un horror, sigan si quieren los pasos de la esgrima deportiva… lo del cuadro del kimé y la excelencia deportiva es ya demasiado…

    eso sí; se agradece el esfuerzo.

    Post a Reply
    • Estimado Luis:
      me parece que estamos en democracia, y eso quiere decir que todos podemos dejar nuestra opinión, ya sea buena o, en este caso, peor, al igual que, dejar nuestros conocimientos.

      Si los licenciados en Inef, o los diplomados en E.F., queremos opinar, hablar, teorizar, y mezclar distintas disciplinas podemos hacerlo. En tanto en cuanto, el deporte tiene variables, y estas pueden ser sometidas a juicio, y observación, hasta llegar a una conclusión. ¿Por qué no? ¿Hay alguna Ley que lo impida? No lo creo.

      Con respecto a mi experiencia que es corta, y probablemente, según usted, carezca de fundamentos científicos, le diré que, no debe subestimar al kárate, en post de la esgrima, ni viceversa.

      Creo que ambos deportes son muy dignos de ser practicados, siempre, sin necesidad de desprestigiar a uno en post del otro.

      Hablo desde mi experiencia, tal como cuento, y practico ambos deportes, y el kimé, es tal como se describe, claro que, sólo lo sabe la persona que lo ha experimentado, y vivido en carnes propias.

      Usted es libre de dar su opinión, pero siempre desde el respeto, y la valoración que se merecen ambos deportes por igual. Cada uno en su especial forma de ser, y desde su belleza interior, que radica en que son deportes de adversario.

      Y por favor, ya que da lecciones sobre lo que debemos hacer o no en el deporte, a profesionales, por favor, absténgase de darlasno sin basarse antes en hechos. Yo al menos hablo de mi humilde experiencia, y siempre desde el respeto que me merecen ambas disciplinas, tan hermosas, y tan respetables, ambas.

      Y le diré que, si no ha experimentado el Kimé, experiméntelo, tal vez le guste. Si no sabe lo que es, en estas sencillas explicaciones viene, y si no, no sabe lo que se pierde.
      Oss. 😉

      Post a Reply
      • Claro que no hay ninguna ley… si te fijas verás que era una petición personal…
        🙂

        Post a Reply
        • .. y bueno era por crear un poco de debate.. pero se me fue la mano..
          el debate es… ¿los conceptos de las artes marciales japonesas no produden resultados por sí mismos? ¿necesitan de la explicación deportiva? yo creo que no pq más allá de aquellos que se ciñen excluisvamente a la praparación física no he leído un solo artículo de esos en los que la bibliografía siempre es más extensa que el texto que aporte algo utilizable a dichos conceptos… nada más…

          Post a Reply
          • Sí, se le fue la mano en desprestigiar al kárate en pos de la esgrima.
            Ambos deportes son dignos de ser practicados.
            ¿Y por qué no una explicación científica? Muchas disciplinas como la psicología, intenta dar una explicación a todas sus respuestas, situaciones, opiniones, en modo de estadísticas. ¿Qué hay de malo en intentarlo con el kárate? En vez de tanto criticar, aportemos, y busquemos algo positivo, pero no…
            Es que es muy difícil, y lleva mucho tiempo, tanto como a la persona que lo ha intentado. Y claro, en más fácil criticar que aportar. Oss.

          • ¿Qué deporte practica? ¿La esgrima quizás?

        • Entonces, se puede hacer. Quien lo ha hecho lo puede hacer si quiere… ¿Por qué no?

          Post a Reply
  3. Hola Ana
    Gracias por tu respuesta.
    Te agradecería si pudieras responder a los cuestionamientos que hice en mi comentario anterior, ya que son cuestionamientos no sólo al contenido del artículo, sino a su metodología conceptual, que supuestamente (como lo estipula el título) es científica.
    Si bién comprendo tu posición, no la puedo hacer propia. Los reglamentos y estructuras deportivas condicionan el entrenamiento y la mentalidad con la que se lo enfoca. La mayoría de los militares modernos, pasan toda su carrera militar sin necesidad de matar a nadie. Sin embargo entrenan toda una vida desde una perspectiva utilitaria de su conocimiento marcial. No hay contradicción entre la paz y la marcialidad. Si vis pacem, para bellum, decía Publius Flavius Vegetius Renatus. Y creo que sigue vigente.
    En cuanto a tu visión de la competencia deportiva… ponte delante de alguien que desee matarte y verás cuan lejos te alcanza la técnica y táctica deportiva. No es que quiera sonar negativo, ni despectivo, pero simplemente deseo ilustrar que las mentalidad cuando la propia vida esta en juego es muy diferente a la mentalidad deportiva y las soluciones tácticas y técnicas son muy diferentes.
    Para mi el objetivo de el estudio y la práctica marcial pasan por su funcionalidad y la profundización filosófica y ética que se encuentra entre la vida y la muerte. El respeto y el amor a la vida porque se conoce su fragilidad y cuán facil es extingirla. Desde ese punto de vista, no veo compatibilidad entre la actividad deportiva y la búsqueda del Do.
    Mi más cordial saludo.

    Post a Reply
    • Le digo lo mismo que al otro compañero, en vez de tanto criticar, aportemos, y busquemos algo positivo, pero no… Es más fácil criticar que si las variables tal, y las variables cual. Que si el intento no corresponde con el método científico.

      A mí me parece muy bueno el intento que se ha hecho y he comprendido lo que la persona quiere hacer.
      Lleva mucho tiempo hacer esto, y valoro el trabajo que ha hecho esta persona.

      Pero claro, yo entiendo a esas personas que pretenden crear algo nuevo, y su esfuerzo.
      Por favor, más respeto, más pensamientos en positivo, y dejemos los nimios detalles negativos, y centrémonos en lo positivo. Oss.

      Post a Reply
      • Disculpa Ana, en que momento te falté al respeto?
        Creo que te traté correctamente en todo momento. Si no lo hice, te pido disculpas.
        En cuanto al artículo y mis comentarios. Si titulas un artículo: contextualización científica…. Entonces has marcado los parámetros de lectura. Yo como lector, espero que se presente una argumentación científica y reacciono cuando se me presenta un artículo que no es lo que dice ser.
        Entonces o es un artículo de opinión, los cuales son necesarios y bienvenidos. O es un artículo científico…
        Si es de opinión, pues ve en paz, tu tienes derecho a tu opinión y a expresarla.
        Yo expreso la mía en defensa de un karate que desde mi perspectiva (mi opinión) se ve pauperizado cuando es sujeto a una óptica deportiva. No lo hago para agredirte, sino que lo hago en defensa de lo que yo creo es correcto. Lo nuevo no es sinónimo de mejor. Es sólo nuevo.

        Me dices: mas respeto, mas pensamientos en positivo…
        En que momento una opinión divergente es una falta de respeto?
        Yo hice unos cuestionamientos que creo pertinentes y tu los descalificas como si fueran meros matices y que mis cuestionamientos se fijan en detalles y no en contenido, cuando en realidad es todo lo contrario: “que si las variables tal y las variables cual…”
        Quien le falta el respeto a quien aqui?

        Respeto a tu mentalidad de competencia. Te comprendí perfectamente la primera vez: tu compites de forma real. En ningún momento lo puse en duda. Mi argumento es que esa realidad no es comparable al combate a vida o muerte.

        No sé que estilo de Karate estudias tu, ni tampoco en que centras tu estudio. Pero si estudias en una escuela tradicional, quizás fuera pertinente preguntarse que relevancia tienen esos antiguos katas que nos transmitieron maestros como Mabuni sensei, Funakoshi sensei o Motobu sensei con tu realidad competitiva de hoy.
        Sin descalificar a ninguno de los dos mundos, si no hay relevancia o contacto entre los dos contextos, quizás sea mejor no mezclarlos?

        Yo la verdad es que creo, como lo dijo el señor Luis en otro comentario, que los conceptos y la metodología de las artes marciales tradicionales ya por sí mismas tienen la capacidad de generar los resultados deseados. Siempre y cuando esos resultados sean referentes a la marcialidad. Si los resultados deseados se encuentran en el área de los deportes de combate, entonces las artes marciales tradicionales no podrán generar los resultados deseados.
        En su defensa debo decir, que no están diseñadas a ese efecto.

        Sobre si practico algún deporte. No, no hago ningún deporte competitivo. Hago pesas 3 veces por semana y corro 20 km semanales, pero lo hago como complemento a mi estudio en el Dojo.
        En el Dojo entreno 6 veces semanales.

        Muy atentamente y sin ánimo de ofender.
        Jorge F. Garibaldi

        Post a Reply
        • Yo no le he faltado al respeto en ningún momento. Y pienso que he sido congruente con lo que he querido explicar en todo momento. Lamento mucho que piense así.

          Pero… Lo siento mucho. Valoro cualquier pequeño trabajo realizado porque conlleva un esfuerzo, unas horas, un quebrarse la cabeza, un poner las fotos, un que queden bien, y un que la gente disfrute.

          Eso, lamentablemente no puedo cambiarlo, pero al menos lo he intentado.

          Todo siempre es muy negativo… Nunca le vemos el lado positivo. ¿Por qué?
          Oss.

          Post a Reply
          • Pero yo pregunto, donde estan las respuestas a las preguntas que hice? Toda tu argumentación gira alrededor del esfuerzo del autor al escribir el artículo. Pero a pesar de tu defensa acérrima, en ningun momento has respondido a ninguna de las interrogativas expuestas. Insistes en calificar mi posición y la de la otra persona que ha comentado el artículo, como negativa, sólo por estar en desacuerdo con lo que se expone en el.
            Para mi una argumentación fallida y que no se sujete a argumentos sólidos y apele constantemente a argumentos emocionales es incongruente con un debate.
            Yo no puedo tomar una posición positiva ante algo que opino es incorrecto y que disminuye cualitativamente mi arte marcial.
            cuando vas a contestar a las preguntas concretas que hice respecto al artículo? Tu opinión ya la conzco, pero que tienes para sustentarla?

          • Para sustentar mi opinión, tengo mi carrera, mi experiencia, y la escuela de la vida.
            Siento que no sea suficiente para usted. Oss.

        • Que yo sepa, no le he insultado, ni nada por el estilo, pero…
          Sólo he desmontado “su opinión” o su explicación, un poquito… Así puede ver creo, cómo puede sentirse la persona que ha hecho tal intento de contextualización científica. Porque le ha tenido que costar hacerlo, un montón.
          Oss.

          Post a Reply
          • Tu no has desmontado ni siquiera uno sólo de mis argumentos. Lo único que has hecho es descalificar los míos sin producir una pizca de argumentación lógica.
            El hecho de que un trabajo haya costado esfuerzo llevar a cabo, no lo cualifica para tener carta blanca argumentativa. Si es publicado en un medio como este, donde se piden comentarios, cuando los reciben, lo menos que pueden hacer es contestar desde una perspectiva factual.
            Ana, creo que te pones en una posición que no te corresponde, como jueza arbitral de lo que es discutible y lo que no es discutible.
            Quieres discutir, pues lo hacemos, pero discutimos los temas factuales del artículo concreto y si quieres discutir temas generales del Karate Do, también, pero si no te gusta un argumento, no lo puedes descalificar, lo tienes que refutar.
            Todavía estoy a la espera de que contestes uno sólo de los argumentos que he presentado aqui. Incluso has hecho preguntas sobre mi entrenamiento personal “por curiosidad”. Que has puesto tu en el plato? Cual es la profundidad de tu estudio del Karate Do? Porque tengo varias décadas de estudio profundo del Karate Do y me está empezando a llamar la atención la soberbia con la que se ignoran mis argumentos. Si los comentarios en esta página estan abiertos sólo para comentarios que no pongan en tela de juicio lo publicado, es necesario estípularlo publicamente, así aquellos que realmente estamos en el rincon del do, nos abstendremos de comentar.
            El guante esta echado: responde a mis preguntas. Y si no puedes no me contestes. Pero no descalifiques mis interrogativas.
            El artículo se presenta como un trabajo científico y como tal debe respetar una forma, una metodología y soportar el escrutinio critico de sus lectores.

        • Y sí, para mí, la realidad del dojo, es comparable al combate vida o muerte. Lucho todos los días por mí y por mi vida.
          Me preparo mucho, para poder reaccionar ante imprevistos de este tipo, porque la gente está cada vez más difícil (esto es un ejemplo: yo pongo mi opinión, y falto al respeto: esto es increible, y eso que no he insultado que si lo llego a hacer…).
          Y si alguien me saca un cuchillo, estaré preparada. No lo dude, a vida o muerte, o bien para enfrentarme a él, o bien para echar a correr, que es también igual de lícito, pero al menos tengo esas opciones.
          Siempre deseando que, no ocurra ninguna desgracia de este tipo (ni que te encuentres con ningún loco, o violador, o cualquier tipo de estos).
          Yo entreno 7 horas semanales en dos disciplinas kárate y goshin. Y 4 de esgrima deportiva.
          Una mujer que no haga esto, puede estar avocada hoy en día a la muerte.
          Yo, no moriré sin pelear. Y aplico esto a toda mi vida.
          En fin, no le voy a convencer, ni usted a mí, pero al menos que aprendamos algo.
          Respetuosamente, y sin ánimo de ofender, también. Oss.

          Post a Reply
          • Ah y para contestarle a esas preguntas científicas que me ha hecho, debe remitirse al autor.
            Yo, sólo me he sentido “libre de dejar mi opinión”, y no tengo porqué expresar nada más. Eso requiere mucho esfuerzo y trabajo (que valoro), y por desgracia no tengo mucho tiempo…
            Si quiere que le responda esas preguntas, el autor estará mejor informado que yo, seguro (dada la bibliografía que habrá consultado). Y podrá ilustrarle como usted se merece.
            Atentamente, reciba un cordial saludo, y doy por terminada, mi intervención.
            Y muy feliz por haber participado, por tener sentimientos y refutar desde la simple “escuela de la vida”, porque estamos en democracia, y no he insultado a nadie.
            Reciban un cordial saludo. Oss.

          • Te felicito, por tu entrega, tu trabajo y tu mentalidad guerrera. Es un ejemplo a seguir.
            Lo digo en serio. Me parece que demustras una entrega muy grande.
            Pero yo comenté un artículo que se publicó en esta página web y despues de días de discución, todavía no he logrado tener una discución factual contigo. Cuando vamos a hablar de lo que se escribe en el artículo y porque yo discrepo con él y porqué tu lo apoyas?

        • Me llama ya soberbia (ya empezamos con los descalificativos reales…), y quién dice…: “llevo décadas dedicadas al estudio del kárate do…”

          ¿Sabe usted cuántas décadas llevo yo en el deporte? Muchas también…

          Y me da igual quién sea. Soy libre para expresar mi opinión. Y nadie me va a coaccionar. Usted no me asusta porque tenga 30 danes o más. Y yo no diré lo que llevo, porque no quiero, simple y llanamente.
          Vuelvo a repetir, que yo no le he descalificado en absoluto, siento que lo crea; usted a mí empieza a hacerlo… Así que doy por terminada mi intervención, por segunda vez, y ya definitivamente.
          Respetuosamente. Oss. 😉

          Post a Reply
          • Bueno Ana. La descalificación la sentí yo en el momento de que se me exige “más respeto” cuando cuestiono la validez de un artículo. También la vivo cuando otra persona descalifica mis preguntas con sarcasmo: “Que la variable tal o la variable cual”, etc.
            Es ese tipo de discución que yo vivo como soberbia.
            Yo entiendo como soberbia, cuando una persona, se siente en el derecho a descalificar los argumentos de otro. Es como decir, no me gusta lo que dices, así que callate…

            Quien ha hablado de dánes?
            Porque sientes que deberías asustarte(o no) por mis danes? Yo creí que estabamos discutiendo un artículo publicado en esta web.

            Quien te esta coaxionando?
            Yo hice un comentario a un artículo y tu respondiste a el. Tu iniciaste la discución, Por lo tanto yo partí de la base de que deseabas discutir. Pero yo creí que la discución sería factual, no emocional.

    • Además se lo he comentado ya antes, cuando compito, lo hago de forma real…, pero sublimada. Como todos. Oss.

      Post a Reply
    • ¿Practica algún deporte? Sólo por curiosidad.

      Post a Reply
  4. Ana
    contestandote
    yo no practico deporte…

    y lo de la esgrima no era por hacer de menos a nadie. solo que es una disciplina que no necesita “reinventarse” en base a la “traducción” de conceptos. Es lo que hay.

    Post a Reply
    • Perdona, ¿dices que no necesita reinventarse? Jajajajaja. Perdona que me ría un poco… Pero es que… Madre mía.

      Conozco un rumor muy gordo, sobre la esgrima, y su futura reinvención, pero no puedo decirlo…

      Hasta la esgrima, necesita reinventarse, porque si no, se perderá por falta de seguidores. Todos los deportes son susceptibles de ser mejorados, y reinventados. Incluso la esgrima cambia su reglamento a placer. Hay que estar pendiente de dicho reglamento cada año… Porque se reinventa.

      Te aconsejo que practiques algún deporte, y luego entonces, podrás entender, de lo que se trata en el artículo. Yo ahora practico estos dos, pero he practicado muchos a lo largo de toda mi vida. Y sé de lo que hablo.

      Respeto tu opinión, pero insisto, en que no veas las cosas del lado negativo, sin primero conocer.

      Recibe un cordial saludo. Oss.

      Post a Reply
    • Ah, y te animo a que practiques alguno… Y luego entonces, después, des lecciones de deportes a los licenciados y diplomados de INEF.
      Respetuosamente. Oss.

      Post a Reply
    • Perdon, puf, licenciados de INEF, y diplomados en E.F…

      Post a Reply
  5. Sólo quería decir, de manera general, y por si alguien lo piensa, que yo no he hecho el artículo.
    Pero me ha parecido muy buen trabajo, porque entiendo su lenguaje, tan de EF, y entiendo lo que quiere expresar el autor. Ha conectado con mis intereses, y mi forma de pensar, y me ha dado alas…
    Es un buen intento de empezar algo. ¿A dónde llegará? No lo sé, pero desde luego para mí, tiene color.
    Respetuosamente. Oss. 🙂

    Post a Reply
  6. sobre el Kime

    “Si nos fijamos, los karatekas a menudo confunden el despliegue de fuerza con una simple contracción muscular, incluso con una rigidez del cuerpo. Este acondicionamiento es tan fuerte que pueden sentir su fuerza sólo con ponerse rígidos. Con un golpe de tsuki, por ejemplo, cuando creen haber golpeado fuerte, a menudo es porque sienten que han gastado fuerza en los músculos. Esta forma de gastar la energía a menudo se traduce en una sensación de fuerza. En esta situación la fuerza del golpe queda encerrada en el cuerpo y no va en realidad más allá del puño. El resultado es un golpe apagado y poco penetrante, mientras que un golpe guiado por el despliegue del ki choca y penetra profundamente. Esta sensación es diferente de la que se suele llamar «kimé».

    Escribo estas líneas a partir de mis propias experiencias. Yo mismo pasé por un largo período en el que confundía el bloqueo de la fuerza física con la concentración de fuerza. ”

    fuente:
    http://tokitsu.es/index.php/es/articulos-y-publicaciones/jisei-budo/160-el-ki-en-el-karate-

    Post a Reply
  7. interesante articulo!yo veo al karate como un arte marcial!pero que tiene su parte deportiva,y no como un mero deporte.Espero que el karate algún día tenga un desarrollo olímpico y de alta permanecer atlética como la tiene en el judo que también practico.Y que sus conceptos de entrenamientos puedan llevarse a un libro y vídeos de técnicas de combate como se ase en el box o la lucha y otros deportes de combate. como las modalidades de karate kyokushin pero mas desarrolladas y científicas con menos restricciones y si ippon todo por acumulación de puntos atte saludos atte mauro leandro cobo

    Post a Reply
  8. Contextualización científica del aspecto marcial del karate-do

    Es espectacular el titulito, cuando veo artículos por la red de estas características la verdad es que me llaman la atención, porque llevando tantos años en el karate y conociendo a muchos de los maestros del país y algunos de fuera, te extraña de alguna manera que escriban estas cosas, sobre todo, que intenten plasmar la excelencia del karate. Yo no sé, de dónde sacan estas cosas la verdad, porque yo soy un poco de los antiguos, en el buen sentido de la palabra, me acuerdo cuando empecé haya por los setenta no existían estos artículos ni esta forma de pensar, evidentemente en toda actividad tiene que haber una mejora y parte de esa mejora se tiene que realizar mediante estudios por parte de las personas, en principio más o menos preparadas para esos menesteres.

    Pero claro, pienso que con los años que llevo y conociendo desde cinturón blanco a muchos que han escrito artículos por la red, a unos más que a otros, me parece que mucho han tenido que cambiar, porque de jóvenes eran unos negados; y no lo digo porque su maestría en el arte sea mala, lo digo, porque yo creo, que no solamente el karate se tiene que manifestar en lo buen competidor que es, en lo buen maestro que es, en lo mucho que sabe, en lo mucho que gana (dinero) etc.

    Yo creo que el buen karateka es el que tiene unos principios, dichos principios tiene que mantenerlos toda su vida y mejorarlos. Pero claro, cuando empezamos a hacer karate no pensamos que con los años podemos tener la posibilidad de vivir del karate ¿hay amigo, hay hemos topado? .

    Recuerdo mucho, en el dojo, hace muchos años y ya con cinturón marrón (el cinturón marrón en esa época era la repera), que un compañero que acababa de sacar el cinturón negro 1º dan (ahora 7º dan) se miraba en el espejo en los vestuarios en paños menores y alrededor estábamos cambiándonos como 14 o 15 mas, la mayoría cinturones marrones, mirándose en el espejo decía que estaba hasta los huev……..de no ganar ni un duro, ni tenerlo, y que el karate le parecía fácil, porque había pocos profesores y maestros, y él quería serlo.

    Es muy loable pensar en ser maestro de karate, pero deleznable pensar en ganar dinero acosta del karate, de cualquier forma y solo pensando en el dinero.
    Evidentemente ese compañero es un gran maestro ahora, ante los ojos de los demás, pero no saben o si, que muchos de sus alumnos no piensan igual.

    Yo soy humilde, doy clases hace muchos años, no vivo del karate, no pienso en los danes, no pienso en el dinero que me puede dar el karate, no estoy a todas horas pensado en sacar artículos para darme a conocer y que digan que bueno soy ( artículos que no se sabe en realidad de donde les han sacado ), no pienso en meterme en la federación para ver si puedo medrar, …………………………………………………………………………………………………………………………………….

    Yo lo único que pienso es que ningún alumno que yo he entrenado hable mal de mí.

    El karate es un arte marcial destinado a mejorar, sobre todo, a la persona.

    Un karateca tiene que tener la intención siempre del saber, pero muchos solamente aleccionan y no saben.

    GRACIAS OSS

    Post a Reply

Submit a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *