El Atemi

José Luis Prieto Méndez CN-7ºDan
 
 

 

Para la mayoría de las personas, la palabra atemi representa al golpe definitivo capaz de destruir al adversario con brazos o piernas. Sin embargo un estudio mas profundo nos desvela un amplio abanico de posibilidades que nos permitirán enriquecer considerablemente nuestras habilidades.

Concepto

Etimológicamente, ateru expresa la idea de estimar y evaluar con precisión la superficie y precio de un campo, y mi se refiere al cuerpo. Por tanto atemi debemos interpretarlo como una intención y un conocimiento que deben manifestarse en la realización como algo más que la mera potencia desarrollada, o su estética (por importantes que puedan ser estas para ciertos propósitos como el deportivo).Tras largos años de práctica, cuando parecía que la única vía existente de mejora en los atemi era la correcta realización, se abrió ante mi una nueva forma de entender los golpes, que fue sin duda un motor de motivación importante para continuar creciendo como budoka.

Desde el punto de vista de efectividad, existen además de la potencia en el golpe, un significativo grupo de elementos tanto o mas importantes como pueden ser: la precisión, la profundidad, el ángulo de ataque, el momento, o la intención.

A continuación enumeraré algunos aspectos que considero deben ser abordados para comprender mejor los atemi:

Cómo golpear

Es el elemento mas comúnmente desarrollado y al cual se le dedican la mayor parte de las horas de entrenamiento. Los recorridos del golpe, ya sea directo o circular; los ejes y planos sobre los que actúa, la coordinación de la cadena muscular y articular, etc. determinan en gran medida su correcta ejecución y por tanto la potencia del mismo.

De entre los mas utilizados, tenemos: el golpe concentrado, lo que en karate conocemos por kime, y en el que se aúna toda la energía en un solo punto (como quien clava un punzón en una pared). El golpe percutante, de similares características pero realizado en snap (como una toalla que se recoge tras golpear con ella). El golpe traspasante, cuya intención es pasar a través del objetivo, sin contracción muscular ni frenado de la técnica. Mas relajado (como nunchaku, o como una bofetada). El brazo como un calcetín relleno de arena, pesado pero sin tensión.

Con qué golpear

Como bien sabemos el cuerpo puede ser utilizado como un arma. Las distintas partes del cuerpo permiten un sinfín de posibilidades que hacen posible el golpe en situaciones y distancias muy diversas. Distinguimos tres grupos adaptados a las tres distancias básicas de combate. El Ate-Waza serían los ataques de choque o impacto, especialmente útiles en distancia corta, como los golpes con codo, rodilla, cabeza, hombro, etc. El Te-Waza, por su parte, está comprendido por los ataques directos o circulares con puño o mano en sus distintas formas: seiken, uraken, tetsui, shuto, haito, hai shu, keito, seiryuto, teisho, koken, kumade, washide etc. especialmente útiles en distancia media. Por último, los Keri-Waza serían toda serie de patadas utilizando las distintas partes del pie. Koshi, sokuto, haisoku. kakato, teisoku, etc. nos han de servir para alcanzar al adversario desde una distancia mas larga.

Dónde golpear

Entendiendo el objetivo o foco del ataque como elemento determinante para un resultado eficiente del golpe.
Se trata pues de atacar a las zonas anatómicamente débiles y que son necesarias conocer. En función de la altura hay tres niveles: Jodan (alto), Chudan (medio) y Gedan (bajo).

Por otra parte, y en función de la sensibilidad de la zona atacada, podemos distinguir otros tres tipos: koppo-waza ,serían técnicas dirigidas a los huesos y articulaciones; koshi-waza ,las que tienen a músculos y zonas blandas como objetivo; y kyusho-waza , que serían los golpes para alcanzar centros nerviosos concretos.

Para qué golpear

Refiriéndose al propósito del golpe, su finalidad y sus consecuencias. De esa forma el resultado podrá ser más proporcional y controlable según la situación lo requiera. Se trata pues, de determinar y regular la intención del golpe, y como consecuencia su peligrosidad.
Los atemi pueden perseguir dos objetivos: reducir o atenuar la resistencia del adversario o incapacitarlo.

El atemi atenuante facilita la ejecución de otros técnicas que ocurren justo después (luxaciones o escapes, por ejemplo). Destacan en este grupo el atemi desequilibrante, muy útil en derribos, rompiendo la estabilidad del otro. El atemi debilitador provoca cierto dolor que atenúa un fuerte agarre por ejemplo. El atemi distrayente se usa como engaño, para llevar la atención del adversario en otra dirección.
Hablamos de , cuando provoca en el adversario una incapacidad para la acción, pudiendo este ser local si a causa del dolor el afectado no es capaz de usar el miembro al que se ha dirigido el golpe (generalmente las extremidades); o global, cuando la acción impide cualquier respuesta motora, como en el caso de ataques a la cabeza, cuello, garganta, plexo solar, ojos, testículos, etc. Este tipo de golpes de ser dados con una potencia y precisión adecuados pueden provocar la muerte.

Cuándo golpear

El momento de realizar el golpe determina en gran medida su resultado. La sorpresa es la clave del éxito. El adversario no tendrá conectado su sistema defensivo ni física ni mentalmente, con lo que el impacto del atemi llegara con todo su poder consiguiendo el 100% de efectividad. A mayor sorpresa, mayor eficacia.

El momento débil del adversario (Kyo) debe ser nuestro momento fuerte (Jutsu). Estos momentos pueden aparecer de manera natural, y de no ser así podemos provocarlos. Con la práctica se puede detectar en el adversario los momentos de debilidad físicos (en la respiración, postura poco estable, poca movilidad, etc) y del mismo modo en aquellos de carácter psicológico (mientras habla, tras un grito, etc..)

A quién golpear

La correcta valoración del adversario nos permitirá una respuesta proporcionada. La subestimación o sobreestimación del adversario son causa frecuente de problemas en el transcurso de la pelea. Se ha de tener en cuenta
características físicas como estatura, peso, complexión, edad, sexo etc. También deberán ser consideradas las referidas al ámbito psicológico como puedan ser el nivel de agresividad o determinación, si tiene síntomas de enfermedad mental o de haber consumido alcohol o drogas. El aspecto social es otro aspecto que debería ser tenido en consideración a la hora de determinar y ajustar el nivel de respuesta óptimo. No es lo mismo que el agresor sea un delincuente, que una persona violenta, que una persona normal que haya tenido un mail día, que un amigo, que un familiar, por ejemplo.

Porqué golpear

Relacionado con aspectos éticos y morales. Entendiendo si la violencia de un golpe puede ser lo mas aconsejable para el momento, el adversario o la situación. Una solución contundente suele dejar consecuencias negativas, en forma de lesiones, secuelas, aspectos legales o emocionales, como resentimiento, venganza, o incluso culpa.

Golpear o no golpear, esa es la cuestión. La congruencia, oportunidad y proporcionalidad, deberán ser requisitos imprescindibles de cualquier respuesta defensiva.

Guárdate de entrar en combate, pero si por necesidad lo hicieres, que tu enemigo se guarde de ti – Carta de Apolonio a Alertes

Siempre que se pueda elegir debería seguirse la pirámide defensiva: Primero actitud y presencia física, después dialogo verbal, luego técnicas suaves o de control y por último técnicas de golpeo, y entre estas, las más letales como último recurso.

atemiweb

Figura 1. Taxonomía del atemi

¿Consideras que “la forma” , como gesto técnico a perfeccionar, es lo mas importante, o quizás consideras que es el momento de abordar otros aspectos menos estéticos pero mas funcionales?
Después de ver con mas profundidad algo de lo que puede proporcionarnos eso que llamamos atemi ¿sigues pensando que sabemos golpear, o como yo, piensas que hay muchas metas por alcanzar?

Fuente: www.goshinkai.es

Foto portada: I’m Daleth

Share This Post On

Submit a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *