El sistema defensivo (Uke-no-kata)
Jun30

El sistema defensivo (Uke-no-kata)

Son muy diversas las formas de enfrentarse a una agresión física. La elección de la más adecuada va a depender de distintos elementos, entre los que destacan: La formación y el entrenamiento que uno posea – Reflejo condicionado. La distancia – Si es corta, media o larga El tipo de ataque – Si es directo o circular, de puño o pierna, etc. La peligrosidad del ataque – Si es sin armas o con ellas, fuerte o no, así como otros factores. El tipo de agresor – Si es mas fuerte, alto, pesado, lento, rápido… He reunido a modo de decálogo, diez formas distintas que podemos utilizar para hacer frente a las más diversas agresiones: 1. Encajar y resistir Es la forma mas ruda y primitiva consistente en confiar en la dureza de nuestro cuerpo y mente para soportar la dureza del golpe, en la confianza de que será mayor la resistencia que la fuerza del golpe. Existen sistemas que hacen especial énfasis en el endurecimiento corporal como forma de preparación para el combate. Naturalmente esto estará condicionado por la zona de ataque a la que este dirigida el golpe: no es lo mismo encajar un golpe en el abdomen, que en la cara , testículos u ojos. 2. Protegerse Especialmente útil en distancia corta, cuando los golpes son tantos o tan variados que resulta imposible su identificación y defensa activa. Es por ello que se recurre a esta formula de defensa pasiva en la que se pretende cubrir las zonas mas vulnerables que pueden ser objeto de ataque (con brazos, codos y rodillas fundamentalmente) 3. Detener Es el sistema defensivo consistente en interponer la defensa (palmas de las manos ante ataques de puño, o planta del pie ante patadas) en la trayectoria para evitar haga impacto en zona vulnerable. 4. Bloquear (Go) Es la forma básica de defensa utilizada en sistemas como el karate. Su principal característica reside en la perpendicularidad de la defensa respecto del ataque. Se trata de ejercer fuerza contra fuerza con la intención de hacer daño al otro a la vez que se evita su impacto. Generalmente realizadas con el antebrazo. 5. Desviar (Sorasu) En este caso la idea es la de acompañar la trayectoria del golpe del adversario desviándola de su objetivo de forma diagonal o tangencial. Suelen ser realizadas con la palma o dorso de la mano y en ocasiones con el antebrazo. 6. Envolver (Kake) La finalidad de esta forma defensiva no es otra que la de cambiar la trayectoria del ataque, dándole circularidad al movimiento y reconduciéndolo en otra dirección que facilite una respuesta o contraataque efectivo. La ventaja de esta...

Read More
Derribos y proyecciones (Nage Waza)
Abr05

Derribos y proyecciones (Nage Waza)

«Dado que el adversario era más pesado y fuerte que yo, tuve que golpearle con el objeto  más grande que encontré a mi alcance , el suelo» Uno de los principios del combate consiste en  colocar al adversario en una posición de desventaja que nos permita reducir, limitar o imposibilitar sus posibilidades de maniobra y por tanto de peligro. Por ello es muy frecuente que los contendientes pretendan que su adversario acabe en el suelo. Tal acción puede ser considerada como un fin en si mismo o como un medio que posibilite un fin posterior. Los golpes –atemi- , luaxiones –kansetsu- o estrangulaciones –Shime- pueden traer como consecuencia que el adversario acabe en el suelo como resultado de la acción. Sin embargo existen un grupo especifico de habilidades cuya finalidad es llevar al otro al suelo de diversas maneras, con el propósito de generarnos una situación favorable y que facilite la posterior  sumisión del otro. El nombre genérico para este tipo de acciones es el de Nage-Waza, si bien éste, es un grupo de habilidades es lo suficientemente numeroso e importante como para establecer ciertas subdivisiones. Ello nos permitirá organizar mejor estas habilidades y poder sacar un mejor provecho de las  diferencias técnicas y tácticas que las caracterizan, pues cada una de ellas tiene unas posibilidades de aplicación muy concretas. De entre la formas de llevar al suelo al adversario podríamos distinguir dos grandes grupos en función del resultado del movimiento. Los derribos – Taoshi-waza – y las proyecciones –Nage-Waza – El primer grupo se caracteriza por la utilización de las manos como elemento protagonista fundamental y porque no es necesaria una palanca que eleve al adversario del suelo. El segundo grupo  suele utilizar el cuerpo como punto de apoyo para ejercer una palanca que obliga al otro a salir proyectado golpeándose contra el suelo. Algunas técnicas pueden ser consideradas exclusivamente derribos o proyecciones, pero en muchos casos, tal distinción va a depender no tanto de la técnica en si, como del resultado de la acción. Dicho de otra forma, si el adversario levanta los dos pies del suelo podemos considerarlo proyección y de no ser así seria un derribo. Como ya apuntamos,las proyecciones  y derribos son un recurso técnico que se caracteriza por llevar al adversario contra el suelo. Esto suele hacerse por dos motivos fundamentales: Nos coloca en una posición de ventaja, pues el adversario esta en una posición que le limita o anula su capacidad ofensiva ( siempre y cuando nosotros no estemos también en el suelo con el) y por el contrario facilita nuestra ventaja ofensiva y/o la posibilidad de huida. Por otro lado se le puede causar un daño importante en la caída,...

Read More
Dimensiones de la autodefensa
Nov04

Dimensiones de la autodefensa

La autodefensa en si misma esta compuesta, como hemos descrito en otras ocasiones, por un conjunto de habilidades que han de permitirnos defendernos de distintos tipos de agresiones, en aras de la consecución de una seguridad personal a la vez que propician un desarrollo personal integral. Sin duda esta declaración de intenciones, no deja de ser un ambicioso proyecto, que nos invita a una profundización tanto en el plano técnico, como personal; en el que no hay un horizonte de llegada mas allá que la superación de uno mismo. Podemos distinguir, con el propósito de tener un mapa genérico en nuestra mente, tres dimensiones bien diferenciadas sobre las que habrá de girar todo el amplio repertorio de conceptos, habilidades y capacidades que tienen cabida en el ámbito de la autodefensa. Estas son tres, la horizontal, vertical y transversal: 1. Dimensión Hortizontal Es el eje en el tiempo a través del cual discurre de manera secuencial todo el proceso de agresión-respuesta y que podemos subdividirlo a su vez en: Prevención Lo que sucede o puede suceder antes de la agresión:   Precaución Protocolos de actuación Detección De lugares, personas y situaciones Evitación Del riesgo, si fuera posible Actuación Lo que sucede en el momento de la agresión:   Observación Del adversario – con sus características físicas y psicológicas, y del entorno tanto físico como personal. Orientación Plan A y Plan B, evitando factor sorpresa Decisión Estímulo-Gatillo ante el cual debemos reaccionar Acción Respuesta Rápida, fácil y eficaz Repercusión Lo que sucede tras el desenlace de la pelea    Inmediata Lesiones físicas que nos pueden originar y estrés postraumático que suele sobrevenir. También las lesiones y daños que podemos originar en el agresor. Retardada Juicios, rencores, venganzas, culpa, inseguridad, desconfianza, etc. Prolongada Secuelas, invalidez, etc. 2. Dimensión Vertical Referido a todos cuantos aspectos confluyen de manera simultanea en el momento de la agresión. Es el eje vertical propio de la acción y esta compuesto por los siguientes elementos: El agresor Características morfológicas técnicas y psicológicas, así como la intención. Fortalezas y debilidades. La agresión Rango de peligrosidad, tipo, variedad y foco de los mismos. La víctima Características morfológicas técnicas y psicológicas, así como la determinación. Fortalezas y debilidades. Posibilidades de actuación La respuesta Procurará ser proporcional, congruente y oportuna. Eficiente, consiguiendo el máximo de resultado con el mínimo de esfuerzo. Dependiendo de la situación deberá elegirse entre las siguientes posibilidades:    La evasión Cuando el riesgo es mayor que los recursos disponibles. La acomodación El riesgo excede de las posibilidades, pero la evasión o huida no es posible. La negociación Entendida como dialogo asertivo capaz de reducir, minimizar o anular la...

Read More
La táctica (Key) y la estrategia (Hyoho)
Abr05

La táctica (Key) y la estrategia (Hyoho)

El enemigo debe ignorar donde quiero librar la batalla – Sun Tzu en El Arte de la Guerra La estrategia responde a la pregunta sobre qué debe hacerse en una determinada situación. Establecer un plan de acción propio, interpretar el plan del oponente, tener una orientación del curso que pueden tomar los acontecimientos en el futuro son los principales elementos que forman parte de una estrategia. La táctica contesta a la pregunta de cómo llevamos a cabo nuestros planes e ideas. Calcular con exactitud cada movimiento, encontrar maniobras, combinaciones o recursos para mejorar nuestra posición es competencia de la táctica. La relación entre los dos conceptos es fundamental. No es posible aplicarlos en forma independiente. Sin táctica la estrategia nunca podría concretarse, ya que no encontraríamos el camino para coronar con éxito los planes que diseñamos. Sin estrategia ni lineamientos generales, la táctica no tendría objetivos claros y su aplicación sería errónea. La estrategia (Hyoho) Existen unos principios generales defensivos y ofensivos que, de conocerlos, facilitan la actuación y evolución del combate. Cada una de estas dos estrategias puede materializarse a través de diferentes tácticas pero ateniéndose a las siguientes premisas básicas: La oportunidad no siempre aparece de forma espontánea sino que puede y debe generarse. Hacer lo más fácil. Hacer lo que mas dominamos. Hacer lo que peor domina el adversario. Sorprender(momento), engañar (fintas), o confundir al adversario para facilitar la eficacia de la técnica. Saber atacar y provocar la acción en el adversario (tácticas ofensivas). Saber contraatacar y anticiparse ( tácticas defensivas). Saber presionar (ofensiva sin ataque ) y evadir (defensiva sin defensa). Saber mantener la distancia correcta según las características del otro. Dominar los distintos tipos de distancia que favorecen las acciones técnico-tácticas. Saber utilizar el espacio de combate. Saber utilizar el tiempo. Conocer y dominar el ritmo propio y el del adversario En combate existen dos estrategias básicas: SENTE Iniciativa. Un movimiento de Sente puede ser contestado por el oponente y por lo tanto hace que el individuo que lo hace lleve la iniciativa con unas características que favorezcan el logro de su objetivo. GOTE No llevar la iniciativa, dejar que la lleve el adversario, lo opuesto de Sente Ataque (Kake Waza) Ichibyoshi-waza Atacar directamente de una sola vez y con determinación. Katsugi-waza Desorientar al adversario para entrar en su guardia o distancia, mediante fintas, amagos, acortamiento de distancia etc. Damashi-waza Ataque siguiente a una finta . Kyo-waza Se basan en interrumpir un golpe a la mitad de su ejecución para terminarlo como otro tipo de golpe, por ejemplo cargamos y empezamos el golpe como si fuéramos a hacer maegeri y lo terminamos como mawashi. Kyo-jutsu-waza Comenzar por atacar...

Read More
Seguridad y confianza
Dic14

Seguridad y confianza

Cuentan que, estando un maestro cerca de la ventana de su dojo observó, que un alumno suyo merodeaba en el exterior mirando al suelo, como buscando algo. Pasado un tiempo, y percatándose de que el alumno seguía en igual actitud, decidió preguntarle si podía ayudarle en algo. El alumno le comentó que no encontraba sus llaves y que su búsqueda no daba resultado, por lo cual el maestro se ofreció a ayudarle en la confianza de que entre ambos sería mas fácil conseguirlo. Tras un tiempo de infructuoso esfuerzo, el maestro le pregunto donde le habían caído exactamente las llaves, a lo que el alumno contestó que “ en realidad las había perdido lejos, pero como allí esta muy oscuro había venido bajo la farola a buscarlas porque se veía mejor Con cierta frecuencia nos ocurre que buscamos respuestas a nuestras preguntas allí donde nos parece mas familiar, mas cómodo o mas seguro buscarlas; sin darnos cuenta de que no es allí donde se encuentra lo que buscamos, deseamos o necesitamos. Muchas son las personas que buscan hallar seguridad, confianza, o respeto en la práctica de las artes marciales, sin entender que las técnicas por si solas no conducen a ese «lugar mental» de autoconfianza y seguridad que supuestamente se anhela. La seguridad total no existe, independientemente de los años de práctica y el nivel alcanzado. Esto es debido a que, para que se dé esa circunstancia, deberíamos encontrarnos en total ausencia de amenazas, de riesgos, de peligros y de daños. Pero todos esos elementos dependen del exterior, y como tal, escapan de nuestro control por lo que la incertidumbre no desaparece y lo mismo ocurre con la sensación de inseguridad. Esto nos obliga a mantener una actitud alerta (zanshin) para detectar el peligro con la suficiente antelación como para que la sola prevención haga innecesaria cualquier actuación posterior. Por tanto, no es la seguridad lo que debiéramos colocar en nuestro horizonte de actitudes a desarrollar. Mas bien debiera ser la confianza en nuestras posibilidades, y esta viene determinada por la capacidad de enfrentarse a situaciones adversas, y también de superar rápidamente aquellas que han logrado hacernos daño. A veces, cometemos el error de pensar que somos personas seguras y confiadas, pues aquello que acometemos habitualmente lo hacemos con una actitud ausente de duda o titubeo y con la convicción de lograr el éxito en la tarea. Sin embargo, esta sensación puede ser engañosa, pues estaríamos confundiendo seguridad con familiaridad. Nos estaremos resguardando inconscientemente en una zona de confort que nos hace sentirnos bien. Tendemos a hacer cosas que dominamos, y en donde el margen de error es pequeño lo que nos deja...

Read More
Acepto las cookies que pueda usar esta web para su correcto funcionamiento.    Más información
Privacidad