Más allá de lo evidente
Jul09

Más allá de lo evidente

  Si ahondamos en el Niju-Shoto-Kyu-Kun del Maestro Funakoshi, encontraremos muchas claves acerca de cómo debe comportarse un karateka o artista marcial de forma congruente en situaciones de conflicto y agresión para gestionar los enfrentamientos de forma no violencia. Dado que la exposición de todos los preceptos sobrepasaría con mucho los limites de este articulo, me permito exponer mi opinión a cerca de los cinco primeros, pues son bastante genéricos y aplicables a todas las artes marciales y a todos los aspectos de la vida. El primero de los preceptos “Karate-dō wa rei ni hajimari rei ni owaru koto o wasuru na” nos habla de que el karatedo comienza y termina con Rei. Es evidente que rei no se refiere exclusivamente al acto de inclinación (Ojigi), sino que obedece mas bien a la idea de respeto, respeto hacia los demás, que debe ser manifestado con unas formas externas cuidadas y que favorezcan la convivencia. Todo ello nos lleva a la idea de tener bajo control el lenguaje no solo verbal, sino también paraverbal (tono, volumen, intensidad) y muy especialmente el lenguaje no verbal. En las situaciones difíciles, estresantes o conflictivas, el autocontrol se hace necesario para evitar que las emociones se disparen y digamos y hagamos cosas de las que favorezcan la agresividad y violencia podamos arrepentirnos. El segundo de los preceptos “Karate ni sente nashi” traducido de forma simplista como, “no existe primer ataque en karate”, en realidad nos evoca la necesidad, no solo de no ser los primeros en atacar sino que se refiere sin duda a no albergar sentimientos agresivos ni violentos, a no manifestar ningún tipo de hostilidad que pueda ser utilizada por el adversario como justificación de una respuesta violenta o agresiva por su parte y que podría desembocar en agresión. El tercer precepto “Karate wa, gi no tasuke” – “el karateka debe seguir el camino de la justicia”, podemos interpretarlo en el sentido moral, e innato de hacer aquello que toda persona considera justo, evitando que nadie nos pueda hacer daño físico o moral y defendiendo nuestros derechos elementales. Pero también podemos darle un enfoque mas jurídico e interpretar que nuestras acciones -defensivas u ofensivas- están sujetas a un marco legal y que como consecuencia de ello debemos responsabilizarnos que cualquier acción ejercida en el transcurso de una pelea. De ahí la necesidad de atenerse a los criterios de proporcionalidad, congruencia y oportunidad que establece el marco legal actual. Antaño, en la época feudal japonesa existía lo que se denominaba “Kirisute-Gomen” que significa “Samurai que corta con una espada y que desecha”, es un término samurai en el que básicamente si hacías enojar a un samurai, él podía cortarte...

Read More
Desarrollo Marcial VS Desarrollo Personal
Oct27

Desarrollo Marcial VS Desarrollo Personal

Parece que damos por hecho que el desarrollo marcial y personal van necesariamente de la mano y que el incremento de uno incide necesariamente y proporcionalmente en el otro. En mi caso, he de decir que mi desarrollo personal, me exige un esfuerzo extra paralelo e independiente del marcial. Eso sí, cada gramo alcanzado en este terreno, se suma inevitablemente a un mejor entendimiento de mi faceta marcial. El maestro Funakoshi decía “todo es vanidad” y no le faltaba razón. Hemos de estar atentos, en un zanshin constante; pues en mi caso, con frecuencia me veo engañado y atacado por el peor de los adversarios que he llegado a conocer, y que no es otro que yo mismo. Mi Ego me conoce tan bien que utiliza mi analítica mente para buscar razonamientos que justifiquen todas cuantas acciones realizo, a fin de alejarme de la sensación de equivocación y aparentemente a salvo, aunque alejado de mi verdadera naturaleza. Debo reconocer, que hasta los 20 años entrene como una bestia, desarrollando un potencial físico y deportivo del que llegué a estar orgulloso, consiguiendo dos campeonatos de España de Kumite. De los 20 a los 30 trabajé como un animal dando innumerables de horas de clases de karate y asistiendo a incontables cursos con los maestros mas reputados, aumentando con ello mi nivel técnico en karate. De los 30 a los 40 conseguí algo mas que aumentar mi formación académica, (aprobando la carrera de magisterio en la especialidad de educación física). Con ella conseguí descubrir todo un potencial intelectual del que hasta entonces pensé que carecía, con el consiguiente aumento de mi autoestima. De los 40 a los 50 y gracias a mi designación como director del departamento de Goshin, pude dar rienda suelta a mi innata curiosidad, profundizando en el estudio de todas cuantas herramientas marciales pudieran ser interesantes en la mejora de la autodefensa. Siempre me he considerado una persona con pensamiento crítico, un buscador inagotable que siempre se hacía preguntas acerca del porqué de las cosas. Siempre abriendo caminos que me permitieran acceder a esa información, a ese conocimiento, a esa habilidad que me aproximara al ideal de artista marcial existente en mi mente. Debo de reconocer que de niño apuntaba alto, pues a diferencia del resto de compañeros, no quería ser medico o astronauta… ¡yo quería ser superhéroe! (risas). Quizás en mi inconsciente, albergaba un impulso que me animaba a buscar incesantemente una serie de habilidades, que me acercaran de una u otra forma a ese ideal de perfección soñado. El ensayo-error ha sido una forma de aprendizaje que me ha dado la posibilidad de conocer, no solo...

Read More
Competitividad y Competición
Jun02

Competitividad y Competición

Nos encontramos inmersos en una realidad social en la que somos presa de multitud de estímulos que roban nuestra atención, dirigiéndonos hacia modelos de comportamiento y pensamiento condicionados y que pocas veces nos benefician, convirtiéndonos en seres manipulables y carentes de autonomía cuyos intereses de desarrollo personal parecen quedar supeditados a la forma de proceder establecida (materialista y cumsumista entre otras) En el ambiente marcial, no son pocas las voces que se alzan en contra de la competición (el primero de ellos convendría recordar que fue el propio Funakoshi) esgrimiendo cantidad de argumentos, todos ellos razonables y evidentes; que ponen de manifiesto las debilidades e inconvenientes de esta faceta. Entre otros: Excesiva especialización en unas técnicas en detrimento de otras. Focalización de los practicantes en una horquilla de edad cada vez mas estrecha. Ensalzamiento del Ego como fórmula de progreso. Disminución o desaparición de los valores marciales. Por su parte, la vertiente más extendida; pone el acento en las virtudes del sistema, minimizando los inconvenientes y exaltando los beneficios que ha aportado en cuanto a divulgación se refiere. Como suele suceder, las opiniones se polarizan, y acaban por competir y rivalizar en una encarnizada lucha por tener la razón.De poco sirven los ejemplos profundamente arraigados en la mentalidad oriental y que fueron origen de las artes marciales que hoy practicamos. ¿Dónde quedó el concepto de Tao y la necesaria interdependencia entre el Yin y el Yang, en la que los opuestos se complementan? Qué lectura y provecho sacamos del entrenamiento de aquellos kata, que tienen un nombre tan metafórico como Meikyo (espejo claro); en el que supuestamente se nos induce a tener una mente clara y pulida tras la práctica regular y libre de interpretaciones y prejuicios que empañan nuestro discernimiento. ¿Acaso nos hemos vuelto tan soberbios y engreídos que no nos damos cuenta que todos podemos tener razón? ¿Será quizás que una mala interpretación de la deportividad y competitividad, nos ha llevado a creer que lo importante es ganar al otro? Quizás asociemos de forma inconsciente que ganar al otro significa ser más que el otro, lo que lleva implícito el mensaje de que si pierdo soy menos que el otro. No es por tanto difícil entender porque nos aferramos tan insistentemente a nuestra verdad, en el infructuoso intento de demostrar que nuestra posición es la correcta, y que por tanto la del otro es necesariamente la incorrecta. Opino que la competición y la competitividad no son malos en si mismos, sino que como todas las cosas, es una cuestión interna y personal, en definitiva es una cuestión de fondo y no de forma. Quienes compiten centran su...

Read More
La Importancia del Autoconocimiento
Feb14

La Importancia del Autoconocimiento

Ya hemos comentado en otras ocasiones que saber defenderse es algo mas que saber golpear o dominar técnicas marciales. Por ello, lo primero que deberíamos preguntarnos es: – De que tenemos que defendernos ó, – De quien debemos defendernos. Dicho de otro modo: – Cuál es la amenaza que se cierne sobre nosotros (peligro potencial) – Cuál es el riesgo de que esa amenaza se produzca (probabilidad de ocurrencia) – Cuál es el daño que puede producirnos (impacto físico, material o emocional) Lo anterior nos obliga a hacer un esfuerzo de introspección que sin duda puede simplificar o aclarar muchos de los interrogantes que se encuentran ocultos en nuestro subconsciente; acercándonos con ello, a las soluciones más específicas y eficientes para cada caso. No siempre es ésta una virtud muy extendida. Con frecuencia, la práctica marcial obedece mas bien a un impulso inconsciente por adquirir una confianza de la que se carece y que tranquilice nuestros miedos. La matriz D.A.F.O.puede ser un instrumento que nos ayude a hacer explícito nuestro estado actual, como ineludible punto de partida hacia nuestros objetivos concretos. Este ejercicio de análisis trata de establecer, tanto los aspectos positivos y negativos como aquellos que dependen de nosotros y del entorno. Así podemos distinguir: Elementos internos (Personales): Debilidades: Elementos negativos o limitantes (vulnerabilidad), fragilidad física y susceptibilidad emocional. Fortalezas: Elementos positivos o potenciadores (competencias), conocimientos, habilidades, aptitudes y actitudes. Elementos externos (Entorno). Amenazas: Elementos de riesgo, cociales y personales. Oportunidades: Elementos de crecimiento y mejora. Didácticos, motivacionales, etc. Cruzando cada uno de los elementos internos y externos, se da lugar a la siguiente matriz: Estrategia de supervivencia – D-A (Min-Min). Minimizando las debilidades y evitando las amenazas. Estrategia adaptativa – D-O (Min-Max). Minimizar las debilidades y aprovechar las oportunidades. Estrategia defensiva – F-A (Max – Min). Utilizar fortalezas para minimizar amenazas. Estrategia ofensiva – F-O ( Max – Max). Utilizar fortalezas para maximizar las oportunidades. Según mi experiencia personal, observo que en el ámbito marcial nos dedicamos con tanta frecuencia como empeño a maximizar nuestras fortalezas (habilidades técnicas) con unos niveles de especialización muy elevados hasta el punto que sobrepasan con mucho los niveles de aplicación en situaciones cotidianas. Por otro lado, las amenazas están sobreestimadas, centrándonos en la respuesta ante agresiones con escasa probabilidad de ocurrencia, en detrimento de otras, que aunque de menor peligrosidad son mas frecuentes y para las que no estamos en absoluto preparados. La autodefensa tiene elementos de conexión e intersección con otras disciplinas que nos pueden aportar gran cantidad de recursos con los que mejorar nuestras posibilidades de respuesta proporcional, congruente y oportuna. Estas actividades paralelas son una gran fuente de oportunidad...

Read More
Entrenamiento, técnica y desarrollo
Abr29

Entrenamiento, técnica y desarrollo

José Luis Prieto Méndez CN-7ºDan El aprendizaje técnico está sujeto a una serie de elementos que condicionan la evolución del mismo. La repetición del gesto (entrenamiento) se presenta, como no podía ser de otra forma, como clave para su desarrollo; sin embargo, debemos considerar algunos aspectos diferenciadores, que han de servirnos para clarificar ese cajón de sastre llamado “técnica”, a fin de entender mejor las partes de que se compone y poder transitar por el camino del progreso de una forma mas eficiente. En cuanto  a la fase de entrenamiento, antes mencionada, podemos discernir dos formas muy diferenciadas, al punto de que en oriente lo llaman de formas distintas. Me refiero a Renshu y Keiko. Estos dos aspectos se diferencian tanto en su forma externa (cantidad de entrenamiento) como puedan ser el numero de repeticiones; como a su forma interna (actitud) determinada por los objetivos que se persigan. En el caso del Renshu, tratamos de buscar la repetición exhaustiva, con el doble propósito del mecanizar el gesto técnico, por un lado y de fortalecer la el espíritu de sacrificio necesario para afrontar los retos. Como el martillo del herrero sobre el hierro en la fragua; trata de desarrollar el ritmo en las repeticiones y  llevar a la mente a un estado de superación del esfuerzo basado en la aceptación del cansancio y el dolor, como vía de superación técnica y personal. La limitación de este modelo, reside en que no siempre más es mejor, y si bien es necesario en ocasiones recurrir a el para poner a prueba nuestra preparación física y mental; no debe abusarse, pues en caso de que el gesto técnico no este bien interiorizado podría provocar el efecto contrario (mecanizar errores). El Keiko, cuya traducción podríamos describirla como “reflexionar sobre el pasado”, nos lleva  a una actitud de introspección sobre lo que estamos haciendo, de forma que tomemos conciencia de cómo lo estamos haciendo respecto del modelo a seguir, y también de nuestra forma imperfecta, para que la repetición nos acerque cada vez mas a la  forma correcta. Para que ese proceso de concentración en la correcta forma de ejecución se haga explícito, es necesario discernir de forma clara y concisa los aspectos a mejorar para una mayor eficiencia en el proceso de aprendizaje. No basta solamente con conocer que una técnica la ejecutamos correctamente; para que la sola repetición de la misma nos lleve a su mejora. Puede que sea (y frecuentemente lo es) una parte concreta de esa técnica, la que es incorrecta y donde debemos focalizar nuestro esfuerzo de atención a fin de mejorarla. Se hace necesario entonces entender cual es la estructura interna de los movimientos...

Read More