El maestro perfecto

Cuentan que cierto hombre decidió que tenía que buscar al maestro perfecto. Leyó muchos libros, visitó sabio tras sabio, escuchó, conversó y observó sus prácticas espirituales, pero siempre acababa dudando o sin estar seguro.

 

Transcurieron viente años hasta que encontró a un hombre del que cada palabra y cada acción correspondía a su idea del hombre totalmente realizado.

El viajero no perdió el tiempo.

– Tú – le dijo – me pareces el maestro perfecto.
– Si lo eres, mi búsqueda ha terminado.
– Así es, se me describe con este nombre – replicó el maestro.
– Entonces, te ruego que me aceptes como discípulo tuyo.
– No puedo hacer eso – contestó el maestro – porque mientras que desees el maestro perfecto, él, a su vez, requiere sólo aquel que es el discípulo perfecto.

Maestro: no hace falta buscar al maestro perfecto, nuestros maestros se encuentran por todos los lados. La gran sabiduría consiste en ser capaz de escuchar las enseñanzas de cada día y en saber vivir el aquí y ahora.

Fuente:Contarcuentos- cuentos Sufis, la filosofía de lo simple.

Foto portada:h.koppdelaney

Author: Rincondeldo

Share This Post On

1 Comment

  1. cada dia oscurece aun mas temprano y es porque cada dia se habra menos claro,todo es claro oscuro,nada en color ,que aburrimiento,todo se torna al negro.

    Post a Reply

Submit a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *