Entrenamiento Ideomotor en el Kata

He mencionado en varias ocasiones el Entrenamiento Ideomotor como un instrumento útil de mejora en el aprendizaje y entrenamiento del Kata, también como instrumento de visualización de la técnica correcta, y la modificación de los errores gestuales ya asimilados.

Otra utilidad de tal tipo de entrenamiento es la de la visualización mental de la contraparte no visible en un Kata, es decir, en un Kata hay defensas porque alguien imaginario nos ataca, o si nosotros atacamos, alguien imaginario defiende nuestros ataques.

Esa visualización del partenaire imaginario es la que permite crear en nosotros el feeling del espíritu combativo durante la ejecución de un Kata. El Espíritu de Combate es un espíritu proyectivo que permite sacar, y unir, desde nuestro interior diversos factores de carácter psicológico y unirlos a sensaciones físicas de movimiento.

No voy a entrar a denominarlos con su nombre en japonés, sino que quiero hacer notar su existencia.

Una de las partes más difíciles de entrenar en un Kata es, precisamente, esa visualización, ese feeling del enemigo.

El Entrenamiento Ideomotor es un entrenamiento psicológico que coadyuda al entrenamiento físico de las técnicas de un Kata, le da una dimensión mental, y fija en nuestra memoria los movimientos y detalles importantes. Puede ayudar a corregir errores que ya se hayan automatizado, y cuya repetición no hará más que agravarlos.

Bunkai es separar el Kata en sus movimientos para estudiarlos por separado, así es que, de la misma forma, aunque con la mente, se pueden visualizar todos los movimientos y técnicas concretas de un Kata, realizar mentalmente repeticiones y estudio de esos movimientos corrigiendo los errores observados, y fijar los conocimientos adquiridos.

Ese entrenamiento puede ayudar al entrenamiento físico a fijar e identificar patrones de conducta y de respuesta, que quedarían almacenados y fijados en nuestra memoria.

Es como entrenar con un simulador de vuelo las habilidades de pilotaje.

Esa capacidad mental de visualización, directa o indirecta, de los movimientos de un Kata puede ayudar en gran medida al progreso en su conocimiento, ya que, una vez que se domina el Kata en el plano mental o psicológico, y en el plano físico con el entrenamiento, y el añadido de las sensaciones que nuestro cuerpo experimenta al recibir el feedback de nuestros analizadores cinestésicos. La visualización nos permite imaginar diferentes escenarios, exactamente tal y como lo haría un simulador programado, y también diferentes respuestas a esos escenarios.

Visualización que habrá de ser seguida de la práctica física de lo imaginado mentalmente.

Pero, para saber de qué hablamos, sepamos primero que se entiende por Entrenamiento Ideomotor de forma general, y cuáles pueden ser sus ventajas e inconvenientes.

ENTRENAMIENTO MENTAL (De Wikideporte)

Entrenamiento Mental ( entrenamiento ideomotor)

Este concepto de representación mental lleva implícitos diferentes apartados, entre los cuales cabe destacar, sobre todo, dos: imagen visual del movimiento e imagen cinestésica, por la cual el individuo evoca las sensaciones propioceptivas peculiares de la ejecución física (Chevalier, 1986).

El hecho de trabajar estas dos informaciones, además de otras, da lugar a mejorar el aprendizaje y el posterior rendimiento por parte del deportista.Estas formas de trabajo se clasifican, dentro del campo de las intervenciones del psicólogo del deporte, como Técnicas de autocontrol encubierto.

• Repasar mentalmente la prueba antes de ejecutarla.

• Repasar mentalmente una habilidad intentando buscar los errores de ejecución.

• Revisar mentalmente el modo de ejecución del contrario e imaginarse las posibilidades de aplicación de una nueva táctica.

Ventajas del uso de la práctica imaginada

Esta técnica, como otras que forman parte del entrenamiento psicológico del atleta, dan lugar a un trabajo global de entrenamiento que complementa la práctica del ejercicio físico y que mejora las estrategias de afrontamiento del deportista en la competición (se entrena globalmente al individuo aprovechando todas sus capacidades).

A pesar de ello, podemos resumir algunas de las ventajas del uso específico de estas técnicas:

1. Abreviar y mejorar el tiempo de aprendizaje cuando se trata de asimilar un gesto motor (Weineck, 1980; Palmi, 1987).

2. Aumentar la precisión de un movimiento.

3. Economizar el trabajo de entrenamiento intensivo y cuando resulta costoso el uso de las instalaciones (la práctica imaginada puede llevarse a cabo en cualquier lugar).

4. Posibilidad de entrenamiento de lesionados.

5. Dar lugar a entrenamientos con menos ansiedad, por el hecho de ir asociadas a técnicas de relajación.

6. Posibilidad de realización de correcciones gestuales mínimas que se han aprendido de forma incorrecta.

7. Posibilidad de practicar ensayos imaginados sin que el deportista casi deba efectuar un gasto energético.

8. La práctica imaginada es muy útil en deportes en los que existe riesgo de lesión, puesto que disminuye la probabilidad de problemas en el entrenamiento.

9. La práctica imaginada permite unos niveles de concentración y de confianza en la ejecución que es muy útil para el deportista como técnica de autocontrol.

Foto:  agioele

Ramon Fernandez-Cid

Author: Ramon Fernandez-Cid

Share This Post On

Submit a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.