¿Es la Vida Injusta? (Reflexiones ante los momentos difíciles)

Yolanda Calvo Gómez: Psicóloga

Sonreír, ser Amable, estar de buen humor, apreciar la Belleza de la Vida es siempre más fácil cuando las cosas nos van bien. Sin embargo, no siempre van bien. A veces van mal. A veces van terriblemente mal. A veces las cosas van tan mal que creemos que ya no pueden ir peor (lo que no suele ser verdad, las cosas siempre pueden ir aún peor). Entonces, cuando las cosas están difíciles, cuando enfermamos, cuando alguien querido muere, cuando no llegamos a fin de mes, cuando no conseguimos nuestros objetivos, cuando los que creíamos amigos resulta que no lo son, cuando nuestra pareja nos deja después de años de relación, entonces nos quejamos con amargura y resentimiento diciendo: la Vida es Injusta.

Y, lógicamente, a la Vida le da igual, porque la Vida no es ninguna persona, por más que nos empeñemos en personificarla. No tiene personalidad, ni carácter, ni caprichos. La Vida no puede ser injusta. La Vida Es. ¿Qué forma tiene la Vida? No tiene ninguna, como la Conciencia o el Ser, pertenece al mundo de la No-Forma. Intentamos atrapar con una palabra, con un concepto, algo que no es atrapable. La Vida no tiene forma y está, al mismo tiempo, en todas las formas. La Vida es y está Siempre. Se manifiesta en millones y millones de formas distintas, siempre cambiantes, siempre evolucionando, que nacen y mueren constantemente. Mientras la Vida permanece siempre. Continua siempre.

Al fin y al cabo cuando utilizamos el argumento de que la vida es injustaestamos, simplemente, engordando nuestro ego, diciendo “yo sé hacerlo mejor que la Vida, yo sabría cómo tendrían que ser las cosas, cómo tienen que funcionar”. Párate un momento y mira a tu alrededor. Observa todo lo que la Vida ha creado, desde las minúsculas formas de vida unicelulares, hasta la complejidad de un cuerpo animal, o del nuestro propio. Observa el equilibrio y perfección de la Tierra (antes de que nosotros la llenáramos de basura, pero ése es otro tema). Observa la maravilla del Sistema Solar, de otros Sistemas Solares, de las Galaxias, del Universo. ¿Eres capaz de hacer eso? ¿De crear algo remotamente semejante? (Cuidado: No estoy hablando de Dios, ni de ninguna Religión, sino de la Vida, creas en lo que creas). Bien, pues cuando seas capaz de crear algo, aunque sea parecido a lo que la Vida ha creado, entonces le discutes a la Vida que tú sabes hacerlo mejor que ella.

Con nuestra compulsión obsesiva de juzgar y etiquetar todo, etiquetamos las cosas de buenas y malas. Incluso el tiempo: si hace sol, decimos que hace unbuen día, si está nublado o llueve, decimos que hace un mal día. Hazte otra pregunta: ¿Podemos 45 millones de habitantes vivir en un país en el que siempre haya días buenos, en los que nunca esté nublado ni llueva? ¿Habría agricultura, alimento, para tantas personas sin días nublados, sin días de lluvia?

Por eso no conviene catalogar las experiencias de buenas o malas. Bueno o malo son etiquetas de la mente y del ego, que busca siempre satisfacerse a sí mismo. A menudo cosas buenas resultan no serlo tanto al cabo del tiempo. Cosas malas resultan ser una bendición en el futuro. El novio o novia del que de repente nos enamoramos y nos hace felices, puede no resultar algo tan “positivo” si resulta que esa persona se aprovecha de nosotros y nos utiliza. El día que esa persona rompe con nosotros puede resultar, pasado el dolor, una de las mejores cosas que nos haya ocurrido.

Así que las experiencias no son buenas ni malas. A lo sumo podemos decir que son más fáciles o difíciles de asimilar. Pero las experiencias son siempre buenas, porque son lo que son, y pueden ser un medio extraordinario de aprendizaje y de conciencia que nos ayuden a ser personas más sabias y con más empatía.

Numerosos estudios psicológicos, desde la 2ª Guerra Mundial demuestran que las personas con menos síntomas depresivos y de TEPT (Trastorno de Estrés Post-Traumático), son aquellas con mayor Resiliencia, y que las personas resilientes tienden a pensar que pueden aprender de todo en la vida y que todo en la vida tiene un significado o un sentido, aunque ellos no lo comprendan en ese momento.

Obviamente esta actitud es una actitud de profunda confianza en la Vida. Con esa actitud no nos hacemos enemigos de la Vida ni del Presente. Lo abrazamos tal y como es, con todo su dolor y sus dificultades, con todos sus gozos y alegrías, buscando aprender y mejorar con la experiencia y confiando en que la experiencia tiene un sentido profundo, lo veamos o no.

Esta actitud es muy diferente de lo que la gente cree que es pensar en positivo, que imaginan como un pensamiento tipo infantil, casi mágico, del tipono te preocupes, todo se arreglará. En este pensamiento positivo puede haber escondido un rechazo profundo a reconocer la experiencia difícil y dolorosa y a aceptar y abrazar las emociones que ésta despierte. En la actitud resiliente y autoconsciente la persona es consciente de las emociones y reacciones que la experiencia difícil genera en su mente y en su cuerpo. Es consciente del dolor y lo acepta. La persona llora cuando en la vida es momento de llorar y ríe cuando es momento de reír, abrazando plenamente ambos momentos… y dejándolos ir cuando ha llegado el momento de que cambien.

Cuando sentimos que la Vida es Injusta, no sólo proyectamos un pensamiento que es falso, sino que proyectamos rabia, odio y rechazo a la Vida. Y la Vida, como un eco, nos devuelve, rabia, odio y rechazo. No es nada personal. Es algo automático.

Eso no significa que proyectando Amor sólo nos vayan a ocurrir cosas agradables en la Vida. ¡Claro que no! Todas las personas, todos los animales, todas las plantas, todos los seres en el mundo físico están sujetos a los vaivenes y cambios del mundo de la forma, incluido el nacimiento, la enfermedad y la muerte. Pero si ante las dificultades y el dolor, lo vivimos, lo aceptamos, sin resistirnos, lograremos aprender de la experiencia y ser mejores personas, más sabias, más amables, más amorosas. Si ante las dificultades y el dolor, nos negamos a vivirlo, lo rechazamos, nos resistimos, nos peleamos y pataleamos, no aprenderemos nada de la experiencia, nos convertiremos en personas más amargadas, más aisladas, más solas, más apartadas. La elección es sólo nuestra.

Ante cada dificultad pregúntate: ¿Voy a pelearme con la Vida? ¿Voy a centrarme en la rabia de que la vida es injusta y de que yo tengo razón? ¿O voy a hacer amistad con el Ahora y voy a confiar en que todo tiene un sentido y que puedo aprender lo máximo de esta experiencia? ¿Voy a aceptar esta experiencia deseando que me haga una persona algo más sabia, algo mejor?Intenta que no sea mental, intenta que no sea un concepto en tu mente. Intenta VIVIRLO.

Si lo vives, paulatinamente cada día, independientemente de lo que pase, sentirás cada vez más Serenidad y Alegría. La Alegría inmensa de sentir La Vida. Porque tengas la edad que tengas, aunque estés cerca de los cien años y tu cuerpo esté cansado, muy cansado, la Vida la sentirás en ti siempre joven, inagotable, plena, alegre, serena y eterna. Y esa percepción, esa vivencia, marcará una diferencia abismal en tu experiencia personal e individual, única, de la Vida.

Fuente: Conexión Cerebro-Mente

Foto Portada: Cesar Martín

Yolanda Calvo Gomez

Author: Yolanda Calvo Gomez

Share This Post On

8 Comments

  1. Avatar

    Estoy muy contenta de haberte encontrado a traves de Internet porque me transmitis cosas muy lindas, solo una duda con especto a cuendo aceptamos las emociones y las dejamos ir, no es un poco rechazarlas?, o sea, como me desahoga de esa rabia?como le envio amor a una persona que me hizo tanto daño?beso enorme y gracias otra vez, te sigo!

    Post a Reply
    • Avatar

      Estimada Mariela, has planteado tres preguntas muy buenas, pero muy complejas que intentaré responder brevemente, aunque merecen bastante más extensión.
      1) ¿Aceptar las emociones y dejarlas ir no es un poco rechazarlas? Cuando ves un pájaro que cruza el cielo, aceptas que está ahí, pero lo dejas ir, no lo ‘cazas’. ¿Es eso un rechazo? Cuando ves el tráfico y los coches, aceptas que están ahí, pero ni los persigues ni los paras, ¿es eso rechazo? Observar las emociones sin perseguirlas, sin identificarte con ellas no es rechazarlas, rechazo implica ‘no quiero pensar esto, no quiero sentir esto’. No hay negación, hay observación. Mira la entrada ‘Observa tu Mente’ para más aclaración:
      http://linkcerebromente.blogspot.com.es/2015/02/observa-tu-mente.html
      2) ¿Cómo me desahogo de esa rabia? Es la tercera vez en esta semana que me preguntan sobre el desahogo, así que una próxima entrada irá sobre este tema. De entrada la palabra desahogo es un concepto confuso, puede hacer referencia a la actuación de la emoción, por ejemplo, si estoy enfadada grito, si estoy triste, lloro, y si tengo miedo, salgo corriendo. Eso no es desahogo, es dejarse llevar por las emociones, es no poder regularlas. Otra idea de desahogo es poder hablar con otra persona de lo que nos pasa, si tenemos la suerte de que la otra persona sabe realmente escuchar, nos sentiremos integrados y será una experiencia que nos ayude, http://linkcerebromente.blogspot.com.es/2014/10/oir-y-escuchar.html, pero muchas veces sólo buscamos que nos digan que ‘tenemos razón’, y con eso fortalecemos la emoción. No hay ningún alivio, sino un fortalecimiento de la emoción que, sin duda alguna, en el caso de la rabia, nos hace sufrir.
      3) ¿Cómo le envío amor a una persona que me hizo daño? Bueno, no va a ser fácil, quizá el primer paso será calmar un poco ese odio y resentimiento, para ello encontrarás ayuda en la entrada sobre emociones: http://linkcerebromente.blogspot.com.es/2012/11/bucear-las-emociones_23.html y en la grabación que incluye sobre Mindfulness en las Emociones.
      Cuando esté un poco más calmada esa emoción puedes ver la entrada sobre Amor-Amabilidad http://linkcerebromente.blogspot.com.es/2014/07/amor-y-amabilidad-contra-ira-y.html y hacer la meditación de Amor-Amabilidad que incluye.
      Puede ser una gran ayuda. Pero… no es fácil. Es algo que no podemos hacer desde la mente-ego, sólo es posible hacer desde la Conciencia-Ser. ¿Es posible? Sí, es posible. Lee el libro La Sabiduría del Perdón del Dalai Lama (bueno, en realidad de un periodista chino), está lleno de ejemplos en todas las culturas de Perdón y transcendencia increíbles. Puede resultarte muy inspirador.
      Espero que te haya ayudado.

      Post a Reply
  2. Avatar

    Creo esto cae en el apartado de que ‘la vida, las cosas que nos pasan, son de acuerdo a como uno ‘se tome las cosas’, si le saca provecho, si aprende, si se ven oportunidades, si se la afronta como un desafío y no como un peso insoportable. Eso es lo único que podemos manejar -administrar, gestionar- cómo afrontamos las cosas. Pero eso hay que intencionarlo, hay que hacerlo deliberadamente, apostando por un enfoque positivo (a mejor palabra) porque lo de la resiliencia parece ‘que se tiene o no se tiene’ Y si no se es resiliente? Se es fatalista? Uno puede modificar eso también a fuerza de mucho querer… Considero que si bien no es injusta, es arbitraria, porque muchas veces nos pasan cosas inmanejables. Si bien esta la teoría de ‘constelarse las cosas’ es decir uno se las busca, ‘por algo será’ que nos pasan estas cosas’. EN todo caso hemos de ser siempre positivos, porque como dice S.Hwakings, «si hay vida hay esperanza» (Hope).

    Post a Reply
  3. Avatar

    nose tengo 14 y creo que tengo un tumor cerebral no tengo mas que decir no tengo agayas para sucidarme no tengo una religion exacta soy medio ateo cristiano y judio y put4 vida

    Post a Reply
  4. Avatar

    DANIEL…TODAS MIS FUERZAS PARA TI, MI LUZ, MI FE…MUCHA FUERZA…NO ESTAS.. NI ESTARAS SOLO..SIEMPRE HAY ALGUIEN TRAS DE TI..NO LO VEZ..CREES QUE CAMINAS SOLO..PORQUE VEZ SOLO UNAS PISADAS -… PERO ES PORQUE…EL TE CARGA…MAÑANA SERA OTRO DIA…

    Post a Reply
    • Avatar

      Me gustó mucho su artículo psi. Yolanda; mientras leía (la parte en la que hace mención de resiliencia y la distingue de «pensar en positivo») dije para mi mismo «estoy totalmente de acuerdo con usted», ya que la mayoria de las personas que «piensan positivamente» cuando se encuentran a alguien externo (en este caso su servidor) que les hacen ver de manera objetiva e imparcial (y sin mala fe) las probabilidades y escenarios en que dichas situaciones pueden tener traspies, fallas, contratiempos, etc., nos catalogan de personas negativas, pesimistas, «mala vibra», «cerrados», etc. y cuando al final algo no les sale bien nos dicen que tuvimos la culpa por ser tan negativos…
      Por otro lado, también considero que usted tiene mucha razón al hacer mención que en «el pensar positivo» *puede haber escondido un rechazo profundo a reconocer la experiencia difícil y dolorosa a aceptar y abrazar las emociones que ésta despierte* (esto en propias palabras de usted) ya que, por lo general esto connota cierto grado de responsabilidad, y lo que la gente menos quiere hoy en dia es hacerse responsable de sí misma (especialmente cuando se trata de ser o hacer a alguien vulnerable) por algún sentimiento, ya sea por acción u omisión.

      Con respecto al resto del artículo, me ha dado mucho en que pensar de forma integral y más consciente sobre la manera de apreciar las cosas y las experiencias de vida, ya que, desde mi humilde punto de vista, nunca me había planteado la idea de que «hacemos engordar» nuestro ego al decir (yo como persona) que «la vida es injusta, acostumbrate a ello», sino que hay que ver más allá de la decepción y del dolor para seguir adelante y construir el camino de nuestra vida al andar.

      Me queda claro que las cosas (humanamente) no son perfectas, pero, no es excusa para hacerlas bien y\o tratar de mejorarlas. Me da gusto que se haya tomado usted el tiempo y la paciencia para escribir un artículo sobre este tema: ¿la vida es injusta?, ya que un muchas ocasiones, lo que es obvio para unas personas, para otras no lo es, y es importante tener cierta orientación al respecto, la toma de decisiones ya corresponde a cada quien.
      Saludos.

      Post a Reply
  5. Avatar

    Es irónico, hacemos tanto daño en este mundo. Dónde esta nuestra nobleza por el mundo o con nosotros mismos. Ciegos de ambición, locos de poder, estómagos sin alimentos, cerebros sin inteligencia, almas frías y oscuras, esperando solo consumir y morir. Cómo explicarle al niño sonriente que solo sonreirá por un tiempo, pues las personas al mundo acaban y también a ellas mismas.

    Post a Reply

Responder a Principe Peluso Cancelar respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.