La Psicología del Arbitraje

Daniel Esteban Vitores -Psicólogo

Si cualquier elemento de la competición deportiva puede ser complicado, imagínense el arbitraje y su toma de decisiones en kumite o en katas. La Psicología del Arbitraje, pretende dotar a los árbitros de estrategias/técnicas psicológicas para aumentar la probabilidad de afrontamiento adecuado sobre las presiones ambientales y sus propios temores. Partamos del hecho que en todo árbitro/juez de competición se suelen dar estas premisas:

  • unas adecuadas condiciones físicas acordes con las exigencias de cada deporte/competición.
  • una exigente y clara neutralidad/imparcialidad con respecto a la competición.
  • un perfecto conocimiento del Reglamento/reglas de juego.

Se puede ir mucho más allá si queremos tener como objetivo el aumentar la probabilidad de tener éxito en el aprendizaje es estrategias y destrezas psicológicas. Arbitrar es un proceso continuo de adquisición de habilidades y que cuanto mayor sea el número de ellas que seamos capaces de manejar, pues mayor será la probabilidad de éxito. Estas habilidades se adquieren entrenándolas; cuantos más ensayos, mejor. Esto requiere esfuerzo y tiempo.

También es importante saber que la conducta arbitral necesita aprender a evaluarse, para mantener una actuación eficaz. Todo árbitro cuando dirige una competición debe ser su propio modelo y criterio aún en los peores momentos. El árbitro no puede recabar información sobre su actuación en el exterior, a no ser de “La Mesa” o de los Auxiliares. Sólo él tiene que emitir la decisión final. La razón fundamental es que los factores externos a él durante una competición, en su criterio, adolecen de parcialidad por razones de intencionalidad (a veces) o de involuntariedad, debidas a ignorancia o a partidismos. El árbitro debe conocer sus reacciones psicológicas, no pudiendo autocorregirse en función  exclusiva de factores externos. Tampoco olvidemos que los competidores, entrenadores y público continuamente le estarán enviando información subjetiva y errónea que en ningún momento deberían alterar su criterio personal.

Existen elementos que pueden estar perjudicando al árbitro y cuyo conocimiento ayuda a ir superando su influencia. La única fuente de información fiable que tiene un árbitro partirá de sí mismo y de su continua autoevaluación.

Daniel Esteban Vitores

Ldo. en Psicología.

Codirector del Grupo Ceycon de Psicología. Burgos

Avatar

Author: Daniel Esteban Vitores

Share This Post On

Submit a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Acepto las cookies que pueda usar esta web para su correcto funcionamiento.    Más información
Privacidad