Karate para los Abuelitos

Desde diciembre del año pasado, el karate es una de las opciones recreativas para los adultos mayores de la Fundación Salvadoreña de la Tercera Edad (FUSATE) en Soyapango.En una sesión de tres horas por semana, un aproximado de 20 ancianitos reciben los técnicas básicas de este arte marcial que junto al ajedrez, los aeróbicos y la danza pone su grano de arena para el mejoramiento de la calidad de vida.

Por la disciplina y fortalecimiento del carácter, el karate encaja a la perfección en el programa de recreación y salud preventiva de la entidad no gubernamental que atiende a 150 adultos mayores por día.

“Surge bajo la iniciativa de karate para todos, casi nadie cree en la capacidad física de las personas de la tercera edad y quise llevar el espíritu marcial y revivirlos deportivamente”, explicó el profesor Jorge Ramos, quien introdujo este deporte en FUSATE.


A un costado del viejo tatami, el profesor observa a sus alumnos en pleno derroche de energía y concentrados en una práctica de katas que denota avances técnicos importantes.

El grupo mostrará los progresos en la segunda competición del adulto mayor del Centro de Día de FUSATE, prevista en abril. “Algunos han rejuvenecido sus ánimos, nos hemos amoldado a la capacidad de ellos, empezamos de cero y vamos poco a poco”, agregó Ramos.

De acuerdo con cifras de FUSATE, el lugar es visitado por unas 150 personas quienes reciben asistencia con programas de salud, educación, terapia física, terapia ocupacional y recreación.

“Para el karate no hay edad, me siento bien con las prácticas, hay menos estrés. Se me facilita las katas y la defensa personal. Todo ejercicio nos hace bien”, explicó Celia de Meléndez con su rostro alegre y su cabellera plateada.

Meléndez es una de las alumnas más entusiastas en el entreno de katas dirigida por Roberto Miranda, otro de los voluntarios marciales de una iniciativa que según adelanta Jorge Ramos podría ser retomada por otras filiales

“Es magnífico y de mucho beneficio para nosotros”, reforzó Eduardo Martínez, de 70 años, a quien el gusto por el arte marcial le llegó de golpe.

Con un criterio más específico destaca el aporte Roxana Linares: “El karate les ayuda a mantener activa la parte física, cognitiva y mejora la relación social. Muchos creen que a esta edad ya no se pueden hacer deportes”.

FUSATE no está sola. La Federación Salvadoreña de Karate Do es una de las entidades que apoya los programas en Soyapango como también lo hace la Secretaría de Inclusión Social con el ajedrez.

La iniciativa ha tenido tan buena aceptación que según Linares está en análisis incorporar el karate en otras filiales, como la de la colonia Costa Rica, en San Jacinto.

Fuente: http://www.laprensagrafica.com/

Referencias: El Karate en la tercera edad

Author: Rincondeldo

Share This Post On

3 Comments

  1. me parece una estupeda idea, ojala la dependencias de gobierno apollaran esta iniciativa y solo desarrollaran programas obsoletos que solo gastan recursos y en nada ayudan solo son programas de tinte politico que en nada ayudan a la gente de la tercera edad.
    felicidades y adelante oooossssssss.

    Post a Reply
  2. Señor Instructor Jorge Ramos, el programa que Ud lleva a cabo es muy nobre e interesante. Yo soy Instructor de la Escuela Miyazato de Karate Do de Argentina, y en estos días un Centro de Jubilados me pidió si les podía dar clase a sus afiliados. La propuesta me agrado y buscando información me encontré con su página. De ser posible me gustaría poder comunicarme con Ud para que me asesore y me cuente su experiencia. Desde ya muchas gracias

    Post a Reply
  3. Porfesor Jorge Ramos que extraordinario trabajo que vienen realizando con personas de la tercera edad y más aún si estan demostrando en la práctica que hacer artes marciales no tiene edad. Soy una solitaria practicante de Karate Shotokan en Bolivia y comparto lo aprendido cada oportunidad que se me presenta. me gustaria intercambiar algunas reflexiones con usted. Con mucho cariño y agradecimiento: Verónica

    Post a Reply

Submit a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *