La serpiente asesina

En un pequeño pueblo, hace ya muchos años, habitaba una serpiente de enormes dimensiones que atemorizaba a sus habitantes. No podían salir de sus casas de noche, y tenían prohibido caminar por la zona montañosa donde la serpiente habitaba.

Pero un día, un joven valiente y atrevido decidió gastar toda su fortuna e irse a aprender lejos, muy lejos, las técnicas para matar serpientes de manos de los más afamados adiestradores de serpientes del mundo. Tras una sentimental despedida se embarcó, ni corto ni perezoso, a su aventura. – ¡Practicaré sin descanso y os libraré de la serpiente! – Aseguró al marcharse. Los habitantes del pueblo le despedían moviendo sus pañuelos en señal de agradecimiento; las mujeres lloraban.

Pasaron los meses, pasaron los años, y el joven se entrenaba sin descanso por todas las partes del mundo. Al fin, un día, apareció por el horizonte su figura y, deteniéndose en la plaza del pueblo, comenzó a gritar para que la serpiente apareciese y le atacase. Ya se consideraba preparado para enfrentarse a ella.

Lo que más le extrañó es que nadie había salido a recibirle, pero pensaba que quizá estarían demasiado asustados como para hacerlo, o tal vez la serpiente tuviera descendencia y ahora se enfrentaban a más de una a la vez, lo que les hacía recluirse en sus casas más aún. Sin embargo, desde una casa, abriendo una ventana del piso alto, le gritó un hombre: – ¡Cállate ya! –

¡Vengo a libraros de la serpiente, soy yo! – Le habló el valeroso recién llegado, con una mueca de orgullo en su rostro. Pero el otro gritó: – ¡La serpiente se ha muerto hace mucho tiempo, y nos hemos comido su carne en una gran fiesta! ¡Tenías que haber estado para celebrarlo, y no perdiendo el tiempo por ahí!

El joven se quedó boquiabierto. Dicen que se fue a vivir a una gruta y no regresó más al pueblo. 

No pierdas el tiempo intentando lograr unos fines con recursos equivocados. Medita ante todo lo que necesites y si la tarea requiere lo que tú piensas o bien no es eso lo que se necesita. Tal vez sean tus propios deseos y necesidades, tu propio alter-ego o valor mal encauzado, quienes te llevan a ello. El fracaso no es solamente perder en la acción emprendida, sino equivocar el método para afrontarla, a veces, incluso mucho antes de enfrentarse a ella.

Author: Rincondeldo

Share This Post On

Submit a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.