Los diez puntos para la práctica del TCC

Hoy inicio una serie de artículos sobre mi interpretación los diez principios para la práctica del TCC dictados por el maestro Yang Chenfu.

descarga (1)

 

Pero antes de empezar con el primero, me gustaría hacer una (amarga) reflexión. Es tristemente común encontrar gente con bastante tiempo de práctica, que desconoce estos puntos. Pero más frecuente aun es encontrar quien los puede repetir de memoria pero es incapaz de entender su significado y lo que es peor, perpetúan esa ignorancia haciendo referencia a términos abstractos y difusos o que no admiten demostración ni uso práctico alguno.

 

Ver a un practicante, haciendo referencias a la “energía”, el “espíritu”, pero que es incapaz de percibir que sus hombros elevados y rígidos le impiden moverse, o que una postura “legionaria” con el “pecho fuera”, afecta negativamente a su capacidad para enraizar y moverse con fluidez…, son cosas que me superan, niveles de prepotencia acompañados de ignorancia, que producen vergüenza ajena y reducen al arte que practico a una absurda colección de tópicos y tonterías.

images (1)

forma

Algunas comparaciones, pueden ser odiosas…

 

 

 

 

 

 

 

Estos puntos los dictó el maestro Yang Chenfu, famoso por su tremenda habilidad marcial. Pero eran un conocimiento reservado de la familia Yang. Principios que dirigían su entrenamiento y explican su habilidad marcial y que además, poco o nada tiene que ver con aspectos esotéricos. Eran las claves por las que se regían artistas marcial de primer nivel para obtener su excelente habilidad, y no un decálogo para chalados que en su vida se han planteado la posibilidad de usar de un modo práctico la habilidad que (y es mucho suponer) se les supone.

Estos puntos, cada uno de ellos, requieren una larga reflexión para empezar a entender todo su significado y potencial (personalmente creo que estoy muy lejos de su dominio). En mi práctica, he dedicado periodos que van de los tres meses a los dos años al estudio de un único punto, que he dedicado en cada ocasión, a reflexionar y a relacionar cada punto en particular con cada elemento de la práctica, con cada movimiento, con cada aplicación, con las conclusiones obtenidas en el estudio del resto de puntos…

Es además una práctica recurrente, de forma periódica vuelvo al repaso de un único punto, de nuevo durante unos meses. Este método de estudio genera nuevos “descubrimientos” sobre matices que antes podían estar presentes, pero no de forma consciente.

Sin este estudio y reflexión, estos puntos se vuelven abstractos, rodeados de un esoterismo, que en general no tiene nada que ver con ellos y que eliminan cualquier posibilidad de uso práctico de los mismos.

Hay que apuntar, que la propia redacción de esos puntos, suele ser bastante incomprensible, a menos que previamente ya entiendas su significado, momento en que ves que esa forma de enunciarlos resulta bastante acertada. La razón es que en muchos casos, esos puntos hacen referencia a las sensaciones que producen una práctica correcta. Los puntos dan una clave técnica en algunas ocasiones, pero hacen referencia sobre todo a las sensaciones subjetivas que se producen durante una práctica correcta. De modo que sólo cuando tu práctica se acerca a lo correcto, puedes atisbar de que hablan en realidad estos puntos.

Y por supuesto, que la traducciones no suelen ser muy afortunadas. En chino hay palabras que no tienen traducción a nuestro idioma. Y se dá el caso e que además, otorgamos la misma palabra comodín para muchas de ellas (la eterna “energía”, que nadie define y de la que se da por hecho que todo el mundo comprende su significado, aunque no sea claramente el caso del traductor, o “espíritu“, “mente“…).

Si, es todo un poco retorcido.

Todos estos puntos, hacen referencia a tres aspectos diferenciados:

a. El cuerpo y la correcta estructura corporal (conexión).

b. El uso de ese cuerpo conectado durante el movimiento.

c. El uso de la intención durante el movimiento del cuerpo conectado.

 

Y ahora vamos por el primero de los puntos. (Continuará)…..

Fuente: taichichuanantonioleyva.wordpress.com

Antonio Leyva

Author: Antonio Leyva

Share This Post On

Submit a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *