Los primeros libros de Karate

Antes de este siglo, casi nada se escribía sobre el karate. En 1905, Chomo Hanashiro escribió algunas notas sobre ‘Karate kumite’, y en 1908 Ankoh Itosu expuso sus 10 preceptos en un par de páginas, pero ninguno de estos textos breves estaba destinado a su publicación general. No fue hasta que el Karate se introdujo en Japón que comenzaron a aparecer los primeros libros de Karate.


El primer libro fue ‘Ryukyu Kempo Tode’ en 1922. (‘Tode’ fue la pronunciación de los caracteres para ‘mano china’, el antiguo nombre del karate). Fue escrito por el karate-ka de Okinawa y maestro de escuela Gichin Funakoshi, quien se había instalado en Japón unos meses antes. Funakoshi, de 53 años, había tomado la decisión de quedarse en Japón para enseñar “el noble arte del karate”, y en ese estallido de entusiasmo inicial, trabajó duro para armar ese libro de poco más de 300 páginas. Como explicó más adelante, en ‘Karate-do, My Way of Life’ (‘Karate-do Ichiro’), dividió el libro en cinco partes principales: Qué es Karate; El valor del Karate; entrenamiento Karate y enseñanza; La Organización del Karate; y Fundamentos y Kata. La parte principal del libro (páginas 63 a 272) fue la descripción de los katas (formas), y aparte de un par de páginas sobre el entrenamiento de makiwara (post sorprendente) y la ilustración de ocho lanzamientos simples, esto formó todo el contenido técnico. del libro. Se puede apreciar muy claramente que el Karate todavía era un arte abrumadoramente basado en kata.

 

Hay algunos aspectos muy interesantes en este libro. Por ejemplo, el número y la calidad de las palabras de adhesión son inusualmente impresionantes para un maestro de escuela de Okinawa que había solo estado en Japón solo por unos pocos meses. Personajes de la talla de: Hisamasa, el ex gobernador de Okinawa, el almirante Yashiro, el vicealmirante Ogasawara, el conde Shimpei Goto, el teniente general Oka, el almirante Kanna, el profesor Higaonna y Bakumonto Sueyoshi del Okinawan Times se tomaron el tiempo para escribir un par de páginas para el libro de Funakoshi sensei. Desde el principio había atraído el apoyo de personas prominentes en beneficio del karate, para contrarrestar, aunque solo sea un poco el prejuicio japonés contra el pueblo de Okinawa y su cultura. El libro también contenía la primera historia escrita del karate, incluso entonces sus orígenes eran oscuros, y, por supuesto, su contenido técnico tiene ahora una importancia histórica. Esto, sin embargo, se ve mejor en el segundo libro de Funakoshi, ‘Rentan Goshin Tode-jutsu’ (1925).

La razón es que ya contaba con fotografías. ‘Ryukyu Kempo Tode, fue ilustrado con dibujos de un conocido artista, Hoan Kosugi. Pero Kosugi, incluso siendo un estudiante de Funakoshi, solo pudo haber tenido una experiencia muy limitada de karate, y sus dibujos simples no podían expresar las cualidades físicas del arte. En el libro de 1925, Funakoshi posó para todas las fotografías, y eso nos da una imagen muy clara de su arte en ese momento. Como he escrito antes (FAI No. 60), eso lo convierte en mi libro favorito de Funakoshi. Es notable que aquel a quien se considera el fundador del Karate Shotokan noestaba practicando ese Shotokan que hoy se ve y se enseña en el mundo. Su estilo era lo que ahora llamaríamos Okinawan Shorin-Ryu; aunque su forma no estaba tan pulida como se ve en los expertos de hoy.

 

‘Rentan Goshin Tode-jutsu’ era una versión revisada y ampliada en algún caso de ‘Ryukyu Kempo Tode’, el contenido técnico era exactamente el mismo: una breve descripción del makiwara y algunos lanzamientos diversos, y luego descripciones completas de 15 kata. Dos de los pilares del karate moderno – kihon (conceptos básicos) y kumite (sparring) – están ausentes. La estructura de un completo entrenamiento no se hace evidente en estos libros, y es interesante que fue el ‘Heian Nidan’ de hoy (‘Pinan Shodan’) el que se colocó primero, y se mostró en su totalidad, en ambos libros. Debe haber sido después de 1925 que Funakoshi decidió que el ‘Pinan Nidan’ era, de hecho, el kata más básico y comenzó a enseñarlo primero. Así fue que el ‘Pinan Nidan’ se convirtió en el ‘Heian Shodan’

‘Karate-do Kyohan’, que generalmente se considera la obra maestra de Funakoshi, salió en 1935, y aquí podemos comenzar a ver el estilo Shotokan emergiendo, aunque no demasiado, porque Gichin Funakoshi nuevamente estaba posando para el kata y ya andaba por los 65 años, incluso él mis

mo no había absorbido demasiado el nuevo estilo. Eso lo habría demostrado mejor la generación más joven, como su hijo Yoshitaka o Shigeru Egami. Funakoshi, sin embargo, fue una especie de punto medio entre ellos y el viejo karate de Okinawa, y el ‘Karate-do Kyohan’ muestra un gran avance respecto de sus libros anteriores. La principal diferencia es la adición de 86 páginas de kumite y técnicas de defensa personal, incluidas las defensas contra, el cuchillo, la espada y el bastón, y desde una posición sentada. Este enfatizó la aplicación práctica de las técnicas de karate,

Durante los años de guerra, Funakoshi escribió ‘Karate Nyumon’, y aunque esto se tradujo al inglés en 1988 y se publicó con nuevas ilustraciones.

El último libro de Funakoshi fue la segunda edición de ‘Karate-do Kyohan’. Su fecha de publicación se da como Showa 33, o 1958, por lo que debe haber salido poco después de su muerte en 1957. Cuánto Funakoshi estuvo involucrado en su preparación no podemos estar seguros, ya que habría tenido casi 90 años, pero sí que escribió el prólogo, y una cosa que aparece es su desaliento por el estado de karate de posguerra. No es fácil discernir por qué, pero sus valores se habían desarrollado en otra época y ahora se sentía fuera de tono con el mundo moderno.

¿Realmente se había deteriorado el karate? Desde la perspectiva de hoy es difícil ver cómo. Tal vez en términos de ‘espíritu’ algo se había perdido, y el karate tardó algunos años en volver a levantarse después de la devastación de la guerra, pero no parece haber una caída significativa en el nivel técnico. Shigeru Egami fue el modelo para la edición de 1958 de ‘Kyohan’ y su técnica se ve bien, prácticamente el Shotokan que tenemos hoy.

Algunos cambios se han realizado desde la primera edición. Se agregaron los katas ‘Taikyoku’ y ‘Ten-no-kata’ y se eliminaron las secciones sobre técnicas de defensa personal. Hubo algunas páginas sobre ippon kumite (combate de un punto) y aquí podemos ver un cambio definitivo en el énfasis, con el uso de los pies como armas principales, y algunas patadas entregadas a nivel jodan (superior). La transformación del ‘tode’ original de Okinawa de Funakoshi de 1922 al Shotokan Karate se había realizado.

Los libros de Funakoshi son únicos porque nos permiten ver este proceso de desarrollo. Esto no es así para un maestro como Choki Motobu, por ejemplo, cuyo karate nunca alcanzó la popularidad del Shotokan de Funakoshi. Cuando Motobu murió, nunca dejó un estilo organizado detrás de él, por lo que el karate que se muestra en sus libros probablemente se encontraba en el punto final de su desarrollo. Al menos, había demostrado ser adecuado para él, y en ese sentido no necesitaba ir más lejos.

Se dijo que Choki Motobu, y no solo por Gichin Funakoshi, era analfabeto. No obstante, de alguna manera, juntó dos libros, e incluso si tuviera que dictar el material a un estudiante, el sentimiento y las técnicas de los libros parecen ser todo suyos.

Los dos libros fueron: ‘Okinawan Kempo Tode-jutsu. Kumite-hen ‘(1926) y’ Watashi-no Tode-jutsu ‘(1932), ambos volúmenes bastante pequeños con 58 y 100 páginas respectivamente.

En ese momento la práctica de karate se concentraba en el kata. En contraste, el estudio de la aplicación de técnicas contra un oponente en una pelea (kumite) había sido descuidada. Como señaló Kenwa Mabuni, “Un joven aprendió a pelear de forma independiente: no tenía ningún sensei para esto”. Así que Choki Motobu era inusual entre los maestros de karate de aquellos tiempos al concentrarse en los métodos de kumite. La mayoría de ellos eran suyos, y tenía mucha experiencia en peleas para darles un apoyo realista. Si comparas los libros de Motobu con, digamos, la segunda edición de ‘Karate-do Kyohan’ donde se realizan ataques de largo alcance, Motobu parece operar mucho más cerca. Sus técnicas son simples y efectivas, utilizando el puño, el codo, la rodilla y las patadas bajas contra los puntos débiles del oponente. ‘Okinawa Kempo Tode Kumite-hen’ no incluyó ningún kata, pero en ‘ Watashi-no Tode-jutsu ‘Motobu demostró’ Naihanchi ‘, el único kata que realmente parecía practicar. (Aunque puede haber conocido a otros como Passai).

Los libros de Choki Motobu no son muy conocidos, pero sí aclaran algunas preguntas sobre su karate. Por ejemplo, se ha sugerido que enseñó varias técnicas de Tui-te, el sistema de manipulación de las articulaciones y tomas que recientemente se han puesto de moda. Esta especulación no es apoyada por los libros; De hecho, Motobu no muestra una técnica de bloqueo. Él siempre golpea, y eso parece correcto teniendo en cuenta sus antecedentes de peleas en los distritos “rojos” de Okinawa, donde la experiencia le habría enseñado los beneficios de la simplicidad en favor de la eficacia.

Los otros pioneros del karate japonés, Kenwa Mabuni (Shito-Ryu) y Chojun Miyagi (Goju-Ryu), también escribieron algo sobre el arte. Mabuni fue el más prolífico y escribió ‘Kempo Karate-do. Sepai-no-Kenkyu ‘(1934) y’ Goshin Kempo Karate-do Nyumon ‘(con Genwa Nakasone, 1938). ‘Sepai-no-Kenkyu’, como su nombre lo indica, fue un estudio de kata ‘Sepai’. Mabuni demostró el kata y luego mostró sus aplicaciones con Yasuhiro Konishi. Este fue probablemente el primer libro que analizó un kata de esta manera, y también contenía la primera publicación del intrigante manuscrito antiguo ‘Bubishi’. Chojun Miyagi no escribió demasiado en papel, pero en 1934 escribió su conocido ensayo ‘Karate-do Gaisetsu’.

Todos los libros mencionados fueron escritos por maestros de Okinawa que habían venido a Japón. El karate-ka japonés todavía estaba aprendiendo el arte y pocos tenían el fundamento suficiente como para armar un libro. Una excepción fue Nisaburo Miki quien, junto con Mizuho Takada, escribió ‘Kempo Gaisetsu’ en 1930. Miki se unió al Club de Karate de la Universidad de Tokio en 1928, y aproximadamente un año más tarde hizo el viaje a Okinawa que resultó en ‘Kempo Gaisetsu’ ‘.

Miki estuvo en Okinawa durante solo dos o tres meses (?), Pero pudo visitar a algunos de los mejores expertos en karate de la epoca e hizo un buen trabajo, recuperando varios katas que se practicaban poco (si es que se practicaban) en Japón; Katas como ‘Passai-Sho’, ‘Chinti’ y ‘Gojushiho’. Estos se incluyeron en su libro, así como otras variaciones como ‘Yabu-no-Gojushiho’ (el Gojushiho del Maestro Kentsu Yabu), ‘Kyan-no-Passai’ (el Passai del Maestro Chotoku Kyan), y Oshiro-no -Seisan (el Seisan del Maestro Oshiro). Esto es muy importante ya que el libro de Miki y Takada es la única documentación contemporánea que tenemos de estos katas. También se incluyeron tres esbozos de bo (personal), y se ha convertido en el primer tratamiento impreso del kobudo (armamento) de Okinawa, y una descripción bastante detallada de los diversos elementos de entrenamiento en uso.

La única crítica que podría formularse contra ‘Kempo Gaisetsu’, como en ‘Ryukyu Kempo Tode’ de Gichin Funakoshi, es que se usan dibujos en lugar de fotografías, y en ocasiones solo hay unas pocas para cada kata.

En mi opinión, el mejor de todos los libros anteriores a la guerra fue el ‘Karate-do Taikan’ de Genwa Nakasone, publicado en 1938. Esta opinión es compartida por dos de los principales historiadores de karate de hoy: Shingo Ohgami lo describe como “legendario”, y para Pat McCarthy es “el libro de la era”. También tiene un valor de rareza, ya que Ohgami Sensei cree que la tirada de la edición original fue de 100 a 200 copias. Esto puso el libro más allá del alcance de la mayoría de los entusiastas, pero afortunadamente se publicó una reimpresión en facsímil en 1992 y este maravilloso libro se hizo más accesible.

‘Karate-do Taikan’ fue organizado por Nakasone, quien, aunque no era un experto en karate, estaba ansioso por preservar la cultura de Okinawa y era lo suficientemente influyente como para reunir a varios karate-kas destacados para el libro. Los sensei (maestros) y sus contribuciones fueron:

Chomo Hanashiro (1869-1945): Kata ‘Jion’.
Shinpan Shiroma (1889-1954): Ataques de karate y técnicas de defensa.
Kenwa Mabuni (1889-1952): ‘Aragaki Sochin’ kata.
Chosin Chibana (1885-1969): kata ‘Matsumura Passai’.
Hironori Ohtsuka (1892-1982): Defensas de cuchillo.
Shinken Taira (1897-1970): El bo.
En cada caso, las descripciones detalladas se ilustraban con dibujos, pero también había una extensa sección fotográfica que mostraba extractos de los katas. Junto con las ilustraciones de los manuscritos de los ‘Diez preceptos’ de Itosu y el ‘Karate Kumite’ de Hanashiro, estos hacen del ‘Karate-do Taikan’ una obra de gran importancia histórica. Es un libro hermoso.

Nada de esta calidad iba a publicarse durante muchos años, y durante la década de 1940 y principios de la de 1950, salieron pocos libros. Primero hubo una guerra, y después de eso, el mundo del karate japonés necesitó algunos años para recuperarse. Desde mediados de la década de 1950, se publicaron varios libros y, aunque generalmente eran obras pequeñas y bastante limitadas, los escritos por maestros veteranos como Kanken Toyama (1888-1966) y Yasuhiro Konishi (1893-1983) contenían una gran cantidad de material interesante.

Desde la década de 1960, los libros han ido llegado como en una catarata, demasiados para cubrirlos aquí. Algunos de los que vale la pena mencionar son: ‘Ryukyu Kobudo Taikan’ (1964) de Shinken Taira, la principal obra maestra del armamento de Okinawa; ‘Karate-do’ en dos libros (kata y kihon kumite) del fundador de Wado-Ryu Hironori Ohtsuka; el Karate-do Shogi (1977) de Hoshu Ikeda, en dos volúmenes, que contiene un buen material histórico; ‘Karate-do To Ryukyu Kobudo’ de Katsumi Murakami (1973); un libro de historia, ‘Karate-do-no-Ayumi’ (1984) de Tetsuhiro Hokama; ‘Karate-no-Rekishi’ (1987) de Tokumasu Miyagi, que incluye una excelente bibliografía de karate; El libro de Shosin Nagamine sobre los maestros anteriores ‘Okinawa-no-Karate Sumo Meijin Den’ (1986) – y numerosos libros técnicos, muchos de los cuales están magníficamente producidos. Un buen trabajo fue el exhaustivo libro de kata ‘Karate-do Kata Taikan’ de Ryusho Sagakami (1978). Esto muestra 38 katas, todos ilustrados con gran detalle, y es un verdadero misterio por qué nunca se ha publicado en inglés.

Otro libro que debe ser mencionado es el sorprendente ‘Okinawa Karate-do: Sono Rekishi To Gihon’, de Kanei Uechi y Shigeru Takamiyagi, publicado por el grupo Uechi-Ryu en Okinawa en 1977. Este “libro fantástico” (Shingo Ohgami), que pesa casi 11 libras. y se extiende a un total de más de 1,300 páginas, en realidad se compone de tres partes separadas. El primero, que es una explicación técnica de Uechi-Ryu, incluye al Maestro Kanei Uechi que demuestra los tres katas principales del estilo. Esta sección llega hasta la página 388, luego cuando la numeración de páginas comienza nuevamente y de la página uno a la 663 está la historia de Uechi-Ryu contada por Shigeru Takamiyagi. Aunque desde entonces se dispone de mucho material nuevo (especialmente sobre las raíces del estilo en la provincia de Fukien en China), Takamiyagi hizo un gran trabajo aquí. Es orta verdadera pena que este material tampoco haya sido traducido y publicado en inglés. La tercera parte del libro, y probablemente tan importante como las otros dos, es un directorio de maestros de Okinawa y sus estilos y asociaciones. Por cierto, esta sección ha sido muy solicitada en busca de la valiosa información por varios autores, y generalmente sin el correspondiente reconocimiento.

El mundo occidental no se dio cuenta del Karate hasta la década de 1950 e incluso entonces, durante algunos años, cualquier persona interesada en este misterioso Arte Marcial encontraría escasa información.

El primer libro en inglés con una inclinación de Karate probablemente fue ‘¿Qué es la autodefensa? Kenpo Jiu-Jitsu ‘de James M. Mitose, publicado en Hawai en 1953. Esto fue más de una década después de que Mitose comenzó a enseñar su estilo de’ Kenpo ‘(con una’ n ‘), y en su mayor parte fue bastante típico. por el momento. Su representación de las técnicas de defensa personal fue similar a la del Judo de Kawashima y Welch. Cuarenta y una lecciones de la ciencia moderna del Jiu-Jitsu ‘. Sin embargo, donde se diferenció, fue en su inclusión de las técnicas de golpeo y patada, y su descripción del entrenamiento de makiwara.

Mitose fue uno de los personajes más inusuales en la historia moderna de las artes marciales. Se hizo llamar el Reverendo James Mitose, y se identificaba como un miembro respetado de la comunidad que predicaba la paz mundial y el amor por el prójimo. Su predicamento finalmente terminó cuando entro en la Prisión Estatal de San Quintín, cumpliendo una sentencia de cadena perpetua por asesinato en “primer grado”, intento de asesinato, extorsión, robo, conspiración para cometer asesinato y solicitud de asesinato ‘.

Como profesor de artes marciales, afirmó ser el director de la generación 21 de Kosho-ryu Kenpo, que había aprendido desde la edad de 5 años en un templo familiar de Japón. Pero nadie ha podido identificar este estilo de arte marcial japonés o localizar el templo, y este es solo uno de varios problemas con el linaje de Mitose. Existe, por ejemplo, la pregunta intrigante de su relación con el Okinawan Karate de Choki Motobu, contemporáneo de Gichin Funakoshi. Hay un retrato de Motobu en el libro ‘Qué es la autodefensa’, y esto dio pie a que algunos escritores llegara a decir que Mitose era en realidad un sobrino de Choki Motobu. Mitose bien pudo haber alentado también estas historias.

De hecho, la foto de Choki Motobu proviene de su libro ‘Mi método de Karate’ (‘Watashi-no Tode-jutsu’) (Parte Uno). La sección del libro de James Mitose que trata sobre el entrenamiento del makiwara era casi una copia directa de Motobu, y Mitose también usó traducciones de ‘Watashi-no Tode-jutsu’ como material de enseñanza. También enseñó ‘Nai-hanchi’, que resultaba ser el kata favorito de Motobu.

Así que había un enlace allí, pero no creo que viniera de ningún árbol familiar. Es posible que haya estado en alguna ocasión en que Choki Motobu realmente visitó Hawai. Según el libro de Bruce Haines, ‘Historia y tradiciones del karate’, Motobu fue llevado a Hawai a principios de la década de 1930 para participar en peleas contra boxeadores y judokas, pero por alguna razón las autoridades de inmigración le negaron la entrada. La historia parece terminar ahí, pero, de hecho, Motobu se quedó tal vez un mes en la sede de inmigración en Ala Moana Boulevard, y pudo recibir algunos visitantes. Lo sabemos porque Thomas Miyashiro, uno de los primeros pioneros del Karate en Hawai, visitó a Motobu para recibir instrucción durante un período de aproximadamente un mes.

Se ha afirmado que James Mitose también conoció a Motobu en este momento y aprendió de él esos conceptos básicos de Karate, o ‘Kempo Karate’, como lo llamaba a menudo. Si eso es cierto, entonces muchas cosas se vuelven más claras. Aquí habría sido donde Mitose recogió el kata ‘Naihanchi’, y posiblemente una copia del libro de Choki Motobu, curiosamente, se publicó el mismo año, 1932, como el viaje a Hawái de Motobu. Mitose podría haber tomado las técnicas básicas del Karate, agregarlas a las técnicas de Ju-jutsu que ya se practicaban en Hawái y comenzar a enseñar su arte híbrido de ‘Kenpo’.

No estoy diciendo que eso fue lo que sucedió, pero parece más plausible que la historia de un joven James Mitose en un templo japonés que nadie ha podido identificar en un estilo del que nadie ha oído hablar. Y no debería afectar la visión de nadie de los estilos modernos de Kenpo que ahora pueden valerse por sí mismos. La cuestión del linaje marcial de James Mitose es interesante porque fue el padre espiritual de todos los “Kenpo” que ahora se practican en Estados Unidos. ‘Kenpo Karate’, de hecho, fue una de las primeras versiones del arte que se introdujo en los Estados Unidos. Este se había establecido en varias formas en Hawai a principios de la década de 1950 cuando Ed Parker se mudó a la parte continental de Estados Unidos y comenzó a enseñar el estilo que había aprendido de William Chow, un estudiante de Mitose.

Ed Parker fue un gran nombre en las artes marciales estadounidenses durante más de 30 años. Hasta su muerte. A lo largo de los años escribió varios libros, el primero de los cuales fue ‘Kenpo Karate. La Ley del Puño y la Mano Vacía “en 1960. Este fue publicado por Iron Man Industries, que se especializaba principalmente en el levantamiento de pesas y el material de musculación, por lo que no era muy conocido en los círculos de Karate. Sin embargo, era un libro interesante, y aunque no estaba tan bien organizado como los trabajos instructivos posteriores, tenía mucho contenido técnico.

Las técnicas de Parker generalmente utilizaban una serie, o combinación de golpes, en lugar del estilo de ‘golpe de gracia’ del Karate tradicional, y eso sigue siendo una característica de los estilos Kenpo. ‘Kenpo Karate fue principalmente un libro de técnicas de defensa personal, pero aquí es también donde Ed Parker expuso su credo: “Vengo a ti solo con mis manos vacías. No tengo armas, pero de ser forzado a pelear defendiéndome a mí mismo, a mi familia o a mi honor; si es una cuestión de vida o muerte, de lo correcto o lo incorrecto, entonces aquí están mis armas, mis manos vacías “.

Y él dio la visión legendaria e ‘histórica’ de Daruma enseñando a sus estudiantes monjes técnicas de autodefensa. Según Parker, Daruma les dijo a sus monjes que:

“La guerra y los asesinatos son incorrectos, pero también lo es no estar preparado para defenderse. Han tomado nuestras armas, pero tenemos nuestros cuerpos. No tenemos cuchillos, así que no hay más que un puño como una maza y cada mano abierta como una espada “.

Palabras extrañas de hecho para un hombre de religión, pero muchos lectores lo han creído de hecho.

Durante algunos años más, el mundo occidental tuvo que contentarse con fragmentos de información en forma de artículos ocasionales en revistas de interés general. Aun así, se publicaron algunas obras raras y hoy su mezcla de entusiasmo y (a veces) de ingenuidad les da una especie de encanto en bruto.

James Y. Lee, por ejemplo, publicó trabajos sobre artes marciales desde su casa en Oakland, California. Además de publicar el ‘Kung-fu chino, el arte filosófico de la autodefensa’ de Bruce Lee y el ‘Modern Kung-fu Karate’ de Wong Ark-Yuey, también publicó un par de obras propias como: ‘Secret Fighting Arts of the Orient’ luego ‘Kung Fu Karate: mano de hierro / entrenamiento de manos con veneno’ (en dos volúmenes, Parte A y Parte B). Estos libros son producto de su tiempo y ahora parecen anticuados, pero por alguna razón siempre me han gustado. Tiene algo que ver con su tono, que es modesto, directo y realista.

Karate se agregó a los títulos porque, en ese momento, nadie había oído hablar de Kung-fu. El conjunto de dos volúmenes de James Lee brindó algunos antecedentes sobre el arte, mostró métodos sorprendentes, técnicas simples de autodefensa y ejercicios para el acondicionamiento físico, pero la atracción principal de los libros era su instrucción sobre cómo romper un ladrillo. Como Lee escribió: “Por alguna razón desconocida, el público estadounidense parece hipnotizado por las hazañas de romper ladrillos. En realidad, esto no mejorará la capacidad de combate de un ápice”.

En realidad, nadie quería escuchar eso; Sólo querían romper un ladrillo. Eso fue un gran problema por aquellos días, y de hecho, para muchas personas parecía la esencia misma del Karate. Los libros de Lee contenían copias de cartas de lectores satisfechos, tipos comunes que se habían entrenado duro en sus hogares y habían obtenido una gran satisfacción con su nueva capacidad para romper un ladrillo. Sus cartas a James Lee estaban llenas de entusiasmo y gratitud.

Algunas obras a pequeña escala pueden haberlo precedido, pero el primer libro de Karate en inglés más importante fue (creo) “¿Qué es Karate?” De Masutatsu Oyama, cuya primera edición se publicó en 1958. A finales de la década de 1950 Oyama estaba luchando para establecer su estilo, y él pudo haber visto en este libro la oportunidad de promocionar su nombre fuera del Japón. Eso era parte de un patrón, ya que en esa época también aparecía en revistas como Look, True, Strength and Health, y Muscular Development, obteniendo mucha más exposición extranjera que cualquier otro experto en Karate en Japón.

‘¿Qué es el Karate?’ También fue el primer libro de Karate que se publicó en gran formato. Mostraba las técnicas fundamentales de golpe y bloqueo del arte, algunos katas básicos (‘Pinan’ 1-3 y ‘Saifa’), algunos ejemplos de técnicas de tameshiwari y kumite y algo de defensa personal, incluida una sección para mujeres. Oyama mostró muchas de las técnicas y también incluyó una autobiografía que cubrió su entrenamiento inicial, el tiempo que pasó en entrenamiento especial en las montañas y cómo luchó contra un toro en Tateyama.

Esa primera edición de ‘¿Qué es el Karate?’ debe haber sido bastante popular porque, un año después (1959), se lanzó una edición revisada y el número de páginas aumentó de 98 a 144. Se agregó material adicional en kata (‘Pinan’ 3-5 y ‘Seiunchin’), Kumite y defensa propia. Varias otras revisiones tuvieron lugar durante los próximos años, hasta que se publicó una edición completamente nueva en 1966.

Luego vino ‘This Is Karate’. Se había publicado 368 páginas. Creo que yo era un cinturón verde o algo así cuando me encontré con este libro por primera vez, y de forma bastante inesperada, casi se me salieron los ojos cuando lo vi. Pensé que era fantástico, y aunque no tenía dinero, era un libro que tenía que tener. La fotografía era excelente y la gran sección sobre técnica de rotura habrían impresionado a cualquiera. Cada uno puede pensar lo que quiera de Mas Oyama, pero no se puede negar que había una especie de grandeza en este libro, todavía tengo mucho cariño por él.

‘This Is Karate’ fue realmente un gran avance con relación a las ediciones anteriores de ‘What Is Karate?’. Pero esos libros también son importantes. Como dije, en esas primeras ediciones, Mas Oyama posó para muchas de las técnicas de kumite y de autodefensa, mientras que en las versiones posteriores estos movimientos se volvieron a fotografiar, utilizando estudiantes de Kyokushinkai. ¿Eso hace que las primeras ediciones sean más valiosas en cierto modo, pero todas las versiones de ‘What Is Karate?’ son interesantes por su retrato de principios de los del Kyokushinkai. Los directores de Pioneer están allí, como Eiji Yasuda (quien posó para muchos de los katas), y también puedes ver al joven Steve Arneil, Peter Urban y Shigeru Oyama en algunos ejercicios.

‘¿Qué es el Karate?’ También es importante debido a las extensas secciones autobiográficas, que incluyen el relato de Oyama de su gira por América en 1952. Algunos críticos consideraron que esto hizo del libro un poco más que un álbum de recortes personal. Quizás haya algo de verdad en esto, pero estas secciones también le dieron al libro su sabor particular y son un registro histórico primordial de la carrera inicial de Oyama. También dan una imagen de un experto en karate de la década de 1950 que es interesante y atractivo.

Un ejercicio similar, pero más extenso, con otra autobiografía llegó en 1968 con ‘Karate: Goju-Ryu By The Cat’ de Gogen Yamaguchi. En 1966, Yamaguchi había publicado ‘Goju-no-Ibuki’, un pequeño libro de texto de 248 páginas, y fue este lo que posteriormente se tradujo y expandió. Es un artículo de coleccionistas desde el mismo día en que fue publicado.

Este no era un trabajo técnico, pero había muchas páginas de la técnica de Karate, generalmente mostradas por el mismo Yamaguchi (‘El Gato’), y el libro estaba bien ilustrado en todo momento con fotografías de clubes e instructores de Goju-kai. El cuerpo principal del texto fue la historia de la vida de Yamaguchi y escribió sobre su entrenamiento inicial en Karate, sus aventuras como oficial en el estado japonés de Manchukuo (Manchuria), cómo se vio obligado a usar su Karate muchas veces y cómo luchó en un combate de vida o muerte con el maestro chino Ryu Kaku-rei, de su duro encarcelamiento como prisionero de guerra en Mongolia, también de su regreso a Japón, cuando tuvo un intento de seppuku (hara-kiri) que luego lo llevó a una revelación divina y una decisión de dedicar su vida a la enseñanza del Karate. Todo parecía confirmar la imagen glamorosa que tenía entonces.

Es un poco sorprendente, pero a lo largo de los años se han publicado pocas autobiografías de Karate. Hay un pequeño subgénero entre los hombres ex-Kyokushinkai que vale la pena mencionar. “The Human Face Of Karate” de Tadashi Nakamura es fascinante, y “My Journey In Karate” de Joki Ninomiya también es un buen libro. Ambos hombres se ven como honestos y simpáticos. Hideyuki Ashihara, sensei de Ninomiya y fundador de Ashihara Karate, también ha escrito su autobiografía, pero desafortunadamente esto no se ha traducido al inglés.

Yamaguchi y Oyama ya eran figuras legendarias en el Karate occidental a principios de los años sesenta. Ambos maestros fueron presentados en la obra: ‘Zen Combat’ de Jay Gluck (1962), un clásico menor que, debido a su visión romántica de las artes marciales japonesas, todavía es bueno para leer. Gluck conocía a Mas Oyama bastante bien, y por eso está bien representado en la primera parte del libro. De hecho, la parte de Oyama del libro era simplemente un reciclaje de un artículo que Gluck había escrito para la revista True en 1957. En ese momento, Mas Oyama se había asociado con Gogen Yamaguchi, y como anécdota de interés narra cómo Jay Gluck hizo su visita al dojo de Yamaguchi.

La parte de Karate del libro fue bastante interesante, pero Gluck también cubrió muchas otras Artes Marciales, incluidas las hazañas del Ninja (una de las primeras, si no la primera, referencia en inglés) y las (supuestamente) hazañas sobrenaturales. del fundador del Aikido, Morihei Ueshiba. Hubo mucha exageración, pero en esos días las Artes Marciales del Este debieron de parecer maravillosas para los lectores de “Combate Zen”. Incluso hoy en día el libro conserva gran parte de su encanto.

Lo mismo se aplica al ‘Karate Dojo’ de Peter Urban, que salió en 1967. Este fue un pequeño libro sobre la filosofía y la historia del Karate, y aunque la mayor parte de esa historia fue incorrecta, Choki Motobu, por ejemplo, fue descrito como “Un gigante de siete pies y cuatro pulgadas “, mientras que en realidad no tenía más de cinco pies, y la mayoría de las historias eran descabelladas, Urban escribía con un entusiasmo y amor por el arte que era contagioso. Era un romántico que podía escribir líneas como “¡Hay límites que puede llegar a traspasar un buen luchador, pero no hay límites que no pueda superar un buen de Karate!”. Esto se convirtió en una lectura realmente agradable y, a pesar de las inexactitudes, ‘Karate Dojo’ es uno de los pocos libros de Karate que he guardado en mi colección.

Volviendo a los trabajos técnicos, estos fueron muy escasos durante algunos años. Un primer intento de satisfacer la demanda fue “El Manual de Karate” de EJ Harrison (1959). En realidad, esta fue una traducción del libro japonés ‘Karate-do Nyumon’ (‘Introducción al Karate’) de Reikichi Oya. Harrison fue uno de los verdaderos veteranos del judo, con muchos libros sobre ese arte en su haber, pero no tenía experiencia en Karate y ese era el problema. Su traducción no estaba clara y su estilo de escritura anticuado tampoco ayudó. Además, el libro fue ilustrado solo por un número limitado de dibujos, que no lograron transmitir la naturaleza de la técnica del Karate. ‘El Manual de Karate’ fue un intento honesto de satisfacer una demanda, pero no creo que funcionara.

Lo que todavía se necesitaba era un buen trabajo instructivo sobre el arte. Llegó en 1961 con el ‘Karate’. The Art of Empty Hand Fighting ‘, y era casi todo lo que podías haber pedido.

Los autores fueron Hidetaka Nishiyama y Richard C. Brown. Nishiyama fue uno de los mejores instructores de la Asociación de Karate de Japón (JKA), pero ¿quién era Brown? Después de años de leer libros y revistas de artes marciales, soy un poco más sabio. De hecho, nunca he encontrado una sola referencia a Richard C. Brown, pero él debe haber hecho una contribución significativa al libro para que se le otorgue el estatus de coautor. El conocimiento técnico habría sido de Nishiyama, pero Brown podría haber tenido aportes con la organización del libro, la presentación y, por supuesto, el texto en inglés.

En cualquier caso, los dos autores acertaron en la fórmula correcta en su primer intento. El libro fue completo (particularmente para 1961) pero fácil de seguir. La instrucción se dividió en explicaciones de las técnicas de Karate, kata y kumite, y se ayudó en gran medida con el uso extensivo de fotografías en secuencia. La fotografía fue excelente y los principales instructores de la JKA demostraron todas las técnicas: Teruyuki Okazaki, Hirokazu Kanazawa y el propio Nishiyama.

‘Kárate. The Art of Empty Hand Fighting ‘fue un libro revolucionario que inmediatamente estableció un nuevo estándar para los textos de instrucción de Karate. Y mientras que otros libros de esa época datan de un mal momento, todavía está impreso y se está usando más de 50 años después de su publicación original.

En 1962 vino ‘Karate By Pictures’ de Henri Plee, y aquí uno podría comenzar a hacerse una idea del arte. Plee, el pionero del Karate francés y europeo hizo todo lo posible para dar una introducción a sus métodos, y escribió bien. Aunque técnicamente el libro ahora parece rudimentario, todavía es bastante agradable de leer. En lugar de simplemente repetir las ortodoxias del Karate de una manera seca y de libro de texto, Plee intentó interpretar la idea del Karate para un lector occidental, y escribió con mucho sentimiento por el arte. Su segundo libro en inglés, ‘Karate. Beginner to Black Belt ‘(1967) fue un trabajo muy mejorado, que amplió las ideas de’ Karate By Pictures ‘y fue bien ilustrado por fotos antiguas y nuevas. Fue aquí donde vi por primera vez fotografías de Yoshitaka Funakoshi, el “genio olvidado” de Shotokan. y mi interés en él se encendió. “Beginner to Black Belt” es todavía uno de mis libros favoritos.
5Durante este período de 30 años, un libro ha seguido a otro libro, ¡cientos de ellos! Y con la proliferación de revistas se ha vuelto casi imposible mantenerse al tanto de toda la literatura de artes marciales. Desde la década de 1980 también ha habido un uso cada vez mayor del video, y aunque los libros de Karate siempre encontrarán lectores, algunos instructores ahora están pasando de la palabra por completo para concentrarse en el video como medio de enseñanza.

Agradecimientos y notas

Los primeros libros de Karate son muy difíciles de obtener, y sin la ayuda de otros entusiastas, nunca podría haber obtenido copias o fotocopias. Así que gracias a: Pat McCarthy, Harry Cook, Mitsusuke Harada, Shingo Ohgami, Henri Plee y John Sparks.

Algunos de los primeros libros japoneses han sido reimpresos. ‘Ryukyu Kempo Karate (Tode) de Funakoshi salió el año pasado, y también se hicieron reimpresiones modernas de su’ Karate-do Kyohan ‘de 1935, así como de los dos libros de Motobu, y’ Karate-do Taikan ‘de Nakasone.

El ‘Okinawan Karate Kumite-hen’ de Motobu se imprimió en una edición en idioma inglés hace algunos años (1977) por Ryukyu Imports de Olathe, Kansas, EE. UU. Esto fue en forma de folleto y, desafortunadamente, se tomó de una fotocopia deficiente del Original, lo que hizo que las ilustraciones fueran difíciles de seguir. Sin embargo, la traducción fue bastante completa y vale la pena tener este pequeño libro.

Una traducción de Funakoshi de 1925, ‘Rentan Goshin Karate (Tode) -Jutsu’, se publicó en Canadá. En los últimos años ha habido reimpresiones de “¿Qué es la autodefensa?” De Mitose. y un libro de James Y. Lee, ‘Kung Fu Karate’. El ‘Karate: Goju-Ryu By The Cat’ de Yamaguchi también ha sido reeditado por la Goju-Kai.

por Graham Noble

Traducido al español por Gerardo Balves

Fuente: Kyudokan Shorin Ryu en busca de la historia del Ti.

Gerardo Balves

Author: Gerardo Balves

Share This Post On

2 Comments

  1. Hola esta información es muy interesante además de resaltar el gran trabajo para ordenar su cronología. Muchas gracias.
    Joel
    Primer dan C.N MÉXICO.
    SALUDOS

    Post a Reply

Submit a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.