Métodos más utilizados en la enseñanza y perfeccionamiento de las acciones técnico-tácticas del karate y las artes marciales ventajas y desventajas

INTRODUCCIÓN.

Según Greffet, P. “Defender los métodos de enseñanza tradicionales representa hoy día un combate de retaguardia, una resistencia absurda destinada al fracaso; es confesar que uno es incapaz de adaptarse al ritmo vertiginoso de nuestra época, puesto que en este mundo que acelera su marcha, las viejas estructuras caducan y las costumbres tradicionales son trastocadas”.  A continuación, partiendo del análisis de las sesiones de clase desarrolladas por los maestros de karate y otras artes marciales que, en diversas partes del mundo, nos han solicitado el servicio profesional de evaluación para su certificación docente; reafirmamos la vigencia de la frase anterior.

Todo proceso de enseñanza, para tener éxito, inevitablemente tiene que basarse en los postulados didáctico-pedagógicos, por ser éstos los que determinan la eficacia en la transmisión de conocimientos y desarrollos de capacidades. A esa realidad no escapa ningún contexto profesional, incluso aquellos de esencia tradicional como las artes marciales, y en este caso el Karate. De esos postulados, sin minimizar la importancia de otros, se destacan las categorías rectoras que estructuran el proceso, entre las que se encuentran:

  • El objetivo, que determina el “para qué” del trabajo a realizar
  • El contenido, que determina el “qué” del trabajo a realizar
  • El método que determina el “cómo” del trabajo a realizar
  • El medio, que determina el “con qué” del trabajo a realizar

Al igual que el caso anterior, sin desmerecer la importancia del resto de las categorías, el método muchas veces cobra preponderancia dentro del proceso de enseñanza. La razón es simple. Los objetivos no difieren entre una academia y otra, ya que casi siempre todas se preparan para los mismos compromisos competitivos.  Lo mismo sucede con los contenidos, que ya están definidos en los programas de grado y el reglamento competitivo; así como los medios (equipos y materiales) que de manera casi generalizada se prefiere utilizar.

Es por ello que el método se erige como el elemento clave para el éxito, por ser lo que puede diferenciar el proceso utilizado entre una academia y otra. Ya que, muchas veces, lo que determina no es “qué” se hace, ni “con qué” se hace; sino “cómo” se hace. Para reafirmar esta idea basta recordar el ejemplo de las carreras de atletismo, donde todos los competidores salen prácticamente al mismo tiempo al escuchar el disparo, y hacen lo mismo: correr lo más rápido que puedan, pero, el hecho de que no todos lleguen al mismo tiempo, está determinado por un aspecto que los diferencia del resto, y es que no todos se prepararon de la misma manera para el campeonato. En ese caso, la manera en que se prepararon, fue consecuencia de los métodos que utilizaron.

 

DESARROLLO:

El método, desde el punto de vista pedagógico que nos ocupa, es reconocido como el camino o vía para solucionar los problemas detectados y lograr los objetivos. En ese caso cada entrenador tiene a su disposición una importante cantidad de métodos

Por el tipo de razonamiento a realizar por el alumno, por la coordinación de la materia, por la forma en que el alumno realiza la actividad, por el nivel de globalización de los conocimientos, por el nivel de aceptación de la enseñanza, y por las forma de trabajo a realizar, entre otros. De todos ellos, aun cuando ningún método es mejor que otro (ya que a cada situación de aprendizaje se corresponde un método que va más acorde a la dinámica de trabajo), así como para que no disminuya la motivación de los alumnos se recomienda el variación de los métodos a utilizar; en el karate (y las artes marciales), se constata la coincidencia de utilización de un reducido grupo de métodos de enseñanza, encontrándose entre ellos, fundamentalmente, los siguientes:

  • La demostración (o visual directo), mediante el cual el maestro realiza los movimientos para que los alumnos observen.
  • El auditivo (conteo), mediante el cual el maestro indica el ritmo de las repeticiones a realizar en cada ejercicio.
  • El propioceptivo (o senso-perceptual), mediante el cual los alumnos deben “sentir” cada parte de su cuerpo durante la ejecución de los movimientos.
  • El analítico-sintético (global fragmentario), mediante el cual cada movimiento se separa en su partes que, una vez dominadas, se junta como un todo.
  • Los intervalos (repetida sucesión de cambios entre las fases de esfuerzo y las fases de recuperación) que en kata se presenta de manera estándar (adaptado a las exigencias del kata a realizar), y en el kumite se presenta de manera variable (previendo las exigencias imprevistas del combate)

Esos métodos, si bien es cierto que son los más relacionados con la dinámica de la actividad (aprendizaje de karate y artes marciales), tienen la limitante que todos apuntan al desarrollo de la capacidad de reproducción, definida ésta como “aquellas acciones que a consecuencia de la ejercitación sistemática alcanza un nivel conocido del perfeccionamiento donde las operaciones y acciones se ejecutan con calidad y rapidez”. En ese caso, aun cuando esos métodos garantizan un alto nivel de ejecución, limitan la práctica a una despersonalizada ejecución caracterizada por un enfoque automático y repetitivo, que no permite aprovechar las potencialidades individuales, ni tampoco favorece al desarrollo de la espontaneidad y creatividad tan necesaria en las artes marciales. Es por ello que, conjuntamente con esos métodos, deben utilizarse otros como la resolución de problemas y el descubrimiento guiado para dar paso a la fase de creación en el aprendizaje, definida como: “la disposición para ejecutar la acción con rapidez y calidad resolviendo de una manera creadora cualquier problema o situación que surja. Es la aplicación en la práctica de los conocimientos interiorizados con la calidad y rapidez requerida, proyectando inventivas o iniciativas que aseguran la creatividad en las acciones para dar solución a las diferentes situaciones imprevistas que puedan aparecer súbitamente. Es la materialización del talento individual”.

 

CONCLUSIÓN:

Como al inicio se mencionó, la metodología de la enseñanza tiene que adaptarse a las exigencias que le demanda el contexto geo-histórico en el cual se desarrolla el respectivo proceso, y más aún en el karate y las artes marciales, donde se trabaja para formar campeones en los torneos y en la vida. Es por ello qué, para satisfacer todas las exigencias de la actividad, además de los métodos propios del entrenamiento, se precisa incluir aquellos pertenecientes a la pedagogía.

 

PRINCIPAL BIBLIOGRAFÍA UTILIZADA.

  1. Alonso, R., “Estructura organizativo-metodológica para la formación de atletas elite. Una concepción”. Revista digital Efdeportes Año 5 Nº 27. Noviembre 2000. Buenos Aires
  1. Arnaz, J., “El curriculum y el proceso de enseñanza-aprendizaje”. Editorial Trillas, México. 1992.
  2. Alvarez, R., “Hacia un curriculum integral y contextualizado”. Honduras, 1998.
  3. Bañuelos, F., “Bases para una didáctica de la Educación Física y el Deportes”. Gymnos Editorial, Madrid, 1992.
  4. Colectivo de autores., “Pedagogía” Editorial. Pueblo y revolución, Ciudad de La Habana, 1988.
  5. Cortina, Ma E. (2001) “Las habilidades pedagógicas profesionales de la disciplina didáctica de la Educación Física. Tesis en opción al grado de Master en Ciencias. Instituto Superior de Cultura Física, Ciudad de la Habana. 2001.
  6. Danilov, M, A. – Skatkin, M. N., “Didáctica de la escuela media”. Editorial. Libros para la educación, 1980.
  7. Díaz-Barriga, F. y Hernández, G. (1998) Estrategias docentes para un aprendizaje significativo. Una interpretación constructivista. México: McGraw-Hill.
  8. Draegger, D., “The Martial Arts and Ways of Japan: Classical Bujutsu”. John Weatherhill, Inc. Tokyo 1974.
  9. García, J., Ante todo educador. http://www.galeon.com/jlgarcia/profesor.htm
  10. Hahn, E., “Entrenamiento con niños y jóvenes”. Editorial Martínez Roca, S,A Barcelona, 1998.
  11. Haramboure, R. G., “Estrategia curricular para perfeccionar el proceso de preparación deportiva del Karate-do”. Tesis en opción al grado de Doctor en Ciencias de la Cultura Física. Instituto Superior de Cultura Física “Manuel Fajardo”. Ciudad de La Habana, Cuba, 2001.
  12. Hechevarría, M.,”Criterios didáctico-metodológicos sobre las habilidades pedagógicas profesionales a la luz de las tendencias contemporáneas de la Educación Física y el Deporte” Instituto Superior de Cultura Física, Ciudad de la Habana. 1997.
  13. Hernández, C.- Cortegaza, L.- Hernández, J. “¿Soy realmente un buen profesor de educación física o entrenador deportivo?” Revista Digital EFDEPORTES – Buenos Aires – Año 9 – N° 66 – Noviembre de 2003
  14. Herrera, C.-Fraga, R., “Reflexiones sobre la educación basada en competencias”. Ciudad de la Habana, Julio 1999
  15. Jager, K. – Oelschlagel, G., “Teoría elemental del entrenamiento deportivo”. Editorial Deportiva. Berlin, 1979.
  16. Jesús Huerta Amezola, Irma Susana Pérez García y Ana Rosa Castellanos., Desarrollo curricular por competencias profesionales integrales.
  17. Jurgen, W., “Entrenamiento óptimo”. Editorial Hispano Europea, S. A. Barcelona, 1994.
  18. Jwing Ming, Y. La técnica oriental para mejorar la salud y las Artes Marciales. Arbol. México. 1992.
  1. Manno, R., “Fundamentos del entrenamiento deportivo. Editorial Paidotribo, Barcelona, 1994.
  1. Manso, J., “Bases teóricas del entrenamiento deportivo”. Gymnos, Editorial Deportiva, S. L. Madrid, 1996.
  2. Novak, J. D. y Gowin, D. B. (1988) Aprendiendo a aprender. Barcelona: Martínez Roca. Libro básico y clásico en la formación teórico-práctica para el diseño y aplicación de mapas conceptuales en el aula.
  3. Páez, V., La formación de competencias en el profesional de la educación desde una perspectiva humanista. IV Taller Nacional de Didáctica Universitaria, CEPES, Universidad de La Habana, Ciudad Habana, 2004
  1. Ramos, J. – Verdura, H. La enseñanza de las acciones motrices. Bases científico-metodológicas. http://www.efdeportes.com/efd34b/accion.htm

Roberto González Haramboure, Ph.D, Hanshi

Roberto Gonzalez Harambouren

Author: Roberto Gonzalez Harambouren

Share This Post On

Submit a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.