MYO

Se dice que Myo, referido a un Kata, representa la Esencia del mismo.

Imagen de RENE RAUSCHENBERGER en Pixabay

No es Myo una palabra fácil de encontrar en un Diccionario, o fácil de definir en japonés, porque representa, o tiene en su intimidad, un Concepto budista que la define, por eso voy a utilizar la definición que de ella hace Daisetz Teitaro Suzuki :

«Todo arte tiene su misterio, su ritmo espiritual, su Myo . Aquí es donde el Zen se vuelve más íntimamente relacionado con todas las ramas del arte. El verdadero artista, como un maestro Zen, es aquel que sabe apreciar el Myo de las cosas.» 

 – D.T. Suzuki

El Kojiki («Registros de asuntos antiguos»), el libro de historia más antiguo de Japón, contiene la historia sintoísta de Amaterasu, la diosa del sol, que se selló en una cueva de roca y provocó que la oscuridad cayera sobre la Tierra. Finalmente, los otros dioses la atrajeron. Restaurando la luz del día en el mundo.

Seis siglos después, el clérigo del Soto Zen  Zeami Motokiyo utilizó esta historia para ilustrar su concepto de myo.

 Debido a sus muchas capas, myo es difícil de traducir al español . Varias veces traducido como «sutil», «fino», «misterioso», «maravilloso»,  o «inefable», contiene todos estos significados y más.

Zeami, también maestro del teatro Noh, consideraba myo como una marca del más alto nivel de logro por parte de un actor, pero era consciente de las dificultades de traducir este significado, incluso en japonés. Por lo tanto, utilizó la historia de Amaterasu y escribió en su tokka Shugyoku («Encontrar gemas y obtener la flor»), «La inexpresable y total oscuridad causada por el cierre de la puerta de la cueva de rocas es myo».

 En la oscuridad, justo antes de que surja algo, justo antes de que se actúe, justo antes de que reaparezca la luz, existen todas las posibilidades.

 El pensamiento convencional está suspendido, pero tenemos una sensación de anticipación, una sensación de que algo profundo está a punto de manifestarse.

Myo no es la negrura del miedo, la ignorancia o el mal, sino el ocultamiento casi lúdico de algo presente pero invisible para la mente ordinaria, es la falta de forma que precede a la forma.

 El antepasado de myo es el chino miao, un término taoísta presente en el Dao De Jing: “En la antigüedad, aquellos que eran maestros del Dao eran misteriosa y oscuramente completos. [Ellos] son ​​demasiado profundos para ser entendidos [hoy].

Los practicantes del budismo Tendai y sus escuelas descendientes pueden estar más familiarizados con miao y myo tal como aparecen en el título del Sutra del loto (Miaofa Lianhua jing en chino; Myoho Tenge Kyo en japonés); allí indican el dharma que subyace a todos los fenómenos. ..

 Myo representa un desafío a los procesos del lenguaje y el intelecto y una invitación a dejar de lado las categorías y conclusiones habituales de la mente ordinaria. Nichiren (1222-1282) escribió que myo “es simplemente la naturaleza misteriosa de nuestras vidas de un momento a otro. No es ni existencia ni inexistencia, pero exhibe las cualidades de ambos. Es la entidad mística del momento, que la mente no puede comprender ni expresar con palabras. La vida es en verdad una realidad esquiva que trasciende tanto las palabras como los conceptos de existencia y no existencia. Camino Medio que es la realidad de todas las cosas «.

Con esos antecedentes…. ¿Como podría ser posible definir el Concepto de Myo en un Kata de Karate para un occidental y basado en una sola palabra compuesta por unos pocos kanji?.

Como muchos Conceptos del Budismo Zen la indefinicion inexpecifica es una de sus características, esencialmente porque, quizá, tengan diferentes significados o aplicaciones dependiendo de las capacidades individuales de comprensión de cada individuo que se acerca a ellas, también porque, más que por una definición marcada por muchas palabras y explicaciones, los Conceptos del budismo Zen tienen una comprensión basada en la práctica, como ocurre con los diferentes Budos.

妙难思 myō nanshi se suele traducir como :  sutil, difícil de concebir.

Ramon Fernandez-Cid

Author: Ramon Fernandez-Cid

Share This Post On

Submit a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Acepto las cookies que pueda usar esta web para su correcto funcionamiento.    Más información
Privacidad