SUMUCHI 書物

_h.koppdelaney27

Hay ciertas cosas relacionadas con lo sobrenatural, sea esto creencia o superstición, que a algunos practicantes del Budo o del Wushu, lo japonés y lo chino, nos han tocado de cerca en algún momento.

Hay personas que cuando las conoces te dejan huella, te tocan el alma, y notas en ellos algo distinto e inexplicable.

En mis casi cincuenta años de práctica del Karate he conocido a muchos maestros, algunos muy famosos y respetados, bien por sus proezas técnicas, bien por sus conocimientos, bien por su carisma.
Hubo un Maestro, alguien a quien yo me refiero como Meijin, como un hombre que sobrepasaba el título de Hanshi, o de un Shihan de un modelo a seguir, para trascender la técnica y el conocimiento Marcial.

Alguien que me tocó el alma, que en unas pocas horas dejó en mi una honda huella y una marca de por vida.

Me refiero a Yoshiyaki Tzujikawa Meijin, un hombre extraordinario en el que vivía el Qi, un Kimochi, aquel que tiene el Qi, que lo irradia,en el que lo notas y lo sientes.

Yo tuve una experiencia I shin den shin, de mi alma a tu alma, con el.
Pero no es de Tzujikawa Sensei de quien quiero hablar hoy.

En Oriente hay una enorme tradición sobre lo que el Qi puede hacer sobre las cosas y las vidas, y hay libros que consultar para cualquier circunstancia vital.

No hablan mucho con los Occidentales de ello, a no ser que tengan mucha confianza, pero las interpretaciones del I Ching como Oráculo y de toda la filosofía taoísta asociada son muy importantes para ellos.

Tienen Almanaques en los que consultar todo y los utilizan a menudo.

Tengo una anécdota de mi Sifu Shunyou Xu al respecto:
Había que firmar un contrato de alquiler de un local, mi Sifu me pidió que le asesorara y echara una mano para la mejor comprensión de los contratos y, muy misterioso, me pidió que hablase con los abogados para que el contrato se firmase a una hora determinada. Me dijo con su español a trompicones : Necesita esa hora, dice libro, tu comprendes, ellos no. Así es que tuve que hablar con los abogados para que el contrato se firmase a la hora exacta que el libro decía. Y esto hoy en día…..

Antiguamente había personas especializadas en esas artes ocultas, muy respetadas en la Comunidad, y, normalmente con un estatus social alto, que gracias a la consulta de los libros chinos apropiados podían predecir el futuro, podían asesorar donde construir una casa o como distribuirla, todo ello de acuerdo al Feng Shui.

Estas personas eran muy cultas y versadas en historia, costumbres y tradiciones, y sobre el protocolo a observar en diferentes tipos de eventos.

Normalmente un Maestro de estas artes enseñaba al aprendiz que había de sucederle. Muchos de ellos fueron a China a estudiar su Arte y sus conocimientos, se les conocía como “los hombres del libro” o Sumuchi o Sumuchikuya en Okinawa.

書 El kanji Su significa libro y el kanji Muchi 物 significa persona. Así es que ambos juntos significan “persona del libro”, todo ello expresado en Uchinaaguchi o hogen, la lengua Okinawense. En japonés eran conocidos como Sanzinso o Sanjinso que significa las tres Fases de la Vida, como son el Pasado, el Presente, y el Futuro.

Fungshi (en hogen, Feng Shui en chino) significa viento y agua, y es el antiguo Arte de buscar asentamientos en los que Yin y Yang estén en equilibrio. Y era una de las ocupaciones principales de los Sumuchi.

Un Sumuchi era una persona muy culta para los estándares de la época, ya que tenía que poder leer en su idioma original los principales libros chinos sobre diversos temas, aunque, principalmente, el I CHING y los Almanaques y tablas chinas.
Algunos de estos Chamanes o Sumuchi (conocidos en todas las culturas como Brujos) fueron también grandes Maestros de Karate como Soko Kishimoto (Nago no Agarie) , Shinko Ganiku, su sobrino Tatsuo Shimabuku, y Matsu Higa, el Fundador de la Saga.

Es posible que a lo largo de la historia haya habido otros, aunque, por la discreción, el respeto y, porqué no decirlo, el temor supersticioso, no los conozcamos.

En nuestros días sabemos, gracias a lo que ha explicado un alumno suyo, que Seitoku Higa, alumno al igual que Seiken Shukumine de Soko Kishimoto (Nago no Agarie) , también era un Sumuchi.

Mark Bishop explicó en su libro Okinawan Karate Teachers Styles and Secret Techniques, que tuvo que abandonar a su Maestro Seitoku Higa por su insistencia en que participase en sus prácticas religiosas,aunque no explica cuales.

Cuanto más leo de Shukumine más seguro estoy de que el también recibió de Soko Kishimoto esos conocimientos.

Seitoku Higa le explicó a Mark Bishop que su Maestro tenía poderes de percepción extrasensorial.
Se habla de Nago no Agarie, como se conocía a Soko Kishimoto, como participante en numerosos duelos de Kake dameshi y como el verdadero causante de la muerte de Ankichi Aragaki tras uno de ellos.

Esta claro que grandes conocimientos de todo tipo, que sobrepasan los conocimientos normales sobre el Karate y el Kobudo, se han venido transmitiendo durante generaciones a unas pocas personas.

Esos conocimientos explican muchas cosas inexplicables de nuestra existencia, y van más allá de los conocimientos filosóficos o médicos. Desde luego hay gente muy especial, yo tuve la suerte de conocer a uno.

Agradezco al Sensei Alberto Cruz de México sus esfuerzos por rescatar estos tipos de Karate desconocidos y misteriosos llamados Reimyou Tode y Shimpi Tode.

Las informaciones publicadas por el Sensei Alberto Cruz me han ayudado para escribir esto.

Foto:  h.koppdelaney

Author: Ramon Fernandez-Cid

Share This Post On

Submit a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.