Vacuidad y práctica marcial

En nuestra práctica marcial habitual, existen pocas ocasiones de abordar un tema tan eminentemente sensible como es el Mu Shin, el vacío mental, y que sin embargo representa nuestra finalidad. En la estrategia del Aikido, este concepto ha sido mal interpretado porque en la época del Maestro Ueshiba, la búsqueda de la vacuidad fue para muchos un pretexto para no hacer nada en bien de la sociedad y de la familia. El Zen se convirtió en un método de quietud mental, muy alejado de una actitud dinámica en busca del despertar interior (satori). Fue por ello que el Maestro Ueshiba dio mayor relevancia al Shintoismo, que mantiene ideales éticos y religiosos que se reflejan en una actitud activa y de corazón en la vida de la sociedad. Quiso que sus alumnos desarrollasen las cualidades del alma (paciencia, respeto, caridad, coraje, equidad, etc.) antes de lanzarse a una búsqueda demasiado abrupta y con frecuencia nihilista. No obstante el Maestro Ueshiba manifestó también a lo largo de su vida esta vacuidad, tanto en la práctica del Budo como en poemas como éste:

«Uníos al Cielo y a la Tierra.
Manteneros en el Centro.
Vuestro Corazón a la escucha
del Eco de la Montaña.»

Imagino que este tema no preocupa demasiado a la mayoría de los practicantes de artes marciales, que están más interesados en admirar a sus héroes chinos o japoneses del cine, dotados de omnisciencia y de omnipotencia. No obstante, deben saber que esta vacuidad no es un don y que ellos mismos pueden, si lo desean realmente, acceder a esta dimensión del Espíritu. ¡Aunque el esfuerzo será muchísimo más costoso que una
entrada de cine! Lo cierto es que el combate contra nuestra pequeñez (nuestro ego temporal) es más espinoso que el aprendizaje para llegar a ser un simple experto en cualquier arte marcial. El tema es realmente complejo, aunque intentare simplificarlo.
Existen tres grandes principios en el Universo:
* Un principio abstracto y absoluto, que podemos identificar a un Designio desconocido, invisible pero presente, y oculto en toda manifestación.
* Un mundo de energías, de sonidos y luces, impulsadas a materializar este Designio.

* Diversos mundos físicos y toscos, expresiones de este Designio en el plano más bajo.

El Budoshin se ocupa del primer principio, el Budo del segundo y el Bujutsu del último. En este artículo sólo nos interesaremos por el primero, la esencia de la vacuidad. Debemos tener en cuenta que el dominio de la consciencia no pertenece tan sólo a los religiosos, filósofos o psicólogos, sino que forma parte de la esencia misma de nuestro Ser, y es la vía para cada uno de nosotros, nuestra identidad fundamental.

Penetraremos en un mundo único y saldremos de otro múltiple y complejo lleno de formas y energías. Haciendo una analogía, podríamos decir que el mundo de la forma está asociado a las olas y el de la consciencia al océano. En la vida diaria o durante la práctica del Budo, la energía tiene por objetivo mantener con vida el cuerpo físico. El interés del 90 % de la humanidad está centrado sobre su existencia en el mundo de las forma y de la energía. Si hay energía hay lucha entre las constantes dualidades del mundo terrestre: guerra y paz, sufrimiento y alegría, muerte y vida, etc. Es la consecuencia de la triple naturaleza de toda materia, condicionada por tres aspectos: Yin (pasivo), Yang (activo) y Do (Tao en chino) (neutro). La lucha en el mundo es necesaria para desarrollar la inteligencia a través de la experiencia. Cuando la inteligencia se ha elevado por encima de la consciencia animal instintiva, se plantean entonces las grandes preguntas existenciales. Se pasa de un interés por el conocimiento mundano, al Conocimiento de Aquél que es la causa de los mundos: Dios, en inglés God (G= Generador, O= Organizador, D= Destructor).

Continuara…

Fuente:www.michelcoquet.fr/

© MICHEL COQUET REPRODUCCIÓN AUTORIZADA EN EL MARCO DE UNA UTILIZACIÓN NO COMERCIAL CITANDO LA FUENTE

Foto:asundermeier

Avatar

Author: Rincondeldo

Share This Post On

Submit a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Acepto las cookies que pueda usar esta web para su correcto funcionamiento.    Más información
Privacidad