Yūgen 幽玄

Si buscamos una definición de Yugen en los diccionarios será difícil encontrarla puesto que es una de esas palabras japonesas de difícil traducción pero esta definición podría valer : 
Lo sutil y lo profundo.

Yūgen es el núcleo de la apreciación de la belleza y el arte en Japón. Valora el poder de evocar, más que la capacidad de decirlo directamente. El principio de Yūgen muestra que la belleza real existe cuando, a través de su sugestividad, solo unas pocas palabras, o algunas pinceladas, pueden sugerir lo que no se ha dicho o mostrado y, por lo tanto, despertar muchos pensamientos y sentimientos más íntimos.

“Una conciencia del universo que desencadena sentimientos demasiado profundos y misteriosos para las palabras”.

Alan Watts decía de Yūgen que era como : “Ver el sol hundirse detrás de una colina revestida de flores, deambular y seguir en un gran bosque sin pensar en el regreso, pararse en una orilla y contemplar un barco que desaparece más allá de islas distantes, contemplar el vuelo de gansos salvajes y como se pierden entre las nubes “.

Los caracteres chinos para Yūgen son Yuu 幽 que significa: Tenue, borroso, confuso, débil ( es el mismo kanji yuu usado para yuurei (espíritu, fantasma, aparición) y yuukai (tierra de los muertos), también se lee como Kasoke y significa malo. Y Gen 玄, el mismo kanji que se utiliza en Gensei Ryu, y que significa oscuro, misterioso o profundo.

Todo lo que sugiere la palabra Yūgen es profundo y misterioso, como algo intangible que nace de nuestro interior, o, como lei por ahí : “Yūgen es ese sentido que tienes cuando percibes esa sensación de casi poder tocar esa realidad profunda que subyace en la existencia”.

Yugen 幽玄 y Aware 哀れ son dos palabras difíciles de traducir, pero que están ligadas por lo que expresan. Aware suele traducirse como sensibilidad o empatía y es una extensión del sentimiento de conciencia, que se define como “los sentimientos engendrados por la belleza efímera”. El aware o Mono no aware hace referencia a la sensibilidad o capacidad de sorprenderse o conmoverse, de sentir cierta melancolía o cierta tristeza ante lo efímero, ante la vida y el amor. Es la capacidad de sentir compasión o piedad, sin influencia alguna de religiones o credos. Es un sentimiento puramente humano que va más allá de lo superficial y se centra en algo más profundo.

Un ejemplo de ello es Hanami, la contemplación de las flores de Sakura y su belleza intensa y efímera.

Yūgen y Aware implican sentimientos profundos y sensaciones, aunque Aware, o Mono no aware (物の哀れ) representan la belleza de lo efímero, y Yūgen representa sensaciones y sentimientos perdurables.

En Karate Yūgen es la quietud dinámica. Sin esta característica , al menos en un momento del Kata, no podríamos llamarle arte japonés. Parar en el momento justo, condensar el tempo, con todo el potencial oculto que encierra.

Pero, ¿Qué significa quietud dinámica? ¿no es una incongruencia?. Al igual que en otras manifestaciones de Yūgen, en el Kata de Karate hay implícitas muchas sensaciones e imágenes que no se ven a simple vista, y hay, como en el teatro Noh, gestos que expresan mucho más que lo que la simple imagen que vemos podría decirnos si queremos explicarla con palabras. En el Kata de Karate hay momentos de quietud que condensan el tempo en la ejecución, y expresan un cúmulo de sensaciones contenidas que parecen a punto de desbordarse en el siguiente movimiento.

¿Es posible una quietud dinámica como se ha dicho?

Si Yūgen es, o podemos expresarlo, como “ese sentido que tienes cuando percibes la sensación de casi poder tocar la realidad profunda que subyace en la existencia”.Seria la mejor forma de definir las sensaciones que algunos hemos sentido combatiendo, o aquella que ya explique que sentí una vez juzgando Kata.

Si repasamos lo antes dicho en la Definición de Yūgen, tendremos que es definida como “Una conciencia del universo que desencadena sentimientos demasiado profundos y misteriosos para las palabras”.

A menudo se nos dice que el Estado mental idóneo en Karate es el de Kimochi, cuando nos cargamos de Ki, y es aquel en el que nos hacemos uno con el Universo. Eso, cargarnos de Ki, se llama 合気 Aiki y su expresión dinámica es Kiai 気合. Yūgen es la conciencia que se tiene de poseer Aiki, de estar en armonía con el Universo, por eso se dice que es la quietud dinámica.

Al respecto convendría repasar la definición que hace Takeda Sokaku : “Aiki es un estado de ánimo impasible sin lado ciego, flojera, intención malvada o miedo. No hay diferencia entre aiki y ki-ai; sin embargo, si se compara, cuando se expresa dinámicamente aiki se llama kiai, y cuando se expresa estáticamente, es aiki “. De Jujutsu Kyoju-sho Ryu no Maki (Sōkaku 1913).

Otro estado de ánimo, otra componente sicologica del Karate que se puede entender en este contexto es para mi la Noción de Zanshin 残心. Zanshin se traduce según el Diccionario como ”Corazón persistente”. Antes decíamos que Aware era la conciencia de lo efímero, y que Yūgen, sin embargo, representa la conciencia de lo perdurable ante lo efímero, que nace desde nuestro interior.

En karate, Zanshin 残心es el estado de conciencia total. Significa estar consciente del entorno y los enemigos de uno, mientras se está preparado para reaccionar.Es por esa razón que Taisen Deshimaru Roshi definia a Zanshin como “El espíritu concentrado en el gesto”, la quietud dinámica de la que hablábamos antes.

El hecho de que todos los Katas acaben con Zanshin ha hecho que se ahonde en el error de suponer que Zanshin se produce únicamente en el final de los Katas, cuando Zanshin,es, en realidad, un estado de consciencia permanente, aunque hay momentos de condensación del tempo en algunos Kata en los que Zanshin y Yūgen pueden confundirse.

Cada movimiento de un Kata muestra hacia el exterior una imagen de algo que no se explica, y los gestos técnicos y actitudes durante la ejecución del Kata pueden sugerir lo que no se ha dicho o mostrado, que es mucho más profundo que lo que se muestra.

Ello explica que pueda construirse todo un Estilo como Uechi-ryu sobre “sólo” tres Katas, o que un Kata aparentemente sencillo como es Sanchin, pueda responder a la afirmación de “todo esta en Sanchin”. La profundidad inherente, es muchísimo más intensa que lo que se aprecia a simple vista. Eso es Yūgen.

Foto: Alberto Carrasco Casado
Ramon Fernandez-Cid

Author: Ramon Fernandez-Cid

Share This Post On

Submit a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.