Educar si, instruir sí, adoctrinar no.
Abr16

Educar si, instruir sí, adoctrinar no.

He sido testigo de muchos adoctrinamientos, y sujeto pasivo de ellos en lo político, pero quizá sea en la enseñanza del Karate en donde más los he visto. He visto a profesores de Karate novatos que venían con una idea monocorde y estricta de lo que era verdadero y de lo que era falso. Y siempre, lo único verdadero, el único Karate eficaz y tecnicamente posible era el del Estilo que ellos practicaban, ciertamente de una forma fanática. Muchas veces rechazaban el competir con otros, el ponerse a prueba con otros, que al final es lo que significa la palabra japonesa Shiai 試合, esencialmente porque, de esa forma, la superioridad creída y alimentada, jamás puede ponerse a prueba y, de esa forma, puede seguir alimentándose la superchería. Los antiguos en esto hemos asistido a unos cuantos ejemplos de adoctrinamiento de este tipo, y estoy seguro de que recordarán aquel caso de Barcelona, en el que estando en el tatami esperando nuestro turno de combatir, el alumno de aquel renombrado Maestro que obtuvo su titulación conmigo en el 71, se cuadró ante su Maestro (que les hacía pasar una prueba de resistencia a la corriente eléctrica, según el grado al que aspiraban así era el voltaje…) y con gesto muy serio ( ante el cachondeo general de los que allí estábamos) le preguntó : ¿Maestro, puedo fracturar?…..Al final resulta que al que se lo bajaron a la primera de cambio fue a el. También he visto como el «Maestro», con un nivel cultural general bastante mas bajo que alguno de sus alumnos, tenía a estos sometidos a un comportamiento casi servil, incluso fuera del tatami, que los propios alumnos aceptaban encantados. En 53 años que llevo en esto del Karate, y además habiendo sido el Director de la Escuela Nacional de Preparadores, lo que en su día me tuvo viajando por toda España, he visto de todo, y también recuerdo haber comentado este tipo de casos con Enrique Guerra y otros compañeros, como Carlos Valdés, un día de aquellos, entre viaje y viaje a algún Campeonato de Europa. Cada uno explicó casos que conocía de, como los llamábamos nosotros «come cocos». El caso, para mí incomprensible en un profesional de su categoría, de Fernando Torres Baena no es más que otro ejemplo más de adoctrinamiento indecente. Yo tuve la enorme suerte de tener a un Maestro como Yasunari Ishimi, que siempre relativizo las diferencias de Estilo, me enseñó que el Karate es realmente uno, con diversas opiniones e interpretaciones, y que, como Ishimi Sensei me dijo siempre : Todos tienen razón en parte, porque lo que les distingue de otros...

Read More
El método japonés para eliminar el estrés infantil en 5 minutos
Abr12

El método japonés para eliminar el estrés infantil en 5 minutos

En los adultos también puede funcionar El nivel de estrés que enfrentamos en la sociedad actual ha llegado a adquirir proporciones epidémicas. No solo afecta a los adultos sino también a los niños, quienes normalmente se contagian de sus padres. Por desgracia, se trata de un problema difícil de solucionar una vez que se ha arraigado ya que puede terminar convirtiéndose en un patrón de respuesta ante disímiles situaciones. En los niños, el estrés puede causar dolor de cabeza, problemas dermatológicos, vómitos y otras dificultades de salud a largo plazo.   Por suerte, existen diferentes técnicas de manejo del estrés que pueden aliviar o incluso eliminar esa tensión emocional, una de las más interesantes y sencillas se basa en el método de la acupresión, y no solo contribuye a disminuir la ansiedad sino que además mejora el bienestar general. ¿En qué se basa esta técnica? Muchos sistemas de curación antiguos creían en la importancia de la energía del cuerpo para curar las enfermedades. Desde la sabiduría hindú, hasta la tibetana y la de los nativos americanos, todos consideraban que existe una fuerza de energía vital imprescindible para equilibrar nuestro bienestar. Esta antigua técnica japonesa se basa en esa idea, por lo que se trabaja el estrés directamente sobre las manos. Es un método sencillo, rápido y efectivo que no tarda más de 5 minutos y que se puede utilizar con los niños sin problemas. Además, su eficacia ha sido comprobada en un estudio científico publicado en la revista Journal of Holistic Nursing. Investigadores del Kaiser Permanente Santa Rosa Medical Center, en California, le enseñaron esta técnica de acupresión a las enfermeras y midieron su nivel de estrés antes y después de un mes de práctica diaria. Comprobaron que las enfermeras que practicaron esta técnica mostraban “un aumento significativo en la actitud positiva, gratitud, motivación, calma y efectividad de la comunicación, así como una disminución importante en sentimientos como la ira, el resentimiento, la depresión, el estrés y la presión por el tiempo”. También reportaron menos dolores musculares, insomnio y migrañas. Por si fuera poco, esas enfermeras eran más eficaces en su trabajo cotidiano y eran capaces de lidiar mejor con el estrés que esa labor representaba.     ¿Cómo aplicar la técnica? Esta técnica japonesa se basa en la idea de que cada uno de los cinco dedos representa una emoción diferente o un problema de salud. Desde un punto de vista físico, los dedos están relacionados con el corazón, el intestino o los huesos, mientras que desde un punto de vista psicológico están vinculados con diferentes estados, como la tristeza o la confusión. El pulgar ayuda a defenderse de las emociones como la preocupación, la ansiedad y el...

Read More
Los maestros de las artes marciales: Maestros del arte o maestros de la enseñanza?
Abr10

Los maestros de las artes marciales: Maestros del arte o maestros de la enseñanza?

Este es un tema de vital importancia pero que no siempre se asume de la manera adecuada, afectando las acciones que de su comprensión se derivan. Por ese motivo, se analizan por separado y luego se establecen su semejanzas y diferencias. MAESTRO DEL ARTE:En el contexto profesional, desde el punto de vista de la evaluación de las competencias que deben desarrollarse para cumplir con las exigencias que demanda el perfil ideal al que aspira la persona en relación con su desempeño, la maestría fue establecida por Rudik (1989) como la última fase del dominio del contenido a aprender, definiéndola como el: “estado más cercano al perfeccionamiento, en el cual las acciones puedes ser modificadas a conveniencia en cada momento, lugar y situación”. En el mismo contexto profesional, pero desde el punto de vista de la certificación de competencias, el término más relacionado es el de Master en Ciencias (MsC), que constituye un título concedido por universidades en todo el mundo tras la finalización del estudio de postgrado en un campo específico. En cualquiera de los casos antes mencionados se deduce que, ya sea en la evaluación como en la certificación de las competencias; una persona que llega al nivel de maestría es aquella que sobrepasa los estándares promedios alcanzados por sus similares, poniéndolos en ventaja jerárquica. En ese sentido, de manera general, en el contexto de las artes marciales pudiera reconocerse como maestro del arte (además de aquel que culmina el grado de maestría en una universidad); a aquellas personas que, debido al nivel de sus ejecuciones, demuestra ser muy superior al promedio de sus homólogos. Esa tendencia, de manera general, comenzó en Europa a inicios del siglo XX, fundamentalmente Rusia, España, Alemania; y posteriormente Cuba la introdujo en el continente americano. En ese caso se propone una categorización en la cual los deportistas se certifican como Experto, Maestro y Gran Maestro del Deporte; de acuerdo a los resultados competitivos alcanzados. Bajo esos postulados, entre los grandes maestros del deporte pueden incluirse (entre otros) a los multimedallistas olímpicos y/o mundiales Sandra Sánchez, Kiyou Shimitzu, Ryo Kyuna, Rafael Aghayev, José Manuel Egea y Josepa Dudley de Karate; a Teddy Riner, Toshihiko Koga, Ilias Illiadis, Tadahiro Nomura y Yasuiro Yamahita de Judo; a Hwang Kyung Seon, Jingyu Wu, Chu Mu Yen y Servet Tazegul de Taekwondo; a Benny Urquidez de Kick Boxing; etc. En los casos anteriores, y muchos otros que no se incluyen pero que seguramente igualmente lo merecen, han demostrado inobjetablemente que son maestros de su arte, o sea, por el dominio que han alcanzado, son “maestros del hacer”. Pero, sin desmerecer la brillante trayectoria que han logrado (y como...

Read More
La táctica (Key) y la estrategia (Hyoho)
Abr05

La táctica (Key) y la estrategia (Hyoho)

El enemigo debe ignorar donde quiero librar la batalla – Sun Tzu en El Arte de la Guerra La estrategia responde a la pregunta sobre qué debe hacerse en una determinada situación. Establecer un plan de acción propio, interpretar el plan del oponente, tener una orientación del curso que pueden tomar los acontecimientos en el futuro son los principales elementos que forman parte de una estrategia. La táctica contesta a la pregunta de cómo llevamos a cabo nuestros planes e ideas. Calcular con exactitud cada movimiento, encontrar maniobras, combinaciones o recursos para mejorar nuestra posición es competencia de la táctica. La relación entre los dos conceptos es fundamental. No es posible aplicarlos en forma independiente. Sin táctica la estrategia nunca podría concretarse, ya que no encontraríamos el camino para coronar con éxito los planes que diseñamos. Sin estrategia ni lineamientos generales, la táctica no tendría objetivos claros y su aplicación sería errónea. La estrategia (Hyoho) Existen unos principios generales defensivos y ofensivos que, de conocerlos, facilitan la actuación y evolución del combate. Cada una de estas dos estrategias puede materializarse a través de diferentes tácticas pero ateniéndose a las siguientes premisas básicas: La oportunidad no siempre aparece de forma espontánea sino que puede y debe generarse. Hacer lo más fácil. Hacer lo que mas dominamos. Hacer lo que peor domina el adversario. Sorprender(momento), engañar (fintas), o confundir al adversario para facilitar la eficacia de la técnica. Saber atacar y provocar la acción en el adversario (tácticas ofensivas). Saber contraatacar y anticiparse ( tácticas defensivas). Saber presionar (ofensiva sin ataque ) y evadir (defensiva sin defensa). Saber mantener la distancia correcta según las características del otro. Dominar los distintos tipos de distancia que favorecen las acciones técnico-tácticas. Saber utilizar el espacio de combate. Saber utilizar el tiempo. Conocer y dominar el ritmo propio y el del adversario En combate existen dos estrategias básicas: SENTE Iniciativa. Un movimiento de Sente puede ser contestado por el oponente y por lo tanto hace que el individuo que lo hace lleve la iniciativa con unas características que favorezcan el logro de su objetivo. GOTE No llevar la iniciativa, dejar que la lleve el adversario, lo opuesto de Sente Ataque (Kake Waza) Ichibyoshi-waza Atacar directamente de una sola vez y con determinación. Katsugi-waza Desorientar al adversario para entrar en su guardia o distancia, mediante fintas, amagos, acortamiento de distancia etc. Damashi-waza Ataque siguiente a una finta . Kyo-waza Se basan en interrumpir un golpe a la mitad de su ejecución para terminarlo como otro tipo de golpe, por ejemplo cargamos y empezamos el golpe como si fuéramos a hacer maegeri y lo terminamos como mawashi. Kyo-jutsu-waza Comenzar por atacar...

Read More
Esto también pasará
Abr01

Esto también pasará

Hubo una vez un rey que dijo a los sabios de la corte: – Me estoy fabricando un precioso anillo. He conseguido uno de los mejores diamantes posibles. Quiero guardar oculto dentro del anillo algún mensaje que pueda ayudarme en momentos de desesperación total, y que ayude a mis herederos, y a los herederos de mis herederos, para siempre. Tiene que ser un mensaje pequeño, de manera que quepa debajo del diamante del anillo. Todos quienes escucharon eran sabios, grandes eruditos; podrían haber escrito grandes tratados, pero darle un mensaje de no más de dos o tres palabras que le pudieran ayudar en momentos de desesperación total. Pensaron, buscaron en sus libros, pero no podían encontrar nada. El rey tenía un anciano sirviente que también había sido sirviente de su padre. La madre del rey murió pronto y este sirviente cuidó de él, por tanto, lo trataba como si fuera de la familia. El rey sentía un inmenso respeto por el anciano, de modo que también lo consultó. Y éste le dijo: – No soy un sabio, ni un erudito, ni un académico, pero conozco el mensaje. – Durante mi larga vida en palacio, me he encontrado con todo tipo de gente, y en una ocasión me encontré con un místico. Era invitado de tu padre y yo estuve a su servicio. Cuando se iba, como gesto de agradecimiento, me dio este mensaje (el anciano lo escribió en un diminuto papel, lo dobló y se lo dio al rey). – Pero no lo leas -le dijo- mantenlo escondido en el anillo. – Ábrelo sólo cuando todo lo demás haya fracasado, cuando no encuentres salida a la situación. Ese momento no tardó en llegar. El país fue invadido y el rey perdió el reino. Estaba huyendo en su caballo para salvar la vida y sus enemigos lo perseguían. Estaba solo y los perseguidores eran numerosos. Llegó a un lugar donde el camino se acababa, no había salida: enfrente había un precipicio y un profundo valle; caer por él sería el fin. Y no podía volver porque el enemigo le cerraba el camino. Ya podía escuchar el trotar de los caballos. No podía seguir hacia delante y no había ningún otro camino. De repente, se acordó del anillo. Lo abrió, sacó el papel y allí encontró un pequeño mensaje tremendamente valioso. Simplemente decía: – esto también pasará. Mientras leía estas palabras sintió que se cernía sobre él un gran silencio. Los enemigos que le perseguían debían haberse perdido en el bosque, o debían haberse equivocado de camino, pero lo cierto es que poco a poco dejó de escuchar el trote de...

Read More
¿Quién dijo, envejecer? (5 de 10) Avatares de la vida.
Mar31

¿Quién dijo, envejecer? (5 de 10) Avatares de la vida.

1. TODO ES COSA DEL TIEMPO QUE PASA y,…PASA. “Solo se vive el presente, el pasado nunca vuelve y el futuro no existe en el presente”. Cuando se produce un acontecimiento, y lo recuerdas en el presente, puedes sentirlo con melancolía o con alegría, pero lo haces siempre en el presente. Lo acontecido lo “revives” en la memoria, pero nunca en la realidad. Con la experiencia de los años, descubres que el miedo que producen los malos recuerdos te hacen actuar en situaciones del presente para que no se repitan o, si han sido gratos momentos, perpetuarlos en el futuro para que se repitan. Ahí estamos todos; entre la melancolía y la esperanza. Y en ese oleaje de emociones intentamos navegar en la orilla del rebalaje, arriba…abajo y otra vez arriba. Mirar un rato la orilla del mar y comprenderéis de lo que hablo. Las olas de la orilla no pueden ir muy lejos tierra adentro y regresan siempre al mar, el ser humano hace lo mismo, sube y baja como una ola rompiente, pero él siempre vuelve al mismo sitio; a si mismo. Los años te ponen en tu sitio. Si durante toda tu vida no has logrado entender que todo sucede, POR QUE TIENE QUE SER A SI, entonces vivirás en un estado de continua ansiedad debatiéndote entre la melancolía y la falsa esperanza de un futuro mejor. Me dirás, “pero hombre, ¿qué futuro mejor si ya soy un viejo?, la vejez es una mierda”. Es verdad, pero solo si la comparas con la juventud. Si le das una patada y la aceptas como venga, entonces vivirás la mejor de las experiencias; sacando de lo mucho o poco que te quede el mayor partido. Cuando te quejas de la edad que tienes sufrirás el doble; sufrirás por la queja y sufrirás por la edad. Esto se llama “tontería”. El viejo tiene la posibilidad de saber que, “todo tiene que ser así “. Es, la SABIDURIA de la experiencia. La queja crónica son surcos hacia la frustración. No pierdas el tiempo en el recuerdo melancólico de las fotos de color sepia y vive el presente con la ilusión de vivirlo resolviendo lo inmediato, pero con decisión, con prestancia, con inmediatez, con alegría, con responsabilidad, con limitaciones…con sabiduría. El sabio se hace amigo del tiempo. 2. LAS COSAS NEGATIVAS FORMAN PARTE DE LA VIDA. PREVENCIÓN. El dolor para un joven, es una tragedia y sin embargo lo buscan ávidamente con deportes letales y después se preguntan; “¿cómo me puede pasar esto a mi si solo tengo 30 años?”, “si vivo sin peligro, siento que no vivo”, “necesito emociones peligrosas...

Read More