¿Es el bunkai realmente necesario?

¿Es el bunkai realmente necesario? Si uno estudia Karate simplemente para ponerse en forma o realizar katas en competiciones, el bunkai puede parecer una pérdida de tiempo. (Por Charles C. Goodin )

Tras unos cuantos años de entrenamiento, la mayoría de estudiantes de Karate“conocerán” varios katas. Por descontado, hay un mundo de diferencia entre ser capaz de simplemente ejecutar los movimientos de los katas y comprenderlos verdaderamente. Bunkai significa literalmente “separar” o “desglosar” (“bun“) y “entender” (“kai“). Bunkai de kata significa desglosar los movimientos del kata y estudiar sus aplicaciones prácticas.

¿Es el bunkai realmente necesario? Si uno estudia Karate simplemente para ponerse en forma o realizar katas en competiciones, el bunkai puede parecer una pérdida de tiempo. Lo que cuenta es que se vea bien (como se define en las reglas de competición), en particular para los jueces y para el público.

Del mismo modo, el bunkai no es realmente necesario para los alumnos interesados únicamente en kumite (combate). ¿Por qué? Porque en kumite sólo las aplicaciones más básicas. Una vez leí un folleto de un torneo celebrado aquí en Hawái. Había una lista de técnicas no permitidas en la competición de kumite, cosas como: tirar del pelo, meter los dedos en los ojos, retorcer articulaciones, estrangular, proyectar, patadas a la ingle, etc. ¡Eran todas las mejores técnicas!

El kumite con reglas limita la pelea. El kata sin bunkai no tiene nada de pelea. Y si uno sólo puede dar patadas, golpes de puño, y bloquear, el Karate ofrece muy poca ventaja. Una persona más grande y más fuerte probablemente puede dar patadas, puñetazos y bloquear más fuerte, incluso sin ningún entrenamiento en artes marciales. Únicamente a través de un estudio adecuado del bunkai, el kata puede utilizarse realmente para defensa personal.

Así que, ¿qué pasa si nunca has aprendido bunkai? No te sientas mal, no eres el único.

Antes de 1900, el Karate se enseñaba en privado, normalmente sólo a uno, dos, o a unos pocos alumnos. Incluso grandes profesores como Anko Itosu tenían relativamente pocos alumnos. Estos eran alumnos “privados” que a menudo entrenaban con un profesor para toda la vida. Tales alumnos, después de aprender los movimientos y secuencias del kata, también aprendían los significados. El término “bunkai” puede que no se utilizara. El estudio de aplicaciones era una parte esencial del proceso de aprender kata. El hincapié en “bunkai” como una materia distinta sólo llego a ser necesario cuando el estudio de las aplicaciones fue reducido o eliminado por completo.

Cuando el Karate se enseñó en público, primero en las escuelas públicas en Okinawa y posteriormente en universidades y escuelas en las islas principales de Japón, los profesores de repente tuvieron que arreglárselas con grupos grandes. En lugar de entrenar con un profesor para toda la vida, los alumnos entrenaban durante únicamente unos cuantos años, o incluso sólo un único trimestre. En tan poco tiempo, los profesores sólo podían enseñar la forma más básica de Karate. Y sin conocer personalmente a cada alumno (y a su familia) durante muchos años, un profesor podía ser reacio a enseñar ciertas aplicaciones de técnicas peligrosas.

No debería resultar sorprendente el hecho de que a los alumnos privados (aquellos que entrenaban en casa del profesor o incluso en la tumba familiar) y a los alumnos públicos (aquellos que por lo general entrenaban en las escuelas) se les enseñara de manera diferente. Ahora llevemos esto hacia delante unas cuantas generaciones. Pronto, generaciones enteras de alumnos aprenderían Karate sin estudiar aplicaciones, ¡y después se convertirían en profesores!

No es posible describir aplicaciones reales de kata en este artículo, tampoco sería apropiado hacerlo – el medio impreso significa que no conozco personalmente al lector y no puedo dar fe de su carácter. Además, yo sólo sé lo que sé en mi etapa de entrenamiento. Pero aquí van algunas ideas generales sobre bunkai que puede que sean útiles para los principiantes.

Perdido en la Traducción

Los katas son secuencias de técnicas, supuestamente aquellas que el creador (o modificadores) del kata encontraron particularmente efectivas. Hoy conocemos los nombres de los katas y los nombres de cada técnica y posición presente en el kata.Fukyugata Ichi (creado por el fundador del Matsubayashi-Ryu Shohin Nagamine en 1940), por ejemplo, empieza con una parada descendente con la izquierda (gedan baraigedan uke) en zenkutsu dachi de izquierda, seguido por un golpe de puño al medio con la derecha (chudan tsuki) en shizentai dachi de derecha. Vea: The 1940 Karate-Do Special Committee: The Fukyugata “Promotional” Kata. ¿Puede visualizarlo?

¡Eso ha sido una trampa! Una vez los movimientos de un kata se identifican como técnicas específicas, los significados se hacen fijos. Una “parada” tiene un cierto significado, al igual que un “golpe de puño“. Una posición tiene una cierta configuración y distribución de peso. Un proceso dinámico se reduce a una serie de fotografías fijas.

Asumimos que las técnicas y los movimientos siempre han tenido nombres. Es muy poco probable que los profesores del pasado verbalizaran o anotaran tales cosas. Demostraban las técnicas y decían “así“. El alumno le seguía y por lo general no hacía preguntas. Si el alumno pedía alguna aclaración, el profesor a menudo contestaba: “Ya lo he dicho, así“. Es poco probable que el profesor entrase en detalles verbalmente.

Las palabras se hicieron particularmente necesarias cuando se empezaron a escribir libros sobre Karate en la década de los 1920s. Cada técnica tenía que nombrarse para acompañar a la imagen o fotografía adecuada. A menudo los nombres eran simplemente descriptivos o inventados. Si el profesor mostraba un golpe de puño a la cara, el autor (en su idioma) puede que utilizase el término “golpe de puño a la cara“. O puede que utilizase “golpe de puño a nivel alto” o “golpe de puño ascendente“. Pero lo más probable es que su profesor no utilizase ningún término (excepto “así“).

Pero, un momento. Supongamos que en lugar de simplemente golpear con el puño, el profesor en realidad clavase los dedos en los ojos del agresor, cerrase los dedos, y continuase la acción con un golpe de puño. ¿Debería escribirse eso? Quizá el autor del libro dejaría fuera el ataque a los ojos porque no es muy adecuado para los lectores en general (no podemos permitir que los niños vayan por ahí clavando dedos en los ojos). Una técnica tan espantosa podía ofender al editor (que probablemente pensara que elKendo era un arte más noble). Los profesores de Karate durante ese periodo tenían que superar los extendidos prejuicios y la desinformación acerca de su arte. Además, ese aspecto de la técnica podía ser practicado por los alumnos avanzados del profesor que en realidad no necesitaban un libro en cualquier caso.

Elecciones de editorial aparte, el acto mismo de dar nombre a las técnicas presenta un peligro muy real de limitarlas en términos de ejecución y aplicaciones. Mi sensei, Katsuhiko Shinzato, es profesor de lingüística en Okinawa. Aunque posee tanto un japonés como un inglés fluido, y es un reconocido experto en lingüística, se resiste a cualquier petición de etiquetar técnicas o procesos de dinámica corporal. “Para que el cuerpo se mueva libremente,” dice, “la mente no debe estar fija“.

Una vez das nombre a una técnica, la limitas, limitas su ejecución y sus potenciales aplicaciones.

Significados Ocultos

Esto es una continuación de lo anterior. Volvamos a pensar en clavar los dedos en los ojos y en el golpe de puño a la cara. Puede que el profesor enseñe eso de manera privada. En público, puede que sólo muestre el golpe de puño, y entonces puede que sea al pecho (para no parecer tan brutal). Sus alumnos cercanos entenderían lo que ha hecho, pero el público se marcharía con un significado superficial.

La manera en la que el profesor ejecutaba el kata a menudo dependía de quién estuviese observando. Esto no es mera especulación. Muchos movimientos de los kata, los que tenemos hoy, son las versiones públicas y reducidas. Tomemos los katas Pinan, por ejemplo. Estos katas fueron diseñados específicamente o alterados a partir de katas anteriores para el público en general. Ocurre lo mismo con Fukyugata Ichi. Incluso katas más antiguos se hicieron asépticos. Las técnicas de mano abierta fueron reemplazadas por golpes de puño. Las patadas con los dedos de los pies fueron sustituidas por patadas utilizando el balón del pie.

Asumamos por un momento que estoy en lo cierto. Si heredamos katas simplificados, ¿qué clase de bunkai practicaremos? Un golpe de puño al pecho o a la cara puede que no sea tan efectivo como simplemente meter los dedos en los ojos. Hablaremos sobre cómo tratar esto posteriormente en este artículo.

Un Golpe de Puño es una Parada: Una Parada es un Golpe de Puño

Probablemente han escuchado esta frase. Un golpe de puño puede ser también una parada. Una parada puede ser también un golpe de puño (o simplemente un golpe). Esto es cierto en un sentido mecánico básico. Si alguien lanza un golpe de puño hacia tu cara, puedes bloquearlo lanzando tú un golpe de puño hacia su cara. Tu golpe de puño interceptará el brazo del agresor, bloqueándolo de este modo.

Cada Movimiento Tiene Muchos Significados

En un sentido más amplio, un golpe de puño puede ser mucho más que una parada. Lo mismo es cierto para una parada. Casi cualquier técnica puede ser utilizada de diversas maneras. Rick Clark escribió un libro titulado “75 Down Blocks: Refining Karate Technique” (75 Paradas Bajas: Perfeccionando la Técnica de Karate) (Tuttle Publishing, 2003). Si una simple parada baja puede tener al menos 75 significados, ¿cuántos significados pueden encontrarse en un kata que consta de muchas técnicas distintas?

Una Pulgada, Cinco Significados

Mi primer profesor de Karate (Kenpo Karate) fue Florentino S. Pancipanci. También enseñaba Tai Chi y Gung Fu (además de Escrima, que yo no aprendí). Solía decir que para cada pulgada de movimiento de un kata, había al menos cinco significados. Correcto, he dicho cada pulgada. Y él lo demostraba.

Grappling (lucha/forcejeo)

Aquí es donde se pone realmente interesante. Cuando los movimientos del kata se hicieron públicos, lo primero en desaparecer fue el elemento de grappling. Esto parece ser particularmente cierto en sistemas basados en Shorin-Ryu. El Goju-Ryu se desarrolló después y el grappling parece no haber sido suprimido del kata.

Sin embargo, en muchos sistemas, la manipulación de articulaciones y las técnicas de grappling fueron eliminadas o cambiadas por paradas. De esta manera, una parada puede no sólo ser también un golpe de puño, puede ser también una inmovilización de articulación o una proyección. De hecho, para muchos profesores de Karate, estas son las aplicaciones más probables. Pero si ejecutas una parada con la dinámica corporal de una parada, puede que no funcione correctamente como una proyección. Las paradas funcionan deteniendo o desviando un ataque. Las proyecciones requieren un proceso completamente diferente de interceptar y desviar el impulso del atacante. Tienes que saber qué estás haciendo (parar o lanzar) para poder hacerlo correctamente.

Cuando Kentsu Yabu vino a Hawái le preguntaron cuál era la diferencia entre Karate (que entonces significaba “Mano China“) y Ju Jutsu. Su respuesta fue extraordinaria. Pensemos por un momento en el Ju Jutsu. Su programa de estudios es extenso. Yabu respondió que el Ju Jutsu era sólo un 10% del Karate. Esto fue más que una simple fanfarronada. Hoy sabemos que el Karate anterior al sistema público escolar tenía un exhaustivo elemento de grappling, a menudo denominado Tegumi o Tuite.

En otras palabras, un karateka de la vieja escuela podía asestar golpes de puño como un boxeador, proyectar como un judoka y manipular articulaciones como un experto enJu Jutsu. En mi opinión, el arte más cercano al Karate es el antiguo Aikido. Si Yabu Sensei estaba en lo cierto, un experto en Karate debería conocer a groso modo todas las técnicas de Aikido.

 

Fuente: “The Why of Bunkai: A Guide For Beginners

Traducción al español: Víctor López Bondía [Con la autorización de Charles C. Goodin]

Charles C. Goodin

Author: Charles C. Goodin

Share This Post On

4 Comments

  1. Avatar

    Muy interesante este estudio que complementa perfectamente todos los puntos de vista y formas de practicar.

    Un saludo de tu amigo JESUS

    Post a Reply
    • Avatar

      Lo interesante es abrir las perspectivas de entendimiento e interpretación de lo que hacemos y como lo hacemos.
      Un abrazo Jesús.

      Post a Reply
  2. Avatar

    MAS QUE EL AIKIDO, EN LA PRÁCTICA A MI PARECER ES COMPLEMENTO IDEAL AIKI JUJUTSU Y JUDO..AMM.SALUDOS

    Post a Reply
    • Avatar

      En toda práctica si vas al origen encontrarás muchas respuestas. Un saludo Mauricio

      Post a Reply

Responder a admin Cancelar respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.