Etiqueta de conducta para asistir a un dojo en Japón desde países externos.(1ª parte)

Las Artes Marciales en Japón son parte esencial de la cultura del país. Su trascendencia ha traspasado todas las fronteras generando un gran impacto y difusión en el mundo entero.

Imagen Mahir Özkan

Debido a esto, cada vez son más las personas que acuden al país nipón para la práctica y estudio de las diferentes Artes Marciales japonesas. Algunos vienen de forma continuada para entrenar con el Maestro elegido, o el que le ha acogido, para recibir sus enseñanzas. Otros vienen por turismo y, una vez aquí, deciden probar y asistir a algunas clases en algunos de los “Dojo Tour”, montados para mostrar el Budô japonés.

Hay, ciertamente, un “turismo de Budô” que viaja a Japón para aprender directamente de Maestros japoneses con cierto prestigio en el extranjero.

Hay muchos grandes Maestros, no reconocidos en el exterior porque no han querido salir nunca, por todo el país y en todas las disciplinas; pero es más cierto, que son las disciplinas de Gendai budô 現代武道,“Artes Marciales modernas” las que engloban la lista por ser las más conocidas.

Tal como me ha sido solicitado por muchos, intentaré explicar “cómo actuar” o “comportar” cuando se viene a practicar Artes Marciales en Japón. “Debéis disculparme” ya que, para mí, esto no es fácil de explicar, pues en nosotros está en nuestra naturaleza y en la forma educacional desde que nacemos; es un sentimiento natural. Algo que no es así en otras culturas.

¡Voy a hacer lo mejor posible!
Tener en cuenta que no es lo mismo viajar como turista por placer, conociendo y disfrutando del país, que viajar para estudio o práctica de Artes Marciales.
A lo expuesto aquí en modo general, debe tenerse en cuenta las normas o reglas de cada Dojo y de cada disciplina marcial.

Cada Maestro tiene su propio protocolo específico de su escuela. Hay algunas ligeras diferencias en formas de proceder o en los saludos según el Arte Marcial.

La etiqueta de conducta y cortesía general en el Budô (salvo pequeñas variantes), hace referencia a las siguientes pautas de comportamiento:
Lo primero a hacer, desde cualquiera de los países externos, es contactar con el Dojo o los Dojo que se quiere visitar, a través del representante regional del Arte Marcial que se trate o del Sensei del Dojo solicitante de donde se procede. De no ser esta la fórmula elegida, deberá tenerse un “contacto o conocido” de ese Dojo japonés que se quiere visitar; siendo este contacto el que realizará la petición y trámites mediando en su nombre.
Debe proporcionarse claramente la fecha del viaje con antelación y esperar la respuesta. No haga en otra forma, pues no es de buen gusto presentarse en un Dojo por sorpresa.

Es muy posible que sea rechazado por esta forma de proceder. También debe exponer sus intenciones durante su estancia; esto es: si se desea asistir además a algún evento que está programado, si desea asistir a todos los entrenamientos o a una parte de ellos, si se desea solicitar la realización de examen de grado (aportando justificación detallada del último grado obtenido y una corta exposición de su trayectoria hasta ese nivel), así como todo aquello que considere importante comunicar.

En caso de solicitar examen de grado, si es su primera vez, recomiendo que, en la solicitud, exprese y desarrolle el motivo por el que quiere ser examinado por ese Sensei de ese Dojo exactamente, dejando una amplitud de criterio abierta a opinión del Maestro. Esto es en caso de no venir con el Sensei del Dojo de origen ya que, en esta circunstancia correcta, es su Sensei quién se ocupa de tramitar todo directamente, pues conoce el protocolo adecuado del Arte Marcial correspondiente.

Otro tema importante es la etiqueta en el Dojo:
Debe conocer con antelación las normas o reglas de ese Dojo, como: con qué antelación debe llegar a cada clase, pues la puntualidad es primordial, al igual que no debe ausentarse sin motivo importante. Faltar a la clase se consideraría “falta de respeto y de honor” al favor que se le otorga.

En su primer día y haciendo acto de presentación es costumbre asistir con un regalo para el Sensei o cuantos dirijan ese Dojo. Esto forma parte del código de conducta ética establecido en la sociedad japonesa. Y es una buena forma de presentar sus respetos y agradecimiento por ser recibido.

Como guía, puedo decir que son muy apreciados: productos típicos del país de origen (consultar aduanas antes), un buen vino del lugar, pinturas características o realizadas expresamente, un objeto que tiene algún significado especial o un instrumento musical típico de la cultura de origen, una camiseta con una serigrafía de un dibujo o su imagen grabada con su nombre o el de la escuela, etc. Realmente, cualquier regalo es válido si se realiza desde el corazón y esto se transmite.

No es más importante “el valor del regalo” sino el “feeling”, el sentimiento y el “acto de presentación del momento”. Deje ver esto cuando haga entrega de su presente.

Para entregarlo debe hablar con el asistente de la clase o el Senpai y éste le indicará el momento de hacerlo. Debe seguir siempre las reglas y dejarse corregir si comete errores. Pero se debe tener en cuenta que “una vez” está bien; “segunda vez” mismo error indicará que no aprende o que no se deja ayudar; esto hará pensar que enseñarle es una pérdida de tiempo. Que estén por usted es una buena señal de aceptación por lo que debe mostrar su humildad y agradecimiento en cada ocasión.

Algo, también importante, es el aspecto y aseo personal, así como el cuidado de su Keikogi o Dogi, manteniendo aireado, limpio y de buena caída en cada sesión de entrenamiento, así como el cuidado de sus uñas de manos y pies (detalle importante en que fijan mucho los japoneses).

Se debe pensar en lo que significa un Dojo japonés. Originalmente, este lugar era parte de un santuario o un gran anexo a la casa del Maestro. Por esta razón es habitual que, al entrar en el Dojo, nos encontremos en frente un pequeño santuario o templo al que debemos saludar y reverenciar siempre.

“Es la casa del Sensei, ese lugar sagrado, donde todos los discípulos acuden a recibir sus enseñanzas y él acoge a todos en confianza de saber guardar y recibir su Do”. ¡Esto se debe considerar en máximo respeto!
Al entrar, hay un lugar determinado para dejar el calzado antes de proceder al interior, 玄関, Genkan.

En los Dojo se cuenta mucho a los iniciados que el samurái siempre se descalzaba al entrar en un recinto y colocaba sus sandalias cuidadosamente a la entrada, una al lado de la otra y apuntando hacia la salida; ésto era porque el samurái se mantenía en alerta constante y preparado siempre para moverse rápidamente si era necesario. También se dice que un Sensei puede saber cómo se siente un estudiante por la forma cómo deja su calzado a la entrada… Se debe demostrar respeto a la escuela y a los compañeros “no obstaculizando nunca el paso”.

Cuando se juntan muchos porque unos finalizan y otros están llegando, o porque hay un gran número de estudiantes, debe mantener la calma y esperar su turno, así como dar prioridad a los estudiantes mayores o más
avanzados.

¿Por qué todo esto es importante? Porque cómo se actúa y se siente al entrar al Dojo afectará al entrenamiento y a cómo perciben los demás esos sentimientos, ya que pueden causar también que las relaciones se vean afectadas por la simple conducta inadecuada.

Una vez dentro del Dojo, no olvide saludar (reverencia con inclinación) a la pared frontal Shomen (正面), donde se encuentra ubicado el Kamiza (上座) y el Kamidana (神棚). Debe observar a los demás, tomar nota y hacer lo que ve hacer a los otros. Es una gran oportunidad para aprender. Debe pensar que, con la práctica, uno comienza a encontrarse más calmado y se debe sentir como algo único y especial ese momento, en ese lugar singular.

Mantenga en su mente y en su espíritu buenos pensamientos desde el inicio, desde que se coloca el Keikogi, prestando atención y sintiendo que viste para esa experiencia, con respeto y dignidad. Salude en todo momento a todo el que pase o se coloque a su lado. Una vez que compruebe que su “gi” o uniforme está perfectamente colocado y su “obi” o cinturón está bien atado, diríjase al tatami y observe donde debe situarse.

Observe si puede realizar algún tipo de preparación del cuerpo mientras se espera al Sensei (aquí atención especial pues hay lugares que no permiten hasta la llegada del Sensei y otros que debe hacerse antes de entrar el Sensei).

De ser así caliente y mueva bien los dedos de sus pies y manos, cintura, espalda, piernas hombros, cuello, etc. ¡Evite lesionarse durante el entrenamiento! También es importante mostrar siempre una leve sonrisa de felicidad o bienestar en su rostro durante toda la clase.

Al llegar el Sensei debe interrumpir cualquier cosa que esté haciendo de inmediato, ya sea que entrene o esté hablando…; ocupe su lugar y salude como ve hacer al resto.
Siga el orden y sea siempre cortés y respetuoso, pues esto es lo que distingue a las Artes Marciales además de formar parte de la educación y los rituales de la cultura japonesa.

A saber que la ETIQUETA es una norma de conducta social; la CORTESÍA forma parte del comportamiento humano, del individuo, de acuerdo a las normas de etiqueta; el RESPETO es la consideración a la persona o símbolo y el SALUDO es un acto mediante el cual los individuos muestran respeto entre sí, o a un símbolo.

En la segunda parte, explicaré los saludos y términos a considerar junto a las formas correctas de proceder dentro de un Dojo japonés a la hora de realizar el entrenamiento.

Haru Yoshida

Author: Haru Yoshida

Share This Post On

1 Comment

Responder a Carlos Pastor Cancelar la respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Acepto las cookies que pueda usar esta web para su correcto funcionamiento.    Más información
Privacidad