Antonio Oliva Seba

Fecha de nacimiento: 16 de Febrero de 1948

Lugar de nacimiento: Lloret de Mar (Gerona)
Residencia: Madrid
Estilo: Shotokan

Profesión: Coach Internacional

Grado: 9º Dan F.E.K.

 

1948-1958, de 1 a 10 años

Nace el día 16 de febrero de 1948 en Lloret de Mar (Gerona).

A.Oliva0Cae enfermo al año de nacer lo cual le obliga a guardar cama durante un período largo de tiempo. Aprende a caminar por segunda vez a los seis años de edad y debe utilizar un corsé metálico para mantenerse en pie.

Aprende de la agreste naturaleza que le rodea; la montaña y el mar le atraen con más fuerza que la escuela.

1958-1966, de 10 a 18 años

Cursa el bachillerato elemental en el Seminario-Colegio de Santa María del Collell entre 1959 y 1963.

Entra en contacto con el deporte escolar destacando en tenis de mesa, hockey sobre patines y fútbol. Brilla con luz propia dentro de todo tipo de actividad bien sea individual o colectiva.

Se inscribe en un curso de “Judo y Jiu-Jitsu” por correspondencia y empieza a entrenar de forma autodidacta.A.Oliva1

1966-1974, de 18 a 26 años

Va a Madrid a estudiar Hostelería y Turismo volviendo regularmente a Lloret para ayudar a sus padres.

Termina el bachillerato superior en el Instituto Cardenal Cisneros y se matricula en Filosofía y Letras.

Aprende Hapkido con el Maestro Yong Hoon Cho quien será su profesor durante siete años consecutivos. Compagina la práctica del Hapkido con la de Taekwondo bajo las directrices del maestro Jae Won Kim.

Participa en competiciones de Karate (1970-1075) representando a España y ejerciendo de Capitán de la Selección.

A.Oliva21974-1994, de 26 a 36 años

Abandona los estudios de Filosofía y Letras para dedicarse de lleno a la práctica de las Artes Marciales. Ocupa el cargo de Director Técnico y Seleccionador Nacional de Karate desde el año 1975 al 1980.

Contrae matrimonio con Carmen Piferrer el día 19 de marzo de 1977 de cuya unión nacen 5 varones.

Dirige y enseña durante 20 años en su propia Escuela de Artes Marciales sita en Bravo Murillo 160 de Madrid.

Expande el Karate-Do por todo el mundo intentando elevar este Arte Marcial al rango de Ciencia. Funda el CICAC junto con sus compañeros Fernando Torres y Jesús Navarro. Investiga a fondo la competición de “Kumite”. Publica: Formalización del Karate Deportivo; Enciclopedia de las Artes Marciales; “Kata”, Revista científico-deportiva; vídeo, Aprenda Artes Marciales, y la Táctica en el “Shiai-Kumite”.

1994-2002, de 36 a 54 años

Da un cambio a su vida estableciendo un orden de prioridades claro y firme: primero, El Padre-Dios; segundo, la Familia, y tercero, el Trabajo.

Tiene la firme convicción de que El Padre no necesita intermediarios para relacionarse con sus Hijos toda vez que se mantiene respetuoso hacia otras formas de pensar.

Afronta sus compromisos desde una óptica universalista.

Se desvincula del Gimnasio de Madrid y de muchas otras actividades para dedicarse de lleno a expandir sus conocimientos por todo el mundo.

Fundamenta sus enseñanzas en que “alma, cuerpo y espíritu deben moverse al mismo tiempo y en la misma dirección”, éste es el contenido principal de su mensaje. Otorga a cuanto hace grandes dosis de humanismo y espiritualismo.

 

UNA VIDA REPLETA DE CONTRASTES

Vine al mundo en un rincón del Mediterráneo donde la vida, la luz y el color se manifiestan con todo su fulgor. En esta parte de la A.Oliva4geografía española, la montaña y el mar comparten acantilados altivos y playas apacibles toda vez que una cúpula, ora azulada ora estrellada, contribuyen a dar al lugar su bellísimo nombre, “Laurel bañado por el Mar” (Lloret de Mar.) Allí nací, allí crecí y allí pasé mis años mozos. Sus tierras me enseñaron a guerrear y sus gentes a convivir y a amar.

Yo era de carácter tímido y de inteligencia limitada amén de huérfano de cualidades de valer, lo cual provocaba el que a mi padre le costara mucho dar valor a nada de lo que yo hacía mientras que mi madre lo recibía todo con inmensa ternura y benevolencia.

Quizá la nota discordante de aquella ajetreada infancia haya que buscarla y encontrarla en mi precaria salud. La polio y la tuberculosis, en complicidad con otras enfermedades de curación igualmente compleja, la habían tomado conmigo y no se apartaban de mí ni de noche ni de día…

A.Oliva3Por prescripción facultativa fui internado en un colegio de montaña dirigido por religiosos. El choque fue brutal. Pasé de manejar el espacio y el tiempo a mi antojo a tener que supeditarme a las rígidas normas de un seminario-colegio a la antigua usanza. ¡Cómo envidiaba yo el revoloteo de las palomas torcaces en el bosque!. Si bien es cierto que mi espíritu acusó la falta de libertad y se sintió vivamente afectado por la pesada losa de los dogmas. Para colmo, el estudio se me hacía no sólo aburrido, sino costoso y fastidioso. El deporte era mi único aliado, tan sólo los recreos y los tiempos de ocio me resultaban atractivos y reconfortantes. Por no contrariar a quienes todo lo daban por mí, yo aceptaba sumisamente aquel suplicio…

Por aquel entonces, un amigo muy íntimo me habló de una forma secreta de combate llamada Karate. “En el puerto de Barcelona, la policía naval americana resuelve toda clase de conflictos con técnicas de Karate”, me dijo y se recreaba relatándome proezas (de las que circulaban por la ciudad condal) recargándolas de fantasías. Yo le escuchaba extasiado… ¡esto es lo que quiero aprender! Y se despertó en mi un interés enorme en dichas técnicas. Empecé a ver molinos de viento por todas partes y a imaginar batallas que sólo existían en mi volátil imaginación. Inscribirme en un curso de “Judo y Jiu-jitsu” por correspondencia y practicar por mi cuenta y riesgo fue todo uno. Eran mis primeros intentos por aprender algo muy mío y nada deje en casa. Hubo que pasar algún tiempo para que me diera cuenta de que Lloret debía seguir su camino y yo el mío. Entonces decidí desplazarme a Madrid con la excusa de estudiar Hostelería y Turismo y, a su vez, intentar aprender aquellas técnicas secretas de combate que tanto me atraía.

Cuando pisé por primera vez el gimnasio Fujiyama de Madrid supe que estaba donde debía, fue como un flechazo a primera vista. Corrían tiempos difíciles y debía moverme con discreción pues la lucha entre “obligación-devoción” y “tradición-modernidad” era grande en mi y en el entorno, obligándome a tomar decisiones rápidas e importantes tanto para mi como para mis progenitores…

A.Oliva6Las primeras clases de Hapkido fueron agotadoras. Venga repeticiones; venga patadas y puñetazos en todas direcciones; venga caídas, llaves y proyecciones; venga golpes al saco y a la madera; venga combates contra uno, dos y tres adversarios; venga defensas contra palo, cuchillo o cualquier otro instrumento; venga poner a prueba los límites del cuerpo. Llegaba a casa exhausto. Al día siguiente volvía al gimnasio con fuerzas renovadas y nunca faltaba a clase, si acaso repetía dos o más clases dentro de un mismo día. Poco a poco. Muy lentamente, mi cuerpo y mi mente fueron adaptándose y superando todo tipo de barreras dando pie a que los primeros cinturones hicieran su aparición de forma natural y lógica. Mi profesor estaba encantado conmigo y yo con él. Cuando tuve una buena base en Hapkido, empecé a aprender Kendo y Taekwondo. Aquel ambiente, a caballo entre lo místico y lo guerrero, me fascinaba…

Mi primer encuentro con el Karate fue con motivo del 1.er Campeonato de España que se celebró en el INEF de Madrid. El destino quiso que yo ganara los cinco primeros títulos nacionales y, sin proponérmelo expresamente, me convirtiera en un ídolo para muchos practicantes. Por aquel entonces el Karate español estaba dividió en dos grandes facciones –Karate Coreano y Karate A.Oliva5Japonés- la rivalidad era grande y los combates duros. La palabra de los “maestros” era ley por el solo hecho de ser orientales. A aquellos Campeonatos de España le sucedieron otros tantos de Europa y del Mundo, clasificándome subcampeón de Europa en una ocasión y obteniendo un quinto puesto mundial en otra. Así fue como pasé de una práctica totalmente silenciosa y anónima a verme inmerso en el fascinante mundo de la competición deportiva con todos los “pros” y los “contras” que ella conlleva.

Yo me sentía luchador que no competidor, ello propició el que pronto dejara la competición y me centrara en otras cosas, tales como, enseñar, investigar, publicar, etc…

Al poco de dejar la competición fui nombrado director técnico del Dpto. de Karate dentro de la Federación Española de Judo…

Los primeros pasos al frente de la dirección técnica del Karate español estuvieron cargados de grandes sacrificios y adversidades, lo cual en vez de amilanarme me enardecía y me empujaba a afrontar cada entrenamiento como si me fuera la vida en ello. Tras cinco largos años de trabajo apasionado y apasionante –y arropado por un excelente plantel de hombres de quienes guardo un imborrable recuerdo- contribuí a  que España se proclamara Campeona del Mundo de Karate sorprendiendo a propios y extraños. Con estos resultados mundialistas recién conseguidos dimití de mi cargo federativo y volví a quedar libre como el viento.

Por aquel entonces mi reputación como entrenador se sumó a la que ya tenía como competidor y mi demanda profesional se A.Oliva8intensificó de tal manera que tuve que hacer un esfuerzo enorme para atender las solicitudes de cursos que me llegaban… Fueron unos años muy activos dentro del área docente. Proyectos, investigaciones, seminarios, cursos, congresos, publicaciones, vídeos, etc…

Opté por subrogarme el título de “Coach Internacional” y por especializarme en “Táctica Deportiva” con el fin de evitar enfrentamientos directos con mis compañeros de profesión y me lancé a la aventura de la vida sin más armar que la ilusión por seguir aprendiendo y el deseo de compartir cuanto llevaba aprendido hasta el momento. ¡Cuán aleccionadora y fructífera resultó esta etapa de mi vida!

En la actualidad soy profesor de Artes Marciales; ostento el 8º Dan de Karate-do, el 3º Dan de Taekwondo, el 2º Dan de Hapkido y el 1.er Dan de Kendo…

Los once últimos años de mi vida los he consagrado en cuerpo y alma al Libro. “Combate Supremo” es como un hijo más, una criatura con vida y personalidad propia… Tras todos estos años de incesante guerrear, mi espíritu ha encontrado la Paz y la A.OLIVA7Armonía que antes se le escapaba. Ahora, todo cuanto hago o dejo de hacer encuentra y tiene sentido, su sentido. Ahora, todo cuanto me rodea encuentra y tiene sitio, su sitio. Ahora, como muy bien se dice y se explica en la Obra, “todo, absolutamente todo, responde al Amor”.

Ésta es mi vida al día de hoy, “una vida repleta de contrastes”, contrastes que empecé vivenciando en un rincón del Mediterráneo y que poco a poco han ido haciéndose extensivos a muchos rincones del planeta.

Más adelante…, Dios dirá.

NOTA: A petición de Antonio su biografía se ha extraído del libro “Combate Supremo”, editado en el año 2002. Y que recomendamos su lectura, por tratarse una de las mejores obras escritas sobre el tema.

Author: Rincondeldo

Share This Post On

5 Comments

  1. Manifiesto mi profundo respeto y admiración por el maestro Oliva, no solo como profesional, tambien como persona, es un honor poder conocerlo y poder trabajar bajo su dirección, Oss!

    Post a Reply
  2. Soy Profesor Universitario de Deportes de Combte (Universidad de Cuenca – Ecuador) siempre he seguido de cerca su obre, desde 1982 con la Enciclopedia de las Artes Marciales. Admiro esta obra. Saludos y éxitos.

    Post a Reply
  3. un excelente obra la enciclopedia de artes marciales me ha brindado un gran soporte en mi academia

    Post a Reply
  4. Una gran persona, al igual que su familia, y gran maestro
    persona humilde y social.
    Un abrazo maestro, de Antonio el Poli de Lloret de Mar.

    Post a Reply
  5. Admiración Total a la Inteligencia Táctica y forma completa de ver y exponer Karate Como “Un Todo” como lo lo entiendo a Sensee Antonio Olivas Sebas.
    Su Gran Obra,su hijo Gráfico “Combate Supremo” cada vez que tengo dudas o ganas de seguir buscando ideas nuevas y reconfirmar conocimientos de mi estudio diligente del Karate personal a través de la práctica voy al libro y es como una fuente de riqueza y experiencias inagotables.
    He sido ayudante en Santiago de Chile de este gran Expositor y admirable Maestro y el sabiamente observado las miradas no a gusto de los clásicos envidiosos de siempre;otro encuentro en pleno Camino al Budo Kan de Tokio Japón una aegria mutua y abrazos de la sorpresa del encuentro casi Casual en el Mundial del 2008.
    Estaré contento de pronto traero a la Tierra Guerrera de la Araucanía,como hemos pactado en algunas de nuestras conversaciones y moriré tranquilo cerrando un círculo como espero DIOS nos dé Vida y uerza para concretar este Proyecto ,querido y apreciado Shihan Antonio Olivas Sebas…Ossu

    Post a Reply

Submit a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *