Las acciones de agarrar, jalar y empujar en karate

En Karate hay muchas técnicas diferentes que se han ido simplificando con el tiempo y la evolución hacia un Reglamento deportivo y restrictivo, lo hemos visto con Rafael Aghayev, como fueron capaces de cambiar las reglas para intentar terminar con su dominio.

Eso, desde luego que clarifica muchísimo las acciones que ocurren en el tatami, facilitando el arbitraje, y reduciéndolas a golpes de puño y pierna y a acciones defensivas contra esas técnicas. Ocasionalmente también hay barridos, e incluso proyecciones, pero las acciones de agarre y empuje han quedado muy limitadas.

Estilos como Uechi-Ryu, y en general todo el Karate no deportivo, tiene técnicas para fijar al adversario y atraerlo hacia nosotros, como las primeras técnicas del Kata Kanshiwa de Uechi-Ryu, o Shinpa de Shito-ryu que está inspirada en ese concepto de agarrar, atraer y golpear, y que nos pueden servir como ejemplo.

La defensa tipo Wa Uke de Uechi-Ryu, y en muchas de las técnicas “pegajosas” del Nahate, tienen una característica esencial: No hay un punto de contacto o interceptación en el cual se bloquee el ataque entrante.

Normalmente, aunque de forma casi imperceptible, un ligero toque corta la progresión del ataque cuando ambas manos actúan de forma coordinada en Meoto-de, y la mano que, aparentemente defiende, lo que hace es “pegarse” o “adherirse” y acompañar al brazo atacante hasta que se produce el agarre, el tsukami つかみ, que es la acción que va a permitir fijar al adversario, y en muchos casos desequilibrarle colapsando su estructura al realizar un Kuzushi 崩し.

Es curioso, porque la traducción de 崩し Kuzushi es romper, y así es la acción que se realiza, se rompe el equilibrio, la estabilidad física, la estructura defensiva del adversario, incluso su estabilidad mental y su moral o espíritu combativo, y ese colapso nos proporciona una posición ventajosa que se conoce como Tsukuri 作り, que tiene varias traducciones diferentes como: hacer, producir, preparar, construir. Así es que podríamos pensar en el Tsukuri como el momento o la posición preparatoria para una técnica definitiva, no sólo una proyección o barrido.

El sustantivo kuzushi proviene del verbo transitivo kuzusu (崩す), que significa nivelar, derribar, destruir o demoler. Como tal, se refiere no solo a un desequilibrio, sino al proceso de poner a un oponente en una posición, donde su estabilidad, por lo tanto, la capacidad de recuperar el equilibrio sin compromisos para atacar, se destruye. Por eso se dice que se ha colapsado su estructura.

Los métodos para efectuar kuzushi dependen del maai o distancia de combate, además de otras circunstancias. Se puede lograr un kuzushi de varias maneras, como puede ser la realización de un kuzushi posicional utilizando para ello tai sabaki (posicionamiento del cuerpo y de las líneas débiles), aprovechando las acciones de los oponentes (empujar cuando se tira, tirar cuando se empuja), o mediante técnicas de atemis golpeando , o incluso el amago o finta de una acción de ataque que obligue al adversario a esquivar, retroceder, o quitar peso de su pierna adelantada, también una combinación de los tres factores explicados anteriormente.

Entre las Ocho Normas del Estilo de la Grulla Blanca de Fujian, o Ba Zé, hay tres que se podrían aplicar a este caso que tratamos y que son los Principios Flotar, Hundir y Escupir (quizá también los Principios 剖 Pou y 提 Ti, aunque mejor no lo liamos más)
Con la aplicación de cualquiera de ellos se pueden producir kuzushis.

La clave está en el enraizamento, en la ruptura de él, bien en el desenraizamiento por elevación y/o expulsión, o bien en el desenraizamiento por hundimiento y colapso, por abandono de la verticalidad y desenraizamento de la posición.

Sin embargo, y previo a poder provocar un kuzushi por desenraizamiento y desequilibrio deberíamos tener en cuenta técnicas mencionadas más arriba, aunque de forma incompleta.

Las técnicas de empujar pueden servir para quitarse de encima a un adversario, o para ampliar nuestra distancia con respecto a el, y si esta es muy próxima (Kinsetsu 近接) cuerpo a cuerpo, en clinch como se suele nombrar a esa distancia utilizando el vocablo anglosajón, se puede utilizar el propio cuerpo en su integridad, los hombros, caderas, etc, para golpear al adversario en tai a tari. También podemos utilizar las técnicas de Oshi waza 押し技 que son las técnicas para empujar.
押します Oshimasu es el verbo empujar o presionar, dar un empellon.

後ろ押し : Ushiro oshi es el acto de aplicar fuerza para alejar algo de nosotros. Cuando esa fuerza se aplica hacia arriba, desequilibrando o desenraizando al adversario estamos aplicando dos Principios diferentes de las Ba Zé u Ocho Normas del Baihe Quan, por un lado el Principio 浮 Fu – Flotar que es el método para desenraizar a un oponente a través de una liberación repentina y hacia arriba de la fuerza con el objeto de desequilibrarlo. Pero también se corresponde esta acción con el Principio 吐 T’u – Escupir o Expulsar.

Por todo lo explicado más arriba, las técnicas de Oshi waza pueden servirnos para tomar distancia y aplicar otro tipo de técnicas, como las de pierna, por ejemplo.

Y llegamos a aquellas técnicas que, una vez realizada la acción de agarrar en tsukami つかみ, o 掴む, que suele traducirse del japonés como : agarrar, atrapar, capturar, sostener. Sacan provecho de haber fijado al adversario y, ahí tenemos a Hikiyose引き寄せ que significa o describe la acción de tirar de algo hacia uno mismo.

Veamos las diferencias semánticas, el porqué de éstas, y su aplicación en Karate.
En japonés jalar es : 引くHiku, aunque no marca direccionalidad en la dirección del agarre, por eso se llama Hiki te a la mano que se recoge, porque Hiki 引き es tirar.
Jalar hacia si es Hipparu 引っ張る, y también Hikiyose引き寄せ que marca una direccionalidad clara hacia nosotros mismos, atrayendo hacia nosotros lo que tenemos cogido o agarrado con nuestra mano. Esa acción de jalar fuertemente es la que suele ser la causante del desenraizamiento del adversario y suele ir dirigida hacia nuestra cadera, a pegar el brazo hacia nuestro cuerpo y hacia la zona de nuestra cadera. Eso tiene varias razones, incluso de carácter biomecánico, porque, aunque la acción comenzara despegando los brazos y las manos de nuestro cuerpo, y por ello tienen como protagonista al grupo muscular de los dorsales y a los músculos de los brazos, en el momento en que se realiza tsukami o el agarre, los codos tienden a pegarse al cuerpo y, gracias a la acción del grupo muscular de los dorsales todo el cuerpo forma una unidad, la respiración desciende al tandem, la posición se afianza, y mediante el Principio 沉 Chen – Hundir todo, las manos, el cuerpo, las piernas y el Qi, todo ello tracciona, se baja y se hunde. El Qi siempre debe ser hundido hasta el punto de Dan Tien.

En el Kaisai no genri, en el Hosoku joko, o Reglas avanzadas, cuando da las pistas para poder entender, aplicar, y descifrar los movimientos del Kata, hay una regla que dice: Una mano cerrada que regresa a la cadera (Hikite) generalmente tiene una parte del oponente en ella.

Eso se entiende porque al tirar de una mano hacia la cadera haciendo Hikite, particularmente si está cerrada, se debe considerar que tiene una parte del oponente en su agarre. p.ej. un brazo, muñeca o incluso la cabeza. Así es que esa acción no es tanto de retroceso o recogida de la mano o Hikite, sino una acción definida y con un objetivo como es Hikiyose 引き寄せ.

Los Maestros Seigo Fujita y Angel Arenas muestran en las fotos adjuntas (parte de un trabajo mucho más amplio que estoy preparando para la IOSTK) un ejemplo maestro de cómo se utilizan habitualmente estas técnicas en Uechi-Ryu.
En la primera foto Angel realiza la primera fase del Meoto-de e inicia Wa Uke, en la siguiente realiza tsukami Uke, fija al adversario, y se prepara para realizar lo que muestra la tercera foto que es la acción simultánea de Hikiyose y Boshiken.

Ramon Fernandez-Cid

Author: Ramon Fernandez-Cid

Share This Post On

3 Comments

  1. Avatar

    Hay una errata en el texto, cuando habla de jalar atrayendo, o Hikiyose, el grupo muscular empleado debe ser el de los dorsales, no el del deltoides.

    Post a Reply
  2. Avatar

    excelente artículo, no me canso de leer los artículos que escribe nuestro querido Moncho, un gran conocedor de nuestro maravilloso arte marcial .
    gracias por compartirlo, compartir tu sabiduría, te hace grance, el que no comparte, y guarda para él su conocimiento, no tiene mucho valor, de qué vale el conocimiento, si no lo compartes??

    Post a Reply

Submit a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Acepto las cookies que pueda usar esta web para su correcto funcionamiento.    Más información
Privacidad